Nosotros o yo

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: kassiopea, Megan

Responder
Cler
Mensajes: 18
Registrado: 25 Jul 2014 18:51

Nosotros o yo

Mensaje por Cler » 25 Jul 2014 19:21

La carretera se extendía solitaria kilómetros adelante hacia una oscuridad teñida de infinito. Recta y fina como una flecha o como la línea que deja algo que cae desde el cielo. Que por cierto llovía pero débil e intermitentemente, y no lo hacía cuando vimos el deportivo azul. Apenas unos minutos de observación bastaban para apreciar como la serenidad silenciosa del paisaje nocturno era frágil y momentánea, para adivinar como algo ruidoso quebraría la tranquilidad insostenible en un instante cada vez más próximo. De ahí lo del vehículo a toda velocidad. Generó un zumbido agradable y limpio, como de coche bueno, pero aún así zumbido y aún así ruidoso. La luz larga de los faros nos cegó sin sorprendeRnos, ni molestarnos en realidad. Espabilamos y los observadores aletargados que fuimos mientras creímos en el asfalto infinito murieron apenas cesó el ruido. La atmósfera se había destensado y ya no necesitaba destensarse.
Por eso cruzamos la carretera seguros de que ningún coche ni ningún animal ni ningún trueno iba a interrumpirnos de modo alguno.
Hasta que llegaseis vosotros, claro.
Mientras cruzamos solamente una pregunta consiguió abrirse paso entre nosotros, porque parecía primordial aunque en realidad era irrelevante: ¿para qué?
Algunos no teníamos claro si ideales, si Dios o si amor eran posibles respuestas, aunque deseábamos con toda nuestra alma que fuese la última. Ninguno de nosotros era estúpido (o todos lo éramos).
El arcén se mezclaba con el terreno enfangado del otro lado. El sonido de nuestros pasos cambió, la velocidad de nuestros pasos cambió, y un destello inesperado en el horizonte intimidó a la luz tenue de la luna que se asomaba entre las nubes.
Llegabais pronto.
En seguida todos nos colocamos a la misma altura y empezamos a avanzar con el mismo paso, cubriéndonos las cabezas rapadas con las capuchas blancas de nuestras túnicas, a la vez, como uno.
Vosotros veníais despacio reacios a avanzar demasiado, dejando que nosotros nos manchásemos más los pies descalzos. Vosotros traíais un farol y solo un farol, que solo uno de vosotros sostenía dando pie a la individualidad y, en definitiva, al desorden. Lo sagrado no se puede entender sin dejar el yo a un lado y sin formar un todo homogéneo.

La carretera había desaparecido a nuestra espalda. Lloviznaba. Las gotas eran tan ligeras que se resistían a caer y flotaban a nuestro alrededor como en una danza ritual.
De nuevo se tensó la atmósfera. No en un progreso paulatino que aumentaba porque nos acercábamos, sino de golpe. Dimos un paso y nos sumergimos en la no-calma, incluso las gotas ingrávidas comenzaron a bailar con más brío. El nudo nos subió a la garganta y nos apretó la tráquea, los latidos retumbaron en el pecho y la sangre, más veloz que nunca, giró en el cayado de la aorta a una velocidad vertiginosa. Un placer indescriptible nos acarició la nuca.
Placer indescriptible, como si no fuese sólo miedo.
Si hubiésemos estado un metro más atrás hubiésemos tenido tiempo de preguntarnos miedo a qué. Pero era tarde: estabais ahí.
Observamos casi como protocolo vuestras túnicas y vuestras pieles, oscuras. Observamos cómo os santiguasteis, cómo dejasteis reposar las palabras recogidas de vuestro Señor en el suelo tras vosotros, profanándolas con barro como lo profanabais todo con vuestra existencia. Esperamos a que acabaseis de perdonaros a vosotros mismos y lo más noble de todo, esperamos a que sacaseis vuestras armas.
Pero nosotros estábamos destinados a sobrevivir y siempre lo supimos, quizá eso desacredite nuestra valentía.
Antes de que os diese lugar a tomar aire de nuevo, nuestras balas ya rompían la humedad creando un surco imaginario que bien podría compararse con una flecha, la línea que deja algo que cae desde el cielo o una carretera solitaria, recta y fina.
Por supuesto cada disparo fue certero y por supuesto simultáneo a los demás. Solo se oyó una explosión intensa pero condensada, un golpe seco en el tímpano, tan certero como nuestras balas. Y después nada. Al menos por vuestra parte. Caísteis aparatosamente devolviendo, eso sí, la paz al aire.
Entonces se producían silencios vacíos de verdad, entonces sabíamos qué significaba ser nada rodeándonos de nada y el paisaje y los sentidos desaparecían para que vislumbrásemos eso: nada.
Sin previo aviso, el éxtasis expiró.
Sin previo aviso, abrí los ojos sin saber que los había cerrado y mi pupila confundida encontró un farol brillante salpicado de tierra o de sangre.
Me llamó, entre tanta verdad aquella luz me llamó y juro que no fue mi culpa y si lo fue poco importa. Corrí a recogerla en un gesto inconsciente, la sostuve frente a mis ojos. Alumbré a los hombres que me miraban incrédulos creando sombras alargadas y terribles.
Justo antes de morir, una gota diminuta se me acercó, quizá queriendo avisarme o protegerme, y una hebra de luz salió del farol chocando contra ella, descomponiéndose en siete hilillos de colores. Los colores más hermosos que jamás vi.

