El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: kassiopea, Megan

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15023
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 09 Abr 2019 19:12



A solas con Dido


La muerte de Dido de Sacchi.jpg


Esta vez la caracterización era tan perfecta que, tras unos segundos de mirar su propia imagen en el espejo, Josefina Vargas se olvidó de que estaba a punto de salir a escena. «¡Un excelente trabajo!», exclamó mientras escudriñaba aquel rostro sobrecogedor con curiosidad. Era una actriz meticulosa, y en los meses previos a los ensayos se había documentado a conciencia. Seguía, sin embargo, habiendo una cuestión sin respuesta y no pensaba desaprovechar la oportunidad. Fijó la mirada en su interlocutora con denuedo y, justo cuando estaba a punto de preguntarle en pos de quién iba, la otra se le adelantó:

No eres la primera que te lo preguntas ni tampoco serás la última. Al igual que hacen los fantasmas del resto de quienes han muerto por amor, el mío vaga ahora por los Campos de Asfódelos. Las crónicas oficiales dicen que me he arrepentido de mi infidelidad y camino de nuevo tras la sombra de Siqueo. Hay, empero, voces más atrevidas que no dudan en afirmar que ese seguimiento sumiso del esposo en la ultratumba es solo una farsa. Ni faltan tampoco quienes aseguran que, cuando Eneas bajó al inframundo y trató de explicarme que no había sido su deseo abandonarme, yo simulé que no lo escuchaba y pasé de largo, pero que al alejarme en mi rostro había lágrimas. ¿Será Dido la fiel esposa que los unos piensan, o será más bien la amante despechada que los otros desean?, te estarás preguntando. No debería ser yo quien te diera una respuesta, sino aquellos a los que les inquieta averiguar semejante menudencia. Solo te diré que el corazón de una reina no debería palpitar nunca como el de una mujer cualquiera. El mío lo hizo una vez, ¡solo una!, y por esa razón mi destino es ahora vagar por los Campos de Asfódelos en pos de esa sombra cuya identidad a todos intriga…

Josefina frunció el ceño con desconcierto. No era casual que ella estuviese encarnando a la reina Dido en una obra de teatro. Presumía, y con razón, de ser una actriz que se metía por completo en la piel de sus personajes. Mientras estaba en el escenario no era ella, sino la otra. Pero en cuanto caía el telón y se desmaquillaba en el camerino, surgía de nuevo la mujer imperturbable y con voluntad de hierro que, en puridad, era Josefina. Tenía a gala ser una gran profesional que ante todo se debía a su público. Y ese desapego afectivo fuera de escena le daba el equilibrio necesario para desarrollar de forma creíble los papeles que encarnaba en el teatro. Pero justo un año atrás, visitando una exposición de Caravaggio, por primera vez se había producido una fisura en su inquebrantable entereza. Estaba contemplando la decapitación de Holofernes y al ver a la Judith justiciera no pudo evitar la tentación de meterse en su piel. De la mano de Josefina, la viuda piadosa de la Biblia se transformó en una Judith transgresora que, tras vivir una noche de pasión con el general asirio, recuerda su verdadera misión y lo decapita. Una recreación de la que Josefina podría haberse sentido orgullosa de no ser por ese sensiblero desenlace en el que la viuda decide inmolarse para que su cuerpo yazga junto al de su amante. Las escenificaciones que la actriz había realizado hasta entonces jamás habían perturbado su vida privada. En esa ocasión, sin embargo, la recreación mental de una Judith a la vez amante y verdugo la aturdió hasta el punto de que abandonó el museo con una sensación de vacío y soledad que nunca antes había sentido. Deseosa de limpiar su impecable palmarés de aquella mácula de sensiblería, intentó encontrar un patrocinador dispuesto a financiar la puesta en escena de La nueva Judith que ella había ideado contemplando el cuadro. Pero la recreación tergiversada de la viuda bíblica no convenció a nadie y no hubo estreno. Providencialmente, en el ínterin un empresario le ofreció hacer de la reina de Cartago en una versión teatral de El lamento de Dido de Henry Purcell. A falta de promotor para su Judith, Josefina pensó que ese papel era también una inmolación de amor en un escenario y que eso le brindaría la oportunidad de sellar la fisura de su autoestima. «El amante es esta vez otro, pero el duelo de la viuda sigue siendo mismo», musitó la actriz mientras se atusaba hacía atrás el cabello. Desde el espejo, la otra pareció leerle el pensamiento y se dirigió a ella con un tono sarcástico:

También yo era, por supuesto, una viuda dispuesta a cumplir mi promesa de eterna fidelidad a mi esposo. Pero al final las diosas Juno y Venus me lo impidieron: la una, desatando la tempestad para desviar el rumbo del barco en el que viajaba mi futuro amante; la otra, disfrazando a Cupido de su nieto Ascanio y sentándolo en mi regazo para que su flecha no pudiera errar el blanco. En medio de la furia del mar llegaron a Cartago las naves troyanas, y al frente de ellas se hallaba quién iba a poner fin a mi entereza de viuda fiel. Me pidió ayuda con humildad: aunque su destino era Italia, antes de proseguir el viaje necesitaba avituallar la flota y que sus hombres repusieran fuerzas. Ajena a la trampa que me tendían las diosas, no recelé y di cobijo a los troyanos. Y luego, haciendo gala de la hospitalidad propia de mi pueblo, se organizó una cacería para divertimento de mi invitado. La lluvia nos hizo resguardarnos en una cueva y, sin otra cosa que hacer, conversamos largamente. Primero de nuestra infancia, de cuando la ignorancia nos protegía de nuestros futuros destinos y nos permitía disfrutar con las mismas cosas que lo hacen el resto de los niños. De nuestras mutuas cuitas luego, de la pesadez de su sino, de la soledad del mío. A las palabras siguieron los hechos, y a esa primera noche de solaz compartido siguieron otras. No recuerdo si sus labios pronunciaron alguna promesa, pero sí recuerdo que me las hizo con su cuerpo. Y yo me olvidé de mi fidelidad y de que el corazón de una reina no debe nunca palpitar como el de una mujer cualquiera, y me las creí.

Josefina Vargas miró la imagen doliente del espejo y no pudo evitar sentir compasión. De adolescente había visto ese mismo desconsuelo en el rostro de las dolorosas de su tierra y, desde la inexperiencia, había creído que la maternidad era lo único que volvía vulnerable a las mujeres. Con una precocidad impropia, se había prometido a sí misma que nunca sería madre y se creyó a salvo. Pero pasaron los años y llegaron los primeros escarceos amorosos. Descubrió entonces que también la pasión la hacía frágil y, con ese denuedo que los demás tanto admiraban en ella, decidió protegerse haciéndose actriz. En el escenario podría dar rienda suelta a cualquier tipo de sentimientos y, una vez cayera el telón, el entusiasmo de los aplausos le harían saber cuán intensa había sido la pasión vivida por su otro yo. O dicho de otra manera: aun no siendo reina ni heroína bíblica, Josefina había decidido que su corazón solo palpitaría como el del resto de las mujeres cuando se hallara sobre el escenario. Esa esquizofrenia perfecta, esa separación absoluta entre la mujer de carne y hueso y la intérprete dramática, era el secreto de su éxito. Tenía fama, y con razón, de ser la actriz viva de habla hispana que mejor encarnaba a las protagonistas de los grandes dramas de la Literatura. En el museo había visto abrirse una fisura en esa coraza protectora. Una fisura que ahora se proponía sellar escenificando la muerte de Dido. Porque ella, la gran Josefina Vargas, no iba a permitir que ninguna vulgar historia de amor mancillara la esencia de su arte. No, no iba a permitir que ningún hombre destruyera la leyenda en la que pretendía convertir su propia vida... La actriz se miró en el espejo y le sorprendió ver que, a punto de inmolarse, la otra sonreía.

