Autores | Foro | Librería | Fotos | eMarketing | Portal de compras

Sitio optimizado para Firefox (recomendado) e IE 7.0.
Abretelibro   

PERCEPCIÓN


La realidad es inabarcable y constituye la Verdad Real o completa.
Son tantos los datos disponibles que nuestra mente no los puede abarcar por lo que necesariamente funciona con esquemas. Veamos un ejemplo de esquema. Los conceptos son esquemas de la realidad. Los colores son
innumerables, cientos, miles, sin embargo los reducimos a diez, veinte, treinta... En la vida corriente nosotros decimos simplemente "color naranja", por ejemplo. Un profesional que trabaje con el color se referiría a él diciendo: "matiz: 17, saturación: 255, luminosidad: 128, rojo: 255, verde: 102, azul: 0. Y además esto son grados, que siempre podríamos subdividir... ¡Qué lenta, que imposible sería la vida si tuviéramos que hablar así! Reducimos, pues, la realidad a esquemas -percepción esquemática- (J. J. Gibson).
Nuestra mente, funciona con verdades subjetivas o
esquemas-creencia. Nadie tiene verdades completas, verdades últimas, sobre todo en los sistemas interactivos complejos en los que interviene una red de innumerables factores. Al principio, los esquemas son muy simples -niñez-. A lo largo de la vida (U. Neisser) se modifican y se enriquecen, pero siguen estando incompletos y a veces contienen datos o
planteamientos erróneos, como muestra bundantemente la Historia.
Deberíamos tener la humildad intelectual suficiente como para asumirlo y poder contrastar nuestra verdad con la de otros sin ofendernos.
Generalmente, la dificultad aumenta a medida que nos hacemos mayores.
Con el tiempo los esquemas-creencia tienden a adquirir rigidez y resistencia al cambio o replanteamiento.
Las verdades subjetivas o construidas:
· Todos funcionamos con creencias o verdades subjetivas más o menos fundadas. Verdades que lo serán no sólo en tanto estén acordes con la Verdad Real, sino también en cuanto seamos fieles a nuestra verdad, sinceros con nosotros mismos, si no se da este nivel de "verdad", a cambio del "beneficio" que sea, entramos en el campo de la mentira. La verdad subjetiva es completamente respetable, siempre y cuando el primero en respetarla sea el mismo sujeto.
· La cultura oficial es un interlocutor más, tiene sus creencias o verdades subjetivas, pero como cuenta con un gran poder, tanto para expresarse, como para condicionar la percepción y la expresión de los demás interlocutores, inevitablemente nos condiciona, a unos más y a otros menos. Lo inadmisible surge cuando, apoyándose en sus poderosos medios, quiere imponer sus "verdades" como objetivas, como verdades
últimas y conducirnos a lo que se ha dado en llamar "el pensamiento único".