Final Fantasy VII Remake (PS4)

Para hablar sobre juegos de ordenador, PSP, Xbox, etc.

Moderador: Allbuss

Responder
Avatar de Usuario
NedStark
No tengo vida social
Mensajes: 1384
Registrado: 04 Oct 2012 21:07
Ubicación: Invernalia

Final Fantasy VII Remake (PS4)

Mensaje por NedStark » 16 Jun 2015 16:37

Imagen

https://www.youtube.com/watch?v=Kznek1uNVsg

Año 1997...

No sería hasta finales de 1995 que la compañía empezó en serio a terminar Final Fantasy VII, pero los tiempos habían cambiado y los juegos ya no eran sinónimo de mascotas coloridas y aventuras rápidas. Los videojuegos ya se habían convertido en un gran negocio. Sony y Nintendo intentaron colaborar para desarrollar un fallido intento de reproductor de CD para Super Nintendo y aquel dispositivo evolucionó en la primera PlayStation, con la que Sony se unía a la guerra.

Pero incluso aunque Sony era una marca potente en aquella época, no estaba claro que PlayStation fuese a ser un éxito. Sony necesitaba juegos. Capcom, que suelen apoyar las nuevas plataformas desde el principio, había mostrado Resident Evil, un juego de terror muy maduro que no se parecía a nada que hubiésemos visto antes. La primera versión del juego que mostró Square era un prototipo para Nintendo 64 que no era ni por asomo igual de impresionante a nivel gráfico que el juego de Capcom, así que Square tomó una decisión drástica.

Imagen

Nintendo 64, que usaba cartuchos, no era la plataforma adecuada para los desarrolladores, que querían disfrutar del máximo espacio posible para su ambicioso juego. Nintendo no quería escuchar las críticas y creía que los cartuchos ofrecían muchas ventanas con respecto a los discos. Unos meses después, la historia de amor entre Nintendo y Square llegó a su fin: en 1996 se anunció que Final Fantasy VII llegará en exclusiva a PlayStation.

Los aficionados se enfadaron y se consideró una gran traición, ya que las reservas de Nintendo 64 cayeron en picado; esto llegaría a la portada de un periódico económico japonés muy importante, el Nippon Keizai Shinbun. El antiguo jefe de Nintendo, Hiroshi Yamauchi, estaba furioso y declaró que los amantes de los juegos de rol eran "jugadores deprimidos que se sientan solos en sus habitaciones oscuras para jugar a juegos de desarrollo muy lento". No es exactamente lo que los amantes de los juegos de rol querían oír de Nintendo.

Square estaba, obviamente, preocupada con el cambio. PlayStation no empezó especialmente bien y, si la consola fracasaba, podría suponer el fin de la franquicia Final Fantasy tras haber quemado sus puentes con Nintendo. Square no tenía experiencia con los gráficos 3D; el propio Hironobu Sakaguchi reveló que el desarrollo fue caótico y que tuvo que priorizar el sistema de juego para conseguir que funcionase, dejando a un lado la historia.

El diseñador Yoshitaka Amano estaba ocupado con otras tareas, así que fue Tetsuya Nomura quien se puso en su lugar. Sony sabía de la importancia de Final Fantasy VII y lo apoyó mucho con anuncios de televisión y en cines, así como en publicaciones como Playboy y Rolling Stone.
Cloud, de Final Fantasy VII, se convirtió en la cara de toda la franquicia y, pese a aparecer apenas en un tercio de Final Fantasy VII , Aeris se volvió famosa en todo el mundo.

Final Fantasy VII no era un juego muy llamativo a primera vista. Los personajes parecían estar hechos con polígonos sencillos y sus animaciones eran arcaicas. Ningún personaje tenía manos, pero sí que todos tenían una cierta tendencia a quedarse atascados en el entorno. Pero incluso con estos errores, no hubo motivos para preocuparse. La producción más cara de Square hasta entonces, apoyada por el marketing de Sony, no decepcionó a ningún jugador.

