Valentín en el cielo con diamantes

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: kassiopea, Megan

Avatar de Usuario
Eleanis
No tengo vida social
Mensajes: 2173
Registrado: 05 Abr 2010 04:38
Ubicación: entre los arbustos y la hojarasca...

Valentín en el cielo con diamantes

Mensaje por Eleanis » 01 Oct 2010 18:40

-Alcánzame la copa, querida –ordena relajadamente Valentín, a la mujer con la que acaba de hacer el amor.

Valentín es un solterón empedernido, mujeriego, dado a la juerga y adicto a la noche. Y ésta es su séptima puta de la semana, pero no es igual a las otras.

-¡Ah, lo estoy pasando tan bien!, mi amor –suspira extasiado, mientras observa las burbujas desprendiéndose de su champaña.

-Pues ahora viene lo mejor, ya verás –responde ella, la diferente.

Naomi –su apodo profesional- ha puesto un narcótico en la copa de Valentín con la intención de robarle. Y éste va a morir porque es alérgico a esa droga y porque Naomi no lo sabe.

-¿Cómo te sientes, querido?

-Jamás me he sentido mejor, me has llevado hasta el cielo y voy a recompensarte.

Pero Valentín empieza a convulsionar, mientras Naomi observa indecisa el dinero y las tarjetas de crédito en la billetera que descuidadamente él ha dejado semiabierta. Valentín está quieto, no respira. Naomi, más muerta que él, pero de miedo, se viste precipitadamente, cuida de no dejar nada que permita identificarla y escapa disimuladamente del motel. En la calle se encuentra con un hombre mayor, asiduo cliente de sus servicios, y ve la posibilidad de una excelente coartada: no podrán acusarla si estaba en otra parte con un cliente que la conoce.

Valentín, muerto, se despierta. Cree que estaba dormido y cree que se despierta. Mira a su alrededor y no ve a la mujer, la llama, pero ésta no responde. Se baja de la cama y la busca en el baño, pero ella no está. Levanta la vista, buscando a Dios en el cielo, pero no ve a Dios sino al espejo hexagonal del techo. Y se ve. En el espejo ve su cuerpo tendido en la cama. Al bajar la mirada vuelve a verse acostado en la cama.

¡Qué locura! ¡Esto no puede ser! ¿Otra vez la bebida, pero si no tomé nada! –piensa, mientras su desesperación aumenta. Confundido y asustado, se acerca a su cuerpo. Lo observa, lo recorre lentamente de la cabeza a los pies, de los pies a la cabeza… Y cree alucinar. No puede ser otra cosa, se repite una y otra vez… Intenta entrar en su cuerpo, pero pasa de largo, atravesándolo. Prueba una y otra vez, con idéntico resultado, y termina debajo de la cama que acaba de traspasar sin la menor resistencia. Preso de un terror que no conoce, trata de asir la copa pero su mano termina detrás de ésta, de la mesa y de la pared. Entonces comprende lo único que puede comprender. Se ha muerto.

¡Y, sin embargo, está vivo! En la esperanza de que todo sea una pesadilla, una de esas malas jugadas que el alcohol suele prodigarle, decide regresar a su casa. Pero en el preciso instante en que piensa en su casa, aparece en ella. No hubo viaje, se dice a sí mismo, extrañado. Recuerda el cuarto del motel y simplemente reaparece en él, sin traslado alguno, como si el tiempo hubiera dejado de existir.

Pero en el cuarto donde quedó su cuerpo ve al conserje que ha llamado a la policía. ¡Qué rara distorsión del tiempo! -piensa-, ¡si recién estaba allí, solo, frente a mi cuerpo!

Habla, vocifera, gesticula, golpea a los policías. Imposible, está en otra realidad, incompatible. Desesperadamente incompatible con los sentidos perceptuales de los vivos. Pero Valentín oye y ve, aun mejor que antes, cuando precisaba anteojos.

Que la mujer haya desaparecido sin pedir auxilio, aunque las pertenencias del occiso se hallan, en apariencia, intactas, induce a los investigadores a sospechar de un robo fallido por la muerte del hombre. Mientras tanto, convencido ya de la inutilidad de todo intento de comunicación, Valentín se dedica a observar.

El cadáver es trasladado a la morgue para la autopsia, que Valentín, más impresionado por sus nuevas habilidades que por su cuerpo abierto como una res, observa casi con la misma naturalidad con que estaría viendo una película. Un rato después el laboratorio entrega su dictamen implacable: este hombre ha sido asesinado, se ha hallado la droga en su sangre. Es un conocido narcótico que algunas prostitutas emplean para adormecer a sus clientes y robarles.

