El rey de los imbéciles

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: kassiopea, Megan

Avatar de Usuario
sedna
No tengo vida social
Mensajes: 1965
Registrado: 22 Sep 2005 19:00
Ubicación: España: Leyendo en el jardín

Mensaje por sedna » 03 Ene 2006 13:25

JANGEL escribió:Sedna, me ha gustado mucho la pintura de la casa. Sería una buena portada. ¿Pero podría usarla o puede tener derechos de autor?



Jangel si nos ceñimos a la "Ley de propiedad intelectual", ésta dice así:

Artículo 26. Duración y cómputo
Los derechos de explotación de la obra durarán toda la vida del autor y setenta años después de su muerte o declaración de fallecimiento.

Cezanne falleció en 1906. Así que, haciendo las correspondientes cuentas, creo que puedes estar tranquilo a la hora de utilizar su pintura para la portada de tu libro... :wink:

Pd: El asesoramiento jurídico se cobra, pero haré una excepción contigo, si prometes mencionarme en la dedicatoria de tu libro... :lol:

Mucha suerte. :P
Imagen"Si cerca de la biblioteca tenéis un jardín ya no os faltará de nada": CICERON

Avatar de Usuario
JANGEL
Vivo aquí
Mensajes: 11366
Registrado: 16 Mar 2005 19:19
Ubicación: Sevilla y olé
Contactar:

Mensaje por JANGEL » 09 Ene 2006 09:15

Je, je. Todo tiene un precio y me parece muy bien. Pero haré algo mejor que incluirte en una dedicatoria. Para ello necesito datos sobre tu "nick". ¿De dónde sacaste el nombre de Sedna?
Leyendo:
Fin, de David Monteagudo

http://www.joseangelmuriel.com
http://www.elautor.com

Avatar de Usuario
sedna
No tengo vida social
Mensajes: 1965
Registrado: 22 Sep 2005 19:00
Ubicación: España: Leyendo en el jardín

Mensaje por sedna » 09 Ene 2006 12:33

Si prometes ponerme en tu dedicatoria :roll: te mando un privado y te doy todos mis datos... :lol:

Es que una es muy tímida, 8) pero siempre se pueden hacer excepciones cuando hay un buen libro de por medio... :wink:
Imagen"Si cerca de la biblioteca tenéis un jardín ya no os faltará de nada": CICERON

Avatar de Usuario
JANGEL
Vivo aquí
Mensajes: 11366
Registrado: 16 Mar 2005 19:19
Ubicación: Sevilla y olé
Contactar:

Mensaje por JANGEL » 10 Ene 2006 11:11

Je, je. Vale, pero explícame lo que te he pedido sobre tu "nick".

Oye, me he partido de risa con ese emoticon "aspirando el aroma de las flores". :lol: :lol:
Leyendo:
Fin, de David Monteagudo

http://www.joseangelmuriel.com
http://www.elautor.com

Avatar de Usuario
sedna
No tengo vida social
Mensajes: 1965
Registrado: 22 Sep 2005 19:00
Ubicación: España: Leyendo en el jardín

Mensaje por sedna » 10 Ene 2006 18:14

No hay mucho misterio con lo del "nick", que más da... :roll: En realidad no tiene que ver nada con mi nombre y me da no sé que, es como desvelar un poco la personalidad de uno, ¿no?...

Ahora si tienes mucho, mucho interés... :lol: Habría que ser un poco indulgente... :twisted:

Lo de las flores es que como me paso el día leyendo en el jardín... 8) (...más quisiera yo...)

(PD:Lo dicho: lo del "nick" te lo mando por un privado...pero solo si es de "vital" necesidad... :lol: :lol: :lol: )
Imagen"Si cerca de la biblioteca tenéis un jardín ya no os faltará de nada": CICERON

Avatar de Usuario
JANGEL
Vivo aquí
Mensajes: 11366
Registrado: 16 Mar 2005 19:19
Ubicación: Sevilla y olé
Contactar:

Mensaje por JANGEL » 10 Ene 2006 19:33

Vale, vale, no sabía que era tan importante para ti. No es necesario que reveles nada. :wink: Dime tan sólo, ¿es un nombre inventado o procede de algún libro, de algún sitio?
Leyendo:
Fin, de David Monteagudo

http://www.joseangelmuriel.com
http://www.elautor.com

Avatar de Usuario
sedna
No tengo vida social
Mensajes: 1965
Registrado: 22 Sep 2005 19:00
Ubicación: España: Leyendo en el jardín

Mensaje por sedna » 11 Ene 2006 12:26

No Jangel, no es inventado ni sacado de ningún libro... Es un nombre propio de algo que existe.