Tampoco yo pensé que un acto de hospitalidad pudiera truncar mi destino y sin embargo lo hizo. Con la perspectiva que me ha dado el tiempo, comprendo que lo peor no fue que una licencia lúdica acabara con mi honor de viuda fiel. Lo más indigno de todo fue, sin duda, que yo, la reina Dido de Cartago, me despojara de mi orgullo y le suplicase al traidor que no me abandonase. Una humillación con la que desde entonces cargo. Y después de semejante deshonra, ¿qué más da que mi fantasma vague ahora tras la sombra de mi esposo o de mi amante, o qué cuando Eneas visitó estos campos y yo pasé de largo mi rostro estuviera seco o bañado en lágrimas? Me enamoré tal cual lo habría hecho el resto de las mortales: ese fue mi único e imperdonable fallo. Cualquier intento ulterior de recuperar mi honra habría sido una farsa todavía más indigna. No me quedaba, pues, otra salida que la de asumir que mi corazón era igual al de las demás mujeres y dejarlo latir a gusto detrás de esa sombra misteriosa. ¡Siqueo!, exclaman los más puritanos; ¡Eneas!, lo más transgresores. Pero… ¡qué equivocados están los unos y los otros!, ¡cómo yerran al hacer tales suposiciones! La sombra que me precede en los Campos de Asfódelos pertenece a la única persona que de verdad me amó siendo yo todavía muy niña. ¿Deseas conocer su nombre, descubrir el secreto mejor guardado por el corazón de Dido? Acerca tu oído a mis labios que hoy me siento generosa y deseo compartirlo con alguien…

Inconscientemente, la actriz ladeó la cabeza y apoyó la oreja en la luna del espejo. Estaba muy frío y el contraste de temperatura le hizo volver a la realidad. Y como si buscara minimizar ese gesto anterior de flaqueza, antes de contemplar su propia imagen en el azogue levantó la barbilla con arrogancia. ¡La caracterización era perfecta! Tanto que, por una décima de segundo, de nuevo estuvo en un tris de caer en la trampa. Pero unos golpes de nudillos en la puerta le recordaron que había llegado la hora se subirse al escenario para convertirse en la reina de Cartago. Se puso en pie, se colocó bien los pliegues de la túnica y, ya de espaldas al espejo, se echó los cabellos hacia atrás. Se espoleó a sí misma con un «¡lista!» mientras luchaba por vencer la tentación de girarse. Y aunque la actriz tuviese una voluntad de hierro, no pudo contenerse y, antes de abandonar el camerino, volvió la cabeza para echarle una última ojeada al espejo. Fue una décima de segundo, no más. Pero eso bastó para que ocurriera algo inexplicable: Josefina Vargas tenía la boca cerrada y, sin embargo, vio cómo los labios de la otra pronunciaban un nombre. Al pronto la actriz frunció el ceño con incredulidad; luego, en cambio, sonrió satisfecha. Por fin conocía la identidad de aquel en pos del cual iba a vagar por los Campos de Asfódelos... Hora, pues, de subirse al escenario para convertirse en la reina Dido con todas sus consecuencias.


Muerte de Dido de Reynolds.jpg

Epílogo. Una modesta esquela, publicada en la prensa tres días después, se hizo eco de la muerte de la actriz en el escenario. Había ocurrido en el último acto de la representación teatral de El lamento de Dido. En las páginas de cultura de los periódicos, los críticos teatrales no escatimaron elogios, y calificaron aquella puesta en escena de la reina de Cartago como la más magistral de todas las actuaciones de la actriz. No les faltaba razón puesto que aquella había sido sin duda la mejor noche de Josefina. Pero posiblemente el gran revuelo que se montó en el teatro —tras clavarse en el pecho la espada que le había regalado Eneas, Dido no se incorporó para saludar— hizo que ninguno de ellos reparase en el cambio de última hora que la actriz había introducido en el texto. Y es que en lugar del «¡ay!, olvida mi destino» lleno de autocompasión que había pronunciado reiteradamente en los ensayos, ante el público Josefina Vargas había rematado su faena con un «¡nunca olvidéis mi destino!» triunfal.



Hilo musical de fondo:

Enlace
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
Última edición por jilguero el 11 Abr 2019 15:34, editado 10 veces en total.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Megan
Beatlemaníaca
Mensajes: 15405
Registrado: 30 Mar 2008 04:52
Ubicación: Uruguay

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por Megan » 09 Abr 2019 23:32

¿Lo escribiste vos Jilguerillo?
Es maravilloso :D

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15023
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 10 Abr 2019 09:09