Y ahora, totalmente enfurecido, Valentín quiere vengar su muerte. ¿Cómo encontrar a la asesina? Mas sólo pensar en ello y aparece en una esquina del barrio, de dudosa reputación, que tan a menudo recorría buscando con quién pasar una noche de pasión. Y la ve.

Ataviada como de costumbre, a la caza de algún cliente, Naomi se halla en la esquina opuesta. Con toda su furia se arroja sobre ella, pero su cuerpo, que vive en otro mundo, la atraviesa junto a la pared sobre la que está apoyada y aparece adentro de una habitación a oscuras. Lo intenta varias veces, la insulta a viva voz, pero Naomi, sin la menor turbación, se acerca a un cliente probable. Resignado a vivir en una nueva realidad, Valentín piensa en regresar a su casa. Pero ya está en su casa.

Contempla las paredes y el techo, los muebles y las luces, la alfombra nueva… Se asombra al descubrir que puede ver todo simultáneamente, si así lo desea, pero… ¿Para qué sirve todo esto? –piensa- ¿Una mesa y unas sillas?, ¿estos armarios llenos de cosas?, ¿y la cama?, ¿la heladera y la cocina?, ¿el cuarto de baño? Inútil, todo es perfectamente inútil. Ya nada tiene significado. No duerme, no come, no puede ni desea hacer nada. Pero existe. Sin embargo, existe.

Nadie reclamó su cuerpo, ya que era huérfano desde los siete años y había sido criado por una tía alcohólica, drogadicta y libertina, que se desentendió de él tan pronto como le fue posible. A sus amigos, habituados a sus frecuentes desapariciones detrás de polleras o a causa de borracheras que lo mantenían en cama durante días, no les extrañó la ausencia. Y terminó su paso por este mundo en trozos cada vez más pequeños, hasta no quedar más que cenizas, en la Cátedra de Anatomía Descriptiva de la Facultad de Medicina.

FIN DE LA PRIMERA PARTE
Última edición por Eleanis el 03 Oct 2010 00:23, editado 2 veces en total.
El tiempo es arte

Avatar de Usuario
shirabonita
Vivo aquí
Mensajes: 9005
Registrado: 23 Ago 2009 20:47
Ubicación: un pueblo surfero de guipuzcoa

Re: Valentín en el cielo con diamantes - Primera Parte

Mensaje por shirabonita » 01 Oct 2010 18:51

Eleanis :60: qué bueno este relato. :P La descripción de lo que le sucede a Valentín una vez muerto está asombrosamente bien hecha, tengo ganas de ver la continuación :D
Tienes una redacción impecable y una imaginación genial :60: :60:
Como un gran cielo, color verde claro, desearía que mi corazón fuese así de inmenso. (Emperador Meiji)

Avatar de Usuario
Eleanis
No tengo vida social
Mensajes: 2173
Registrado: 05 Abr 2010 04:38
Ubicación: entre los arbustos y la hojarasca...

Re: Valentín en el cielo con diamantes - Primera Parte

Mensaje por Eleanis » 01 Oct 2010 19:00

Muchas gracias, amiga Shira :D Me alegra que te vaya gustando mi relato. Mañana colgaré la segunda y última parte. :60: :60: :60:
El tiempo es arte

Avatar de Usuario
Tiqui
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 407
Registrado: 20 Jun 2010 21:22

Re: Valentín en el cielo con diamantes - Primera Parte

Mensaje por Tiqui » 01 Oct 2010 21:53

Hola amigo Eleanis ,Muy bueno tu relato en el que planteas una nueva faceta del alma en pena y su ubicación en el más allá... o el más acá.

Muy interesante ha de ser lo que continúa. No me lo pierdo

Saludos compañero
Prefiero los errores del entusiasmo a la indiferencia de la sabiduria

Leyendo " El Nilo blanco" de Alan Moorehead

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12729
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona, la más bonita del mundo.

Re: Valentín en el cielo con diamantes - Primera Parte

Mensaje por Berlín » 01 Oct 2010 22:52

Joaquin Sabina dice en una de sus canciones que las malas compañías son las mejores, en este relato no se cumple esa profecía.
Impecable, interesante, muy bien las descripciones de lo que ocurre siendo un fantasmita...¡cojonudo! :mrgreen: ¡venga esa segunda parte!
Cuando yo sea un fantasmita te haré cosquillas en la nariz :twisted:
Me ha encantado, socio.
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"
http://siguiendolospasosdebarro.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Eleanis
No tengo vida social
Mensajes: 2173
Registrado: 05 Abr 2010 04:38
Ubicación: entre los arbustos y la hojarasca...

