Expediente 164/08

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: kassiopea, Megan

Responder
Avatar de Usuario
bru
Mensajes: 16
Registrado: 30 Abr 2010 07:29
Ubicación: en algún lugar perdido en los sueños

Expediente 164/08

Mensaje por bru » 10 May 2010 20:56

Esta es la primera vez que posteo aquí uno de mis textos, espero que les agrade :wink: (y que lleguen hasta el final :D )
-------------------------------------------------------

El reloj de pared marcaba las tres de la mañana y Sofía estaba ahí sentada frente a su escritorio, ya era hora de dormir y sin embargo no podía, a pesar de todo el tiempo que llevaba trabajando ahí no lograba conciliar el sueño, en cambio sentía la necesidad de trabajar y de buscar una respuesta para aquellos desconocidos que llegaban a cualquier hora, sin pauta para presentanciones o amabilidades; en otras ocasiones pasaba la noche haciendo pruebas para convencer al juez que tal persona era un asesino o que el otro era un violador. Cuando comenzó a trabajar creyó que pronto se acostumbraría a cualquier cosa y que tal vez en algún momento dejaría de sorprenderse de la crueldad humana, sin embargo durante los cinco años que llevaba en el puesto de investigadora criminal había aprendido que cuando uno cree que ha visto el extremo de la violencia y la máxima crueldad siempre llega algo o alguien que te demuestra que todavía hay más, pareciera que el género humano esta gustoso haciendo muestra de su sadismo y que incluso desea demostrar que puede sobrepasar sus propios límites y ese día no sería la excepción.
Sofía se encontraba llevando a cabo algunas pruebas químicas sobre la ropa de un implicado en un tiroteo, el cual decía que el solo iba pasando por el lugar de los hechos y por lo tanto había que demostrar lo contrario. El reloj marcaba ya las tres y veinte minutos y mientras Sofía tomaba un sorbo de café, a través del radio escuchó el llamado de una patrulla, todo se oía confuso, uno de los oficiales hacía exclamaciones de sorpresa y se le escuchaba llorar, el otro intentaba enviar el mensaje del cual Sofía solo pudo entender algunas frases sueltas...
- ... ayuda... necesitamos ambulancias... Dios, ¿quién es capaz de hacer esto?... Est... Estamos en la carretera a San Pablo... kilometro 33...
Sofía se sorprendió al escuchar la voz del policía ya que llevaba años de conocerlo, el había sido compañero de turno durante varios meses y sabía que muy pocas veces se conmovía y sin embargo ese día estaba realmente consternado, así que se dirigió a los dormitorios y le habló a sus compañeros de guardia para avisarles del llamado, Joaquín la acompañó a hacer el reconocimiento del lugar y las acciones pertinentes mientras que Adolfo y Cristian se quedaban por si había otra emergencia.
Sofía y Joaquín se alistaron, cada quien tomó su arma, Joaquín sacó su cámara fotográfica la cual era su único instrumento de trabajo y después de que Sofía alistó su portafolios subieron al auto.
Durante el trayecto platicaron sobre lo extraña que era la actitud de Ramón, Sofía decía que era particularmente rara su actitud pues siempre había sido un hombre fuerte y en sus treinta años de servicio como policía había visto toda clase de aberraciones y sin embargo ese día se escuchaba como un adolescente asustado, en ese momento Joaquín tomaba la salida al Distrito Federal para después llegar a una intersección en la cual tendrían que desviarse unos kilómetros para llegar al destino.
Cinco kilómetros después de tomar el desvio ya estaban en la carretera que conduce a San Pablo, pueblito típico de la zona centro de México, que hasta hace algunos años había sido muy tranquilo pero que ahora se encontraba creciendo a pasos acelerados debido al gran número de personas que llegaban a habitarla quienes en su mayoria eran delincuentes de poca monta que sin embargo ya comenzaban a generar problemas así que Sofía y Joaquín creían que se encontrarían con un homicidio como los que venían ocurriendo en las últimas semanas, sin embargo al ver a lo lejos las luces de la patrulla que alumbraban un trailer supusieron que se habían equivocado y que se encontrarían con un cargamento de droga, lo cual justificaba menos la actitud de los dos experimentados oficiales.
Después de algunos minutos por fin Sofía y Joaquín llegaron al lugar donde estaba la patrulla, Ramón se encontraba recargado en la puerta del piloto de la patrulla y Luis se encontraba adentro de la patrulla, Sofía pudo ver algunas lágrimas en los ojos de Luis, lo cual la perturbó.
-¿Qué encontraron?- preguntó Joaquín mientras alistaba su cámara para comenzar a tomar fotografías del lugar.
