Página 1 de 1

Leyenda de un clan

Publicado: 21 Feb 2012 19:18
por Alae Oundir
Tomen asiento y relanjense, voy a contarles una historia, una historia que ocurrio hace mucho tiempo....

╔══╝Diario de un Aventura╔══╝
╔══════════╝Leyenda de un Clan╔══════════╝


Índice
╔═════╝


    I - Introducción
II – La Ciudad Comerciante (Próximamente....)

Leyenda de un Clan

Publicado: 21 Feb 2012 19:23
por Alae Oundir
╔══╝Diario de un Aventura╔══╝
═══════Leyenda de un Clan═══════



═══════════════════════════════════════════════════════

Capitulo I - Introducción:

Era media noche, el clima estaba cálido pero a la vez nublado, apenas se veía alguna estrella. El bárbaro llamado Shafi se incorporaba con lentitud de un sueño profundo, mirando hacia el techo de la cueva en donde habían parado a pasar la noche, un escalofrío le recorrió todo el cuerpo, empezó a llover.

No recordaba como se había unido a esta aventura, pero tampoco le disgustaba ver y descubrir tierras lejanas, nunca había salido más allá de las Montañas de Meleketi, vivía en Essadi, en donde era discriminado por ser un humano nordo.

-¿En que piensas? –Le dijo Machacador al verlo tan pensativo.
A su lado, un enano de larga barba azul, se incorporaba con facilidad a pesar de la edad que debía tener.
-Pues... en como acabará está aventura, me gustaría no morir –respondió Shafi, con sarcasmo.
-Jaja, joven bárbaro, no te preocupes, estando conmigo, no te pasará de nada –Repuso Machacador al ponerse de pie, -Además, tenemos a un diestro cazador con nosotros. –Dijo sarcásticamente.

En la entrada de la cueva, se veía la figura de otro enano menos robusto que Machacador, pero en cambio... mas noble. La lluvia apenas dejaba ver, pero el Bárbaro tenia la vista puesta en el firmamento, como si pudiera ver lo que ocurría allí. Portaba un pequeño arco, nunca lo vi utilizarlo, tan solo luchaba con su Espada Kopesh Ignita, en cambio Machacador portaba un gran Hacha Ignea con la que destrozaba a sus enemigos.

-Chicos, tenemos que irnos –Dijo el bárbaro adentrandose en la cueva.
-¡Pero Andrés, está lloviendo! Esperemos un rato más, no quisiera coger un resfriado –Gruño Machacador.
-Ya esta dejando de llover, recojamos nuestras cosas. –Concluyo Andrés mientras metía sus cosas en una bolsa de terciopelo.
Y tenia razón, la lluvia rápidamente había cesado de caer y a lo lejos empezaba a relucir un resplandoso arco iris.

Enseguida se pusieron en marcha hacia el noroeste, en esa dirección se encontraba un gran ciudad, Altarik, se decía que fue construida encima de las montañas, yo nunca logré verla, por eso estaba tan ansioso. La tierra cada vez estaba menos húmeda a medida que nos alejábamos de las Grandes Montañas de Meleketi, en donde habíamos pasado la noche, no teníamos suficientes monedas para ir a la posada, en cambio a Machacador le hubiese gustado una Cerveza picante, calentando sus huesos en el calor de una Taberna.

-Aaaaachis! –Estornudó Machacador. -¿Esto es lo que querrías Andrés?
-Sabes que no podemos gastar las Monedas, puede que la aventura se alargue más de lo previsto. –Contestó Andrés, mientras acariciaba su barba mojada a causa de la lluvia.
-¿Pero se puede saber a donde vamos? Estoy intrigado. –se adelanto a preguntar Shafi, cuando Machacador se disponía a hablar.
- Bien dicho shafi, no se a donde nos llevas, pero espero que la recompensa merezca la pena. –Concluyo Machacador, esquivando un charco al que estaba apunto de pisar.

Andrés no respondió, el rostro del enano estaba pensativo y pocas veces compartia sus pensamientos.

El sol se asomaba en el horizonte, sus rayos calentaba las espaldas de nuestros viajeros, era como una caricia después de una dura noche fría.

En lo alto de la colina, se escuchaba un ruido acercándose a gran velocidad a los tres viajeros, un ruido reconocible, el ruido de una... ,de repente todos se agacharon a la vez, una flecha pasó rozándoles la cabeza.
-¡Valla reflejos, Shafi! –Comento Machacador, agachado y con la mano en la empuñadura de la hacha.
-No me iba a quedar quieto, mientras me clavan una flecha en la frente, ¿no crees? -Dijo Shafi con sarcasmo, mientras alzaba la mano a su espalda, para sacar su vieja Lanza Bardiche. -¿Donde vas Andrés?

Andrés se incorporo rápidamente y avanzó a paso ligero en la dirección de donde provenía la flecha. Machacador y Shafi se miraron mutuamente perplejos ante la acción de su compañero de viaje, se pusieron de pie y corrieron detrás de Andrés.

En lo alto de la colina, se veía la figura de una enana, si era raro ver un enano en Ignis, más lo era ver a una enana. A medida que nos acercábamos se podía ver que la enana, tenia un rostro verdaderamente hermoso, portaba un gran arco con una extraña gema en el centro, que brillaba con la luz del sol.

Andrés no había sacado su Espada Kopesh, en cambio Machacador y Shafi estaban preparados para cortarle la cabeza a ese enemigo, en cuanto se acercasen.
-Tranquilos chicos, guardar las Armas. –dijo Andrés, mientras nos acercábamos a la enana, la cual ya había guardado su arco y flechas. Shafi guardo su lanza, pero machacador...
-¡Boeing! Viejo gordo, mira que hacerme esperar. –dijo la extraña enana, abrazando a Andrés. –Estos dos deben de ser tus mercenarios, tenias razón, son muy habilidosos. –comentó con sarcasmo la enana, embozando una sonrisa.
-¡Yo no soy mercenario de nadie y menos de este fanfarron! –gruño Machacador, que aun sostenía en la mano su Hacha Ígnea. –¿Andrés, quien es está enana?
-Y lo más importante, ¿porque te llama Boeing? –añadió Shafi con una sonrisa, con el intento de calmar un poco el ambiente.

La enana no parecía ser una enemiga, pero a Machacador no le gustaba su forma de presentarse. Realmente era muy bella, portaba su arco en la espalda y las flechas en el lado derecho del cinturón, con cierta elegancia. Llevaba el pelo corto y recogido, lo tenia de un color extraño, como rojizo, los ojos grandes y los dientes muy limpios, cosa muy rara en los enanos, era muy limpia.

-Tengamos la fiesta en paz, mercenarios. –comentó a los dos guerreros. -Me llamo Ana, pero me suelen decir Minibus, voy a ser vuestra guia hasta la Gran Muralla de Ignis.

Ambos guerreros quedaron perplejos por las palabras que decía la enana, se giraron al unisono hacia Andrés, que este afirmo con su cabeza.

Se dirigen a la Gran Muralla de Ignis....

Re: Leyenda de un Clan

Publicado: 23 Feb 2012 20:25
por lucia
Deberías homogeneizar la narración un poco, tienes partes en tercera persona, partes en primer, partes en pasado y partes en presente, todas mezcladas al buen tuntún.

Y curioso eso de la enana bella.