El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: Megan, kassiopea

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15005
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 10 Jun 2019 21:55


La memoria, ¡qué gran gatuperio…!

Cuando me adentro en el mundo de los asilvestrados y te cuento las aventuras de aquella primera etapa de mi pequeña historia: esos recuerdos embellecidos, qué duda cabe, por el paso del tiempo; recuerdos revividos, pues, ya libres de asperezas y lágrimas pero conservando intacta la fascinación de las numerosas "primera vez" que entonces salpimentaban nuestros día a día. O cuando lo hago en esa especie de cárcel en la que no había barrotes, no eran necesarios, pero sí normas que te hacían sentirte igualmente prisionera; de esa cárcel indispensable para que después, en la etapa universitaria, experimentara esa sensación de libertad, de horizontes infinitos, cuando descubrí el mundo de las bibliotecas: ese mundo silencioso, lleno de luz artificial y de solitarios que, aun sin saberlo, se hacían compañía. O bien me aventuro en esa otra etapa ya más reciente, que sé muy larga pero que percibo sincopada, en la que por primera vez el mar pasó a formar parte de mi vida y pude hundir los pies en ese légamo anfibio que huele a sal y a metano; en esa etapa en la que dejé de asomarme al mundo desde las ventanas de los demás e intenté abrir yo misma un hueco en el muro para ver qué había detrás… Cuando, en suma, recuerdo, siempre lo hago tirando de alguno de los cabos sueltos de esa maraña de vivencias que es la memoria.

Y cuando agarro uno cualquiera de esos cabos y tiro con fuerza, descubro que la niña del flequillo y los ojos redondos como los de un búho no viene sola, sino que trae en la palma de la mano un niño diminuto que canturrea alegremente esa cancioncilla que dice: ¡Pachín, pachín, pachín! ¡Mucho cuidado con lo que hacéis! ¡Pachín, pachín, pachín! ¡A Garbancito no piséis!. O bien aparece la colegiala de las gruesas trenzas y el áspero uniforme que, tras haberse despertado de esa larga noche de pesadillas, se siente al cabo libre y camina con paso liviano por los pasillos del que fuera su colegio. O incluso hay veces en las que es la mujer de pelo cortado a lo garzón y atuendo exento de cualquier perendengue la que entra en escena, olfatea en el aire cierto olor a alhucema y, con la mirada perdida, un recuerdo anidado en otro recuerdo, contempla cómo la tía Pepa, siempre cana, siempre vestida de negro, escucha atenta los cotilleos que su compañera de tertulia —por arte de birlibirloque, esta vez es la señorita Marple— le está contando de Saint Mary Mead: ese pueblecito tan alejado, pero cuya gente se comporta de forma tan parecida a como lo hacen sus paisanos.

En ese caos ingobernable de recuerdos que es la memoria, en ese maremágnum en el que lo vivido y lo leído empalidecen bajo una capa de albayalde hasta adquirir la condición de iguales, hay dos cabos que son tabúes porque cuando tiro de ellos me veo forzosamente sometida a un turbión de realidad. Si tiro del uno —el del recuerdo más impactante, sin duda, por haber sido el primero—, vuelvo a estar en aquel pasillo, de ambiente impersonal y luz fría, en el que mi santacatalina desapareció tras el vaivén de las hojas de una puerta; y yo, aturdida como nunca antes lo había estado, me quedé del lado de fuera viendo oscilar la puerta hasta que, como si fuese una premonición de lo que le estaba ocurriendo a ella, se detuvo de golpe. Y si tiro del otro cabo prohibido, me sumerjo en un atardecer en el que el pescador tenía los ojos muy abiertos y de un azul muy claro; un azul en el que no pude saber si aún volaban los vencejos o si saltaban los peces, por estar él ya demasiado ensimismado desatando las amarras de la barca en la que estaba a punto de zarpar.

Esos dos recuerdos son una suerte de tabeliones que, contraviniendo mi voluntad, se empeñan en darme fe de que hay veces en las que frontera de la realidad se vuelve imbordeable. No pierdo, con todo, la esperanza de que en algún momento también esos cabos, hoy irreductibles, se vuelvan tan maleables como los del resto de mi caterva de recuerdos. Esperanza que se vio alentada hace unos días con la llegada, a mis manos, de una fotografía del que fuese el recuncho de mi familia. Está tomada al atardecer, en esa hora dulce en la que, a punto de terminar la jornada, los asilvestrados solíamos acudir a los escalones de la entrada. La mayoría de las veces, porque después de horas de juego estábamos cansados y, sentados en ellos, aguardábamos la hora de la cena rememorando los avatares del día; aunque hubo también una época en la que acudíamos a la escalinata para que la primogénita, a la sazón ya más crecida, nos leyese en voz alta un capítulo de alguna de las novelas de doña Agatha. Pero de todos los atardeceres vividos en esos escalones, los mejores fueron, sin duda, aquellos en los que el pescador sacaba el acordeón y convertía la llegada de la noche en una fiesta improvisada.

