El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: kassiopea, Megan

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6892
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por Gretogarbo » 27 Abr 2019 11:35

jilguero escribió:
26 Abr 2019 16:38
... Ámsterdam... Museo de Orsay... National Gallery de Edimburgo... Arles...
Conformado; algo me sonaba.
jilguero escribió:
26 Abr 2019 16:38
¿A ti te gusta, Greto, su pintura?
Por supuesto. A ver si me acuerdo de buscar Loving Vincent, que nos la recomendó Estrella de mar, en Kodi.
jilguero escribió:
26 Abr 2019 21:43
Pues una cometa no creo que sea, pero... ¿no sería el alma de Aspasia de Mileto?
Pues no es nada descabellada tu teoría sobre el pájaro rosa que vio Estrella de mar. Admiro tu capacidad para mezclar literatura con realidad. Un calificativo que me adjudicaste un día... vivir literariamente... tienes que aplicártelo a ti misma.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15221
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 27 Abr 2019 13:07

Gretogarbo escribió:
27 Abr 2019 11:35
jilguero escribió: ↑Vie Abr 26, 2019 8:43 pm
Pues una cometa no creo que sea, pero... ¿no sería el alma de Aspasia de Mileto?
Pues no es nada descabellada tu teoría sobre el pájaro rosa que vio Estrella de mar. Admiro tu capacidad para mezclar literatura con realidad. Un calificativo que me adjudicaste un día... vivir literariamente... tienes que aplicártelo a ti misma.
Nada más leer lo del alma de Aspasia en Los miserables, vi cómo levantaba el vuelo el pájaro rosa de la Niña Guadiana. Y no, no es nada descabellada esa teoría, teniendo, como tenemos, a la estrellita marina en fase zen.

En cuanto a lo de vivir literariamente, creo que se podría decir que la principal diferencia es que el xirín lo hace en cuerpo y alma, como actor y espectador de esa mezcla, mientras que en jilguero solo es su mente la que siente espectadora del insólito espectáculo de los confines de la realidad y ficción difuminados.

Y ahora que me acuerdo, ¿conseguiste dar con el plantón de berenjenas? Ahora que voy a pasar una semana en la sierra, a ver si charlo con Juan, un guarda forestal ya jubilado que cultiva un poquito de todo en los "corrales", que son parcelas de tierra con vallas de piedra que hay en la ladera norte del pueblo. Cuando me lo encuentro le gusta llevarme a que vea sus ajos, sus cebollas, sus alcachofas, etc. A ver si él ha cultivado alguna vez berenjenas y sabe darme alguna información del asunto.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15221
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 28 Abr 2019 13:17


Pues a punto de coger los bártulos y largarme a la sierra, Cata, me he topado con una antigua foto y he tratado de bordear la realidad de su mano. Requiere aún un buen cepillado, pero ya lo haré a la vuelta. De momento te lo dejo de tarea, que ahora vas a tener días de vacaciones, al menos de parte del pájaro.

Para situarte, te diré que el viaje fue real, pero que lógicamente no todo lo que se dice es verdad. Y que he tirado de la idea que subyace en unos versos de Salinas que em gustan mucho y que ya te he colgado alguna que otra vez en el bujío, y a lo que he recurrido también en alguna otra pamplina.

Me refiero a:
Qué alegría, vivir
sintiendose vivido.
Rendirse
a la gran certidumbre, oscuramente,
de que otro ser, fuera de mí, muy lejos,
me está viviendo.
Que cuando los espejos, los espías,
azogues, almas cortas, aseguran
que estoy aquí, yo, inmóvil, 800
con los ojos cerrados y los labios,
negándome al amor
de la luz, de la flor y de Ios nombres,
la verdad trasvisible es que camino
sin mis pasos, con otros,
allá lejos, y allí
estoy besando flores, luces, hablo.
Que hay otro ser por el que miro el mundo
porque me está queriendo con sus ojos...