Megan escribió:
09 Abr 2019 23:32
¿Lo escribiste vos Jilguerillo?
Es maravilloso :D
Gracias , Megan. Estoy mejorando, o eso espero, un texto que ya colgué en el foro, pero que quiero que esté en su versión mejorada en el bujío y así, si Cata no leyó la primera versión (creo que no), leerá esta :wink:.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6759
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por Gretogarbo » 10 Abr 2019 10:29

jilguero escribió:
09 Abr 2019 19:12

A solas con Dido

... una versión teatral de El lamento de Dido de Henry Purcell... ese papel era también una inmolación de amor en un escenario y que eso le brindaría la oportunidad de sellar la fisura de su autoestima.
Sin ninguna intención aviesa o de robar protagonismo a tu magnífico texto, jilguero, con el único fin de ambientar a tus lectores, aquí dejo una muestra de esa inmolación de Dido en un escenario que pone fin a la ópera de Purcell.

Dido
Thy hand, Belinda,
darkness shades me.
On thy bosom let me rest,
more I would,
but Death invades me;
Death is now a welcome guest.
When I am laid in earth,
may my wrongs create
no trouble in thy breast;
remember me, but
ah! forget my fate.

Coro
With drooping wings
you Cupids come,
and scatter roses on her tomb,
soft and Gentle as her heart.
Keep here your watch,
and never part.

phpBB [media]

Enlace

Dido
Tu mano, Belinda;
me envuelven las sombras.
Déjame descansar en tu pecho.
Cuánto más no quisiera,
pero me invade la muerte;
la muerte es ahora una visita
bien recibida.
Cuando yazga en tierra,
que mis errores no causen
cuitas en tu pecho; recuérdame,
pero, ¡ay!, olvida mi destino.

Coro
Tú, Cupido,
vienes alicaído
y esparces rosas sobre su tumba,
dulces y tiernas como su corazón.
Mantén aquí tu vigilancia y no
partas nunca.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6759
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por Gretogarbo » 10 Abr 2019 12:20

Interesante y magnífica explicación e interpretación de Las hilanderas en la entrada de hoy en HA!

Imagen
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15023
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 10 Abr 2019 12:37

Me viene muy bien, Greto, que hayas puesto la letra de la ópera porque, aunque en este caso se supone es una adaptación teatral, hay una frase final en el texto sacada de ahí. Y por supuesto, acabo de enlazar el video que tú nos descubriste para que sea el colofón del texto. No es muy largo, pero tengo que revisar lo que me falta. Y esta tarde me miro lo del cuadro de hoy que hoy ando mal de tiempo.

Edito para decirte, @Gretogarbo, que ya me he leído el comentario del cuadro. Y sí, muy ilustrativo. De hecho, yo nunca me había fijado en el escenario del fondo ni le había dado ningún significado distinto al de un taller de hilanderas. Y mira que en casa teníamos un puzzle de Las hilanderas y lo he hecho un montón de veces. Lo que no estoy muy de acuerdo es que esa pierna sea de adolescente, pues me parece más bien de una persona de cierta edad, con rodilla algo inflamada.

No siempre, pero está interesante esa página, y de camino la santa se está currando lo de Mártir de las Artes.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15023
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 11 Abr 2019 08:44



Bueno, Cata, está mañana tempranito he repasado la úlima parte de A solas con Dido. A ver qué te parece y a ver si te deja con curiosidad como me deja a mí. :D Habrá fallitos aún, pero ya los iré corrigiendo cuando los vea.

Para que te sitúes mejor, por si no conoce quién era Dido, te dejo aquí breve resumen de la wikipedia (no tengo tiempo de elaborarte yo el texto):

Dido, viuda de Siqueo, tras serle asesinado el marido por su hermano Pigmalión, rey de Tiro, huyó con inmensas riquezas a África donde, comprando suficiente territorio, fundó Cartago.

Fue allí solicitada como esposa por muchos, particularmente por Jarbas, rey de los moros, rehusando siempre, pues decía querer guardar fidelidad a las cenizas del extinto cónyuge.

Mientras tanto, el troyano Eneas, habiendo sido destruida su patria por los griegos, cuando se dirigía a Italia fue arrastrado por una tempestad hasta las orillas de África, siendo allí recogido y cuidado por Dido, la cual se enamoró de él ardientemente; pero mientras éste se complacía y se demoraba en Cartago por el cariño de la misma, los dioses le ordenaron que abandonara aquel cielo y que continuara su camino hacia Italia donde le prometieron que habría de resurgir una nueva Troya. Él partió, y Dido, desesperadamente, después de haber intentado en vano retenerlo, se suicidó.