Re: Valentín en el cielo con diamantes - Primera Parte

Mensaje por Eleanis » 02 Oct 2010 00:12

Muchas gracias, amigo Tiqui :60: Por lo que cuenta Valentín, parece que el más allá está bastante más acá.
Un abrazo, compañero :D
El tiempo es arte

Avatar de Usuario
Eleanis
No tengo vida social
Mensajes: 2173
Registrado: 05 Abr 2010 04:38
Ubicación: entre los arbustos y la hojarasca...

Re: Valentín en el cielo con diamantes - Primera Parte

Mensaje por Eleanis » 02 Oct 2010 00:20

Berlín escribió:Joaquin Sabina dice en una de sus canciones que las malas compañías son las mejores, en este relato no se cumple esa profecía.
Impecable, interesante, muy bien las descripciones de lo que ocurre siendo un fantasmita...¡cojonudo! :mrgreen: ¡venga esa segunda parte!
Cuando yo sea un fantasmita te haré cosquillas en la nariz :twisted:
Me ha encantado, socio.


Aún no sabemos si la profecía de Sabina no se cumple... :wink:
Cuando tú y yo seamos fantasmitas nos encontraremos bajo una farola, totalmente embriagados y nos fusionaremos en un abrazo infinito hasta el amanecer. Y después, haremos lo que nos venga en ganas. Joer. :60:
El tiempo es arte

karen mendoza prada
Foroadicto
Mensajes: 3973
Registrado: 25 Ago 2010 20:59

Re: Valentín en el cielo con diamantes - Primera Parte

Mensaje por karen mendoza prada » 02 Oct 2010 01:16

:D no esta mal elianis, para serte sincera pense que tu cuento me iba a aburrir, pero me ha llegado a gustar, ya espero la segunda parte, un abrazo

Avatar de Usuario
Eleanis
No tengo vida social
Mensajes: 2173
Registrado: 05 Abr 2010 04:38
Ubicación: entre los arbustos y la hojarasca...

Re: Valentín en el cielo con diamantes - Primera Parte

Mensaje por Eleanis » 02 Oct 2010 02:31

karen mendoza prada escribió::D no esta mal elianis, para serte sincera pense que tu cuento me iba a aburrir, pero me ha llegado a gustar, ya espero la segunda parte, un abrazo


Hola Karen :hola:
Me alegro de que mi relato no haya cumplido esa expectativa. Mañana estará la segunda parte.
Un abrazo :60:
El tiempo es arte

Avatar de Usuario
Eleanis
No tengo vida social
Mensajes: 2173
Registrado: 05 Abr 2010 04:38
Ubicación: entre los arbustos y la hojarasca...

Re: Valentín en el cielo con diamantes - Primera Parte

Mensaje por Eleanis » 02 Oct 2010 05:20

Valentín en el cielo con diamantes - Segunda (y última) Parte

Sin embargo, Valentín existe, y no está solo. Otros espíritus, amigablemente, se le acercan y comienza a relacionarse con ellos. Se encuentra con un amigo que murió en la escuela, al que ahora recuerda, y también con los abuelos paternos, que no conoció vivos. Todos le muestran cómo vivir mejor en ese mundo sutil. Pero a pesar de estas nuevas compañías, añora a sus amigos, a aquellos con los que compartió su vida anterior. Puede verlos y escucharlos con sólo pensar en ellos, mas no puede interactuar de ningún modo, y esto le aflige. No obstante la tremenda limitación en la que vive, halla consuelo al confirmar el aprecio sincero que la mayoría le tenía.

En medio de estas cavilaciones recuerda a aquel amigo diferente, con quien nunca pudo compartir una noche de desenfreno porque era demasiado ¨serio¨. Abogado de profesión y dado a las cuestiones místicas, Arturo lo invitó en una ocasión a una reunión de espiritistas. Se acuerda muy bien de aquella extraña noche en la que supuestamente se comunicarían con las almas de los muertos. Pero especialmente recuerda su asombro cuando aquellos sobrecogedores ruidos comenzaron a escucharse como suaves golpes en la mesa; sonidos que en apariencia nadie, entre los participantes, podría haber ocasionado ya que estaban todos tomados de las manos.

