Remedio para solitarios

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: kassiopea, Megan

Avatar de Usuario
Eleanis
No tengo vida social
Mensajes: 2173
Registrado: 05 Abr 2010 04:38
Ubicación: entre los arbustos y la hojarasca...

Remedio para solitarios

Mensaje por Eleanis » 21 Jul 2010 04:04

Cuando lo vi por primera vez, pensé en un engaño de los sentidos y no le di ninguna importancia. Me hallaba almorzando en mi casa, mientras hojeaba distraídamente un viejo catálogo de Tiffany. En ese momento, tuve la extraña sensación de que algo oscuro pasaba a mi lado, pero lo vi de reojo y cuando me di vuelta para verlo mejor ya no estaba.

Su segunda aparición fue contundente, como para no dejarme dudas. Me encontraba, entonces, sentado en la sala como El pensador de Rodin, con la mirada perdida en la blanca y lejana pared, y la mente extraviada vaya a saber en qué desvaríos.Me pareció advertir que una zona de la pared se oscurecía y permanecí observando con la mirada relajada. Podía distinguir netamente un área de aproximadamente un metro de ancho por dos de alto que iba ennegreciéndose gradualmente, como si estuviera cubriéndose de hollín. Pero, en realidad, se trataba de una especie de vapor o humo casi negro que parecía desprenderse de la pared y se espesaba rápidamente. Temiendo un incendio en la casa vecina corrí hacia la pared, pero casi al llegar a ésta la enorme y vaporosa oscuridad giró sobre sí misma. Entonces vi su rostro.

Quedé congelado ante aquellos ojos enormes, de terciopelo negro, que se alargaban difuminándose hacia afuera. Las demás facciones eran indefinidas, apenas un esbozo de boca y nariz. Pero su mirada, sin embargo, no era intimidante ni amenazadora: casi podría decirse que gozaba de la experiencia; al tiempo que yo estaba totalmente
aterrorizado.Me es imposible precisar cuánto tiempo estuvimos observándonos, hasta que se dio vuelta y la pared se lo tragó.

¿Qué era esto? ¿De qué se trataba? ¿Qué quería de mí, si es que algo quería? Todas estas preguntas, sin respuestas, me atormentaron en las horas siguientes.

Dos días después volvió a mostrarse. Eran casi las doce de la noche y estaba por acostarme, cuando lo vi reflejado en el espejo de la cómoda del dormitorio. Me quedé perplejo observándolo, horrorizado ante la idea de que ese ser, eso, lo que fuere, estaba ahí, en mi alcoba. Tenía la misma expresión de complacencia que en el segundo encuentro: una extraña mímica que me resultaba incomprensible. No sé de dónde saqué las fuerzas, pero lo enfrenté.

--¡Fuera de aquí! ¡Vete de mi casa! ¡Fuera! –le grité, al tiempo que agitaba mi brazo izquierdo, como si tuviera el coraje suficiente…
Mas no sólo continuó ahí, en el espejo, sino que su mirada fue transformándose en una sonrisa sin labios que expresaba un bienestar casi sensual. Entonces, tuve la vaga e inquietante sensación de que estaba tomando algo de mí. Pero vampiro no ha de ser, pensé, jugándome una broma para tranquilizarme, ya que se ve en el espejo y además ni siquiera tiene boca, y mucho menos colmillos.

--¿Quién eres? Me sorprendí al escuchar estas palabras salir de mi boca, pero mucho más me sorprendió su respuesta resonando dentro de mi cabeza:

--Soy tu hijo.

No, no, eso es imposible. No, de ninguna manera puede ser. Yo no he tenido hijos. Mis pensamientos se aceleraban buscando explicaciones que pudieran dar sentido a esas palabras, o quitárselo, haciendo como si nada hubiera pasado. Pero volvieron a sonar dentro mío, con más fuerza aún:

--Soy tu hijo.

--No he tenido hijos –le contesté friamente.

--Me tienes a mí. Tú me has creado…
Y el espejo devolvió la imagen habitual desde ese ángulo: la pared con los cuadros, el televisor, la cabecera de la cama, el viejo armario; todo menos él.

Vaya a saber qué delirios aquejaban a este pobre ser, ajeno a la dimensión física y en apariencia inofensivo. Se me ocurrió, entonces, que una forma de librarme de él podría ser simplemente ignorándolo, es decir relajarme en su presencia y no temerle en absoluto. Así lo hice, pero cuando lo volví a ver me quedé estupefacto al comprobar que su expresión había cambiado por completo, transformándose en una extraña mueca de tristeza profunda. Hasta pude sentir su pena, y la curiosidad me movió a preguntarle:

--¿Qué te sucede?