Lo que hizo que Final Fantasy VII destacase fue la historia distópica que giraba en torno a un tema tan actual como preservar el medio ambiente. Cloud Strife no era el típico héroe, sino más bien un cabezahueca. Pero aún así, fue la adorable Aeris quien nos robó el corazón.

Dado que Final Fantasy VII fue el primer juego de la franquicia para muchos usuarios (sobre todo en Europa), se montó un gran revuelo en torno a la muerte de Aeris. La gente lloró y Square recibió cartas amenazantes de jugadores que exigían que volviese a la vida, mientras que otros gastaron una gran cantidad de dinero y esfuerzos para traerla de vuelta de entre los muertos con varios trucos y pirateos. Sigue siendo uno de los momentos más sorprendentes de la historia de los videojuegos, que marca un importante hito en la evolución del medio.
Final Fantasy: La fuerza interio fue un producto muy caro. El dinero perdido en el proyecto fue una de las principales causas por las que Enix pudo comprar la compañía un par de años después.

Final Fantasy VII fue, simplemente, un pequeño milagro que suele estar considerado como la principal razón del aumento de ventas de PlayStation. Suele estar presente en todas las listas de los mejores juegos de la historia y, sin duda, mereció la pena todo el trabajo duro realizado en el juego. Tras diez año y siete entregas de la franquicia principal, Square se había convertido en una de las desarrolladoras más importantes de la industria. Hubo un anime basado en Final Fantasy, hubo manga, hubo spin-offs y la demanda de más entregas de Final Fantasy estaba por las nubes. El único problema era que Square no estaba preparada para gestionar su éxito y se acercaba una época complicada.

Imagen

El desarrollo de Final Fantasy VIII empezó antes incluso de que el número siete se tradujese y lanzase en los mercados occidentales. Pero Hironobu Sakaguchi no tenía tiempo para trabajar en él, dado que se centró en uno de los proyectos más grandes y prestigiosos que Square jamás haya iniciado: Final Fantasy: La fuerza interior. Esta película de animación por ordenador tenía como objetivo mostrar auténtico fotorrealismo al mismo tiempo que expandía el concepto de Final Fantasy más allá de los jugadores tradicionales. Para tal fin, inició Square Pictures e invirtió cuatro años e infinidad de millones en el desarrollo de la película. Con semejantes gastos, daba igual que Final Fantasy VII superase los 10 millones de copias vendidas (y que siga siendo el juego más vendido de la historia de la franquicia).
Algunos creían que a Final Fantasy VII le faltaban elementos de fantasía, pero fue con Final Fantasy VIII que las críticas se hicieron más notorias. Square tenía a los usuarios divididos entre los amantes de los Final Fantasy viejos y los amantes de los nuevos.

Alguien debería haber echado el freno de mano, ya que con una gestión más conservadora seguramente todavía tendríamos a Squaresoft en el mercado a día de hoy. Cuando La fuerza interior llegó a los cines, resultó ser una película no muy buena y acabó fracasando en taquilla. Habían pasado cuatro años con Sakaguchi trabajando en todo menos en los juegos.

No es ninguna sorpresa, por tanto, que Final Fantasy VIII resultase ser un juego muy diferente a las anteriores entregas de la franquicia. Los entornos se inspiraban en los países del Mediterráneo, con un diseño que nos recordaba al aspecto brillante y estéril de Star Trek y unos personajes principales que eran humanos diseñados por Tetsuya Nomura. Su amor por lo extraño resultó en una extraña combinación con el sable-pistola, el arma del personaje principal, Squall, un vaquero andrógino y con una ropa que ni Lady Gaga aceptaría.

