El elogio de la sombra - Tanizaki

Incluye ensayos, divulgación, pensamiento, crítica...

Moderador: Pseudoabulafia

Responder
Avatar de Usuario
Fley
GANADOR del III Concurso de relatos
Mensajes: 2871
Registrado: 20 Dic 2007 14:36

El elogio de la sombra - Tanizaki

Mensaje por Fley » 30 Abr 2008 22:26

Imagen


Imagen

Junichiro Tanizaki (1886-1965) fue uno de los más destacados novelistas del Japón. Es autor de Hay quien prefiere las ortigas (1955), Las hermanas Makioka (1957) y La Llave (1961). El elogio de la sombra (1933) es su ensayo más trascedente. Aquí emerge el conocimiento del arte japonés atravesado por una tradición ancestral. Tanizaki se concentra en una reflexión sobre la arquitectura tradicional nipona. El método comparativo, la indicación de diferencias respecto al Occidente, permite la mayor comprensión del específico gusto estético japonés en relación con la construcción de templos, casas y objetos. El Occidente prefiere lo luminoso, lo pulido, lo resplandenciente y sin manchas, lo rectilíneo y armonioso. El Japón, en cambio, según advierte Tanizaki, opta por el poder sugestivo de la sombra y lo asimétrico. La penumbra, la opacidad, el espacio vacío, e incluso la pátina en los objetos, expresan un trasfondo profundo, cercano, que constituye las cosas. La penumbra, el claroscuro, las entonaciones de la sombra, liberan velados reflejos del vacío que el Japón tradicional, bajo el influjo del zen, intuye como la íntima trama del ser.

Varios extractos de la obra:

" ...la vista de un objeto brillante nos produce cierto malestar. Los occidentales utilizan, incluso en la mesa, utensilios de plata, de acero, de níquel, que pulen hasta sacarles brillo, mientras que a nosotros nos horroriza todo lo que resplandece de esa manera. Nosotros también utilizamos hervidores, copas, frascos de plata, pero no se nos ocurre pulirlos como hacen ellos. Al contrario, nos gusta ver cómo se va oscureciendo su superficie y cómo, con el tiempo, se ennegrecen del todo. No hay casa donde no se haya regañado a alguna sirvienta despistada por haber bruñido los utensilios de plata, recubiertos de una valiosa patina."

"Si en la casa japonesa el alero del tejado sobresale tanto es debido al clima, a los materiales de construcción y a diferentes factores sin duda. A falta, por ejemplo de ladrillos, cristal y cemento para proteger las paredes contra las ráfagas laterales de lluvia, ha habido que proyectar el tejado hacia delante de manera que el japonés, que también hubiera preferido una viviendo clara a una vivienda oscura, se ha visto obligado a hacer de la necesidad virtud. Pero eso que generalmente se llama bello no es mas que una sublimación de las realidades de la vida y así fue como nuestros antepasados, obligados a residir, lo que quisieran o no, en viviendas oscuras, descubrieron un día lo bello en el seno de la sombra y no tardaron en utilizar la sombra para obtener efectos estéticos.

En realidad, la belleza de una habtiación japonesa, producida únicamente por un juego sobre el grado de opacidad de la sombra, no necesita ningún accesorio. Al occidental que lo ve le soprende esa desnudez y cree estar tan solo ante unos muros grises y desprovistos de cualquier ornato, interpretación totalmente legítima desde su punto de vista, pero que demuestra que no ha captado en absoluto el enigma de la sombra."

