En la consulta de una vidente - Elisabeth Feyure

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: kassiopea, Megan

Responder
Avatar de Usuario
ElisabethFeyure
Mensajes: 7
Registrado: 24 Jul 2014 11:52

En la consulta de una vidente - Elisabeth Feyure

Mensaje por ElisabethFeyure » 24 Jul 2014 16:39

Buenas tardes amig@s:
Os presento mi novela recién publicada, "En la consulta de una vidente".

En la consulta de una vidente ofrece las experiencias de algunas de las consultas que Elisabeth Feyure ha concedido en sus más de veinticinco años consagrados al ofrecimiento de este extraordinario don.
La narración de estos dieciocho capítulos sumergirá al lector cada vez más en una realidad vivida por personas que han acudido en busca de su mañana, con problemas corrientes, y con ideas y razonamientos dispares.
Qué se pregunta en la consulta de una vidente, puede desprenderse de esta magnífica obra que está empapada por la dilatada experiencia de una vidente acostumbrada, o no tanto, a dichas impresiones o a quienes las manifiestan.

Es una obra escrita exclusivamente por mi, autopublicada (lo suyo me ha costado) y que está dando sus primeros pasos. Como soy nueva en el foro, investigaré la mejor manera de promocionarlo, los trucos y medios para que pueda llegar a muchas personas. Sin embargo, si alguien me puede aconsejar de alguna manera se lo agradeceré.
Un fuerte abrazo
:60:
El que no vea a Dios en la primera persona que se encuentre, que no busque más.

Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 53791
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: En la consulta de una vidente - Elisabeth Feyure

Mensaje por Sinkim » 24 Jul 2014 16:51

Elisabeth, este subforo es para poner los escritos de los foreros tal cual, para novelas ya publicadas están los subforos de Novela y Otros generos :D

Si nos dices en que subgenero se encuadra mejor tu novela, Misterio, Aventuras, No ficción, Contemporánea, Romántica... te movemos el hilo al subforo correcto :D
Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano.

:101: RECUENTO 2017 :101:

Avatar de Usuario
ElisabethFeyure
Mensajes: 7
Registrado: 24 Jul 2014 11:52

Re: En la consulta de una vidente - Elisabeth Feyure

Mensaje por ElisabethFeyure » 24 Jul 2014 23:51

Hola Sinkim, gracias por tu respuesta. Perdonad la equivocación, y eso que estuve un buen tiempo mirando el hilo donde podría encajar este mensaje.
Como es un relato, pero son experiencias propias las que expongo en el libro, quizás podría encuadrarse en No ficción, o en Misterio, no estoy muy segura. De todos modos, me gustaría compartir el primer capítulo con los miembros de este foro, ese primer capitulo, ¿sí que podría ponerlo en esta sección?.
Muchas gracias por vuestra atención.
Un fuerte abrazo.
El que no vea a Dios en la primera persona que se encuentre, que no busque más.

Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 53791
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: En la consulta de una vidente - Elisabeth Feyure

Mensaje por Sinkim » 25 Jul 2014 00:39

Sí, si quieres poner un capítulo sí que lo podemos dejar en este subforo :D

También puedes dejar este hilo aquí y abrir uno nuevo en Misterio poniendo los datos básicos, Titulo, autora, sinopsis, páginas, portada si lo tiene... :D
Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano.

:101: RECUENTO 2017 :101:

Avatar de Usuario
ElisabethFeyure
Mensajes: 7
Registrado: 24 Jul 2014 11:52

Re: En la consulta de una vidente - Elisabeth Feyure

Mensaje por ElisabethFeyure » 27 Jul 2014 10:49

Vale, pues ahí va el primer capítulo de "En la consulta de una vidente".
Que lo disfrutéis.

