Autores | Foro | Librería | Fotos | eMarketing | Portal de compras

Sitio optimizado para Firefox (recomendado) e IE 7.0.
Abretelibro   

Juan Ramón Jiménez, poeta republicano

   Se están conmemorando los 125 años del nacimiento de Juan Ramón Jiménez, y los 50 de la concesión del premio Nobel de Literatura y de la muerte de su esposa Zenobia, así como los 75 de la proclamación de la II República Española. Para enlazar estas efemérides ha escrito Arturo del Villar un ensayo que acaba de editar el Colectivo Republicano Tercer Milenio, con un título que explica bien su contenido: Juan Ramón Jiménez, poeta republicano.
   La dedicación de Arturo del Villar a Juan Ramón es antigua y copiosa. Cuenta en su haber con veintidós ediciones anotadas de obras juanramonianas, cinco libros de ensayos, nueve estudios incluidos en libros colectivos, doce separatas, setenta y ocho artículos insertados en publicaciones periódicas, y la publicación de los nueve Cuadernos de Zenobia y Juan Ramón de que es responsable. Con este bagaje previo  ha realizado el nuevo ensayo, para exponer la ideología política del universal autor de Platero y yo.
   Los enemigos del poeta, que son muchos, han difundido la teoría de que era un ser  insociable, dedicado únicamente a la escritura poética, sin preocuparse por nada de cuanto acontecía a su alrededor.  
   Es mentira, como lo demuestra este ensayo, en el que se recogen las confidencias de Juan Ramón contra la monarquía y su representante, los manifiestos políticos que firmó a favor de la República, sus declaraciones en apoyo del pueblo español agredido por los militares monárquicos sublevados, y su vida y muerte en el exilio por negarse a regresar a la patria mientras estuviera sometida a la dictadura fascista. El autor reproduce textos de Juan Ramón tomados de sus libros y de sus cartas, y de los periódicos de la época, así como testimonios de sus amigos, plenamente referenciados bibliográficamente. Después de leerlos no es posible poner en duda su compromiso con la izquierda y con la ideología republicana.
   También examina Arturo del Villar la actitud de los vencedores contra el poeta exiliado: su domicilio madrileño fue saqueado en abril de 1939, y se le insultó en las revistas oficiales y en los libros escritos por falangistas. Cuando la Academia Sueca le concedió el premio Nobel se intentó traerlo a España, ya que ese momento de reconocimiento internacional coincidió con la muerte de su compañera, lo que le hizo caer en una enorme depresión de la que nunca se recuperó. Pese a ello, se negó a volver, y también a que el embajador de la dictadura recogiera en su nombre el diploma, ya que su estado anímico le impedía trasladarse a Estocolmo. En cambio, el exilio republicano consideró el galardón como un premio a todos los que luchaban por la libertad de España.
   Un capítulo final denuncia la manipulación llevada a cabo por la jerarquía eclesiástica al adueñarse de su cuerpo embalsamado, con la complicidad de las autoridades fascistas, para someterlo a unos rituales de los que el poeta se burló mientras vivía.

  Este libro de 96 páginas se vende a 8 euros el ejemplar.