Cuentos de Raymond Carver

Foro para comentar acerca de los últimos cuentos que hayas leído o hablar de leyendas y mitos.

Moderadores: Giada, Sue_Storm

Avatar de Usuario
Ivanovich
No tengo vida social
Mensajes: 2269
Registrado: 18 Oct 2007 12:21

Cuentos de Raymond Carver

Mensaje por Ivanovich » 13 Mar 2008 13:37

Abro el libro en el subforo cuentos mejor que en el de autores, porque Raymond Carver está tan ligado a este género que creo que es mejor abrirlo aquí.

Os dejo el enlace a la wiki porque cualquier cosa que yo diga estará mejor dicho ahí.

http://es.wikipedia.org/wiki/Raymond_Carver

Carver es un escritor que puede gustar mucho o nada, según, porque tiene un estilo personalísimo, en realidad fue precursor del llamado dirty realism o estilo minimalista que, como veréis en la página de la wiki, reduce la narración a los aspectos más esenciales, despojando el texto de todo lo que es superfluo. A mi personalmente es un autor que me encanta, uno de mis cuentistas preferidos.

Murió hace 20 años cuando tenía 50.

Catedral

Imagen
De que hablamos cuando hablamos de amor

Imagen

¿Quieres hacer el favor de callarte por favor?

Imagen

Avatar de Usuario
Ivanovich
No tengo vida social
Mensajes: 2269
Registrado: 18 Oct 2007 12:21

Mensaje por Ivanovich » 13 Mar 2008 13:47

http://www.abretelibro.com/foro/viewtopic.php?t=13846

    Perdón perdón, tiene abierto hilo como autor, además mejor que este, no me di cuenta, que alguien lo arregle por favor!!!!! Adaptando un título de cuentos de Carver digo a cualquier moderador ¿Quieres hacer el favor de arreglarlo por favor?

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 66860
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Mensaje por lucia » 13 Mar 2008 20:07

Haber editado el primer mensaje, Ivano ;)

Avatar de Usuario
1452
Vivo aquí
Mensajes: 12087
Registrado: 22 Sep 2007 12:36
Ubicación: Entre tus brazos...

Mensaje por 1452 » 23 Mar 2008 21:02

Mmm...no lo conocía. Me haré con algo de él para leer, que parece muy interesante :D

Bueno, he conseguido cinco relatos de él para ver que tal, antes de comprame uno de sus libros.
He leído "No son tu marido" y la verdad, me ha dejado bastante fría. Veremos los otros cuatro.
Imagen

Avatar de Usuario
Ivanovich
No tengo vida social
Mensajes: 2269
Registrado: 18 Oct 2007 12:21

Mensaje por Ivanovich » 23 Mar 2008 21:14

1452 escribió:Mmm...no lo conocía. Me haré con algo de él para leer, que parece muy interesante :D

Bueno, he conseguido cinco relatos de él para ver que tal, antes de comprame uno de sus libros.
He leído "No son tu marido" y la verdad, me ha dejado bastante fría. Veremos los otros cuatro.


:lol: :lol: Es que en los relatos de Carver hay una total ausencia de calidez es, por decirlo de una forma más ilustrativa, el extremo más opuesto posible a Garcia Marquez. Retratan con total desnudez la sociedad americana. Lo que hace excepcional a Carver es precisamente ese estilo frío. Por eso decía al comienzo del hilo que Carver puede gustar mucho o nada. A mi me encanta y tiene legión de seguidores, pero también es muy habitual que cuando la gente lo lea le deje frío, pero cuanto más lo lees más te gusta (en mi caso, claro).

¿Qué otros has encontrado Mil? A ver si encuentras "Catedral", el relato que da titulo a uno de sus libros.

Avatar de Usuario
1452
Vivo aquí
Mensajes: 12087
Registrado: 22 Sep 2007 12:36
Ubicación: Entre tus brazos...

Mensaje por 1452 » 24 Mar 2008 11:57

Pues mira, tengo, "Belvedere", "El elefante", "La casa de Chef" y "Si me necesitas, llámame" y acabo de dar con otros dos que se llaman "Póngase usted en mi lugar" e "Intimidad"
El relato de "Catedral" si que lo encontré, pero no lo guardé :( lo volveré a buscar.

