Á lus do candil - Ánxel Fole

Foro para comentar acerca de los últimos cuentos que hayas leído o hablar de leyendas y mitos.

Moderadores: Sue_Storm, Giada

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 7588
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Á lus do candil - Ánxel Fole

Mensaje por Gretogarbo » 01 Feb 2009 23:16

Imagen Imagen

Á lus do candil (A la luz del candil) fue publicado en 1953 después de obtener el premio de narrativa del certamen literario convocado por el Centro Gallego de Buenos Aires y contribuyó de forma esencial para el resurgimiento de la narrativa gallega de postguerra. El capítulo inicial “Terra do Courel” sirve para que el narrador presente el espacio y a los cuatro hidalgos reunidos en una vieja torre medieval aislada por la nieve que pasan el tiempo contando los cuentos que se van a leer.

Los quince cuentos que lo integran están extraídos de la tradición oral y fueron escritos por Fole durante la década de los 40 con la clara idea de recopilar relatos para ser contados. En estos relatos la imaginación y el humor juegan un papel importante a la hora de desarrollar sorprendentes historias de misterio. Como los cuentos que se comparten "a carón da lareira" (junto al fuego), las narraciones de Fole conservan frescura, espontaneidad y gracia pero además muestran una especie de etnografía literaturizada que da cuenta de la cultura del mundo rural así como una cosmovisión de sus habitantes y centra su mirada con especial atención en el paisaje, el humor y las experiencias extraordinarias. En estos relatos se recorre el amplio repertorio de la mitología popular para reelaborar leyendas de lobos, aparecidos, premoniciones, conjuros y sueños fantásticos y se registran las condiciones de vida, alimentación, vestimenta, costumbres, trabajo y habla de distintas comarcas gallegas; lo cual configura un inventario documental.

Fole tiene una marcada preocupación didáctica y quiere presentar tipos, costumbres, vocablos y giros sintácticos que se dan en la realidad. Así, en busca de la verosimilitud, resaltan unos diálogos que incorporan al gallego literario formas dialectales sin renunciar al empleo de arcaísmos, voces espurias o la diglosia.

El comentario al final de los relatos tiene un tono didáctico o reflexivo, a veces identificable con algún refrán popular, y la estructura de la acción es cerrada. La relación del autor con el periodismo y con el cine está presente en los cuentos, que pueden ser leídos como crónicas de sucesos convertidas en pequeñas prosas entre lo lírico y lo descriptivo.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Responder