Siete disparos perfectamente coordinados me atravesaron la cabeza.

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67298
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Re: Nosotros o yo

Mensaje por lucia » 27 Jul 2014 15:15

Al principio pensé que era un cruce del ku klux klan con una sociedad similar a la que describe Ayn Rand en Himno, pero veo mas que va por lo segundo.

Cler
Mensajes: 18
Registrado: 25 Jul 2014 18:51

Re: Nosotros o yo

Mensaje por Cler » 28 Jul 2014 15:53

Hm... No lo había pensado! thanks for reading ^^

Avatar de Usuario
barrikada
No tengo vida social
Mensajes: 2175
Registrado: 27 Oct 2011 19:37
Ubicación: Graná/Alacant/Roma
Contactar:

Re: Nosotros o yo

Mensaje por barrikada » 02 Ago 2014 13:46

Buenas Cler.

La historia es potente, vibrante por momentos. A pesar de la falta de contextualización, no creo que sea importante para el discurrir del relato. La ambientación que has logrado está bastante lograda, y eso no se me antoja sencillo. Los peros que te pondría es el tono a la hora de narrar, las oraciones excesivamente enrevesadas, como ésta:

Espabilamos y los observadores aletargados que fuimos mientras creímos en el asfalto infinito murieron apenas cesó el ruido


No veo mal el aire metafórico, pero sí mejorable sus estructuras. Por otro lado, tienes que repasar varias faltas ortográficas del tipo aún y alguna más...
Buen trabajo, un placer leerlo.
Caricias y Cuchilladas - Relatos Empolvados y Reseñas Literarias
http://cariciasycuchilladas.blogspot.com/

Cler
Mensajes: 18
Registrado: 25 Jul 2014 18:51

Re: Nosotros o yo

Mensaje por Cler » 08 Sep 2014 18:58

muchas gracias por los consejos!

RajilKik
Lector ocasional
Mensajes: 27
Registrado: 07 Sep 2014 23:29

Re: Nosotros o yo

Mensaje por RajilKik » 08 Sep 2014 19:14

Pues sí que me ha gustado.
Se nota que has leído narrativa cruenta y cargada de tensión.
El tono de odio racial se huele.

Buena prosa, Cler, muy buena.
Aunque pienso lo mismo que barrikada de las frases largas. Por lo demás, de perlas.

Avatar de Usuario
elultimo
Vivo aquí
Mensajes: 43787
Registrado: 17 Oct 2010 01:37
Ubicación: Alicante

Re: Nosotros o yo

Mensaje por elultimo » 10 Sep 2014 04:32

El segundo relato que leo que has escrito tú y ya sé que escribes bien. La historia me ha gustado, oscura y bien ambientada. No creo que le falte ambientación. Las frases largas no me han molestado, aunque alguna la hubiera escrito de otra forma o hubiera procurado dividirla con comas, por ejemplo.

Cler
Mensajes: 18
Registrado: 25 Jul 2014 18:51

Re: Nosotros o yo

Mensaje por Cler » 10 Sep 2014 12:38

Muchas gracias :oops:

Avatar de Usuario
cetohector
Lector ocasional
Mensajes: 20
Registrado: 10 Sep 2014 01:32
Contactar:

Re: Nosotros o yo

Mensaje por cetohector » 12 Sep 2014 00:04

Me a gustado mucho. A nivel de estar bien escrito no puedo decirte mucho, no controlo tanto como otros usuarios, pero como opinión personal, me ha puesto en situación el texto y me ha gustado el ambiente que le da.
Sigue así!

Responder