¡Ya he dado con "Catedral", Ivanovich! He encontrado por la red una antología de Carver y tiene muchos relatos, entre ellos "Catedral" :D
Imagen

Avatar de Usuario
Ivanovich
No tengo vida social
Mensajes: 2269
Registrado: 18 Oct 2007 12:21

Mensaje por Ivanovich » 24 Mar 2008 12:13

Bueno Mil, pues a ver que tal, pero como te digo, no busques calidez en sus relatos, porque no la encontrarás.

Carver suele utilizar un narrador muy externo, como una cámara de cine que filma situaciones cotidianas que suceden a personas normales y corrientes -aunqeu tirando a perdedores-de la sociedad americana, parejas desgarradas, desempleados, alcoholicos, abundan escenas en moteles, bares de carretera, etc... situaciones un poco sórdidas.

Y como utiliza un narrador muy externo, que no suele adentrarse en los sentimientos de sus personajes, utiliza mucho el diálogo, para que sean los personajes quienes hablen y se muevan ellos mismos delante del lector.

El punto de giro de los relatos suele se bastante imperceptible y por la misma razón no hay finales deslumbrantes. Quizá por eso, como tu decías al leer el primer cuento, te deja algo frío, es como si entraras a un bar con una cámara y filmaras una conversación entre dos tipos durante cinco minutos y luego te fueras con la cámara a otra parte.

La verdad es que yo hace tiempo que leí los 3 libros de cuentos que he puesto al comienzo del hilo y si no recuerdo mal lo hice de forma consecutiva o casi. Tengo pendiente una relectura. Desde hace años mi idea es dedicar la mayor parte de mi tiempo a la relectura cuando cumpla los 50, si es qeu llego. Todavía no he preparado la lista, pero estos tres libros seguro que estarán.

Besos

PD Si no te gustan no sigas con ellos, ya sabes que es uno de los derechos que tenemos los lectores!!!!

Avatar de Usuario
1452
Vivo aquí
Mensajes: 12087
Registrado: 22 Sep 2007 12:36
Ubicación: Entre tus brazos...

Mensaje por 1452 » 30 Mar 2008 22:15

Ivanovich, no es que no me gusten, de todas maneras sólo he leído uno y creo que para tener elementos de juicios suficientes, he de leer más.
El que leí me gustó, pero no sé como explicarlo, me dejó como si faltara algo más, que seguro que será por lo que tú dices, no hay cambios drásticos ni finales con un punto y aparte, sino más bien con un punto y seguido, es como que la historia sigue, cuando tú has terminado de leer el relato.
Lo que sí tengo claro es que me gusta cómo escribe :D


"Catedral" me ha gustado más que "No son tu marido".
Además, no he podido evitar al llegar al final de relato cerrar los ojos :lol:
Imagen

Avatar de Usuario
bill murray
Mensajes: 10
Registrado: 01 Abr 2008 11:46

Mensaje por bill murray » 04 Abr 2008 13:38

Además de los libros publicados por Anagrama, que señalas, Ivanovich, también están los de poesía publicados por Visor y, recientemente, Bartleby ediciones publicó dos libros misceláneos, el primero de los cuales, "Sin heroísmos, por favor", incluye algunos de sus primeros cuentos, además de ensayos y reseñas.

Saludos.

Avatar de Usuario
Andromeda
Vivo aquí
Mensajes: 7672
Registrado: 18 Oct 2007 20:56
Ubicación: Al otro lado del mar
Contactar:

Mensaje por Andromeda » 07 Abr 2008 06:55

Yo quiero leer a Carver!!!!, voy a bajar Catedral de Hansi y regreso. :D
Imagen

Avatar de Usuario
julia
La mamma
Mensajes: 44500
Registrado: 13 Abr 2006 09:54
Ubicación: Zaragoza
Contactar:

Mensaje por julia » 08 Jul 2008 19:22

tengo Catedral

tenia curiosidad por el desde hace tiempo, pero la verdad, despues de leer los dos primeros relatos, pues no me dice demasiado sera por contraste con lo ultimo que he leido..... :(
Lo que la inteligencia nos devuelve con el nombre del pasado no es el pasado (Marcel Proust)

Josek
No tengo vida social
Mensajes: 1348
Registrado: 28 Dic 2007 10:50

Mensaje por Josek » 09 Jul 2008 01:31

Aunque hace tiempo que tenía el libro en casa, la verdad es que hasta que he oido hablar de este autor en el foro me era desconocido por completo, así que me he decidido a conocerlo. Es una recopilación hecha por Robert Altman de nueve cuentos y un poema para la realización de Vidas cruzadas (1993). Buena película esta con secuencias magistrales (la de Juliane Moore explicando su adulterio, formidable), pero un pelo larga de más y en exceso fraccionada, (según mi opinión, claro).