En realidad de algo que existe desde hace mucho tiempo pero ha sido descubierto hace poco... :wink:

¿Soy un poco pu*etera, no? :lol:
Imagen"Si cerca de la biblioteca tenéis un jardín ya no os faltará de nada": CICERON

Avatar de Usuario
evaluna
Soy una mujer D
Mensajes: 20742
Registrado: 19 Feb 2005 22:12
Ubicación: McKiddnando
Contactar:

Mensaje por evaluna » 11 Ene 2006 12:41

:D :D pareces la 2ª dama misteriosa :D :D ¿o más bien debería decir la "10ª"????? :D :D
Imagen Three things in human life are important. The first is to be kind. The second is to be kind. And the third is to be kind.Henry James.

Avatar de Usuario
JANGEL
Vivo aquí
Mensajes: 11366
Registrado: 16 Mar 2005 19:19
Ubicación: Sevilla y olé
Contactar:

Mensaje por JANGEL » 11 Ene 2006 12:55

Je, je. Pero me has dado la pista para saber de qué se trata. Por lo que he averiguado, en 2004 se descubrió el objeto más distante en órbita en torno al Sol, un planetoide de color rojizo al que los astrónomos llamaron Sedna. Tiene algo de poético saber que la última vez que Sedna podía verse más cerca del Sol, la Tierra estaba saliendo de la última era glacial y que la próxima vez que regrese nuestro mundo podría ser un lugar completamente diferente.

También he averiguado que el nombre de Sedna procede de la mitología Inuit, para quienes representa el espíritu del mar y de las emociones humanas, o de dos reyes mitológicos de Irlanda, según cuentan los Anales de los cuatro maestros. Incluso hay un grupo de nombre Sedna surgido en Sevilla que toca música celta. Y no te pierdas la introducción de esta empresa; se lo han currado.
Leyendo:
Fin, de David Monteagudo

http://www.joseangelmuriel.com
http://www.elautor.com

Avatar de Usuario
JANGEL
Vivo aquí
Mensajes: 11366
Registrado: 16 Mar 2005 19:19
Ubicación: Sevilla y olé
Contactar:

Mensaje por JANGEL » 11 Ene 2006 13:32

7

Gustavo había sido un fiel colaborador en mi anterior etapa profesional y, como leal amigo, acudía a verme alguna vez. Un día me sorprendió visitándome con Alfredo sin avisar que venía acompañado. No me molestó que viniera con alguien sin haberlo advertido antes, sino que lo hiciera precisamente con Alfredo.

No era persona grata para mí, pero le recibí cortésmente, aunque no con la misma simpatía que le brindaba a Gustavo. Para convencerme a mí mismo, les apremié a entrar simulando cordialidad y le estreché la mano con fuerza. Él, como si se tratase de un pulso, aceptó el apretón y me transmitió idéntica intensidad. Les invité a sentarse en el refugio que constituían los sillones en torno a la chimenea, y me dirigí al mueble bar, después de sacar los cubitos de hielo del congelador.

-¿Qué os apetece tomar? –quise saber, hurgando entre las botellas-. Bueno, mejor no lo pregunto y os sirvo, para empezar, un licor típico de la zona.

-No –dijo Alfredo, que hasta entonces había permanecido taciturno-, para mí un poco de ginebra, si no te importa.

Empezaba el espectáculo, tensando los cabos. Alfredo tenía el don de ser inoportuno. Me pareció poco educado por su parte rechazar tajantemente mi sugerencia sin saber lo que le estaba ofreciendo. Supongo que asentí ceñudo, aunque ninguno de los dos había percibido aún mi decepción. En el mueble había dos botellas de ginebra y fue inevitable que, tratándose de él, optara por la marca más barata. Cuando me arrepentí ya había vertido el licor en un vaso y era demasiado tarde para arreglarlo sin quedar en ridículo. Un minuto después lo depositaba en su mano.