Capítulo 1: Almudena

Almudena era una señora de cuarenta y cuatro años cuando vino por primera vez a mi consulta. Separada y con un hijo, vino a mí recomendada por una consultante.
Después de las correspondientes presentaciones y de explicarle mi forma de trabajar me dijo — ay, tesoro, estoy en una encrucijada, bueno, en un lio de amores por llamarlo de alguna forma. Quiero que me mires a ver que me ves, pues tengo unos cuantos pretendientes —
Yo asentí con la cabeza y empecé. Me costó un poco ya que había demasiadas energías revoloteando a su alrededor. Me centré, separé y vi de pronto dos hombres. Los dos con las mismas características, altos, delgados y bien vestidos. Uno de ellos era más introvertido y empecé por él.
Separado y con dos hijos, le vi rodeado de caballos y con gente alrededor, a la cual mandaba. Era autoritario y muy enérgico.
Después visualicé a otro, le vi con su mujer cerca y tres hijos. También bien acomodado lo vi cerca de muchos zapatos, como en una fábrica o tienda de zapatos.
De pronto vi otro hombre. No tan alto pero igual de delgado que los anteriores. Sentí que estaba lejos y al mismo tiempo cerca de Almudena.
Paré y empecé a comentarle. Ella, entre risas, me confirmó que eran sus tres pretendientes, como los llamaba. Ahí aprovechó para preguntarme.
— ¿Cuál de los tres me interesa más?, míramelos bien —
Asentí entonces con la cabeza y lo primero que visualicé es que ella los estaba utilizando sólo por dinero. Paré y volvía a hablar con ella preguntándole.
— Pero, tú no quieres a ninguno —
Soltó una carcajada y dijo — eres buena. No, no quiero a ninguno. Sólo estoy con ellos por dinero —
A lo que comenté — lo he deducido, no por vidente, sino por haberme dicho que cuál de ellos te interesa más —
Volvió a reírse como una loca. Su risa me hizo reír hasta a mí.
— Bueno, — le dije — pues entonces vamos a mirar cuál de ellos te interesa más—
Volví a empezar por el primer hombre, el de los caballos. Era un hombre con mucha fuerza interior. Noté que todos a su alrededor le tenían miedo, no respeto, miedo, y que él había dejado a su mujer hacía unos años por otra mujer, a la cual también abandonó. Vi a sus dos hijos, cada uno de una madre, lejos de él. Percibí una relación con ellos mala y distante.
Por lo que estaba visualizando de este hombre, tenía mucho dinero, tenía cuadras, caballerizas, se dedicaba a la cría de caballos de carrera pero al mismo tiempo sentí que era duro de roer. Sacarle dinero sería complicado, que era lo que quería Almudena, su dinero.
Se lo comenté y respondió.
— Joder, este de los tres era el que más me gustaba. — y dijo — Bueno, mientras le sacaré lo que pueda ya que me lleva a sitios de lujo. La última vez me llevó a un hotel caro y ahora voy a ver si me lleva a un balneario, que tengo ganas de ir a uno —
— Mírame a otro — continuó.
Vi que el segundo hombre estaba con su mujer y con sus tres hijos. Su mujer era paralítica, lo cual, al verla en una silla de ruedas, me impactó un poco. Sentí que era muy buena mujer y madre. Le vi a él otra vez en un sitio donde habían muchos zapatos y mucha gente trabajando. Sentí que no era un hombre malo pues le vi tratando a todos con mucha educación y respeto, cosas que los demás también le procesaban.
Tengo que decir que aunque no tengo que juzgar ni ponerme de parte de nadie sentí empatía por este hombre y su familia. Paré y le comenté a Almudena lo que había visto de este hombre.
Almudena exclamó — ¿qué?, ¿su mujer es paralítica?. El nunca me lo dijo. Aunque sí que me ha dicho que vive con su mujer. Yo creía que estaban para separarse —
Entonces le pregunté — ¿te ha dicho alguna vez que se iba a separar? —
— No, y eso es lo que me tenía mosca, — respondió ipso facto — el no saber a qué atenerme en ese sentido —
— ¡Qué fuerte estos hombres! — exclamó — Aunque yo quiera vivir acomodada quiero vivir con alguno, no quiero vivir sola. A este lo dejaré, no quiero ser la amante de nadie —
Dio un largo suspiro y me dijo — bueno, mírame al que queda —
Asentí y me puse a ello. Este hombre era más bajo que los demás. Le vi en lo que parecía un barco. Con barba y pelo blanco este hombre sí estaba enamorado de ella y mucho. Sentí que pronto le iba a ofrecer su compañía para siempre. Era un hombre muy alegre, muy jovial. Tenía un cuerpo atlético, señal de que se había cuidado, era muy aventurero y soñador. Le visualicé con gente alrededor y todos se divertían con su compañía. Le vi en una gran fiesta que él daba en una casa grande donde no faltaba de nada, había música, comida, bebida y una gran piscina, de pronto vi a Almudena al lado de él. La gente no hablaba nuestro idioma pero el sitio tenía un clima soleado.
Le comenté lo que había visto a Almudena. Me dijo que él tenía un palacete en Benidorm pero que era belga. Me comentó que se dedicaba a la construcción y agregó.