Editorial Anagrama del 94 (163 pp), es una edición especial para la colección Cine Para Leer que salía con la Voz de Galicia.

Imagen

Imagen

Raymond Carver (1939-1988) fue un maestro del relato corto, y puede considerarse uno de los más representativos de este genero en la literatura estadounidense. Así lo demuestran colecciones de relatos como ¿Quieres hacer el favor de callarte, por favor?, Catedral, De qué hablamos cuando hablamos de amor o Si me necesitas, llámame, auténticas proezas en la sutileza del lenguaje y del conjunto conceptual.

Vidas Cruzadas es una suerte de antología a base de relatos en los libros anteriormente mencionados. Se trata de la recopilación que se llevó a cabo para una adaptación al cine por parte de Robert Altman, que quedó tan fascinado con el universo de Carver, que se puso en marcha rápidamente para entrelazar los relatos que más le habían gustado y darles forma de obra cinematográfica.

La melancolía y resignación que se destila a lo largo de estos cuentos es implacable. La belleza de la narración, la minuciosidad y la pretensión de objetividad tan palpables a través de ellos, va unida a un sentimiento de hastío ante la existencia, la sensación de que todo es predecible e irremediable. Que el ser humano es más simple de lo que aparenta, que el modus operandi, la idiosincracia, las formas de comportamiento y de ser son tan obvias como poco atrayentes, y hasta monótonas. De una forma insinuante (nunca de forma directa), Carver nos muestra las miserias del ser humano, expone cómo convertimos nuestras vidas en algo que dudosamente merece la pena. Lo que cuenta no deja de ser verdad, pero se apoya en puntos de vista en ocasiones tremendistas y en situaciones incómodas y asfixiantes.

La atmósfera que logra Carver en esta espléndida selección de sus relatos es agobiante y reflexiva. Pocas veces sus relatos acaban “en jaque mate”, como sí sucede con Roald Dahl, sino que propone al lector una circunstancia y un modo de actuar, y le deja pensar libremente acerca de lo que ha leído.

En “Vecinos” vemos materializada aquella frase de “siempre es más verde la hierba del vecino”, de forma literal, angustiosa y brillante. Luego, con “No soy tu marido“, se refleja el poder del qué dirán, el orgullo varonil y la petulancia. “Vitaminas” es un original relato sobre enredos, y cómo un triángulo amoroso puede ser fatal y agotador. En “¿Quieres hacer el favor de callarte, por favor?” se expone la fragilidad del matrimonio y cómo el pasado puede influir en él. “Tanta agua tan cerca de casa“, es un relato policiaco en toda regla, a la vieja usanza, donde el lector ha de reconstruir un complejo puzzle. “Parece una tontería” trata sobre un encargo a un pastelero en unas horrorosas condiciones. Sin duda el más emotivo de todos. En “Jerry y Molly y Sam” encontramos un grandioso tratado sobre el afecto y el encariñamiento, y su inherente ambigüedad. “Recolectores” aborda de forma genial la labor de los vendedores a domicilio, y en “Diles a las mujeres que nos vamos” se insinúa una fatalidad con talento, tras lo que parecía un plan normal y corriente.

Las fatalidades de la vida y la soledad son tratadas por Carver con calma y bajo una actitud libre de juicios, en las que las únicas reflexiones vienen a cargo del lector. Un libro altamente recomendable; en el conjunto de relatos el nivel se mantiene insuperable y queda vigente el enorme legado de su autor al relato corto.


Aquí se puede leer el primero de ellos titulado Vecinos

Fuente

...........

Josek
No tengo vida social
Mensajes: 1348
Registrado: 28 Dic 2007 10:50

Mensaje por Josek » 12 Jul 2008 22:21

Es cierto que escribe de forma muy personal, tal como dice Ivanovich, economiza al máximo elementos con un estilo seco y distante e incluso me atrevería a decir desganado y desabrido (si es que se pueden aplicar estos adjetivos a un estilo literario), con personajes sencillos y situaciones, más bién, cotidianas, pero hay que reconocer que a pesar de ello dota de gran carga emocional a los relatos, sin embargo, a mí, en particular, no me han acabado de conectar o estimular en exceso. Interesante, sin duda, pero demasiado frio para mi gusto.
En cuanto a la película, está hecha muy libremente con respecto a los relatos e introduce tramas nuevas y los entremezcla entre ellos. En la contraportada habla, por ejemplo, de un policia, un limpiador de piscinas y de una madre especialista en sexo telefónico, personajes que no aparecen en los relatos.

