Dos cañas, por favor

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: kassiopea, Megan

Responder
Avatar de Usuario
doctorkauffman
Vivo aquí
Mensajes: 7920
Registrado: 26 Ago 2007 02:04
Ubicación: Hill Valley

Dos cañas, por favor

Mensaje por doctorkauffman » 03 Abr 2015 12:13

Silvia entró a trabajar en aquel bar con la esperanza de permanecer en él al menos unos meses. Acumulaba sobre sus hombros unos cuantos despidos, justificados o no, y ya su alma pedía un reposo laboral. El problema radicaba en su temperamento: no lo podía controlar. Era impulsiva y lo era para todo, ya fuera el primer beso o el último. Numerosas eran las veces en las que había metido la pata por su temperamento arrebatado y, tenía que reconocerlo, algunos de sus despidos habían tenido que ver con ello.

El bar vestía de art decó y no era mal vestido ese. De hecho, era famoso por su decoración y sus bocadillos de jamón serrano con tomate. Las mañanas eran intensas, casi de locos, bajando el ritmo a la tarde. Una mina de oro. Por eso Silvia estaba contenta. Si se portaba bien (léase controlar su temperamento) podría hacer incluso planes con su pareja para cambiar a un piso más amplio que el cuchitril que usaban en ese momento. Si se portaba bien.

Cuando bajaba la marea de clientes, esto es, sobre las cinco de la tarde, solía aparecer un hombre maduro, de unos cincuenta años, pelo cano, aspecto cansado y vida gastada que se sentaba siempre en la misma mesa. Silvia fue quien le atendió. Dos cañas le pidió el cliente. “¿Espera a alguien?”, le preguntó ella con la ilusión de su primer día intacta. “No”, contestó lacónico, y repitió, “dos cañas, por favor”. Silvia quiso hacer una mueca de desagrado en cuanto fue hacer el pedido, pero, para su tranquilidad, pudo controlar su temperamento. Le sirvió las dos cañas y el resto de la tarde anduvo de mesa en mesa, de comanda en comanda, peros sin dejar de echar el ojo el hombre de las dos cañas. Tras un par de horas largas, se bebió una de las cañas, dejando la otra intacta. Con su mirada perdida en la caña que no consumía, parecía estar viviendo en un mundo ajeno al que le rodeaba. Se levantó y, sin despedirse de nadie, se marchó.

“Es Esteban”, le explicó el encargado a Silvia, “un cliente fijo. Venía mucho con su mujer, pero murió y ahora viene solo. Siempre pedían dos cañas y eso es lo que sigue pidiendo. Coloca la otra caña frente a la suya y se queda mirándola. Solo bebe la suya y se marcha. Así, día tras día”. Y era verdad, pues durante las semanas sucesivas, que Silvia completó exitosamente sin provocar ningún altercado, lo anduvo observando y la operación se había repetido sin modificación alguna.

Esa determinación, esa fijeza de ideas, sin alterarlas lo más mínimo; esa dos cañas que se repetían todos los días, esa mirada perdida y esos andares de vida gastada empezaron a atentar sobre el temperamento amaestrado de Silvia. El comportamiento de aquel cliente se le metió en la cabeza como una canción que no nos abandona, pero una canción molesta, que no deseamos recordar. Podía aguantar a los borrachos, a los quisquillosos, a los ruidosos, pero no podía con la ceremonia que el viudo efectuaba en el bar. Por ello, cada tarde Silvia debía contenerse, hacer un verdadero sacrificio de su voluntad para no estallar ante Esteban y sus dos cañas.

Un día no pudo más. “Dos cañas, por favor”. Se las sirvió pero no se marchó de la mesa. Con rostro inquisitivo se sentó frente a Esteban y se bebió la caña reservada a su difunta esposa. Esteban no reaccionó pues su mirada continuó perdida mientras Silvia desataba su temperamento. Cuando terminó, dejó la jarra golpeándola contra la mesa, que se notara su acto reivindicativo. Luego, le gritó al cliente. “Tío, que la vida hay que vivirla. Déjate ya de tanta caña y de tanto recuerdo, joder”. Dejó al viudo sumergido en sus pensamientos y en la jarra vacía para regresar a la barra, donde le esperaba el encargado con la expresión más sorprendida que pudo reunir. En realidad, todos los presentes mostraron la misma reacción. Esteban, luego de unos minutos en su acostumbrada actitud, se levantó y se marchó sin despedirse.

Al día siguiente, Esteban no apareció y, por los comentarios del encargado ante la posibilidad de perder un cliente fijo, Silvia se vio en la calle. Sus esperanzas de verle aparecer esa semana se esfumaron. En realidad, nunca más se supo del viudo. Sin embargo, Silvia no fue despedida y trabajó en el bar durante muchos años, tantos que la mayor parte de la clientela entraba para hablar con ella. La imagen de Esteban nunca se fue de su cabeza; los remordimientos le acompañaron día y noche. Rezaba, incluso, por poder hallarlo algún día y pedirle perdón, pero sus plegarias no fueron atendidas.

Diez años más tarde, Silvia, de compras por el centro con su pareja, quedó traspuesta. Frente a un escaparate estaba Esteban con la mirada fija en unos modelos de mujer. De inmediato pensó si aquella no sería la tienda que frecuentaría su esposa. Todavía anclado en el pasado, se lamento la camarera. Suspiró con dolor y se excusó un momento con su novio pues debía atender un asunto pendiente. Con pasos tímidos se acercó al viudo y carraspeó para llamar su atención, aunque sin éxito. Tuvo que tocarle el hombro para que reaccionara.

