Contos do Miño. Eliseo Alonso

Foro para comentar acerca de los últimos cuentos que hayas leído o hablar de leyendas y mitos.

Moderadores: Giada, Sue_Storm

Responder
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6754
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Contos do Miño. Eliseo Alonso

Mensaje por Gretogarbo » 22 Feb 2008 12:36

Conjunto de relatos muy breves, narrados sin grandes alardes estilísticos y plagados de dialectalismos, sobre la vida rural gallega de postguerra.

Eliseo Alonso (Goián, 1924 – La Habana, 1996), narrador y poeta miñoto que publicó tanto en gallego como en castellano, trabajó en la prensa gallega en la emigración y en la propia prensa Argentina. Retornado a Galicia colaboró en Faro de Vigo y La Voz de Galicia. Parte de su obra poética nunca ha sido publicada en libro y se encuentra únicamente en revistas literarias.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
peoplespoet
Foroadicto
Mensajes: 3761
Registrado: 03 Mar 2006 13:07

Mensaje por peoplespoet » 03 Mar 2008 16:16

Méndez Ferrín suele reivindicar este libro y a su autor. No lo he leído aunque se lo regalé a mi padre.
-Acabado: Todo isto antes era noite de Lucía Aldao
-Ahora leo: Nuevas visiones sobre el cómic de Julio A. Gracia Lana y Ana Asión Suñer (Coords)

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6754
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Mensaje por Gretogarbo » 04 Mar 2008 08:30

Lo había cogido en la colección que sacó La Voz de Galicia sobre autores gallegos y lo tenía durmiendo en la biblioteca hasta que el azar me lo puso en las manos.
Pídeselo a tu padre y léelo; son muy breves las narraciones. Me fascina como algunos autores, tanto tiempo en el exilio, tienen un dominio tal del idioma de cuna. Muy recomendable para los gallegos parlantes.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Responder