Este es el extraño poema que trae en la recopilación de Vidas cruzadas y que pertenece al libro Bajo una luz marina, le llamo extraño porqué no lo parece, tiene más pinta de relato que de poema.

Limonada

Cuando vino a casa hace unos meses a medir
las paredes para construir libreros, Jim Sears no parecía ser un hombre
cuyo único hijo hubiera muerto en las crecientes del
Elwha. Era un hombre velludo, lleno de confianza, que tronaba
los nudillos, inyectado de energía,
mientras hablábamos de repisas, ménsulas
y nos cerciorábamos de las manchas en el roble. Pero este es un pueblo pequeño,
es un mundo pequeño. Seis meses después, cuando los libreros
ya habían sido construidos, entregados e instalados, el padre
de Jim, de nombre Howard Sears, quien “suplía a su hijo”
vino a pintar nuestra casa. Me dice –cuando pregunto
movido por cierta cortesía provinciana, “¿Cómo está Jim?”–
que su nieto Jim Jr. había muerto en el río la primavera anterior.
Jim se siente culpable. “No se ha recuperado
todavía,” añade el Sr. Sears. “Y parece que está empezando
a perder la cordura,” continúa, mientras ajusta
su gorra de Sherwin-Williams.
Jim tuvo que observar impotente cómo un helicóptero
apresaba el cuerpo de su hijo y lo sacaba del río
con tenazas. “Usaron un par de enormes tenazas de cocina,
¿puede imaginarlo? Sujetadas por un cable. Dios siempre
se lleva a los más dulces, ¿no es así?,” dice el Sr. Sears. “Sus
designios son inescrutables”. “¿Qué piensa usted de todo esto?”
quiero saber. “No quiero pensar nada,” dice. “No debemos cuestionar o
dudar de Sus criterios. No es algo que podamos entender.
Yo sólo sé que lo ha llevado a casa, al más pequeño.”

Continúa y me dice que la esposa de Jim lo llevó de viaje a trece
países de Europa con la esperanza de ayudarlo
a recuperarse. Pero no fue así. “La misión no fue cumplida,” dice Howard.
Y Jim contrajo el mal de Parkinson. ¿Ahora qué sigue?
Entre tanto está de vuelta, pero aún se culpa a sí mismo
por haber mandado a Jim Jr., esa mañana, a buscar
una jarra de limonada al coche. ¡No necesitaban limonada
ese día! ¡Dios!, ¡Dios!, ¿qué estaba pensando?, ha dicho Jim
cientos, no, miles de veces a cualquiera que
aún lo escuche. ¡Si no hubiera hecho limonada
esa mañana! ¿En qué demonios estaba pensando?
Incluso, si no hubiera ido de compras la noche anterior,
y si aquel cesto de limones amarillos no hubiera estado junto
a las naranjas, manzanas, uvas y plátanos.
Eso era en realidad lo que Jim quería, naranjas
y manzanas, no limones o limonada, al diablo los limones, él odiaba
los limones –al menos ahora los odiaba– pero a Jim Jr. le gustaba la limonada,
siempre le había gustado. Él quería limonada.

“Veámoslo de esta forma”, diría Jim padre; “esos limones
vinieron de algún lugar, ¿no es así? Del Imperial Valley,
posiblemente, o de algún lugar cerca de Sacramento; ahí
cosechan limones, ¿verdad?”. ¡Esos limones fueron plantados y regados
y vigilados y después puestos en costales por los trabajadores, y fueron
pesados y después almacenados en cajas y enviados por tren o por camión
a este maldito lugar en donde tuvo que morir el hijo
de un hombre! ¡Esas cajas fueron descargadas
por muchachos de la misma edad que Jim Jr.!
Los limones fueron desempacados y vertidos de sus
cajas –amarillos y oliendo a limón– por esos mismos muchachos, y fueron
lavados y rociados con agua por un muchacho que aún vive, respira
y camina por la ciudad, que aún crece como un joven normal. Entonces alguien los cargó
a la tienda, y los puso en una repisa bajo aquel atractivo letrero
que decía ¿Has Tomado Limonada Fresca Últimamente? Según la perspectiva
de Jim, esto se remontaba hasta las primeras causas, hasta
el primer limón cultivado en el planeta. Si no existieran los limones
en la tierra, y si no hubiera ningún supermercado, entonces Jim aún
tendría a su hijo, ¿no es así? Y Howard Sears aún conservaría a su
nieto, ¿verdad? Te das cuenta, mucha gente estuvo involucrada
en esta tragedia. Los granjeros, por ejemplo, y los recolectores de limones,
los conductores de los camiones, la cadena de supermercados… Jim padre, también;
él estaba dispuesto a asumir su responsabilidad, ciertamente.
Pues él fue el mayor culpable de todos. Por eso no se recupera, me dijo
Howard Sears. No obstante, él tenía que librarse de eso de alguna forma,
y continuar. Aunque todos estuvieran devastados.