— Este, de físico me gusta mucho y tiene mucho dinero, es agradable y muy espléndido, como tú has dicho. Lo que no me termina de convencer es que viaja mucho, está siempre con mucha gente y el quiere una mujer que le acompañe a todos sitios, y yo necesito mi espacio — Paró de hablar en seco y se quedó pensativa. Entonces me comentó si podía parar de mirarle a estos hombres para mirarle a su hijo. Estaba pasando con él unos momentos delicados y no sabía cómo actuar con él.
— A ver que le ves — comentó con una sonrisa y cierto tono cínico.
Al visualizar vi a un chico de unos veintiún años. Rápidamente me pasó una imagen en la que él estaba vestido de mujer, le vi bailando y actuando en una sala de fiestas. Al indagar más les vi a él y a su madre discutiendo acaloradamente. Noté que fue el día en que Almudena se enteró de que su hijo era transexual.
Lo que más me impactó de esa escena fue la rabia y el asco con que Almudena se dirigía hacia su hijo. Ella tiraba cosas y él se encogía asustado, pero al mismo tiempo seguro en sus convicciones.
Paré de visualizar y le comenté a Almudena lo que había visto, y antes de que me respondiera le insté a que callara un momento pues me venía otra visión. En ella, vi a su exmarido y a ella en la misma escena, hablando de lo mismo. Me sobresalté al ver al ex, vestido también de mujer. Cuando se acabó esta visión suspiré y le dije.
— Tu hijo y tu ex son gays, ¿verdad? — Y le expliqué la visualización.
Ella se acomodó en su silla y con tono y actitud despreciativa dijo — sí, son maricones los dos. Mi marido se casó conmigo para ocultarlo ante la familia y amigos —
Siguió diciendo — Me enteré un día, cuando llegué a casa de un viaje, antes de tiempo. Le pillé con un tío. Él estaba como tú lo has visto, vestido de mujer. Mi hijo sólo contaba con ocho años.
Y terminó diciéndome — mi exmarido no me lo mires más. Quiero saber de mi hijo. Hace tres años que no sé de él. No sé ni donde vive.—
Volví a asentir con la cabeza y me puse a visualizar. Le vi en un sitio muy bonito, rodeado de palmeras. Había otro chico a su lado, se abrazaban. Sentí que estaba feliz y contento de ser como es. Me pareció que el sitio era una isla. Tengo que reconocer que me gustó verle feliz pues sentí que era una persona de muy buen corazón. En ese instante sentí que ese hijo no había sido deseado.
Le dije a Almudena lo que había visto y sentido.
Me respondió — sí, yo intuía donde estaba y es Mallorca. Él tenía allí un amigo, será el otro maricón que está con él, los dos cambiaron de número de teléfono, intenté contactar con ellos y nada. Y no, no fue un hijo deseado, me casé por dinero —
Puso una risa burlona y añadió — Pues he pasado una infancia y una juventud muy putas, de no tener para comer, con una madre sumisa y un padre maltratador. ¡Estoy harta de pasar calamidades! — exclamó — Mi ex al separarnos es cuando me entero de que me había hecho firmar una separación de bienes en la época en la que montamos un negocio —
Yo estaba visualizando y le dije — un restaurante, ¿verdad? —
Me miró fijamente y me dijo — sí, sí. Ahí aprovechó. Con tanto papeleo que tenía que firmar me empapeló el muy maricón. Yo era la gerente del restaurante y siempre tenía que firmar algún papel y ahí aprovechó. En ese momento confiaba en él en todo, ¡joder! —. Y agregó — ¡encima de maricón, hijo de puta!, me dejó en la calle y sin nada —
— Bueno, tesoro mírame entonces un poquito más al belga. — me dijo — A ver si con este soy más lista y no la cago otra vez —
— ¿Qué quieres que te mire — pregunté. — ¿Si vas a estas con él? —
— Sí — me dijo — porque voy a proponerle vivir con él, no voy a esperar a que él me lo proponga, vaya que se cruce una pájara y me lo quite —
Le respondí — A este hombre no hace falta mirarlo más. Con lo que he sentido de él hacia ti sé que está esperando a que tú estés preparada —
Tengo que decir que en ese momento sentí pena por ese hombre pero yo no estoy para juzgar y en este caso tampoco podía intermediar en lo que tenía que pasarle.
De pronto Almudena me dijo — él tiene una hija a la que no caigo bien, ¿cómo puedo quitarla de en medio?, en el buen sentido, no quiero matarla. ¿Tú haces magia negra? —
Recuerda lo que te he dicho al principio de nuestra consulta — le respondí —
—Ah, vale, vale. Y, ¿me puedes recomendar a alguien que lo haga?— contestó.
—No, para mí eso es igual que si yo lo hiciera — respondí con rotundidad.
Me miró con cara incrédula y dimos por terminada la sesión. Quedó en venir más adelante, yo sabía que volvería.
En Almudena vi la picaresca del ser humano y hasta dónde somos capaces de llegar por dinero, no sólo por amor.
La mente humana no tiene límites, si la utilizáramos para el bien imaginaros cómo sería todo.
El que no vea a Dios en la primera persona que se encuentre, que no busque más.