¡Arturo! –lo llama con su mente de fantasma, lo piensa, lo visualiza, y aparece en su despacho. Arturo está leyendo el diario y Valentín trata de llamar su atención hablándole, pero ya sabe que no es posible. Intenta golpear el escritorio, pero su mano lo atraviesa. Grita, llora; nada sirve. Piensa cómo podría comunicarse y en el momento en que se le ocurre imaginar que golpea la mesa con los dedos se escuchan, como un eco, unos golpeteos rápidos, suaves y ligeramente retrasados. Deslumbrado ante esta nueva capacidad repite el imaginario proceso y entonces Arturo, sobresaltado, deja el diario y presta atención. El abogado, que de esto sabe, supone que se trata de uno de los tantos espíritus que ha invocado alguna vez, y le pide, que si está allí, golpee la mesa tres veces. Después de obtener la respuesta, toma una lapicera con su mano izquierda y pone un papel sobre el escritorio.

-Quienquiera que fueres, eres bienvenido –dice en voz alta y segura el abogado, y agrega-. Tengo una lapicera en mi mano torpe, que será tu mano, y escribirá sobre el papel si tú imaginas que lo haces.

Lentamente la lapicera comienza a deslizarse y, aunque con rasgos torpes, puede leerse:

-Soy Valentín, amigo, ¿me recuerdas?

Arturo, sorprendido, recuerda muy bien a este hombre escéptico que estuvo en una de las sesiones, y que se despidió de él sin haber entendido cabalmente qué había ocurrido esa noche.

-Ahora entiendo todo, Arturo. Aquí hay más gente que allá.

-¿Precisas algo? ¿Puedo ayudarte de algún modo?

Valentín piensa y finalmente responde:

-Mucho te agradecería que les hagas llegar a mis demás amigos una carta en la que les cuento cómo estoy y qué es este mundo, esta realidad diferente en la que sigo existiendo. Por otra parte, dejo a tu sabia consideración el juzgar la conveniencia de divulgar este material en algún medio público, libre de mensajes personales, claro está, como un manifiesto de la verdad de esta vida que trasciende a la muerte física.

Arturo accedió encantado y su mano comenzó a escribir, línea tras línea, párrafo tras párrafo. Posteriormente, esta epístola, con ligeras modificaciones, se publicó como la nota central de la edición anual de ¨La eterna noche¨, revista especializada en temas de esoterismo, bajo el título de ¨El manifiesto de Valentín¨.
He aquí, textualmente, su contenido:

¨Me llamo Valentín y morí asesinado. Sin embargo, no guardo ningún rencor hacia quien me quitó aquella vida, simplemente porque prefiero ésta. Es más, le estoy agradecido por haberme permitido conocer esta realidad y morar en ella. E incluso… No, de esto no hablaré.

¨Este mundo es tan real como el de ustedes, los que tienen un cuerpo fisico, y existe exactamente al lado del vuestro, sólo que en una realidad diferente, a la cual vuestros sentidos físicos no tienen acceso. Nosotros caminamos –es una forma de decir, más bien flotamos- junto a ustedes y los vemos y escuchamos, pero lo opuesto es imposible.

¨Disponemos de capacidades impensables en su mundo, como la traslación instantánea: con sólo pensar en un sitio, aparecemos en él, sin que medie tiempo alguno, que en realidad aquí no existe. Es un eterno presente.

¨No tenemos limitaciones espaciales, no hay barreras de vuestro mundo que no podamos atravesar. Nada puede interponerse en nuestro camino: siempre estamos donde queremos estar.

¨No existe el dolor físico y en cuanto al dolor emocional, tan caro a vuestros sentimientos, aquí es ínfimo porque gozamos de una comprensión muy superior que nos permite entender la vida desde una perspectiva más elevada. Esta comprensión superior, para que se entienda, podría compararse con la que ustedes tienen al despertar de una pesadilla. Durante ésta, todo parece derrumbarse sin solución a la vista, y es por esta razón que se despiertan aterrorizados, porque no pueden resolver el problema. Sin embargo, al despertarse caen en la cuenta de que estaban atormentándose por una tontería, por algo que no es una grave contrariedad y que, en todo caso, si lo es, puede resolverse.

¨Desde nuestro punto de vista, la vida es una. Es inseparable este mundo del vuestro, porque luego de morir seguimos vivos, tan vivos como antes. La única diferencia es que no tenemos un cuerpo denso que mantener, del cual ocuparse, y que frecuentemente enferma y nos causa dolor.