La fotografía es de hace poco más de un lustro. En ella, del recuncho ya solo quedan en pie los muros exteriores, rodeando un espacio ahora diáfano y sin techo, pero en el que antaño había tabiques y una bonita techumbre de tejas rojas; los escalones de la entrada, en cambio, aunque ennegrecidos, permanecen todavía intactos. Y cuando los miro con calma y dejo que me hablen de aquellos atardeceres, ya tan lejanos, tengo la sensación de que también ellos tienen memoria y todavía recuerdan la presión y el calor de los cuerpos de quienes los usábamos como asiento; la sensación de que esconden una especie de Aleph minimalista en el que se apelotonan los recuerdos de cuando en esa familia, que no era la de Durrell, pero que tanto se le parecía, no faltaba aún nadie.

¡Qué gran gatuperio es la memoria! Y en qué gran liberadora se convierte cuando deja que el tiempo vaya depositando sobre los recuerdos esa capa de albayalde que no solo los dulcifica, sino que los hermana eliminando las fronteras; y qué gran consuelo, si es la memoria de la piedra la que los conserva y, aunque solo sea por un instante, te devuelve la imagen de cuando la familia estaba aún completa...

Y esa es la razón, Cata, de que ahora, mientras te escribo estas palabras, sienta un deseo irracional, casi atávico, de ser una Mucizonia enraizada entre los ladrillos ennegrecidos de los escalones de la entrada.


En los escalones.jpg


phpBB [media]

Enlace
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
Última edición por jilguero el 12 Jun 2019 16:56, editado 1 vez en total.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15005
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 11 Jun 2019 08:25


¡Buenos días!

Una jornada más entre gallinas y yucas en flor.
De la mamá adoptiva y del pollo onírico, hoy ni rastro.

Gallinero.jpg
Yuca en flor.jpg

Y a ver si luego, Cata, saco un rato para hablarte del candil andaluz, Aristolochia baetica, que ya tiene los canastitos de semilla listos para regalárselas a quienes las quieran.
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6748
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por Gretogarbo » 11 Jun 2019 10:17

jilguero escribió:
10 Jun 2019 14:51
Acabo de regar las patatas. No están mal, pero antes del último Levantazo estaban mejor. Y no las veo que hayan crecido nada. Me temo que el terreno no es bueno o que, pese al aguante que nos comentó Greto, quizás en zonas más cálidas, como es el caso, no les sienta bien la sequedad de las hojas que les debió provocar el último temporal de Levante.
Posiblemente el terreno no tenga tanto que ver como ese viento de Levante que comentas.

En el café con prensa de esta mañana, salió el tema a colación, derivado de una conversación sobre otro cultivo; en concreto, le pregunté a un experto cuándo se recogían las cebollas. El caso es que le comenté a este amigo, huertano por afición e ingeniero agrícola por formación, que tenía cinco matas espontáneas de patatas en un lateral de una de las pilas de compostaje y me dijo que era totalmente viable cultivarlas sobre un lecho generoso de los restos de cortar el césped, siendo además muy sencillas de recoger. Así que quizás para la próxima primavera me anime a hacer un bancal exclusivamente para patatas, ya que otra cosa no tendré pero de restos de césped voy sobrado.
jilguero escribió:
11 Jun 2019 08:25
Una jornada más entre gallinas y yucas en flor.
Mis yucas tardan mucho más en florecer, y no debe hacer ni un mes que quité las varas secas del año pasado. De hecho, a esta altura del año todavía están en la prepubertad y apenas comienzan a asomar esos a modo de penes, profusamente floreados más tarde. Por cierto, no hay pinchazo más doloroso que el de una hoja de yuca.
jilguero escribió:
11 Jun 2019 08:25
... candil andaluz, Aristolochia baetica, que ya tiene los canastitos de semilla listos para regalárselas a quienes las quieran.
¡Qué planta más bonita! No sé si se dará en este extremo peninsular pero si me guardas unas semillas en una caja de cerillas, te lo agradezco. ¡Malo será que un año de estos, quizás cuando me jubile, no me pase por Cádiz, que me queda de camino de cualquier otro lugar de España!