"...Tenemos, por último, en nuestra salas de estar, ese hueco llamado toko no ma (1) que adornamos con un cuadro o con un adorno floral; pero la función esencial de dicho cuadro o de esas flores no es decorativas en sí misma, pues más bien se trata de añadir a la sombra una dimensión en el sentido de la profundida. En la propia elección de la pintura que colocamos ahí, lo primero que buscamos es su armonía con las paredes del toko no ma, lo que llamamos un toko-utsuri. Por el mismo motivo, concedemos a su montaje una importancia similar a la del valor gráfico del caligrama o del dibujo, porque un toko-utsuri no armónico quitaría todo interés a la obra maestra mas indiscutible. En cambio puede suceder que una caligrafía o una pintura sin ningún valor en sí misma, colgada con el toko no ma de un salón esté en perfecta armonía con la habitación y que esta última y la propia obra queden por ello revalorizadas. Si comparamos una habitación japonesa con un dibujo a tinta china, los shoji corresponderían a la parte en donde la tinta está más diluida, y el toko no ma al lugar en que está mas concentrada. Cada vez que veo un toko no ma, esa obra maestra del refinamiento, me maravilla comprobar hasta qué punto los japoneses han sabido dilucidar los misterios de la sombra y cuánto ingenio han sabido utilizar los juegos de sombra y luz. Y todo eso sin buscar particularmente ningún efecto determinado. En una palabra, sin más medios que la simple madera y las paredes desnudas, se ha dispuesto un espacio recoleto donde los rayos luminosos que consiguen penetrar hasta allí, engendran aquí y allá, recovecos vagamente oscuros. Sin embargo, al contemplar las tinieblas ocultas tras la viga superior, en torno a un jarrón de flores bajo un anaquel, y aun sabiendo que sólo son sombras insignificantes, experimento el sentimiento de que el aire en esos lugares encuentra una espesura de silencio, que en esa oscuridad reina una serenidad eternamente inalterable. En definitiva, cuando los occidentales hablan de los "misterios de Oriente", es muy posible que con ello se refieran a esa calma algo inquietante que genera la sombra cuando posee esta cualidad."

¿Pero en qué se, se preguntarán ustedes, consiste esta armonía cuando se trata de una sombra que es en sí misma insignificante? Reside habitualmente en el aspecto antiguo del papel, el color de la tinta o las resquebrajaduras del armazón. Se establece entonces un equilibrio entre ese aspecto antiguo y la oscuridad del toko no ma o de la propia habitación. Cuando visitamos los famosos santuarios de Kyoto o de Nara, nos suelen mostrar, suspendida en el toko no ma de una gran sala al fondo del todo, algún cuadro que dicen ser el tesoro del monasterio, pero es imposible distinguir el dibujo en ese hueco, generalmente tenebroso incluso en pleno día; por lo tanto no nos queda más remedio, mientras escuchamos las explicaciones del guía, que intenta adivinar los trazos de una tinta evanescente e imaginar que ahí sin duda, hay una obra espléndida. A pesar de ello se sabe muy bien que existe una armonía absoluta entre esa vieja pintura marchita y el oscuro toko no ma, que en definitiva no importa que su dibujo esté difuminado y que, por el contrario, esa imprecisión es de lo más adecuada.

En un caso como éste, el cuadro no es en suma más que una superficie modestamente destinada a recoger una luz débil e indecisa cuya función es absolutamente la misma que la de una pared enlucida. Por eso, al elegir una pintura damos tanta importnacia a la edad y a la pátina, porque una pintura nueva, aun hecha con tinta diluida o con colores pálidos, si no nos damos cuenta, puede descubir la sombra del toko no ma.


"...para aclarar lo que quería decir con ello, señaló con el dedo un poste de la luz con una bombilla encendida en pleno día."¡Einstein es judío, por eso se fija en esos detalles!", añadió Yamamoto como comentario; pero, a pesar de todo, en comparación, si no con América, al menos con Europa, Japón utiliza el alumbrado eléctrico sin reparar en gastos.

A propósito de Ishiyama, he aquí otra historia curiosa: dudaba yo sobre el lugar que elegiría ese año para ir a ver la luna de otoño y me decidí finalmente por el monasterio de Ishiyama, pero la víspera de la luna llena leí en el periódico una noticia en la que se informaba que para aumentar el disfrute de los visitantes que fueran al monasterio al día siguiente por la noche para contemplar la luna, habían colocado por los bosques una grabación de la Sonata al Claro de Luna. Esta lectura me hizo renunciar al instante a mi excursión a Ishiyama. Un altavoz es un azote en sí mismo, pero yo estaba convencido de que si se había llegado a eso, sin duda alguna también habrían iluminado la montaña con bombillas distribuidas artísticamente para crear ambiente.

Ya en otra ocasión me habían estropeado el espectáculo de la luna llena: un año quise ir a contemplarla en barca al estanque del monasterio de Suma, en la quinceava noche, así que invité a algunos amigos y llegamos cargados con nuestras provisiones para descubrir que en torno al estanque habían colocado alegres guirnaldas de bombillas eléctricas multicolores: la luna había acudido a la cita, pero era como si ya no existiera.