“Perdone, no sé si me recuerda, pero…” Esteban no la dejó seguir. “Claro que te recuerdo”, le dijo él enseñando su mejor sonrisa, “pues no me iba a acordar”. Ella se sintió confusa. “Quería pedirle perdón por lo que le hice…” De nuevo la interrumpió. “¿Lo que me hiciste, dices?”- y la sonrisa era cada vez más amplia y sincera. “Lo que me hiciste me salvó la vida, pequeña. Me hiciste reaccionar. Cuando me levanté de mi sitio fue con la determinación de pasar página y volver a la vida. Por eso no he vuelto a tu bar; forma parte de mi pasado. Me fui de viaje, conocí gente, me volví a casar; sí, como lo oyes. Ahora estoy esperándola. Entró a mirar trajes y esas cosas nunca las he podido soportar. Ah, mira aquí viene. Cariño, mira qué sorpresa. Esta es la joven que te dije que me salvó la vida”. Su esposa brilló de alegría al escucharle. Abrazó a Silvia y le agradeció aquel gesto suyo con la caña. Luego de agradecérselo varias veces, la pareja se marchó dejando a Silvia entre lágrimas de emoción y de alivio.

Avatar de Usuario
Tolomew Dewhust
Foroadicto
Mensajes: 3894
Registrado: 16 Ago 2013 11:23

Re: Dos cañas, por favor

Mensaje por Tolomew Dewhust » 03 Abr 2015 23:31

Hola, doc.

Bien, lo he leído un par de veces. Parece un cuento de esos que terminan con moraleja. En este caso algo así como: Espabila, que la vida son dos días... Vale. Como tal está bien. Déjame alabar la manera tuya de narrar que podría definir como muy pulcra. Me gusta. Los brotes de ira de la prota sí que creo que necesitan una explicación más convincente...

Por último, el desenlace se ve venir y aunque la historia está bien, hubiera preferido que Esteban realmente estuviera en el escaparate porque en aquella tienda compraba su difunta esposa. Que le hubiera dado coba a la camarera diciéndole eso de que se había vuelto a casar y le había salvado la vida, pero que fuera mentira y terminases con el viudo aferrado a sus recuerdos. Lo digo por presentar algo distinto a lo que vamos presintiendo.

Gracias por compartir :D.
Tengo un castillo con ventanas a la mar y una puerta sin portal,
si te gusta, es tu castillo.

Avatar de Usuario
doctorkauffman
Vivo aquí
Mensajes: 7920
Registrado: 26 Ago 2007 02:04
Ubicación: Hill Valley

Re: Dos cañas, por favor

Mensaje por doctorkauffman » 04 Abr 2015 13:52

Compagino los finales tristes (o más reales) con los felices (o menos reales). Ahora tocaba feliz.

Avatar de Usuario
Nínive
Arquera
Mensajes: 6887
Registrado: 09 May 2011 15:53
Ubicación: En un hospital de campaña...

Re: Dos cañas, por favor

Mensaje por Nínive » 05 Abr 2015 13:33

Me falta un poco más de pasión, Doc. No veo el mal genio de la camarera, ni la tristeza del hombre de las dos cañas. Es decir, la historia está bien, pero me falta una chispita de emoción para empatizar con los personajes.
Un abrazo. :60:
Mi página: Curvas de tinta y tatuajes del alma

Y el aullido del lobo negro se coló bajo la piel nevada de la loba...

Avatar de Usuario
doctorkauffman
Vivo aquí
Mensajes: 7920
Registrado: 26 Ago 2007 02:04
Ubicación: Hill Valley

Re: Dos cañas, por favor

Mensaje por doctorkauffman » 05 Abr 2015 18:17

entiendo lo que dices, Nínive, pero yo presento un cuadro, una imagen, una escena con la idea de que el lector haga el resto con su imaginación. Es un relato corto, no tengo el espacio, ni lo busco ni lo necesito para esa emoción que me pides. Eso sí, unas veces me sale mejor que otras, y otras ni siquiera me sale :lol: :wink:

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67334
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Re: Dos cañas, por favor

Mensaje por lucia » 05 Abr 2015 21:53

La historia es bonita, pero roza lo sensiblero. Y me gusta lo que te han dicho de pulcra, porque es cierto :mrgreen:

licomanuel
Lector ocasional
Mensajes: 53
Registrado: 12 Feb 2015 16:28

Re: Dos cañas, por favor

Mensaje por licomanuel » 11 Abr 2015 15:33

Hola Carlos,

Muy simple pero muy poderosa a la misma vez.

Entiendo que no hay espacio para desarrollar mas la historia por la extension del relato pero aun asi me parece que el empleo del tiempo como elemento de tension y anadirle mas sensibilidad a la historia es algo muy interesante.

Lo unico que se me ocurre que me gustaria que se desarrollara un poco mas es la psicologia de Alicia. Ese temperamento que se le escapa y no puede controlar algunas veces. Algunas veces no sabemos la incidencia que podemos llegar a tener en la vida de otras personas.

Me gusta mucho como escribes: sencillo pero profundo. Te seguire leyendo.

Andres

Avatar de Usuario
doctorkauffman
Vivo aquí
Mensajes: 7920
Registrado: 26 Ago 2007 02:04
Ubicación: Hill Valley

Re: Dos cañas, por favor

Mensaje por doctorkauffman » 12 Abr 2015 23:01

Muchas gracias, Licomanuel :D

Responder