Imagen
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15005
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 11 Jun 2019 15:08

Gretogarbo escribió:
11 Jun 2019 10:17
si me guardas unas semillas en una caja de cerillas, te lo agradezco.
Luego te respondo, que ahora pas possible. Pero mira que chulas son las semillas, una especie de coranzocitos negros, si bien por el dorso tienen una especie de gran "cicatriz".
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
magali
Foroadicto
Mensajes: 4809
Registrado: 04 Sep 2010 01:30
Ubicación: La beauté est une promesse de bonheur (Stendhal)
Contactar:

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por magali » 11 Jun 2019 17:43

Gracias por compartir tus recuerdos de infancia @jilguero. Y las aventuras cotidianas, y las de tus patatas y pollitos, y tus plantas... Todas me gustan. No siempre encuentro las claves, pero intento seguir el paso.

Mucizonia es un nombre precioso para una flor tan especial.

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15005
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 11 Jun 2019 19:00


Resulta, Cata, que llevo ya un tiempo pensando en que tenía que hablarte de esta planta que veo, cada mañana, cuando salgo a desayunar y hoy, al ver las canastitas de simientes ya listas y el suelo salpicado de semillas, me he dicho que era hora de hacerlo. Vamos, pues, a darle un bañito de botánica a nuestra santa.

El candil andaluz, Aristoloquia baetica, es una planta que, desde que la conocí, años ha (en mi etapa universitaria) me cae simpática. Vive habitualmente enraizada como una planta más del sotobosque, si bien tiene la peculiaridad, entre otras, de ser trepadora, lo que le permite valerse de las especies arbustivas para coger altura en busca de la luz. En el pinar, en el que está parcialmente inmerso el gallinero que tengo por centro, las hay. Eso ha hecho que, en el seto de tuya (Thuja occidentalis) que lo rodea, hayan arraigado algunos plantones de candil andaluz justo por la zona donde está la puerta peatonal por la que habitualmente yo entro y salgo del centro. De ahí que los haya visto florecer y madurar casi día a día.

Como ya has podido comprobar, por la foto que ha colgado Greto, sus flores tienen una forma muy singular a la que deben su nombre común de candil. Pero esa forma, en apariencia tan caprichosa, tiene toda una historia detrás de adaptación evolutiva para mantener sus genes bien mezcladitos y no padecer los inconvenientes de la reproducción endogámica (polinizarse cada flor solita). Como otras muchas flores, la del candil son flores hermafroditas, que llevan los órganos masculinos y femeninos en la misma flor, pero se han montado un tinglado tela de complicado para conseguir que en sus órganos femeninos siempre entre polen de otra flor.

¿Cómo lo hacen? Pues resulta que la polinización la llevan a cabo insectos. Para evitar la autopolinización, los órganos femeninos (ovario) se desarrollan y maduran antes que los masculinos (los estambres). Emiten nada más abrirse un olor desagradable, a podredumbre, que atrae a los insectos, especialmente a las moscas. La corola tiene forma de tubo pero con esa curvatura que le da forma de candil. En la pared interior de este tubo tienes pelos rígidos dispuestos hacia el interior. Cuando una mosca acude atraída por el olor a podrido, al posarse en la boca de la corola resbalan hacia dentro y, una vez en su interior, los pelos rígidos forman una especie de empalizada que le impide salir.

Al quedarse la mosca atrapada, se remueve nerviosa en busca de la salida y, al hacerlo, fecunda los órganos femeninos con el polen que ya traían adherido a su cuerpo de alguna anterior visita a otra flor. Lógicamente, en la primera flor en la que caiga eso no ocurrirá, pero en las siguientes sí. La fecundación del órgano femenino actúa como un pistoletazo de salida y, a la vez que se inicia la producción de las semillas, los órganos masculinos maduran y las anteras de sus estambres se empetan de polen. La mosca, que sigue la pobre atrapada en el candilito, al moverse se embadurna con el polen de esa flor y, cuando ya está bien enharinado, los pelos rígidos pierden su turgencia y permiten que el insecto salga cargadito de polen para polinizar la siguiente flor.

Pero el candil es, como tú, un buen anfitrión y, como el insecto queda atrapado todo el tiempo necesario para que maduren los estambres y suelten polen, a veces eso supone quedarse allí varios días. A fin de de que se mantenga vivo y en buenas condiciones para seguir haciendo su trabajo de polinizador, un par de nectarios que tiene la flor segregan néctar con abundante azúcares que atraen al prisionero y le sirve de alimento .