Por otro lado, te recuerdo que Josefina Vargas era una actriz que estaba muy orgullosa de su profesionalidad y de su autosuficienica pero que, tal como se comenta en el texto, en el muso del Prado sufrió un percance al quedarse extasiada ante el cuadro de Caravaggio y meterse en al piel de la viuda bíblica.

En esa puesta en escena mental, se enamoró del capitán asirio y, tras una noche de amor, se vio obligada a decapitarlo y para remate, como estaba representando Bodas de Sangre, se le ocurrió que un final sangriento muriendo ella junto a su amante era lo suyo. Pero al volver en sí se sintió por primera vez en su vida sola y dedujo que Holofernes le había fastidiado su soledad. Se sintió, además, humillada y de ahí que tuviese esa necesidad de demostrarse a sí misma que era capaz de salir airosa de un trance de esa índole. Y es entonces cuando ocurre lo que se narra en este texto. Texto que pretende ser autosuficiente, pero por si acaso he preferido darte algunas pistas para refrescarte la memoria. :wink:

PD: aunque todavía no me he leído a fondo qué es cada cosa, al final el agujero negro es como un donut bien tostadito y un tanto difuminado :D.
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6759
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por Gretogarbo » 11 Abr 2019 10:44

jilguero escribió:
10 Abr 2019 12:37
... ya me he leído el comentario del cuadro. (...) Lo que no estoy muy de acuerdo es que esa pierna sea de adolescente, pues me parece más bien de una persona de cierta edad, con rodilla algo inflamada.
Como diosa de la guerra que era, quizás Atenea estuviese jamona. De hecho, así se la representa en alguna pintura...

Imagen

Aunque es posible que lo que pretenda el crítico es manifestar que el mostrar pierna hasta la rodilla en aquellos tiempos era más propio de las adolescentes que de las ancianas.

jilguero escribió:
11 Abr 2019 08:44
... al final el agujero negro es como un donut bien tostadito y un tanto difuminado...
Pues sí, eso mismo pensé yo. Y aun comprendiendo el inmenso valor científico de la imagen, me quedo con las representaciones virtuales que me dejan más a las claras de qué va la cosa.

Imagen
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15023
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 11 Abr 2019 12:06

Gretogarbo escribió:
11 Abr 2019 10:44
Como diosa de la guerra que era, quizás Atenea estuviese jamona. De hecho, así se la representa en alguna pintura...
Pero no es cuestión de jamona, sino de que la pierna que pintó Valázquez es la propia de una mujer ya mayor. Tal vez tengas razón y el crítico no se ha explicado bien y se refería a la postura. Nunca me había yo fijado en que sean las adolescentes las que muestran las piernas en la pintura barroca. Me fijaré.
Gretogarbo escribió:
11 Abr 2019 10:44
Pues sí, eso mismo pensé yo. Y aun comprendiendo el inmenso valor científico de la imagen, me quedo con las representaciones virtuales que me dejan más a las claras de qué va la cosa.
Veo que en eso prefieres bordear la realidad y no eres nada romántico (ja, ja, ja). A ver, para entenderlo prefiero las representaciones, pero me parece muy emocionante tener imágenes reales y verlas.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6759
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por Gretogarbo » 11 Abr 2019 12:16

jilguero escribió:
11 Abr 2019 12:06
Nunca me había yo fijado en que sean las adolescentes las que muestran las piernas en la pintura barroca. Me fijaré.
Yo tampoco lo sé, jilguero. Era un suponer. Pero si llegas a alguna conclusión, me lanzas un piedro.
jilguero escribió:
11 Abr 2019 12:06
Veo que en eso prefieres bordear la realidad y no eres nada romántico... A ver, para entenderlo prefiero las representaciones, pero me parece muy emocionante tener imágenes reales y verlas.
Nunca he empatizado con el romanticismo de las gestas humanas. Pero te doy toda la razón en que es muy emocionante tener esa imagen real, que, según he entendido, fue captada hace dos años. Y lo que me parece más alucinante: la imagen corresponde a algo que sucedió hace... ¡55 millones de años!
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15023
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 11 Abr 2019 12:29