¨Pero lo más importante de todo es la nueva dimensión del amor. Y voy a tratar de explicar esto. Ya dije que vivimos en un eterno presente, lo cual no significa que no tengamos recuerdos, sino que la totalidad de nuestro ser está enfocada en el presente. Para nosotros es lo único que cuenta porque, en rigor, sólo existimos en el momento actual. Y ustedes también, pero no se dan cuenta, porque sus mentes los arrastran permanentemente al pasado, atormentándolos con recuerdos pavorosos, o al futuro, con miedos e incertidumbre. Nuestra mente, focalizada en el presente, nos colma de confianza y nos permite amar a todo y a todos, y eso nos hace muy felices, mucho más de lo que ustedes pueden imaginar.

¨¿Por qué les escribo esto? Para que ustedes, los del otro lado del velo, sepan que después de la muerte la vida continúa, ajena a todo lo que pueda decir y especular vuestra ciencia, que ha errado al explorar esta realidad porque siempre ha empleado las herramientas de vuestra realidad, que son inútiles aquí.

¨La vida es una, completa y perfecta, salvo que no se crea en ello.¨


Con amor, Valentín

EPILOGO

Dos meses después de la muerte de Valentín, en un banco de una plaza se encontró el cuerpo sin vida de una conocida prostituta que se hacía llamar Naomi. La mujer se habría suicidado con una dosis letal de un poderoso narcótico, droga que algunas prostitutas emplean para adormecer a sus clientes y luego robarles.

Simultáneamente, en el mundo de los espíritus se empezó a ver a una nueva pareja que embelesada vive un eterno Día de San Valentín.
El tiempo es arte

karen mendoza prada
Foroadicto
Mensajes: 3973
Registrado: 25 Ago 2010 20:59

Re: Valentín en el cielo con diamantes - Primera Parte

Mensaje por karen mendoza prada » 02 Oct 2010 06:51

Eleanis escribió:
karen mendoza prada escribió::D no esta mal elianis, para serte sincera pense que tu cuento me iba a aburrir, pero me ha llegado a gustar, ya espero la segunda parte, un abrazo


Hola Karen :hola:
Me alegro de que mi relato no haya cumplido esa expectativa. Mañana estará la segunda parte.
Un abrazo :60:


un abrazo para ti tambien amigo mio :60:

karen mendoza prada
Foroadicto
Mensajes: 3973
Registrado: 25 Ago 2010 20:59

Re: Valentín en el cielo con diamantes - Primera Parte

Mensaje por karen mendoza prada » 02 Oct 2010 07:12

:o un final sorprendente y sobrecogedor eleanis, jamas pense que este iba a ser el final, me ha gustado tu historia, esta muy buena, pero dime ¿asi crees qué es la vida de los espiritus?, me despido, que estés bien, besitos

Avatar de Usuario
Eleanis
No tengo vida social
Mensajes: 2173
Registrado: 05 Abr 2010 04:38
Ubicación: entre los arbustos y la hojarasca...

Re: Valentín en el cielo con diamantes - Primera Parte

Mensaje por Eleanis » 02 Oct 2010 18:08

karen mendoza prada escribió::o un final sorprendente y sobrecogedor eleanis, jamas pense que este iba a ser el final, me ha gustado tu historia, esta muy buena, pero dime ¿asi crees qué es la vida de los espiritus?, me despido, que estés bien, besitos


Cuando tomo la lapicera con la mano izquierda, mi amigo Valentín me cuenta que, efectivamente, así es la vida de los espíritus. Y si tienes dudas, pregúntale a él :D
Muchas gracias, Karen :60: Besitos de Luna :D
El tiempo es arte

Avatar de Usuario
PaJaRRaCo_86
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 773
Registrado: 27 Ago 2010 22:14
Ubicación: planeta Tierra

Re: Valentín en el cielo con diamantes

Mensaje por PaJaRRaCo_86 » 02 Oct 2010 18:26

Genial. Felicidades y gracias por compartir esta maravilla.
Saludos.

El primer verso lo dan los dioses, mientras que el resto del poema lo hemos de elaborar nosotros mismos

Paul Valéry


http://lanocheinacabable.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12729
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona, la más bonita del mundo.

Re: Valentín en el cielo con diamantes

Mensaje por Berlín » 02 Oct 2010 19:51

¡Qué final tan inesperado!.
Me ha gustado mucho la carta que redacta Valentín explicando cómo se vive en el más allá. ¿te das cuenta de que es lo que nos gustaría que ocurriese?
Lo dicho anteriormente, eres un fantasmita honrado.
Me ha encantado tu relato, pero esto ya lo sabes.
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"
http://siguiendolospasosdebarro.blogspot.com/

Responder