Una vez se marcha ya la mosca, las semillas siguen creciendo dentro del ovario, que engorda mucho y toma la forma de una especie de pequeño calabacín. Luego, el fruto empieza el proceso de secado y, cuando las semillas están listas, se abre en gajos y se convierte en una especie de canastilla que se queda colgando del rabito de la flor que, a su vez, se ha deshilachado en varios hilos. Esa especie de canastitas las mueve el viento y empiezan a caer semillas al suelo. Es más, se van rompiendo algunas bridas y el canastillo se vuelca, lo que facilita su vaciado.

fruto.jpg


Aunque, como puedes ver en las fotografías, todavía quedan algunos frutos en proceso de maduración, justo es en esa fase generosa de reparto de semillas en las que se encontraban hoy las aristoloquias del seto del gallinero. Y esa semillas, por las que ha mostrado interés el Xirín, y que ahora mismo andan esparciendo por doquier los candilitos andaluces, son eso corazoncillos negros que antes he colgado.

Canastito con avispa.jpg


Y azulín, azulado, la historia del candil andaluz se ha acabado.
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
Última edición por jilguero el 11 Jun 2019 21:23, editado 2 veces en total.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15005
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 11 Jun 2019 19:12

magali escribió:
11 Jun 2019 17:43
Gracias por compartir tus recuerdos de infancia @jilguero. Y las aventuras cotidianas, y las de tus patatas y pollitos, y tus plantas... Todas me gustan. No siempre encuentro las claves, pero intento seguir el paso.

Mucizonia es un nombre precioso para una flor tan especial.
Sí, desde que conocí a la Mucizonia me he quedado prendada de su belleza, de su austeridad y de su sencillez.
Y deseando estoy de que llegue el día en el que te lances al ruedo :60:. Ya sabes que bordeando la realidad cabe casi todo y nunca se sabe dónde acaba la una (realidad) y empieza la otra (ficción) :wink:.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15005
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 11 Jun 2019 19:23

Gretogarbo escribió:
11 Jun 2019 10:17
si me guardas unas semillas en una caja de cerillas, te lo agradezco. ¡Malo será que un año de estos, quizás cuando me jubile, no me pase por Cádiz, que me queda de camino de cualquier otro lugar de España!
Que digo yo, Greto, que mejor sería que te las haga llegar ahora que todavía estás en condiciones de cumplir; me refiero, por supuesto, al de jardinear en tus bancales y demás recovecos de tu recuncho (ja, ja, ja).

Ahora en serio, si no lo has dicho como una salida/amabilidad literaria y de verdad te interesan las semillas, me lo dices y, como veo que tienes activado el mp, ya acordaríamos la forma de hacertelas llegar. Además, podría aprovechar para mandarte unos cuantos pipones de la Cyca revoluta, que es una planta bien bonita.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15005
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 11 Jun 2019 19:31

Me la voy a ganar una :colleja:, lo sé. Pero me voy a arriesgar y voy a hacer la pregunta :mrgreen:.

¿Ese grito de aburrimiento azul es de quien nació el mismo día que van Gogh, solo que un siglo después?
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
hexagono69
Vivo aquí
Mensajes: 5342
Registrado: 10 Jun 2013 10:40

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por hexagono69 » 11 Jun 2019 19:55

No se a que te refieres. :roll:

A riesgo de bordear la pesadez me traigo esto aquí.---- Pues entonces no crees en la suerte del tipo que yo pregunto, como si te puede caer un piano del cielo cuando paseas por un callejón la suerte currada ni es suerte ni es azar. Dejemos de moralizar al Universo y sus insondables y contingentes sucesos. A la que me refería es a la terrible e incomprensible fuerza ya sea buena o mala y que cambia la vida de cualquier persona.

Y para ampliar y reafirmar conceptos como le gusta decir tanto al pájaro.

Los antiguos griegos y romanos en las Tragedias exponían una versión del mundo donde el destino o fatum, al menos metafóricamente, gobernaba la vida de los hombres que no eran mas que muñecos movidos por los caprichos y pasiones de los habitantes del Olimpo.

Que mas quisiera cualquiera que existiera un orden cósmico acompañado de su correspondiente código moral, que descanso, pero para los que no creemos en fantásticas entidades superiores,que con su férreo mandato,(te va a castigar dios) obligaran a su cumplimiento pues sencillamente no ha lugar.

Avatar de Usuario
hexagono69
Vivo aquí
Mensajes: 5342
Registrado: 10 Jun 2013 10:40

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por hexagono69 » 11 Jun 2019 21:13

Si te refieres al avatar guarda cierto parecido con alguno de los dibujitos míos pero este no lo es, lo encontré en la Red.