Posiblemente, no siendo romántica, me ha quedado un poco empalagoso. SEguro que a Usía se le sube el azúcar y le da :colleja: al pájaro.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6892
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por Gretogarbo » 28 Abr 2019 13:23

jilguero escribió:
28 Abr 2019 13:17
... a punto de coger los bártulos y largarme a la sierra,...
Que usted lo sierre bien, doña jilguero.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
hexagono69
Vivo aquí
Mensajes: 5418
Registrado: 10 Jun 2013 10:40

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por hexagono69 » 28 Abr 2019 13:26

La doctora me ha prohibido ingerir cualquier poesía, 8) sea del autor que sea.

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15221
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 28 Abr 2019 13:33


La caldera de Thíra

Por aquel entonces, tú ignorabas aún que había otros ojos por los que mirabas el mundo; y sin embargo, eso estaba ocurriendo ya desde hacía algunos meses. Todo había empezado en aquella tarde soleada de febrero en la que, mientras abandonábamos definitivamente el valle, tú al volante, yo en el asiento del copiloto, me agarraste de la mano y me dijiste que no sabías cuándo volveríamos a vernos. Luego te golpeaste la sien con el dedo y me aseguraste, la voz quebrada, que siempre estaríamos ¡ahí!, en el interior de tu cabeza. Era nuestra última tarde compartida, los dos lo sabíamos. A mí se me hizo un nudo en la garganta, pero no dejé que las lágrimas, obedientes entonces, rebeldes ahora, nos aguaran la tarde. Llegó el momento de desearnos suerte mutuamente y así lo hicimos. Crucé la calle sin atreverme a girar la cabeza y me adentré en la estación. Solo cuando el tren ya se había puesto en marcha, me atreví a mirar hacia el andén en el que tú no estabas. Sentí un escalofrío de soledad y, a falta de otra cosa mejor a la que abrazarme, me abracé a ese último gesto tuyo señalándote la sien. Y cuando desde la ventanilla del vagón vi la campiña cordobesa en fuga, de pronto supe que habías comenzado a mirar el mundo a través de mis ojos.

Han pasado los años y hoy, rebuscando en el interior de una caja de fotografías, he encontrado esta instantánea que me ha hecho recuperar uno de esos momentos en los que no era yo, sino tú, quien miraba a través de mis ojos. Aquel día, después de la larga caminata de la mañana, había llegado a Oia y, tras corretear por sus callejuelas, estaba cansada. Decidí tomarme un respiro y me senté en la azotea de una casa. Recuerdo que desde esa azotea, rodeada de cúpulas azules y casas blancas, contemplé una vez más la caldera para ti. Aunque ahora, cuando veo en la foto mi actitud de languidez, el abandono de mis manos, me digo que en ese instante no era yo, sino tú, quién la contemplaba…


Mirando la Caldera desde una terraza de Oia.jpg


Aquel viaje al archipiélago de Santorini se gestó de forma fortuita en un día agotador de trabajo. Entré en el despacho de un compañero y vi por casualidad una postal de la isla de Thira colgada en un corcho. Verla y prometerme a mí misma que ese verano viajaría a esa isla fue una misma cosa. Tomada la decisión, el tiempo transcurrió rápido y, casi sin darme cuenta, me encontré a bordo del transbordador de la línea Agapito que nos llevaba de Atenas hasta el puerto de Fira. Me había creado muchas expectativas, pero Santorini no me las frustró. Recuerdo lo emocionante que fue ese primer momento en el que, todavía a bordo del barco, entramos en el corazón del archipiélago y, al girar la cabeza por haber notado una sombra, me sobrecogió la proximidad de una enorme masa de lava que parecía recién cuajada; más tarde supe que era el Volcano, el cráter aún activo que hay justo en el centro de esa hermosa bahía tan intensamente azul y tan intensamente sosegada que es la caldera. E igual de inolvidable fue esa comida, en una terraza con vistas a las aguas del antiguo volcán, escuchando la sugerente voz de Xapis Alexiou.

