una nueva navidad

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: kassiopea, Megan

Responder
Avatar de Usuario
arwen-anne
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 389
Registrado: 01 Ene 2009 12:50
Ubicación: en el camino de hacer realidad mi más profunda fantasía
Contactar:

una nueva navidad

Mensaje por arwen-anne » 04 Ene 2009 17:24

Lo voy a poner, aunque no se si luego le haré algún cambio más, lo más seguro es que sí, pero vaya, lo subo a ver que os parece :beso:

UNA NUEVA NAVIDAD

Las pocas hojas que en los árboles de aquel parque quedaban estaban mustias y de mil colores pintadas. La mayoría descansaban ya muertas en el suelo. Sin embargo, los árboles eran un espectáculo maravilloso. Vestidos ó desnudos, daba gusto verlos.

Aquella muestra de la Naturaleza hizo que Ana escribiera un relato de forma tan magistral, que tras participar en un concurso nacional, ganó el Primer Premio. Para ella, fue el escalón que faltaba para poder continuar subiendo las escaleras que eran su vida.

La carta fue recibida sin pena ni gloria, como si fuera una misiva más de publicidad, pero en el interior de Ana, una mezcla de sentimientos y sensaciones luchaban contra lo reservada que era con las cosas que sabía nadie se alegraba. Guardó la carta en un cajón tras asegurarse de que la lectura realizada era correcta, y siguió escribiendo en su novela con más alegría que nunca.

Esa misma tarde, salió. Se dirigió a la cafetería, donde ante un chocolate y unos dulces, celebró aquel premio. Allí, en la soledad de una mesa al fondo, se sentía feliz, y decidió que hacer. La carta decía que el veintiséis de diciembre sería la entrega de premios, de modo que ella, iría hasta allí, hasta la capital donde el evento tendría lugar, unos días antes, concretamente, el veinte tres.

Antes de recoger el premio, Ana estaba dispuesta a celebrar la Navidad lejos de su hogar. Lejos de los gritos, la amargura, la tristeza y la soledad. Bueno, la soledad era su compañera, pero podía intentar pasar de ella, aunque mientras llegaba el día, continuó con su rutina.

Una vez partió en autobús hacia la capital, comenzó a sentirse cada vez más feliz, con más ganas de Navidad, con una sensación de paz que no recordaba haber tenido antes. Casi no pudo permanecer quieta en su asiento hasta que comenzó a entonar su primer villancico del año: “los peces en el río”.

Al llegar a la capital, aunque ansiaba hacer turismo, se dirigió al Hotel para soltar allí las maletas antes de visitar los lugares más hermosos de la ciudad, y de empaparse del ambiente festivo que se respiraba: la música, los adornos, los alumbrados, lo belenes, los árboles de Navidad … Por unos momentos, sintió también algo de nerviosismo, nunca había estado tanto tiempo tan lejos de su casa, tenía miedo, comenzó a dudar, aunque la visión de unos niños vestidos de pastores la devolvió a la tranquilidad.

A la hora de comer, se dirigió a un bar de allí había y regresó después al Hotel donde pasó la tarde tranquila, leyendo. Nadie la molestó, ni ella molestó a nadie, aunque si creó una historia nueva, donde la protagonista encontraba el amor verdadero.

El día de Nochebuena le hizo entrega a ella, de un nuevo regalo.

Ana despertó con la mañana bien avanzada. No le apetecía salir, solo seguir con la tranquilidad de su lado. Sabía que el Hotel tenía una chimenea, así que tras vestirse se dirigió hacia allí. Cerca de ella, Ana vía como terminaban de adornar un árbol. Era grandioso.

-¿Puedo echar una mano? -Ana preguntó sin dejar de observar el árbol.

-Claro, páseme los adornos -la mujer parecía amable, además de muy joven, pero fue la primera en romper el hielo comenzando una conversación- ¿La primera Navidad fuera de casa?

Las dos comenzaron a hablar. Ana no quería mencionar a su familia, ni dejar entrever tristeza alguna, respondía como si lo hiciera algún personaje de sus historias en vez de ella, pero se dio cuenta de su error. No le mentía a quien preguntaba, pues la verdad no le era conocida, si no se mentía a sí misma. Pidió perdón y respondió con sinceridad. Charlaron entonces de ilusiones, sueños, formas de ver la vida y de las pequeñas cosas.

-¿Necesita algo? -La mejor preguntó a Ana una vez acabaron de adornar el árbol.

-Un chocolate. Muchas gracias.

Se sentó junto a la chimenea mientras se oían los villancico y esperaba la bebida caliente. Tenía la mente en blanco, pero el corazón palpitante de alegría. De pronto, observando el árbol que ella había ayudado a adornar, le entró la curiosidad; y si celebrara la Navidad, ¿qué podía pasar? Pero ella jamás la había celebrado y no sabía como se hacía, aunque… estaba en un Hotel.

-Perdona, ¿aquí celebráis la Nochebuena? -preguntó Ana cuando le llevaron el chocolate.

-Claro que sí. Todos los años organizamos una cena para nuestros clientes, si lo deseáis podéis uniros, estaremos muy agradecidos si lo hiciera.