Hechos como éste demuestran el grado de intoxicación al que hemos llegado, hasta el punto de que parece que nos hayamos hecho extrañamente inconscientes de los inconvenientes del alumbrado abusivo. Se alegará que peor para los amantes del claro de luna, pero en las casas de citas, los restaurantes, los albergues, los hoteles, ¡qué derroche de luz eléctrica! Admito sin problema que, en cierta medida, es necesaria para atraer a la clientela, pero de todos modos, ¿para qué sirve encender las lámparas en verano, cuando todavía es de día, si no es para que haga más calor?

Dondequiera que vaya en verano, esta manía me llena de consternación..."


Avatar de Usuario
Fley
GANADOR del III Concurso de relatos
Mensajes: 2871
Registrado: 20 Dic 2007 14:36

Mensaje por Fley » 30 Abr 2008 22:29

Leer este libro es estar en un recoveco en penumbra y calmo, donde se escucha tan sólo el roce de las flores de los cerezos bailando al son del viento que sisea en tu oído murmurando la sabiduría del recogimiento de una civilización milenaria. Un librito que regalarse a todo el que tenga las luces de su lugar de descanso enfocadas hacia el techo y no hacia el suelo.

Avatar de Usuario
Andromeda
Vivo aquí
Mensajes: 7672
Registrado: 18 Oct 2007 20:56
Ubicación: Al otro lado del mar
Contactar:

Mensaje por Andromeda » 19 Jul 2008 00:51

Fley escribió:Leer este libro es estar en un recoveco en penumbra y calmo, donde se escucha tan sólo el roce de las flores de los cerezos bailando al son del viento que sisea en tu oído murmurando la sabiduría del recogimiento de una civilización milenaria. Un librito que regalarse a todo el que tenga las luces de su lugar de descanso enfocadas hacia el techo y no hacia el suelo.


Me pongo ahora con él y sin duda miraré hacia el techo, Fley. :lol:
Imagen

Avatar de Usuario
Andromeda
Vivo aquí
Mensajes: 7672
Registrado: 18 Oct 2007 20:56
Ubicación: Al otro lado del mar
Contactar:

Mensaje por Andromeda » 19 Jul 2008 18:07

Al tratarse de un ensayo no creo necesario colocar spoilers en esta reseña :roll: (y sugiero -a los interesados- leer las citas de Fley). :lol:

El intento por modernizar la arquitectura japonesa sin perder el sabor tradicional, resulta un tanto complicado a aquellos que de ninguna manera quisieran perder las costumbres ancestrales.
Los interiores y exteriores concebidos para la “paz del espíritu”, se encuentran ahora en peligro gracias a las ideas de renovación y al sentido práctico que inevitablemente se van instalando en la mente nipona. Y es que, ¿cómo sustituir las planchas de madera con su elegante pátina por simples baldosas?, ¿cómo colocar en el hogar una espantosa estufa de gas sin que el delicado equilibrio se rompa?

La elegancia en la sencillez y la infinita complacencia al mirar espacios armoniosos permite la tranquilidad de espíritu, y esta idea se hace patente, entre otras cosas, al hablar del retrete: el sitio en que más se han esforzado, en el que la concepción oriental ha creado un entorno refinado, de buen gusto; un lugar cuyo significado primario se difumina ante su belleza.
La comparación con el extranjero resulta algo feroz, ya que se le toma como invasor: los occidentales tan artificiales y sin el “sentido de la naturaleza”; tan iluminados, ignoran esa “difusa penumbra” que desvía la atención del asunto fisiológico real.

El japonés enfrentado a la disyuntiva entre la antiestética comodidad occidental y la armoniosa pero rígida vida que se vería obligado a llevar si no la adoptase, lleva al autor a lamentarse una y otra vez, planteando cuestiones interesantes y algo fantasiosas: piensa que sin la influencia extranjera, ellos mismos hubieran encontrado sus propias soluciones, completamente distintas a las ahora de alguna manera impuestas y, por supuesto, acordes con sus propias necesidades.

Volviendo a las sombras, es esa penumbra aportada por los viejos candelabros, la que realza la belleza de las lacas, de las cuales hasta las más llamativas cobran “profundidad, sobriedad y densidad”.

Aunque no quiero extenderme demasiado, no puedo dejar de mencionar a los espectros nipones, envueltos en las tinieblas, mientras que los occidentales son translúcidos y cristalinos.
Finalmente, tras lo que ya no sé si llamar feroz crítica al invasor o profunda defensa de las tradiciones japonesas, el autor se resigna ante lo inevitable, con la esperanza de resucitar las sombras, al menos en el “ámbito de la literatura”.