--Has dejado de alimentarme –su voz sonó apesadumbrada en mi cabeza.

--¿Cómo? ¡Qué estás diciendo!

--Tu miedo… Ya no te asustas… Vivo de tu miedo…

A esta altura, muy indignado repliqué:

--¿Y por qué no te largas de aquí y vives del miedo de otro? ¿Por qué justamente me has elegido a mí? No he escuchado por ahí que a otras personas les suceda lo mismo.

--Porque soy tu creación. Ya te dije que soy tu hijo, pero no me quieres creer.

--Yo te diré lo que eres –y completamente encolerizado le grité: ¡eres la peor basura con la que me he cruzado en mi vida! ¡Fuera de aquí, escoria del universo! ¡Vete ya mismo al diablo!
Pero de un modo absolutamente incomprensible, retornó a la habitual cara de placer con la que se había mostrado anteriormente. Y volví a sentir que estaba tomando algo de mí.


--No estoy asustado, no te temo en absoluto. Dime qué diablos estás haciendo, qué estás quitándome.
Sonrió complacidamente con sus grandes ojos aterciopelados y dijo:

--Gracias, me alimentas con tu rabia. Y se esfumó, dejándome en un estado de profundo abatimiento emocional.

En su siguiente manifestación, este monstruo, no encuentro mejor forma de denominarlo, me confesó que no sólo se nutría de mi miedo y de mi ira, sino también de todos mis odios, resentimientos, celos y envidia. Entonces, concebí un plan que creí infalible para librarme de él: en un esfuerzo de control mental y emocional no exteriorizaría ninguno de estos sentimientos, por lo cual debería marcharse a buscar su alimento a otra parte. Pero en los días que siguieron, por más que me esforzara en evitarlo, los miedos y la furia, los celos y la envidia, y los odios y resentimientos se manifestaron en mí más intensamente que nunca. Sin embargo, después de examinar cuidadosamente la situación, y sobre todo después de darme cuenta de que estas expresiones sentimentales se producían de idéntica manera frente al mismo estímulo, comprendí, más alarmado que nunca, qué estaba estaba haciendo esta criatura con mi vida. Al advertir el verdadero poder de este ser, un escalofrío de terror recorrió mi cuerpo. Él controlaba mi mente en todo momento, era dueño de mis pensamientos y emociones, de mis sentimientos y acciones. Ante cualquier circunstancia cotidiana, yo reaccionaba como lo hacía porque ésa era su voluntad. Y siempre me impulsaba hacia reacciones de miedo, de ira o de tristeza, con todas sus conocidas variantes. Pero, ¿por qué? Simplemente porque esas energías eran su alimento. Este monstruo era el peor de los vampiros, el más sutil y el más cruel al mismo tiempo. Me robaba mi libertad, el derecho más preciado de todo ser humano. Recuerdo que irónicamente pensé: ¡si Drácula y sus sucedáneos hubieran conocido a mi vampiro, se habrían cagado en los calzoncillos!

Y me eché a llorar, como un niño, sin saber qué hacer.

Poco después, con la esperanza infantil de dejarlo abandonado allí, decidí mudarme a otra casa. ¡Vaya estupidez! Si él era el amo de mi mente ¿cómo no iba a conocer mis planes!


Y por supuesto, sigue ahí, en mis paredes y en mis espejos y adonde quiera que vaya. Sin embargo, a partir de mis últimas reflexiones he llegado a otra conclusión, en cierto modo tranquilizadora: si como él dice, soy su padre, es decir lo he creado con mis propios pensamientos y sentimientos, y luego ha tomado forma y se ha apoderado de mi mente, ¿por qué razón he pensado y sentido de esa manera? La soledad, mi abrumadora soledad, mi abrumadora, perpetua e insoportable soledad. Y entonces, ahora que lo pienso mejor, ya no estoy solo.
Última edición por Eleanis el 11 May 2011 02:09, editado 1 vez en total.
El tiempo es arte

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12729
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona, la más bonita del mundo.

Re: Remedio para solitarios

Mensaje por Berlín » 21 Jul 2010 09:53

A mi parecer es magnífico. Es inquietante, es extraño. Podríamos pensar que el protagonista está loco, ¿como si no va a poder ver un rostro que le habla a través de la pared? ¿o es su conciencia la que le habla?
Estos son los monstruos que a mi me dan miedo, los que creamos nosotros, los que alimentamos con nuestras miserias , los que nacen para paliar esta soledad aplastante. En realidad los monstruos no existen, somos nosotros.
Muy bueno, querido amigo.
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"
http://siguiendolospasosdebarro.blogspot.com/

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67352
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Re: Remedio para solitarios

Mensaje por lucia » 21 Jul 2010 16:20

O dicho de otra forma, los monstruos existen en nuestra imaginación :?

