Los cuadernos de don Rigoberto - Mario Vargas Llosa (Eróti.)

Enamórate, emociónate y siente.

Moderadores: Pikolina, Ceres

Rotia
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 346
Registrado: 28 Mar 2007 11:21

Los cuadernos de don Rigoberto - Mario Vargas Llosa (Eróti.)

Mensaje por Rotia » 20 Jul 2007 17:41

Imagen

Título: Los cuadernos de don Rigoberto

Autor: Mario Vargas Llosa

Subgénero: Erótica

Sinopsis:

Los cuadernos de don Rigoberto es el verdadero elogio del erotismo. Un arte de amar en sus formas más variadas y profundas, en sus niveles estéticos más refinados.

Don Rigoberto, en sus minuciosos escritos, va elaborando un excepcional tratado de la imaginación sensual, una amplia e insólita bibliografía del placer.


Una bonita novela, con una trama central y llena de erotismo. Vale la pena leer minuciosamente los monólogos de Rigoberto, resultan interesantes.

A mi se me ha hecho corta y decir que no es tan compleja como suelen ser las novelas de este peruano.

Avatar de Usuario
conchi
Foroadicto
Mensajes: 3813
Registrado: 21 Jun 2006 18:15
Ubicación: Sabadell

Mensaje por conchi » 20 Jul 2007 18:14

Imagen

Gracias por tu recomendación, Rotia!!

Aquí os dejo la sinopsis de Casa del Libro:

"Rigoberto, un maduro empleado de una compañía de seguros, combate su banal existencia con una rica imaginación que va plasmando en cuadernos. Todo lo que Rigoberto no se atreve a hacer, no se atreve a vivir por sí mismo, sus audacias y aventuras imaginadas, sus deseos ocultos, van quedando reflejados en estas anotaciones que lo distancian cada vez más de su vulgar existencia. Los cuadernos son como un baúl del que se van extrayendo inesperados relatos, atesorados por el personaje con mayor celo que si fueran reales, y constituyen un refinado compendio de la imaginación erótica. Pero la particularidad de estas fantasías es que parten siempre de pinturas, obras literarias y piezas musicales constituyendo un verdadero y exquisito índice de la pintura y la literatura eróticas de todos los tiempos.Como contrapunto al florido universo de don Rigoberto, está el inquietante y perturbador ambiente que se forja alrededor de su pequeño hijo, Fonchito. Obsesionado con la vida y la obra del pintor austríaco Egon Schiele, el muchacho se sueña como la encarnación del pintor maldito y su misterioso mundo de niñas perversas y autorretratos angustiosos. Entre ellos, la madrastra. Una mujer que es para ambos la figura principal de ese doble mundo de deseos y realidades. Una mujer a la medida de sus más exigentes fantasías.Los cuadernos de don Rigoberto es, sin lugar a dudas, la obra definitiva de Mario Vargas Llosa sobre el erotismo. En ella se despliegan ante el lector las claves que nuestra memoria cultural ha dado, a través del arte, sobre los misterios del placer sensual. "
:101: Solamente amigos (Robyn Sisman)

Avatar de Usuario
tiobarras
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 336
Registrado: 05 Feb 2007 20:57
Ubicación: San Lorenzo del Escorial
Contactar:

Mensaje por tiobarras » 20 Jul 2007 18:23

Yo la lei hace un tiempo y me parecio un folletin y eso que me encanta Vargas Llosa. Recomiendo cualquier otra novela de este autor que, por lo general, son geniales.
Fotos mías. Hechas por mí, no mías de que salga yo. Soy muy feo.
http://www.flickr.com/photos/tiobarras/

Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40425
Registrado: 15 May 2005 21:51

LOS CUADERNOS DE DON RIGOBERTO.- VARGAS LLOSA

Mensaje por madison » 11 Oct 2007 16:30

Rigoberto, un maduro empleado de una compañía de seguros, combate su banal existencia con una rica imaginación que va plasmando en cuadernos. Todos sus deseos ocultos van quedando reflejados en estas anotaciones que lo distancian cada vez más de su vulgar existencia, un refinado compendio de la imaginación erótica. Pero la particularidad de estas fantasías es que parten siempre de pinturas, obras literarias y piezas musicales constituyendo un verdadero y exquisito índice de la pintura y la literatura eróticas de todos los tiempos.
Como contrapunto al florido universo de don Rigoberto, está el inquietante y perturbador ambiente que se forja alrededor de su pequeño hijo, Fonchito. Obsesionado con la vida y la obra del pintor austríaco Egon Schiele, el muchacho se sueña como la encarnación del pintor maldito y su misterioso mundo de niñas perversas y autorretratos angustiosos. Entre ellos, la madrastra. Una mujer que es para ambos la figura principal de ese doble mundo de deseos y realidades. Una mujer a la medida de sus más exigentes fantasías.

