Autores | Foro | Librería | Fotos | eMarketing | Portal de compras

Sitio optimizado para Firefox (recomendado) e IE 7.0.
Abretelibro   

Manuel Azaña en Galicia


   En cinco ocasiones visitó Manuel Azaña tierras de Galicia, con destino principal en La Coruña. Las ha seguido Arturo del Villar, en el ensayo titulado Manuel Azaña en Galicia, publicado por Fresdeval, título asimismo azañista (Madrid, 2004, 64 páginas). A lo largo de dieciséis años, entre 1918 y 1934, esas cinco visitas se debieron a motivos muy distintos: la primera fue turística, acompañando a su amigo Cipriano de Rivas Cherif, entre el 27 de junio y el 2 de julio de l9l8; las dos siguientes, entre julio y setiembre de 1924, y entre agosto y setiembre de 1927, se debieron a su designación para formar parte de tribunales de oposición a Notarías; la cuarta, en setiembre de 1932, la hizo como jefe del Gobierno, aunque de carácter privado, y la última tuvo como finalidad participar en un mitin político en la plaza de toros de La Coruña el 27 de mayo de 1934, cuando se hallaba en la oposición.
   Arturo del Villar ha analizado los cuadernos de apuntes de Azaña y sus cartas a Rivas Cherif para documentar los tres primeros viajes, mientras que para comentar los dos últimos se ha basado en las informaciones aparecidas en los principales diarios gallegos de la época. En las primeras ocasiones el visitante no interesó a los periodistas, pero en las dos últimas se trataba de un visitante ilustre, al que era preciso seguir en sus desplazamientos.
   Esas tres primeras visitas a Galicia dieron motivo a unas observaciones privadas sobre las gentes y los paisajes que descubría. La forma de vivir de los campesinos y los marineros gallegos le impresionó siempre, así como la manera de divertirse de los coruñeses. Interesado por los problemas sociales, escribió su malestar ante una situación social que le parecía lamentable, más aún porque los interesados la padecían con resignación.
   Durante su estancia en La Coruña en 1924 hizo imprimir clandestinamente el folleto Apelación a la República, lo que en plena dictadura del general Primo de Rivera constituía un delito gravísimo. Tanto es así que ningún impresor madrileño se había atrevido a editarlo. Para preservar el anonimato, Azaña trató por personas interpuestas con el impresor, sin llegar a saber quién era. Después se encargó de transportar los ejemplares a Madrid con grandes precauciones, las mismas que debió tener para difundirlo: una indiscreción podía ser trágica.
   El viaje realizado con su esposa en setiembre de 1932 era de carácter privado, pero al tratarse del jefe del Gobierno y ministro de la Guerra, fue imposible evitar que adquiriese una resonancia popular. Iban a La Coruña invitados a pasar unos días de descanso en casa de Santiago Casares Quiroga, ministro de la Gobernación, y el mejor amigo que tenía Azaña en el Gobierno, según él mismo escribió. Entre las autoridades que les cumplimentaron se hallaba el jefe de la Decimoquinta Brigada de Infantería, general Francisco Franco, que aparece a su lado en varias fotografías.
   El quinto y último viaje resultó muy accidentado, porque algunos alborotadores procuraron impedir el mitin en la plaza de toros, y hubo un muerto y varios heridos. El ensayista ha recogido las reseñas de todos los actos, en estas dos visitas de carácter político, con los discursos de Azaña, no recopilados por él ni tampoco recogidos en sus ediciones posteriores, lo que da a este libro un  valor documental además de testimonial.

   El precio de cada ejemplar es de seis euros. Pueden solicitarse al autor, en el apartado de Correos 53.301 – 28080 Madrid, o al Colectivo Republicano Tercer Milenio, en el correo electrónico info@crepublicano3m.com.