Ana, tras agradecer aquellas palabras, se tomó la bebida y se dispuso a salir. Las tiendas aún estaban abiertas, así que se podía comprar algo. En el pueblo había dejado ropa que le podía servir para la entrega de premios y también para la cena, pero decidió coger la tarjeta e ir a comprarse ropa que le gustaba de verdad para esos eventos. Nunca había acudido a una cena, aunque suponía que un chándal no iría bien, así que compró un vestido y algún otro traje, estaba dispuesta a mostrar por fuera lo que dentro sentía.

Aquella noche, con su vestido largo rojo, sus zapatos y su chal dorado, fue el centro de atención sin habérselo propuesto. Su gracia bailando, su voz cantando, el brillo de sus ojos, su sonrisa, su forma de recitar poemas … todos la miraban y la pedían mas actuaciones. Fue la reina de la fiesta y era la reina de su vida. Delante de todos los presentes, Ana sonreía, pero no podía mostrar lo que su corazón disfrutaba, porque no existían palabras.

Aquella Navidad sí era digna de recordar y no solo por el premio. Estaba celebrando, con personas que no conocía, una fiesta casi desconocida que le dejaba hermosos momentos para recordar. Reía con gusto y disfrutaba el simpre hecho de vivir. Podía estar sola, pero en el fondo, solo tenía una luz llamada ilusión, y eso, era todo cuanto necesitaba: ilusión para seguir adelante, esperanza para revivir esa noche y confianza en sí misma.

-Perdona, ¿estás sola? -un chico se le acercó a la mesa, mientras se tomaba Ana un café

-¿puedo acompañarte?

-Sí, estoy sola, prefiero estar sola a mal acompañada, aunque por supuesto puedes acompañarme, ¿porqué no habrías de hacerlo?

-Tú lo has dicho, puedo ser una mala compañía -el chico sonrió.

-Eso debería de decidirlo yo ¿no te parece? -una sonrisa pícara, terminó por hechizar al chico quien pasó el resto de la fiesta junto a la chica que le había robado el corazón.

Juntos, vieron, horas después, el primer amanecer de los muchos que verían después … eso ya es otra historia. Feliz Navidad.

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67381
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Re: una nueva navidad

Mensaje por lucia » 04 Ene 2009 20:49

Deberías tener cuidado con las comas. Las usas en exceso y, a veces, acabas separando sujeto de verbo.

La carta decía que el veintiséis de diciembre sería la entrega de premios, de modo que ella, iría hasta allí, hasta la capital donde el evento tendría lugar, unos días antes, concretamente, el veinte tres.


No comento de la historia porque no me ha dicho nada.

Avatar de Usuario
Victoria
Foroadicto
Mensajes: 2946
Registrado: 20 Ene 2008 13:28

Re: una nueva navidad

Mensaje por Victoria » 04 Ene 2009 21:56

Creo que si quizás explicaras un poco más porque su familia no celebra la Navidad estaría mejor. Espero que te ayude. :D
Matar es una estupidez. Nunca debería hacerse nada de lo que no se pueda hablar en la sobremesa. Oscar Wilde

Recuento 2013

Odisea del s.XXI con Joyce

Avatar de Usuario
arwen-anne
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 389
Registrado: 01 Ene 2009 12:50
Ubicación: en el camino de hacer realidad mi más profunda fantasía
Contactar:

Re: una nueva navidad

Mensaje por arwen-anne » 05 Ene 2009 11:52

Lo primero es pediros perdón, y es que anoche, cuando leí los mensajes que pusisteis, edité el mensaje para corregirlo, pero me dí cuenta de que no es el cuento que iba a poneros. Es, pero esta está sin arreglar, y la verdad es que me puse a buscar el que está arreglado (los dos se llaman igual pero con un numero de diferencia) y mi ordenador se quedó en punto muerto.

No he podido arreglarlo hasta ahora y me han dicho que ha sido un virus. El problema es que si bien no he perdido mucho, si he perdido muchos relatos y textos que tenía en el ordenador. Y el cuento arreglado ha sido uno de ellos.

Por ahora no voy a hacer nada, lo unico que quiero es sacar del ordenador los textos para que no me vuelva a pasar. Podía haber hecho una copia de seguridad, y de hecho la tengo, pero no está actualizada.

En cuanto encuentre algún texto arreglado prometo ponerlo y perdonadme vale? Lo siento mucho, no era mi intención.

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67381
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Re: una nueva navidad

Mensaje por lucia » 05 Ene 2009 19:59

Mujer, siéntelo por el dolor de cabeza de tener que recuperar el disco duro y su contenido, pero no por nosotras 8)

Avatar de Usuario
arwen-anne
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 389
Registrado: 01 Ene 2009 12:50
Ubicación: en el camino de hacer realidad mi más profunda fantasía
Contactar:

Re: una nueva navidad

Mensaje por arwen-anne » 15 Ene 2010 10:35

arregladito, entra en el libro que va a sacar la editorial y es uno de los que mi editora dice que le gusta mas jajaja con los quebraderos de cabeza que me dio jajjaja que ilusion :P

Responder