Los cuadernos de don Rigoberto es, sin lugar a dudas, la obra definitiva de Mario Vargas Llosa sobre el erotismo. En ella se despliegan ante el lector las claves que nuestra memoria cultural ha dado, a través del arte, sobre los misterios del placer sensual.


http://www.mundolatino.org/cultura/varg ... losa_3.htm

Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40425
Registrado: 15 May 2005 21:51

Mensaje por madison » 11 Oct 2007 16:32

Alucinada quedé cuando leí el capitulo de los gatos lamiendo a Lucrecia toda ella impregnada de miel. :lol:
pero en definitiva es un libro fantástico :wink:

Lo habeis leido? :wink:

¿Untarte el cuerpo con miel de abejas del monte Imeto?- repitió Don Rigoberto deletreando cada palabra.
- Para que los gatitos me lamieran, date cuenta, con el asco que me dan esas cosas....
- Era un gran sacrificio, lo hacías sólo porque...
- Porque te amo—le cortó ella la palabra. Me amas también ¿no es cierto?

“Con toda el alma”, pensó Don Rigoberto. Tenía los ojos cerrados, había alcanzado por fin el estado de lucidez plena que buscaba. Podía orientarse sin dificultad en ese laberinto de densas sombras,. Muy claramente con una pizca de envidia percibía la destreza del hombre, que sin apurarse ni perder el control de sus dedos, desembarazaba a Lucrecia del fustán, del sostén, del calzoncito, mientras sus labios besaban con delicadeza su carne satinada, sintiendo la granulación -¿por el frío, la incertidumbre, la aprensión, el asco o el deseo?- que la enervaba y las cálidas vaharadas que, al conjuro de las caricias, comparecían en esas formas presentidas. Cuando sintió en la lengua, los dientes y el paladar del amante la crespa mata de vellos y el aroma picante de sus jugos le trepó al cerebro, empezó a temblar ¿había empezado a untarla? Sí. ¿con una pequeña brocha de pintor? no. ¿Con un paño?. No. ¿Con sus propias manos?. Sí. Mejor dicho, con cada uno de sus dedos largos y huesudos y la sabiduría de un masajista. Esparcían sobre la piel la cristalina sustancia –su azucarado olor ascendía por las narices de don Rigoberto, empalagándolo- y verificaban la consistencia de muslos, hombros y pechos, pellizcaban esas caderas, repasaban esas nalgas, se undían en esas profundidades fruncidas, separándolas. La música de Pergolesi volvía, caprichosa. Resonaba, apagando las quedas protestas de doña Lucrecia y la excitación de los gatitos, que olfateaban la miel y, adivinando lo que iba a ocurrir, se habían puesto a brincar y a chillar. Corrían por el cubrecama, las fauces abiertas, impacientes.