Imagen

Final Fantasy VIII fue criticado por su historia ilógica y su extraño sistema de magia, pero aún así fue alabado por la crítica y acabó siendo un gran éxito. Lo que más destacaba eran las escenas prerenderizadas, de las más asombrosas que se hubiesen visto nunca por aquel entonces. Pero Square vio cómo su base de usuarios se dividía en dos: unos preferían los conceptos de fantasía de los juegos anteriores; otros preferían la temática de ciencia ficción.
El último Final Fantasy "real" es Final Fantasy IX, para muchos el mejor de la franquicia.

Y ahí entra Final Fantasy IX. Se empezó así el desarrollo del juego que pretendía devolver la franquicia a sus raíces. Fue desarrollado en Hawaii y durante mucho tiempo se rumoreó con que sería un spin-off. Incluso se especulaba que el juego llegaría a la Dreamcast de Sega. Square acabó poniéndole el número IX y, una vez más, se nos dieron muestras evidentes de que cada episodio era un juego independiente. Al igual que la caja de bombones de Forrest Gump, nunca sabes lo que te deparará el próximo Final Fantasy.

Final Fantasy IX es el juego favorito del creador, Hironobu Sakaguchi, así como la entrega de la franquicia con más nota en Metacritic. Es fácil de entender. Final Fantasy IX tocó la fibra a todos aquellos que crecieron con la franquicia. Presentaba algunos de los mejores elementos de las cinco primeras entregas fusionados en un mismo juego. Tenía personajes principales adorables y contaba una bella historia de fantasía. Echando la vista atrás, podría verse como una despedida de dicho concepto, dado que no fue tan exitoso como Final Fantasy VII o Final Fantasy VIII y, posteriormente, ya no hemos visto juegos puramente de fantasía en la franquicia.
Desde Final Fantasy II, los gigantescos pollos llamados chocobos se han convertido en un elemento clave de la franquicia.

Square aprovechó la oportunidad para sacar tajada del éxito con más spin-offs que nunca. Aunque cada nuevo Final Fantasy era un gran lanzamiento, recibimos un montón de juegos relacionados con Final Fantasy a finales de los 90 (tales como Chocobo Racing, Chocobo's Mysterious Dungeon o Final Fantasy Tactics), así como relanzamiento de viejos antiguos que no habían sido traducidos y lanzados en Europa y Norteamérica. En gran medida, no había nada de malo en estos juegos (muchos de los cuales eran de mucha calidad), pero agotaban un poco la marca y, cuando Hironobu Sakaguchi por fin acabó de trabajar en la absurdamente cara película Final Fantasy: La fuerza interior, todo había llegado a un punto de ruptura.

La película fue uno de los mayores fracasos cinematográficos de todos los tiempos y nunca se recuperaron los 137 millones de dólares de su presupuesto. Square Pictures no sobrevivió al golpe y tuvo que cerrar, lo cual implicó también el fin de Hironobu Sakaguchi en la franquicia y el fin de una Square independiente. Sakaguchi abandonó Square para fundar Mistwalker y se llevó a Nobuo Uematsu con él. Juntos crearon títulos muy inspirados como Blue Dragon, pero nada que alcanzase las cotas de popularidad de Final Fantasy. Por suerte para Square, Final Fantasy X llegó al mercado a la vez que La fuerza interior, lo que sirvió para mitigar un poco el golpe. Este era el inicio del fin para Square.

Fuente: http://www.gamereactor.es/articulos/660 ... y+Parte+3/
- ¿Un hombre puede ser valiente cuando tiene miedo?
- Es el único momento en que puede ser valiente.

Lord Eddard Stark

NATALIE WOOD

Avatar de Usuario
Naide
No tengo vida social
Mensajes: 1293
Registrado: 13 Ago 2007 12:52
Ubicación: Vía Láctea; que no está nada mal para no haber elegido.

Re: Final Fantasy VII - remake (PS4)

Mensaje por Naide » 17 Jun 2015 08:06

Buen reportaje.
Gracias, NedStark.

Responder