-Antonio, te perdí la pista completamente –comentó Alfredo con una sonrisa jactanciosa-. Hasta que me dio por preguntarle a Gustavo por ti y me contó tu historia y todo esto. ¿Por qué vives aquí solo desde hace tanto tiempo?

Lo que yo decía. Alfredo era una de las personas más torpes en una reunión social. ¿O lo hacía intencionadamente? No había aguardado la ocasión para soltar aquella impertinente pregunta, la que normalmente todos formulaban con pesar justo antes de marcharse. Él iniciaba el diálogo por el final, trastornando a su anfitrión y creando la mayor incertidumbre. Pero no quedó ahí la cosa. Alfredo añadió otra frase para matizar el objeto de sus indagaciones.

-¿No te aburres?

Me recordó a los sabuesos detectives de las películas que van directamente al grano, intentando que te sientas culpable de un delito que no has cometido. Sólo le faltaba para representar el papel llevar puesta una ajada gabardina. Pero en esto Alfredo tenía más estilo. Había que admitir que con el jersey de cuello alto y la cazadora de ante conseguía parecer un tipo apuesto. De hecho, cuando trabajaba con él, las más jovencitas de la oficina no le quitaban el ojo de encima. Muchas veces me pregunté si, además del celo profesional, mi animadversión hacia él no se debía a otro tanto de envidia personal.

Me encogí de hombros, mostrándome inexpugnable a sus pesquisas, a sus intentos de averiguar lo que pasaba por mi cabeza. Luego, yo mismo pensaría que había adoptado una postura pueril, pero en aquel momento no se me ocurrió qué contestarle. Como ya sabía, con esa actitud impenetrable, yo quedaba calificado automáticamente en la categoría de bohemio para el humilde Gustavo. En cambio, estaba seguro de que no intuía en Alfredo ningún tono insolente, sino, por el contrario, una comedida curiosidad que expresaba con más desenvoltura que cualquier otro. Era ésta la capacidad de Alfredo para cautivar a la gente y perseguir sus propósitos sin soliviantar a nadie más que a mí.

-¿Cómo llevas tu nuevo relato? –inquirió Gustavo, antes de degustar el licor que le había servido, ante cuyo sabor se arrugó todo su rostro-. ¿Avanzas como esperabas?

-Francamente, sí –acoté, sentándome entre los dos, a discreta distancia de Alfredo-. No puedo explicarlo, pero aquí, en estos parajes, me resulta más fácil pensar. Me vienen a la mente incontables ideas que quiero aprovechar…

-Vaya, insondable es la mente de un escritor –prorrumpió Alfredo, a quien se veía más contento con la ginebra, pues no podía ocultar su satisfacción ante la incredulidad de Gustavo por la calidad de su bebida-. Deduzco entonces que, efectivamente, no tienes tiempo para aburrirte. Los escritores deben de vivir en un mundo propio, ajeno a la realidad, donde el tiempo transcurre de forma distinta y los acontecimientos no son más que posibles fuentes de inspiración.

-Tal vez –dije sencillamente, molesto porque insistía en la posibilidad de que me aburriera voluntariamente en aquel lugar al que me había retirado.

Reconocía en su forma de hablar el acento arrogante para delimitar sus dominios, la iniciativa de mantener la hegemonía en la conversación, como tantas veces en el pasado, en las reuniones de trabajo, en las que tanto le preocupaba sobresalir y hacer que sus planteamientos prevalecieran. Para ello utilizaba una jerga particular que llevaba su firma, al intercalar algún vocablo que producía el contraste. Si Gustavo no lo atajaba con alguna observación, aquello iba a convertirse en una refriega verbal de un momento a otro y yo tendría que sortear sus maniobras y eludir las escaramuzas que ocasionara. Pero, para mi desdicha, Gustavo seguía enfrentándose a su vaso de licor, sin saber cómo decirme que no le gustaba pero sin atreverse a tomar otro sorbo.

-Pensaba que estabas aquí para rehuir de los sitios bulliciosos –espetó Alfredo sin divagaciones y con toda maldad, sabiendo perfectamente que su compañero de periplo estaba distraído y no iba a detectar la perfidia en su afirmación.