Avatar de Usuario
Eleanis
No tengo vida social
Mensajes: 2173
Registrado: 05 Abr 2010 04:38
Ubicación: entre los arbustos y la hojarasca...

Re: Remedio para solitarios

Mensaje por Eleanis » 21 Jul 2010 16:30

Como bien dices, querida amiga Berlin, a estos monstruos los alimentamos con nuestras miserias. Por supuesto que éllos y nosotros somos uno; y en el relato, el diálogo entre el protagonista y ¨su hijo¨ es interior.
Gracias por tus amables palabras.
Un abrazo, querida amiga.
El tiempo es arte

Avatar de Usuario
Eleanis
No tengo vida social
Mensajes: 2173
Registrado: 05 Abr 2010 04:38
Ubicación: entre los arbustos y la hojarasca...

Re: Remedio para solitarios

Mensaje por Eleanis » 21 Jul 2010 16:36

Nuestra imaginación, que crea una escenografía interior de nuestros miedos, depresiones y rabias, es responsable al menos de una buena cantidad de monstruos.
Gracias, Lucía, por leer y comentar mi relato.
Saludos
El tiempo es arte

Avatar de Usuario
Apolo_Licio
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 352
Registrado: 29 Jul 2009 21:52
Ubicación: Λύκειος - Lýkeio

Re: Remedio para solitarios

Mensaje por Apolo_Licio » 21 Jul 2010 18:02

Me gusta Eleanis :o
Describes perfectamente, mientras estoy leyéndote puedo imaginar todo lo que escribes a través de esas descripciones tan completas
el dialogo muy bueno, no todo el bueno puede hacer buenos diálogos (yo me incluyo)
Último leído: El Principito de Antoine de Saint-Exupéry
Leyendo : La Teogonía de Hesíodo

Avatar de Usuario
Eleanis
No tengo vida social
Mensajes: 2173
Registrado: 05 Abr 2010 04:38
Ubicación: entre los arbustos y la hojarasca...

Re: Remedio para solitarios

Mensaje por Eleanis » 22 Jul 2010 17:47

Hola Apolo_Licio:
Me halagan tus palabras. Gracias por haberte por haberte tomado el tiempo de leer y comentar mi relato.

Saludos :D
El tiempo es arte

Avatar de Usuario
shirabonita
Vivo aquí
Mensajes: 9005
Registrado: 23 Ago 2009 20:47
Ubicación: un pueblo surfero de guipuzcoa

Re: Remedio para solitarios

Mensaje por shirabonita » 22 Jul 2010 19:41

Me ha gustado mucho. :D Sobretodo por la forma de describir las emociones del protagonista y esa idea de que podemos generar monstruos a partir de nuestros propios miedos.
Esto último, en mi opinión, es muy real.

El miedo exagerado combinado con una gran imaginación puede conducir a alguien a no vivir verdaderamente, de puro miedo. (conozco un caso :( )
Como un gran cielo, color verde claro, desearía que mi corazón fuese así de inmenso. (Emperador Meiji)

Gregsamsa
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 641
Registrado: 21 Ene 2010 02:52
Ubicación: Marcos Paz, Buenos Aires
Contactar:

Re: Remedio para solitarios

Mensaje por Gregsamsa » 23 Jul 2010 05:27

Compañero, podría decir que es un texto psicológico acerca de cómo nuestra soledad crea enemigos íntimos, casi invencibles. Podría decir que empiezas saltando con ambos pies derechos por aquí. Pero no. Solamente voy a decir que me ha gustado mucho y que eres tan bueno en prosa como en verso, tanto como yo quisiera. Y que me voy antes de que me atrapen mis monstruos que me persiguen. Adios.
"Si el libro que leemos no nos despierta como un puño que golpeara el cráneo ¿ Para qué lo leemos?" F. K.

http://grafomanocomotantos.blogspot.com/

Avatar de Usuario
shirabonita
Vivo aquí
Mensajes: 9005
Registrado: 23 Ago 2009 20:47
Ubicación: un pueblo surfero de guipuzcoa

Re: Remedio para solitarios

Mensaje por shirabonita » 23 Jul 2010 12:43

Gregsamsa escribió:Compañero, podría decir que es un texto psicológico acerca de cómo nuestra soledad crea enemigos íntimos, casi invencibles. Podría decir que empiezas saltando con ambos pies derechos por aquí. Pero no. Solamente voy a decir que me ha gustado mucho y que eres tan bueno en prosa como en verso, tanto como yo quisiera. Y que me voy antes de que me atrapen mis monstruos que me persiguen. Adios.