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 68169
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Re: En la consulta de una vidente - Elisabeth Feyure

Mensaje por lucia » 27 Jul 2014 15:29

Buuuuuuuuuuf, muy flojita la redacción, especialmente en lo referente a los diálogos.

Y menos mal que la vidente despierta algo de simpatías, porque Almudena despierta animadversión casi desde las primeras líneas.

Avatar de Usuario
ElisabethFeyure
Mensajes: 7
Registrado: 24 Jul 2014 11:52

Re: En la consulta de una vidente - Elisabeth Feyure

Mensaje por ElisabethFeyure » 29 Jul 2014 13:32

Gracias por tu crítica, Lucia:

Así fue, sin añadir ni quitar nada, ya que lo que quería es plasmar esas consultas tal cual se dieron. Pensé en el adornamiento de estos capítulos pero me centré más en que lo que llegara al lector fuese la historia personal que, poco a poco, se va desentrañando con cada persona.

Muchas gracias, lo tendré en cuenta para futuras obras.

Un saludo.
El que no vea a Dios en la primera persona que se encuentre, que no busque más.

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 68169
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Re: En la consulta de una vidente - Elisabeth Feyure

Mensaje por lucia » 29 Jul 2014 19:59

Si te sirve de ayuda para los diálogos, la entrada del panhispánico de la RAE para raya ayuda mucho ;)

Responder