- Más bien, hambrientos –lo corrigió doña Lucrecia.
- ¿Estabas ya excitada? -jadeó Don Rigoberto-. ¿Estaba él desnudo? ¿Se echaba también miel por el cuerpo?
- También, también, también- salmodió Doña Lucrecia-. Me untó, se untó, hizo que yo le untara la espalda, donde su mano no llegaba, muy excitantes esos jueguecitos, por supuesto. No él es de palo ni a ti te gustaría que yo lo fuese, ¿no?
- Claro que no, confirmó Don Rigoberto. Amor mío.
- Nos besamos, nos tocamos, nos acariciamos, por supuesto- precisó su esposa. Había reanudado la caminata circular y los oídos de Don Rigoberto percibían el chas chas del armiño a cada paso.
- Abre las piernas, amor mío. Pidió el hombre sin cara.
- Abrelas, ábrelas- suplicó Don Rigoberto.
- Son muy chiquitos, no muerden, no te harán nada, insistió el hombre.
- ¿Ya gozabas?, preguntó Don Rigoberto.
- No, No -repuso Doña Lucrecia, que había reanudado el hipnotizante paseo. El rumor del armiño resucitó sus sospechas ¿Estaría desnuda bajo el abrigo? Si, lo estaba -. Me volvían loca las cosquillas.
Pero había terminado por consentir y dos o tres felinos se precipitaron ansiosamente a lamer el dorso oculto de sus muslos, las gotitas de miel que destallaban en los sedosos, negros vellos del Monte de Venus. El coro de los lamidos pareció a Don Rigoberto música celestial. Retornaba Pergolesi, ahora sin fuerza, con dulzura, gimiendo despacito. El sólido cuerpo desuntado estaba quieto, en profundo reposo, pero Doña Lucrecia no dormía, pues a los oídos de Don Rigoberto llegaba el discreto remoloneo

Avatar de Usuario
Maider
La Barrikera
Mensajes: 11613
Registrado: 19 May 2006 00:22

Mensaje por Maider » 11 Oct 2007 16:39

Tiene hilo abierto en Romántica.
Aquí:Los cuadernos de Don Rigoberto

Avatar de Usuario
Hypathia
La jabata
Mensajes: 14262
Registrado: 22 Jul 2007 17:19
Contactar:

Mensaje por Hypathia » 11 Oct 2007 17:44

Qué va, qué va, Madison, lo mejor de todo es el capítulo de las abluciones, ese de... sí, sé, ese... :shock: :mrgreen: :meparto: :meparto: :meparto:

Y sabes de lo que me acuerdo mucho, de su biblioteca, porque el tío tenía 5000 libros y ni uno más, y cuando compraba uno, quemaba uno de los que ya tenía y que no le gustara, para así siempre tener justo 5000 libros. :shock: Se deshacía de ellos arrojandolos al fuego de la chimenea.

Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40425
Registrado: 15 May 2005 21:51

Mensaje por madison » 11 Oct 2007 18:03

Tiene hilo abierto en Romántica.


Vaya, lo siento :oops:
No la veo yo muy romantica :?

Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40425
Registrado: 15 May 2005 21:51

Mensaje por madison » 11 Oct 2007 18:14

Mira que hacer construir una casa a mediad de libros y cuadros :shock:

A mi me gustó mucho el capitulo en el que escribe la carta a una antigua novia y le propone
un nviaje a Pairs en un solo dia

Avatar de Usuario
Prin
No tengo vida social
Mensajes: 2450
Registrado: 18 Jul 2007 14:51
Ubicación: Poca

Mensaje por Prin » 11 Oct 2007 20:33

A mi me gustó , pero lo leí bastante jovencita y me escandalizó un poco...que pava soy... :oops: Pero es que generalmente me gusta mucho Vargas Llosa asi que no soy objetiva.
RECUENTO2010

Leyendo:
2666 (Roberto Bolaño)
Los Papeles póstumos del Club Pickwick (Charles Dickens)

Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40425
Registrado: 15 May 2005 21:51

Mensaje por madison » 12 Oct 2007 09:52

La habeis traspasado a Romantica? :roll:
No estoy de acuerdo para nada :wink: pero bueno cada uno tien su punto de vista

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 65400
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Mensaje por lucia » 12 Oct 2007 13:18

No lo hemos pasado, pero el tema original estaba ahí. Si no os parece romántica, decirle a Conchi que lo mueva ;)

Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40425
Registrado: 15 May 2005 21:51

Mensaje por madison » 12 Oct 2007 18:06

Ya, ya lo se Lucia, per la habeis trasladado el hilo que puse en otra ficción al hilo primero de Romantica no? :roll:

No tengo ningún inconveniente en que esté aquí, pero para nada la considero romantica :wink: solo es una apreciación

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 65400
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Mensaje por lucia » 12 Oct 2007 18:35

Mas que trasladarse, fusionarse ;)

Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40425
Registrado: 15 May 2005 21:51

Mensaje por madison » 12 Oct 2007 18:45

Eso quería decir yo :lol:

Responder