-También podría ser, Alfredo, no lo voy a negar –repliqué imperturbable. A personas como Alfredo no había nada que les fastidiara más que su oponente le llevara la razón. Se encolerizaba, era evidente, porque era como mofarse de él. El único problema era que eso le incitaba a proseguir atacando con su inagotable espíritu destructivo. ¿Cómo podía pasar inadvertido para los demás, si era un torturador que erigía un reino de dolor a su alrededor? ¿Cómo podía ser yo el único que le detestara, siendo tan obvias sus provocaciones?

La visita de Rocío unas semanas antes había sido, sin duda, mucho más estimulante. Pensaba asiduamente en ella desde que había vuelto a verla. Con Gustavo me sentaba a tratar de cualquier cosa y siempre terminábamos hablando de cine y de literatura. Le entusiasmaban los clásicos y a mí que se interesara por la labor del escritor. Venía con poca frecuencia y acostumbraba a hacerlo temprano, negándose siempre rotundamente a que le sirviera ni tan siquiera una copa, porque no quería molestarme. Como mucho, cedía a tomar un café. De hecho, aquella vez, que se había presentado por la tarde, era una excepción y, conociéndole, seguramente había dejado que todo siguiera su curso por solidaridad hacia su acompañante.

En cuanto a Alfredo, ¿por qué le guardaba rencor? Si a los demás les caía bien, no debía de ser tan repugnante y depravado como a mí me parecía, ¿no? Mi opinión era que lograba engañar a todos y, en cambio, conmigo no ponía reparos y, por algún motivo, prefería verme como un rival con quien se batía para divertirse. Cuando trabajaba en su departamento, siempre me hizo la vida imposible y en varias ocasiones pudo arruinármela. Con su remilgada dialéctica y sus elaborados informes, obtenía el criterio favorable de los jefes cuando estaba en apuros y me ponía a mí en el punto de mira, haciéndoles dudar de la fiabilidad de mi trabajo. Más de una vez quise cejar, pero nunca me desmoroné, porque lo único que me parecía importante era Mónica. No merecía la pena perder el norte por un individuo tan primitivo y soez como Alfredo. Tampoco iba a seguirle el juego. Bastaba con demostrar de nuevo mi valía. Aunque llegó el día en que me cansé. Entonces tuve la suerte de ser trasladado a otra área de la compañía. Después de eso, procuraba no cruzarme con él ni en los pasillos ni en la cafetería.

-Pero, esté donde esté, no puedo ignorar mis compromisos –aduje alterado, con mirada desafiante.

-¿Y has pasado la Navidad aquí? –añadió Alfredo, sonriendo desdeñosamente, con insolencia. Pugnaba por su supremacía y no podía adivinar el daño que me estaba haciendo.

-¿Vamos a probar ese sabroso café que preparas, Toni? –intervino Gustavo, dejando su vaso sobre la mesita que tenía delante. Su interrupción había sido inocente, pues seguía preocupado en no parecer desagradecido, pero ahogó el regocijo de Alfredo e impidió que estallara la tormenta ante tanta hostilidad.

-No, hoy os pondré un poco de chorizo de jabalí como aperitivo y tomaremos un buen vino de mi bodega personal –dije levantándome. Me acerqué a él y le susurré guiñando el ojo:- Si no te gustaba el licor, sólo tenías que decírmelo, Gustavo.
Leyendo:
Fin, de David Monteagudo

http://www.joseangelmuriel.com
http://www.elautor.com

Avatar de Usuario
sedna
No tengo vida social
Mensajes: 1965
Registrado: 22 Sep 2005 19:00
Ubicación: España: Leyendo en el jardín

Mensaje por sedna » 11 Ene 2006 17:13

¡¡PREMIO JANGEL!!
Veo que has hecho los deberes.
Puedo confesar que das en el blanco cuando hablas del planeta y por lo relativo con la mitología marina. Fue la primera idea que tuve.
La mezcla de los dos es lo que me llamó la atención...pero no entro en muchos más detalles... 8)

Lo del grupo de música y la empresa consultora, lo desconocía completamente, pero me encanta de todos modos la connotación celta que dices que tiene...

Vamos, que veo que fue un acierto escoger este "nick" más de lo que pensé en un principio... :wink:

Y lo más importante, veo que has retomado tu relato...¿tomastes notas durante tus vacaciones navideñas?.