Durante mi estancia, fueron muchas las cosas bellas que pudiste contemplar con mis ojos. Entre ellas, los restos de Scaros, esa vieja fortaleza, ceñida como un brazalete a un pináculo de roca, que fue lugar de refugio de los católicos cuando la isla pasó a manos de los turcos. O cuando siguiendo por el sinuoso sendero, te enseñé la iglesieta de Tesképasti: ermita blanca y solitaria que se asoma a la caldera en medio de un caos de piedra. Y tal vez recuerdes también lo mucho que te gustó el blanco azuleante de las encaladas casas de Pyrgos: ese pueblo medieval desde el que te mostré la otra vertiente de la isla, menos espectacular pero más humana, mientras escuchábamos el inconfundible canto de los abejarucos. Al día siguiente, en cambio, fueron las silenciosas ruinas de Akrotiri, esa ciudad dormida bajo la lava, las que nos emocionaron con unos recuerdos que no eran los nuestros, sino los de sus pacíficos moradores, inmortalizados en los frescos policromados de las paredes de las casas. Y supongo que no habrás olvidado tampoco la silueta enlutada y serena de Nicoleta, esa anciana cuyas gafas de culo de vaso la anclaban en ese pasado remoto que aún parecía perdurar en la isla de Thirasía.

Pero de todos los bellos recuerdos de esos días, la imagen que deseo que conserves para siempre ¡ahí!, en el interior de tu cabeza, es la de la caldera. Ya sea vista desde esa terraza de Oia que aparece en la fotografía, o desde las ruinas de Scaros, o desde la balconada de Firá en nuestra primera mañana en la isla... No importa el lugar ni tampoco la hora porque, como recordarás, siempre estaba inmensamente azul e inmensamente serena. Tenía la superficie cristalina y, sin embargo, era un abismo impenetrable. En aquellos días, la miré desde todos los ángulos posibles. Pero nunca me quedaba satisfecha y, al rato, sentía una necesidad urgente de regresar a ella. Me marché de Santorini sin comprender qué buscaba, yo, en el agua siempre inmensamente azul y siempre inmensamente serena de esa bahía. Pasó el tiempo y, cuando ya me había olvidado del misterio, una tarde escuché en la radio a un sicológo afirmando que, si de verdad se quiere a alguien, lo que en el fondo más se desea no es poseer ni penetrar a la persona amada, sino atravesarla a nado; algo, apostilló, que nunca es posible. Me vi, entonces, a mi misma al borde de la caldera, recorriéndola una y otra vez con la mirada, y comprendí que era eso, atravesar a nado aquel abismo azul, atravesarte a nado a ti, lo que yo pretendía.



Enlace
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
Última edición por jilguero el 28 Abr 2019 18:23, editado 2 veces en total.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15221
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 28 Abr 2019 13:36

Gretogarbo escribió:
28 Abr 2019 13:23
Que usted lo sierre bien, doña jilguero.
Gracias, Greto, a la vuelta seguiremos de cháchara.
hexagono69 escribió:
28 Abr 2019 13:26
La doctora me ha prohibido ingerir cualquier poesía, sea del autor que sea.
Pues no leas la pamplina que acabo de colgar. :wink:
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6892
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por Gretogarbo » 28 Abr 2019 16:20

jilguero escribió:
28 Abr 2019 13:17
Posiblemente, no siendo romántica, me ha quedado un poco empalagoso.
A mí no me lo parece, para nada. Una vez más, es una delicia leerte.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
magali
Foroadicto
Mensajes: 4899
Registrado: 04 Sep 2010 01:30
Ubicación: La beauté est une promesse de bonheur (Stendhal)
Contactar:

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por magali » 28 Abr 2019 20:33

Me ha gustado el relato. También me gusta cuando citas a P. Salinas 8) .

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6892
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por Gretogarbo » 29 Abr 2019 08:07

magali escribió:
28 Abr 2019 20:33
Me ha gustado el relato.
Es que este pájaro, que debe andar ahora pateando la sierra, escribe muy bien. Y me da a mí que en esta ocasión hay muy poco de pamplina.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
Estrella de mar
Foroadicto
Mensajes: 4410
Registrado: 12 Jun 2008 23:21
Ubicación: Aovillada en la Luna

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por Estrella de mar » 29 Abr 2019 11:16

jilguero escribió:
26 Abr 2019 21:43

Pues una cometa no creo que sea, pero... ¿no sería el alma de Aspasia de Mileto?

Mira lo que he encontrado en ese libro del que a las tres páginas ya caíste enamorada del señor Hugo:
Aunque vivió en un tiempo en que las mujeres todavía no tenían alma, era un alma; un alma de color de rosa y púrpura, más abrasada que el fuego, más fresca que la aurora. [...] Aspasia fue creada para el caso de que a Prometeo le hiciese falta un crisol.