Hace algún tiempo la esposa de Jim lo inscribió a
una clase de labrado de madera. Ahora él se dedica a tallar osos
y focas, búhos, águilas, gaviotas, cualquier cosa, pero aún no puede
concentrarse en una sola criatura por el tiempo suficiente para finalizarla,
dice el Sr. Sears. El problema es que, continúa su padre,
cada vez que Jim levanta los ojos de su torno o desvía la mirada
de su cuchillo de labrado, ve a su hijo irrumpiendo de las aguas, río abajo,
levantado, alzado por un cable; luego girando y
girando en círculos hasta llegar aún más alto que los árboles; las tenazas
descollando bajo su espalda, y después el helicóptero girando y oscilando
río arriba, acompañado por el bramido y el bamboleo de sus aspas.
Jim Jr. pasa por encima de quienes lo buscaban
alineados en la orilla del río. Sus brazos caen a los lados
y de su cuerpo escurren gotas de agua. Pasa por encima de todos una vez más,
ahora más cerca, y regresa instantes después para ser depositado, para ser
gentilmente asentado a los pies de su padre. Su padre. Un hombre que,
después de haberlo visto todo –su hijo muerto saliendo del río,
sujetado por pinzas de metal, luego girando y flotando en círculos,
por encima de los árboles– no desearía nada más que
simplemente morir. Pero la muerte sólo es para los más dulces. Y él recuerda
aún la dulzura, cuando la vida era dulce, y cuando dulcemente
disfrutaba de aquella otra vida.


Traducción : Gerardo Alejos

.............

Josek
No tengo vida social
Mensajes: 1348
Registrado: 28 Dic 2007 10:50

Mensaje por Josek » 22 Jul 2008 03:56

Pues resulta que he visto otra película (sin saberlo) que está basada en uno de los relatos de Carver utilizados por Altman en Vidas cruzadas, aunque, para mí, este film no tiene el mismo nivel. El relato es el titulado Tanta agua tan cerca de casa, donde un grupo de pescadores encuentran en un rio el cadaver de una joven que ha sido asesinada pero deciden terminar la jornada de pesca antes de denunciar el descubrimiento lo que luego ocasiona ciertas desavenencias conyugales. La película es Jindabyne (2006) de Ray Lawrence y ubica la acción en Australia introduciendo otros factores en el argumento como el racismo, el rechazo social e incluso al asesino, esto, por otro lado, es normal ya que el relato de Carver es muy corto, solo consta de cinco paginas. Está interesante, con buenos detalles y una atmosfera muy lograda, pero, precisamente, esta atmosfera parece que es el objetivo principal del director quedando el argumento debilitado y supeditado a la misma. De este autor también he visto Lantana (2001) y me produjo la misma sensación, muy buena ambientación pero que parece ahoga un poco la fuerza de la trama, a pesar de las buenas interpretaciones.

............

Avatar de Usuario
Juno
Lector ocasional
Mensajes: 59
Registrado: 06 Abr 2009 17:18

Re: Cuentos de Raymond Carver

Mensaje por Juno » 06 Abr 2009 18:36

Acabo de leerme Short Cuts, mi primera experiencia con Carver, y me ha fascinado. Las atmósferas que describe, y esos finales siempre abiertos....

Estoy deseando hacerme con la versión cinematográfica de Robert Altman (y eso que soy bastante reacia a ver las adaptaciones en cine de las novelas que me han gustado), pero tengo mucha curiosidad por saber cómo han palsmado el director y los actores a los personajes de estos cuentos.

¿Alguien la ha visto?
-------------------------------------------------------
Leyendo: Ruido de fondo- Don Delillo

Responder