-Velo por ti mismo, yo simplemente no tengo palabras- atinó a responder Ramón para después dar paso al silencio.
Joaquín fué el primero en acercarse al trailer, pues lo hacía en la medida en que tomaba las fotografías y solo hasta después de tomadas, Sofía podía avanzar.
Al subir al trailer, Joaquín soltó la cámara, la cual pendía de su cuello, Sofía se preocupó al ver la cara de su compañero con los ojos desorbitados y una expresión de miedo en los ojos, esto hizo que ella subiera al trailer, no entendía que había ahí que a todos dejaba atónitos, al subir lo supo... se quedó muda... una vez más la vida, o tal vez la muerte, le había demostrado que podía ser más cruel que en la última ocasión.
Joaquín intentaba convencerse de que era una pesadilla, sin embargo sus ojos lo obligaban a ver la realidad, en el trailer había cuerpos de niños... al menos solo una parte de éstos, ningún cuerpo estaba completo, ninguno tenia cabeza, solo estaban las costillas expuestas como si de un disfraz se tratase, al lado las manos y los brazos perfectamente cortados en las articulaciones y acomodados en su lugar, el area del coxis se encontraba al descubierto seguidas de las piernas y pies, también cortados con suma presición.
A pesar de la sorpresa no podían quedarse así por mucho tiempo, por lo que comenzaron con el procedimiento respectivo, lo primero fué solicitar que acudiera el transporte del servicio médico forense para llevarse los cuerpos, al cabo de media hora que pareció una eternidad llegaron las ambulancias y después de sacar y contar ciento ochenta pequeños cuerpos pudieron comenzar a trabajar en el trailer.
Eran las nueve de la mañana cuando Sofía y Joaquín por fin llegaron a las oficinas centrales con la sensacion de fracaso por no encontrar indicio alguno en el trailer pero con la esperanza de que los médicos legistas les dieran respuestas, sin embargo las malas noticias recién comenzaban. Los médicos les dijeron que lo único que les podían informar era que de los ciento ochenta cuerpos, sesenta y cinco eran niñas y ciento quience niños de los cuales ninguno podía ayudar a determinar el tiempo de muerte, pues no tenían ningún órgano interno que puediera ayudar a determinar tiempos y fechas, lo único que había solo permitía saber que se trataba de niños de entre siete y doce años.
Frustrados, Joaquín y Sofía solo atinaron a buscar antecedentes del trailer, mismos que no encontraron pues las placas eran falsas y no había ningún rastro ni testigo, estuvieron buscando hasta cerca de las cinco de la tarde, Sofia en el trailer y Joaquín en el lugar donde se halló el trailer, las patrullas visitaban las casas más cercanas pero nadie había visto ni escuchado nada, cuando se reunieron nuevamente en la oficina, su jefe inmediato los aguardaba para decirles que tenían acceso a información confidencial de otros tres estados para intentar econtrar alguna pista.
Dos días y más de treinta cajas de papeles con información solo habían servido para que descubrieran que en cuatro estados de la república, contando el suyo, se habían encontrado mas de mil niños en los cinco meses que el año había dejado atrás... más frustrados y más cansados después de casi cuarenta horas continuas de trabajo, no puediendo encontrar ningún dato que ayudara a tener el expediente abierto tuvieron que archivarlo bajo el numero 164/08 con la esperanza de que más adelante se les permitiera indagar más hasta encontrar una respuesta.
Leyendo: 2666- Roberto Bolaño y Los amos de México- Jorge Zepeda Patterson
"Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro." (A. Einstein)

Avatar de Usuario
Mylady
Vivo aquí
Mensajes: 6230
Registrado: 06 Dic 2008 23:07
Ubicación: Detrás, más allá...

Re: Expediente 164/08

Mensaje por Mylady » 12 May 2010 10:47

Lo tengo pendiente, en cuanto pueda pararme lo leo
"...Cada beso perfecto aparta el tiempo, lo echa hacia atrás, ensancha el mundo breve donde puede besarse todavía..."

Recuento 2009-2010

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 68169
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Re: Expediente 164/08

Mensaje por lucia » 14 May 2010 17:11

Tienes que trabajar mas la puntuación. Tienes un montón de frases que agradecerían un punto y seguido o punto y coma para clarificar la expresión. También se han perdido algunos acentos y colado alguna s donde debía haber c y viceversa.

Y, en cuanto a la historia en sí, llevas bien el ritmo hasta el momento en que encuentran el camión y dejas que te gane la partida hasta cerrar el final en falso (pide que continúes la historia y agradecería que te explayases un poco más antes).

Responder