Mira que si el alma de Aspasia anduviese ahora por Valencia revoloteando en pos de alguno de sus múltiples amados :meditando:. No te olvides de que hay pasadizos ocultos uniendo de forma insólita lugares y tiempos que, en apariencia, se encuentran muy alejados :wink:.
:08:
Me encantan estos rayazos que tienes, pajarini. :chino: Pues sí, no se puede descartar para nada que fuera el alma de Aspasia. 8)
Qué casualidad necesaria. :D Otro hilo de Ariadna que me unirá a Los Miserables. :wink: :60:
Ya es carnaval en el cielo.
Mi blog: http://relatosdemetaliteratura.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Estrella de mar
Foroadicto
Mensajes: 4410
Registrado: 12 Jun 2008 23:21
Ubicación: Aovillada en la Luna

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por Estrella de mar » 29 Abr 2019 11:26

A mí no me ha resultado empalagoso el poema que has tuneado de Salinas, la verdad. Pero no puedo ser objetiva porque Salinas es para mí poco menos que un semidiós. :boese040:

Es curioso que hice algo parecido no hace mucho tiempo, también con un poema de Salinas. Corría el año 1328... Que no. :cunao: Hace unos años me carteaba virtualmente con uno de los tertulianos de La Rosa de los Vientos, no sé si os acordáis, era un programa de radio. Es un escritor muy entrañable y gracioso. Pues bueno, así de coña le mandé el poema de Salinas La forma de querer tú tuneado. Fue una experiencia la mar de divertida. :133:

Si no has leído el Epistolario de Salinas, pajarini, te lo recomiendo. :D
Ya es carnaval en el cielo.
Mi blog: http://relatosdemetaliteratura.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Estrella de mar
Foroadicto
Mensajes: 4410
Registrado: 12 Jun 2008 23:21
Ubicación: Aovillada en la Luna

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por Estrella de mar » 29 Abr 2019 11:41

Te aplaudo el relato de Santorini. Es como si el poema se hubiera convertido en prosa sin perder el sobrecogimiento que provocan los versos. O al menos eso es lo que yo he sentido.

También es verdad que con un marco como Santorini todo queda bonito. :cunao: :grinno:

Nota para mí misma: me queda el relato que dice Lu que le recuerda a Cinco horas. :128:
Ya es carnaval en el cielo.
Mi blog: http://relatosdemetaliteratura.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6892
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por Gretogarbo » 30 Abr 2019 09:59

Cuando hagas un descanso de tus caminatas, jilguero, o cuando regreses por aquí, no dejes de ver y leer la entrada de hoy en HA!. Quizás tú ya eras conocedora de lo que allí se cuenta, pero para mí ha sido todo nuevo.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15221
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 30 Abr 2019 17:54

:hola: Cata, ¡cómo está la sierra de bonita! Se nota que las últimas lluvias le han sentado de maravilla. Ayer encontré un muro-jardín digno de verlo. A la vuelta intentaré enseñártelo, que ahora no puedo porque las fotos tienen muchos megas para colgártelas.

Magali, Niña Guadiana, ya os responderé. Y a la adoratriz de V H. le adelanto que he encontrado en Los misrerables justo el convento en el que viviré mi tercera vida, si tienen a bien concedérmela los burócratas siderales de turno. Con lo cual acabaré haciendo como Santa Cata transmigraciones hacia el pasado :D.

Greto, a la vuelta, a la vuelta lo veré. No es tanto problema de tiempo como de conexión mental y de internet (aquí solo tengo móvil). Pero aprovecho que he entrado a saludar a Cata y darle la buena nueva de cómo está la sierra, para decirte que ayer tarde disfruté una barbaridad con todo lo relacionado con el convento de las bernardinas-benedictinas de la calle Petit-Picpus, el jardin-melonar y el jardinero con la esquila rodillera incluidos: ¡genial cómo bordea a veces V.H. la realidad!

Lo siento por Usia, pues de la racha poética he pasado a la mística, cuando ambas disciplinas las tiene prohibidas por prescripción facultativa. Una :colleja: para el pájaro.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Responder