El tipejo ese, Alfredo, me recuerda en cierta forma una persona de mi pasado. Yo veía ciertas cosas que los demás no veían y no podía comprender que lo que a mi me parecía una obviedad, permaneciera a los ojos de los otros completamente desapercibido y que estuvieran tan equivocados...porque claro, yo estoy segura de estar en lo cierto..., esa persona se encargó muy bien de demostrárme que yo no me confundía... :shock:
Imagen"Si cerca de la biblioteca tenéis un jardín ya no os faltará de nada": CICERON

Avatar de Usuario
JANGEL
Vivo aquí
Mensajes: 11366
Registrado: 16 Mar 2005 19:19
Ubicación: Sevilla y olé
Contactar:

Mensaje por JANGEL » 11 Ene 2006 22:40

Pues bonito "nick", amiga. Ya te daré alguna sorpresa a propósito de eso. :wink:

sedna escribió:Y lo más importante, veo que has retomado tu relato...¿tomastes notas durante tus vacaciones navideñas?.

Muchas. ¿No has leído que me compré un cuaderno de viaje? Pues llené de apuntes unas cuarenta páginas. Y estoy pensando en cómo aprovechar algunas anécdotas, porque me parece que valen la pena.

sedna escribió:El tipejo ese, Alfredo, me recuerda en cierta forma una persona de mi pasado. Yo veía ciertas cosas que los demás no veían y no podía comprender que lo que a mi me parecía una obviedad, permaneciera a los ojos de los otros completamente desapercibido y que estuvieran tan equivocados...porque claro, yo estoy segura de estar en lo cierto..., esa persona se encargó muy bien de demostrárme que yo no me confundía... :shock:

Qué comentarios más curiosos. No he conocido a nadie como Alfredo, pero resulta interesante que inventes una personalidad, una situación, y alguien que lo lee lo haya experimentado. :roll: Gracias, Sedna, tus palabras vuelven a darme aliento. :P
Leyendo:
Fin, de David Monteagudo

http://www.joseangelmuriel.com
http://www.elautor.com

Avatar de Usuario
sedna
No tengo vida social
Mensajes: 1965
Registrado: 22 Sep 2005 19:00
Ubicación: España: Leyendo en el jardín

Mensaje por sedna » 12 Ene 2006 13:48

Sé que has colgado un hilo sobre tu viaje a Cuba, pero he de serte sincera y decirte que no he entrado a leerlo aún... :oops:

Llevo unos días un poco liada con el trabajo y no me da tiempo a escribir aquí tantas veces como me gustaría...

Seguro que lo pasaste genial y que te encantó ese país. Yo no lo conozco. Lo más cerca y parecido para mi ha sido Santo Domingo. No conocí mucho del país porque iba por poco tiempo y en plan familiar y de descanso, pero la gente era genial, la comida buenísima y las playas la representación del auténtico paraiso... :wink:
Imagen"Si cerca de la biblioteca tenéis un jardín ya no os faltará de nada": CICERON

Avatar de Usuario
JANGEL
Vivo aquí
Mensajes: 11366
Registrado: 16 Mar 2005 19:19
Ubicación: Sevilla y olé
Contactar:

Mensaje por JANGEL » 12 Ene 2006 13:56

Normal, Sedna, no te preocupes. En todo lo que has dicho, Cuba y República Dominicana coinciden, aunque creo que la pobreza en uno y otro país se mide de distinta manera. En Cuba todos tienen para comer, aunque pasen necesidades y padezcan escasez.
Leyendo:
Fin, de David Monteagudo

http://www.joseangelmuriel.com
http://www.elautor.com

Avatar de Usuario
sedna
No tengo vida social
Mensajes: 1965
Registrado: 22 Sep 2005 19:00
Ubicación: España: Leyendo en el jardín

Mensaje por sedna » 12 Ene 2006 14:00

También reconozco que da un poco de vergüenza (y no torera)ver como estás tú dentro del complejo hotelero, con todas las comodidades y lujos del mundo, y como están los de allí...

A mi por lo menos me daban bastantes remordimientos... :oops:
Imagen"Si cerca de la biblioteca tenéis un jardín ya no os faltará de nada": CICERON

Responder