Gretogarbo escribió:
11 Abr 2019 12:16
Nunca he empatizado con el romanticismo de las gestas humanas.
Pero este romanticismo, al menos el mío, que dicho sea de paso no soy nada romántica en cuanto los amoríos humanos, es hacia el universo inabordable cuando le vemos alguna de sus entretelas. Supongo que es esa incapacidad para abordarlo lo que me hace abandonar la rigidez racional para dejarme llevar por los sentimientos ante ese donut en apariencia inofensivo pero que no deja de enguñir todo lo que se le acerca.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Estrella de mar
Foroadicto
Mensajes: 4409
Registrado: 12 Jun 2008 23:21
Ubicación: Aovillada en la Luna

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por Estrella de mar » 11 Abr 2019 15:18

No sé si os lo he dicho ya, hay una peli sobre Van Gogh que es maravillosísima. Se llama Loving Vincent, no os la perdáis si os interesa él y tenéis oportunidad. La mejor crítica que he leído la calificaba de "poema pintado".
Ya es carnaval en el cielo.
Mi blog: http://relatosdemetaliteratura.blogspot.com/

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15023
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 11 Abr 2019 15:36

Estrella de mar escribió:
11 Abr 2019 15:18
No sé si os lo he dicho ya, hay una peli sobre Van Gogh que es maravillosísima. Se llama Loving Vincent, no os la perdáis si os interesa él y tenéis oportunidad. La mejor crítica que he leído la calificaba de "poema pintado".
Lo acabo de encargar :wink:. Gracias.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15023
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 11 Abr 2019 21:46



Hoy, Cata, cuando he salido del edificio de trabajo, me he encontrado con una tarde la mar de agradable. La verdad es que dentro anda una entretenida con las tareas laborales y hay veces que redescubro que estoy al ladito de un pinar a la salida.

Y he hecho un par de fotos para recordarte que en el gallinero, además de gallos y gallinas (de momento no he tenido vomitona y no hay pollitos*), hay otras cosas. En concreto el cosechón que me va a dar este año el nisperito, que ya te dije que da frutos pequeños pero muy dulces, y ya algunos empiezan a amarillear. Así Greto entenderá que, cuando habla con modestia de un bancal de 7 metros cuadrados, eso para otras es casi un latifundio comparado con su huertecito minimalista :clown:.

Cosechón de nísperos.jpg


Y esta parejita de gatos que se estaba echando amorosamente una siesta justo a mi salida y no he podido resistir la tentación de inmortalizar su abrazo porque, si te fijas, el gato que está detrás le tiene el brazo echado por encima al de delante. :60:

Parejita sesteando.jpg

*Ya te contaré otro día lo que está ocurriendo en el antiguo cementerio.

Por cierto, Usía dijo la otra tarde que se iba al médico y, desde entonces, no ha dado señales de vida :roll:.
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6759
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por Gretogarbo » 12 Abr 2019 09:39

Estrella de mar escribió:
11 Abr 2019 15:18
No sé si os lo he dicho ya, hay una peli sobre Van Gogh que es maravillosísima. Se llama Loving Vincent, no os la perdáis si os interesa él y tenéis oportunidad. La mejor crítica que he leído la calificaba de "poema pintado".
Me has recordado esta película que anidaba en el cuarto de las pendientes. A ver si cae estos días. Gracias, Estrella de mar.

jilguero escribió:
11 Abr 2019 21:46
... el cosechón que me va a dar este año el nisperito,
¡Coño!, nunca había visto un níspero que tuviese más frutos que hojas. El mío es vicevérsico al tuyo: hojas a mansalva y frutos que hay que buscar con lupa, por escasos.
jilguero escribió:
11 Abr 2019 21:46
... esta parejita de gatos... se estaba echando amorosamente una siesta justo a mi salida y no he podido resistir la tentación de inmortalizar su abrazo porque, si te fijas, el gato que está detrás le tiene el brazo echado por encima al de delante.
El gato que está detrás, que no sé si lo es, abraza a la gata que tiene delante, que sí sé que lo es, quizás para dejar claro que es suya y sólo suya.

Por cierto, del cuadro de hoy me gusta más la puesta en escena que la pintura en sí.

Imagen
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Responder