Greg :60: si te persiguen monstruos, escribe sobre ellos. Así te librarás de ellos, o al menos se alejarán mucho de tí. :P
Como un gran cielo, color verde claro, desearía que mi corazón fuese así de inmenso. (Emperador Meiji)

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12729
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona, la más bonita del mundo.

Re: Remedio para solitarios

Mensaje por Berlín » 23 Jul 2010 12:45

shirabonita escribió:
Gregsamsa escribió:Compañero, podría decir que es un texto psicológico acerca de cómo nuestra soledad crea enemigos íntimos, casi invencibles. Podría decir que empiezas saltando con ambos pies derechos por aquí. Pero no. Solamente voy a decir que me ha gustado mucho y que eres tan bueno en prosa como en verso, tanto como yo quisiera. Y que me voy antes de que me atrapen mis monstruos que me persiguen. Adios.


Greg :60: si te persiguen monstruos, escribe sobre ellos. Así te librarás de ellos, o al menos se alejarán mucho de tí. :P


Estoy de acuerdo con shira. :60: Yo ahora duermo en paz. :mrgreen:
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"
http://siguiendolospasosdebarro.blogspot.com/

Gregsamsa
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 641
Registrado: 21 Ene 2010 02:52
Ubicación: Marcos Paz, Buenos Aires
Contactar:

Re: Remedio para solitarios

Mensaje por Gregsamsa » 23 Jul 2010 16:53

Greg si te persiguen monstruos, escribe sobre ellos. Así te librarás de ellos, o al menos se alejarán mucho de tí.


Estoy de acuerdo con shira. :60: Yo ahora duermo en paz. :mrgreen:

Hola señoritas mías-si me permiten el mote. Solamente les quería decir gracias por sus consejos¿Por qué creen que empecé a escribir? No encuentro otra manera de seguir viviendo. Un saludo
Disculpas Eleanis porque discurrimos de esto en tu tema.
"Si el libro que leemos no nos despierta como un puño que golpeara el cráneo ¿ Para qué lo leemos?" F. K.

http://grafomanocomotantos.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Eleanis
No tengo vida social
Mensajes: 2173
Registrado: 05 Abr 2010 04:38
Ubicación: entre los arbustos y la hojarasca...

Re: Remedio para solitarios

Mensaje por Eleanis » 23 Jul 2010 19:32

Hola Shira:
Me permito llamarte Shira, como Berlin y Greg, porque bonita es una obviedad.
Coincido contigo en que nuestros bajos pensamientos y sentimientos en general, y el miedo en particular, crean monstruos -formas pensamiento-, y no sólo adentro nuestro, sino también en nuestras habitaciones. Son responsables, por ejemplo, de esa fea sensación que nos da en el abdomen cuando entramos a ciertos lugares.
Muchas gracias por tu amable comentario.
Saludos.
El tiempo es arte

Avatar de Usuario
Eleanis
No tengo vida social
Mensajes: 2173
Registrado: 05 Abr 2010 04:38
Ubicación: entre los arbustos y la hojarasca...

Re: Remedio para solitarios

Mensaje por Eleanis » 23 Jul 2010 19:43

Hola Greg:
Como le comenté recién a Shira, nuestro principal enemigo es el miedo. Si se lo analiza a fondo, el miedo es responsable de la soledad y no al revés, porque el miedo genera la falta de entrega en las relaciones. Claro que lo que escribí es un relato, pasible por lo tanto de fantasear como se nos venga en ganas.
Tú eres muy bueno en prosa y en poesía, sólo hace falta que lo creas, con lo cual te sacudirás los miedos, y los monstruos :calavera: :217: :twisted: :D
Muchas gracias por tu comentario. Un abrazo.
El tiempo es arte

Avatar de Usuario
Conphoos
No tengo vida social
Mensajes: 2245
Registrado: 27 Abr 2008 21:39

Re: Remedio para solitarios

Mensaje por Conphoos » 26 Jul 2010 06:24

Hola, Eleanis.
A mi también me ha gustado tu texto y estoy completamente de acuerdo en todo lo que dices acerca del miedo. Hay quien dice que no es precisamente el hombre la pasión del ser humano.
Por otra parte, apuntar que me parecen muy acertadas las fases en las que el protagonista se relaciona con el miedo, primero apenas lo percibe, después intenta afrontarlo y, finalmente, le abre las puertas. Supongo que si hay una fase siguiente uno de los dos habrá vencido y si no, pues nuestro amigo seguro que escribirá unos cuantos libros.
Un saludo.

Responder