:hola:

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15005
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 11 Jun 2019 21:34

hexagono69 escribió:
11 Jun 2019 19:55
No se a que te refieres. :roll:

A riesgo de bordear la pesadez me traigo esto aquí.---- Pues entonces no crees en la suerte del tipo que yo pregunto, como si te puede caer un piano del cielo cuando paseas por un callejón la suerte currada ni es suerte ni es azar. Dejemos de moralizar al Universo y sus insondables y contingentes sucesos. A la que me refería es a la terrible e incomprensible fuerza ya sea buena o mala y que cambia la vida de cualquier persona.

Y para ampliar y reafirmar conceptos como le gusta decir tanto al pájaro.

Los antiguos griegos y romanos en las Tragedias exponían una versión del mundo donde el destino o fatum, al menos metafóricamente, gobernaba la vida de los hombres que no eran mas que muñecos movidos por los caprichos y pasiones de los habitantes del Olimpo.

Que mas quisiera cualquiera que existiera un orden cósmico acompañado de su correspondiente código moral, que descanso, pero para los que no creemos en fantásticas entidades superiores,que con su férreo mandato,(te va a castigar dios) obligaran a su cumplimiento pues sencillamente no ha lugar.
:hola: Mañana intentaré contestar a Usía, desde mi modesto punto de vista, porque a estas horas las gallinas ya se andan acomodando en las ramas del ciprés y los jilgueros en las de los jacarandás. Y digo esto porque mi santacatalina me habría dicho: ¡hija mía, te vas a la cama como las gallinas! :cunao:
hexagono69 escribió:
11 Jun 2019 21:13
Si te refieres al avatar guarda cierto parecido con alguno de los dibujitos míos pero este no lo es, lo encontré en la Red.
¡Bingo! Sí, a eso me refería. :wink:
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15005
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 12 Jun 2019 08:58


Cambio este rollo que para nadie es repertorio de agrado y dejo en su lugar un solo verso:

Este rayo ni cesa ni se agota :chino:
Última edición por jilguero el 14 Jun 2019 13:30, editado 3 veces en total.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15005
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 12 Jun 2019 09:18

Hablando de la Cyca revoluta y los pipones. Esta mañana el guardia de seguridad nocturno me estaba esperando. Le habían dicho que yo había cogido los pipones rojos de la Cyca y quería saber si son las semillas. Le he dicho que sí y me ha dicho que va a plantar unos cuantos en una maceta a ver si le salen, que le encanta la planta. Así que pronto habrá otro jardinero minimalista haciéndome la competencia :cunao:.

Por si no os acordáis de como eran, pongo la foto otra vez.
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6748
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por Gretogarbo » 12 Jun 2019 10:45

jilguero escribió:
11 Jun 2019 19:00
Resulta, Cata, que llevo ya un tiempo pensando en que tenía que hablarte de esta planta que veo, cada mañana, cuando salgo a desayunar y hoy, al ver las canastitas de simientes ya listas y el suelo salpicado de semillas, me he dicho que era hora de hacerlo. Vamos, pues, a darle un bañito de botánica a nuestra santa.
Fascinante el recurso de la Aristoloquia baetica para reproducirse evitando la endogamia. La verdad es que las distintas técnicas de reproducción de las plantas dejan boquiabierto a cualquiera.
jilguero escribió:
12 Jun 2019 08:58
... distinción entre suerte azarosa y suerte currada...
Totalmente de acuerdo con lo que dices. Y en cuanto a la historia de tu suerte currada, sólo decir que es así como se hacen las cosas. Nada más acertado que esta frase hecha: que la suerte te pille currando.
jilguero escribió:
11 Jun 2019 19:23
Que digo yo, Greto, que mejor sería que te las haga llegar ahora que todavía estás en condiciones de cumplir; me refiero, por supuesto, al de jardinear en tus bancales y demás recovecos de tu recuncho (ja, ja, ja).
¡Anda, mira qué fiesta!
jilguero escribió:
11 Jun 2019 19:23
Ahora en serio, si no lo has dicho como una salida/amabilidad literaria y de verdad te interesan las semillas, me lo dices y, como veo que tienes activado el mp, ya acordaríamos la forma de hacertelas llegar. Además, podría aprovechar para mandarte unos cuantos pipones de la Cyca revoluta, que es una planta bien bonita.
Ahora yo también en serio. No soy de amabilidades gratuitas, ni literarias ni reales. Claro que me interesan las semillas, tanto las negras acorazonadas como los pipones anaranjados, pero jamás se me ocurriría aceptar tu deferencia de enviármelas a casa. Si no te parece mal, tú guárdalas en una esquina de algún cajón y ya pasaré yo dentro de un par de lustros a tomarme unos finos. Y si tampoco te parece mal, invito yo.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Responder