Atentado (relato corto)

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: kassiopea, Megan

Responder
Avatar de Usuario
jarri el sucio
Lector ocasional
Mensajes: 54
Registrado: 14 Mar 2012 13:52
Ubicación: galicia

Atentado (relato corto)

Mensaje por jarri el sucio » 18 May 2012 00:11

ATENTADO.

Llegamos un día invernal, a eso de las ocho de la tarde. La noche era cerrada pero nuestras mentes debían mostrarse más abiertas y claras que nunca. Saludamos al educado recepcionista, que, con una sonrisa nos dio la llave y nos indicó donde se encontraba la habitación que habíamos reservado estratégicamente, poco más de una semana antes. Rebeca y yo nos miramos y comprobé orgulloso que no había una pizca de nerviosismo en sus actos, ni en su bonito rostro.

Camino al ascensor, Rebeca advirtió un cartel promocional de la conferencia que, esa noche, en el salón de actos del hotel donde nos alojábamos, daría un prestigioso pensador estadounidense acerca las causas y los problemas derivados del cambio climático global. Tiró de mi camisa por el brazo y me indicó que le echara un ojo.

Efectivamente, empezaba a las diez y media. Calculábamos unos diez minutos de retraso ya que habíamos estudiado sus hábitos en anteriores actos similares a este.
Sin duda era un hombre que gozaba de grandes simpatías y una voz en alza que contaba con una legión de seguidores potencialmente incrementable que la organización para la que trabajábamos quería silenciar.

Al llegar, recuerdo haberme sentido impresionado con los detalles tan cuidados de la habitación. Nunca había tenido grandes medios y mi experiencia era limitada, por no decir nula en alojamientos tan lujosos como este. Pero aquella noche eso iba a cambiar. Me sorprendí sonriendo mientras fantaseaba con mi futuro y encendí un cigarro, dirigiéndome al mini bar para ponerme una copa de whisky y aliviar un poco la tensión. Rebeca revisaba el arma que usaría esa noche y que cambiaría nuestras vidas para siempre.

- Realmente vamos a hacerlo ¿eh? – Me dijo mientras yo le entregaba su copa y la invitaba a brindar.

- Es el momento mi amor, en unas horas todo habrá pasado y nos pasaremos los próximos años en la playa.

- ¿Y no crees que lo que vamos a hacer puede tener el efecto contrario al que buscamos? – Me sorprendieron sobremanera las repentinas dudas en ella, que las tuviera yo, y las tenía, me parecía normal, siempre fui una persona pasional, nerviosa… pero Rebeca era una mujer fría. La conocía hacía años y sus emociones las había mostrado siempre con cuenta gotas. – Quiero decir… Lo vamos a convertir en un mártir, puede que el movimiento contra el cambio climático cobre una dimensión mayor.

Intenté que mi mirada fija clavada en sus ojos lo dijera todo, pero añadí. – Nena, ¿cuándo nos ha importado a nosotros eso? No estamos ni en un bando ni en otro, solo queremos pasar de malvivir en pensiones a poder pasar los próximos años en sitios como este- Señalé nuestra habitación rebosante de lujo. Dejé mi copa y fumé nervioso.

Habíamos estado recibiendo instrucciones detalladas sobre este momento durante semanas y Rebeca no había puesto ni un “pero” a realizarlo. Una sensación de vértigo me invadió al ver una expresión desconocida para mí en sus ojos, tuve claro que Rebeca no iba a hacerlo. No era lo mismo el estudio de la acción en la tranquilidad del hogar, que el “trabajo de campo” y eso estaba pudiendo con ella.

- Tienes razón. Vamos a hacerlo. – No la creí.

En ese mismo instante sonó un mensaje en mi móvil. Cinco puntos. Debíamos bajar ya al salón. Rebeca ejecutaría al hombre estadounidense y yo me encargaría de mantener limpio su camino hacia él. Cinco hombres más, de entre el público, facilitarían una huida fácil hasta el aparcamiento del hotel, donde un coche, que se nos había entregado unas 48 horas antes, nos esperaba. En aproximadamente cinco horas estaríamos volando lejos del país.

Volvió a mirarme con esos ojos. Sabía que no lo haría y pensé en que peligraba mi nueva vida, mi vida soñada. Mi corazón se lleno de un humo que me impulsó sin remedio.

- Lo siento. – Golpeé a Rebeca en la cabeza y cayó inconsciente. Cogí su arma, comprobando que estaba cargada y eché un último vistazo a la bonita habitación. Sabía lo que estaba haciendo. Rebeca sería detenida y acusada por la complicidad del asesinato pero no iba a pararme ahora. También la mire a ella inconsciente en el suelo.

Llegue al Hall y había una multitud de gente, creí distinguir algún conocido escritor e incluso un par de actores. Observé las cámaras colocadas al fondo y laterales de la sala. No me importaba que me grabaran. Había solución para eso. Me senté en una de las primeras filas y mire mi muñeca. Eran las diez y efectivamente se retrasaba. Calmaba los nervios haciendo cábalas de quienes serían los hombres que me ayudarían a salir de allí. – ¿Será ese tío enorme uno de ellos?- De repente, apareció.

La sala estaba llena de gente. Nos levantábamos y aplaudimos mientras se disparaban los flashes de las cámaras de periodistas y asistentes. Los programadores cifraban la duración de la conferencia en noventa minutos pero solo duraría unos quince. Yo era la persona que la haría terminar prematuramente. Me alivió no sentir nada por la persona a la que iba a asesinar. Ya quedaban escasos minutos para actuar y sentía mi corazón bombear como nunca antes lo había hecho, las manos me sudaban, lo note al comprobar, por enésima vez, con una de ellas, que mi pistola seguía en su sitio.

Llegó el momento. Me levante de forma brusca y me acerqué a toda velocidad para no errar en el tiro, pude ver el estupor en su rostro cuando vio mi mano armada. Disparé sin miramientos y me dio tiempo a ver caer su cuerpo antes de dar media vuelta y buscar la salida. Nadie, ni cinco ni ninguno, nadie me facilitó la salida y apenas pude avanzar diez metros cuando el primer héroe espontáneo se me echo encima y me inmovilizó.
Me habían vendido.

Desde mi estancia en la prisión de Alcalá Meco me acuerdo cada día de aquella bonita habitación de hotel.
-Let me ask you something, what do women want?
-who cares...

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67343
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Re: Atentado (relato corto)

Mensaje por lucia » 18 May 2012 20:01

Eso le pasó por fiarse de algo que parecía demasiado redondo sin hacer comprobaciones antes :cunao:

Por cierto, ojo con la puntuación y cosas como esta:
facilitarían una huida fácil

Avatar de Usuario
Nínive
Arquera
Mensajes: 6887
Registrado: 09 May 2011 15:53
Ubicación: En un hospital de campaña...

Re: Atentado (relato corto)

Mensaje por Nínive » 21 May 2012 23:33

Le está bien empleado por traicionar a su chica..... :twisted:
Me ha gustado cómo describes el atentado con la visión del asesino. Y la última frase es genial.

Estas palabras juntas me han sonado fatal: legión de seguidores potencialmente incrementable . Revisa también las comas. :60:
Mi página: Curvas de tinta y tatuajes del alma

Y el aullido del lobo negro se coló bajo la piel nevada de la loba...

Responder