-Me gustaría ampliar el alero de ese edificio llamado “literatura”, oscurecer sus paredes, hundir en la sombra lo que resulta demasiado visible y despojar su interior de cualquier adorno superfluo”.
Imagen

Avatar de Usuario
Chubbchubb
Vivo aquí
Mensajes: 15729
Registrado: 19 Ago 2010 02:32
Ubicación: Barcelona

Re: El elogio de la sombra - Tanizaki

Mensaje por Chubbchubb » 02 Ago 2011 23:09

Lo cogí ayer de la biblioteca, porque me apetecía leer algo de Tanizaki que fuera muy distinto a lo último que leí de él, La llave, una de esas novelas eróticas japonesas tan insinuantes y que me encantó... Así que me decanté por este ensayo :D La frase que lo publicita en mi edición me pareció de confianza:
Un ensayo poético y deslumbrante sobre la belleza, sobre la fuerza enigmática de las sombras.
Cuando lo lea, que espero que sea en breve, me pasaré a comentarlo y a leer vuestros comentarios, que he intentado no hacerlo para no ir con ninguna idea preconcebida ante su lectura (aunque algun vistazo en diagonal les he echado :oops: :lol:)

Avatar de Usuario
Chubbchubb
Vivo aquí
Mensajes: 15729
Registrado: 19 Ago 2010 02:32
Ubicación: Barcelona

Re: El elogio de la sombra - Tanizaki

Mensaje por Chubbchubb » 27 Ago 2011 20:41

Lo empecé anoche, porque necesitaba algo que contrastara con el otro libro que estoy leyendo, y la verdad es que, aunque voy poquito a poco, y no leo más de cinco o seis páginas seguidas, a lo tonto, a lo tonto, llevo casi la mitad y me está pareciendo interesante, sobre todo por las diferencias que describe, porque ese valor de las sombras, como él dice, aquí en occidente no lo tenemos... Me está sorprendiendo :D Además, a pesar de ser un ensayo, su lectura es muy asequible, y está muy bien escrito, es bonito, delicado, poético,... Me gusta este autor :D

Avatar de Usuario
Chubbchubb
Vivo aquí
Mensajes: 15729
Registrado: 19 Ago 2010 02:32
Ubicación: Barcelona

Re: El elogio de la sombra - Tanizaki

Mensaje por Chubbchubb » 28 Ago 2011 03:07

Lo he cogido para leer otras cinco o seis páginas, y no lo he podido dejar hasta el final. No porque sea adictivo, sino porque te metes en él de un modo que casi no te das ni cuenta, y para a la que quieres percatarte de ello, has leído ya diez páginas como si nada... Está tan bien escrito que sigues el discurso con facilidad, y no se hace nada pesado, a parte de que todo lo que cuenta suena interesante y curioso, y siento no conocer mejor la cultura japonesa para poderlo apreciarlo y valorarlo más y mejor :D Aún así, es un libro muy recomedable para los amantes de lo oriental :D Me ha gustado mucho todo este elgio de la sombra ;)

Avatar de Usuario
Sue_Storm
Vivo aquí
Mensajes: 10728
Registrado: 22 Jun 2009 12:57
Ubicación: En la ciudad del Paraíso

Re: El elogio de la sombra - Tanizaki

Mensaje por Sue_Storm » 26 Jul 2014 11:04

Suscribo al 100% el comentario de Chubbchubb. Qué maravilla de librito. Una delicia y un encanto. ¡Cuánto me alegro de haberlo comprado! (y leído, claro) :D
Imagen

Avatar de Usuario
Arden
Vivo aquí
Mensajes: 14101
Registrado: 28 Oct 2008 08:59

Re: El elogio de la sombra - Tanizaki

Mensaje por Arden » 26 Jul 2014 20:11

Bueno es saberlo.
El fin del Homo sovieticus de Svetlana Alexievich. No, mamá no de Verity Bargate. La octava vida de Nino Haratischwili

Avatar de Usuario
Gisso
Vivo aquí
Mensajes: 9221
Registrado: 02 Jul 2011 12:23
Ubicación: En la puta mierda

Re: El elogio de la sombra - Tanizaki

Mensaje por Gisso » 16 Ago 2016 10:36

Teneis este libro en ebook de oferta por menos de 2€ en el Kindle Flash del día :wink:

https://www.amazon.es/gp/product/B01ABW ... 8504981031

Responder