La hija de la puta. Richard Russo

Foro para comentar acerca de los últimos cuentos que hayas leído o hablar de leyendas y mitos.

Moderadores: Giada, Sue_Storm

Responder
Avatar de Usuario
guille
Foroadicto
Mensajes: 3029
Registrado: 15 Nov 2012 19:12

La hija de la puta. Richard Russo

Mensaje por guille » 31 May 2014 10:52

Imagen

Nº de páginas: 168 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editoral: EMECE
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788495908698
Año de edición: 2003

Una recopilación de 7 cuentos escritos por el ganador del Premio Pulitzer 2001. Lo más impactante de ‘La hija de la puta’ no es su equívoco título, sino la habilidad de Richard Russo para retratar la paradójica y desconcertante sociedad que le rodea mediante relatos tan sutiles como certeros. El narrador norteamericano, que demostró con ‘Empire falls’, Premio Pulitzer, que es capaz de escribir “la gran novela americana” (bueno, tan capaz como tres o cuatro docenas de sus ambiciosos colegas, siempre en busca del novelón), hace patente que también sabe manejarse en las distancias cortas con siete cuentos memorables.

Avatar de Usuario
guille
Foroadicto
Mensajes: 3029
Registrado: 15 Nov 2012 19:12

Re: La hija de la puta. Richard Russo

Mensaje por guille » 04 Jun 2014 10:58

Comentando con alguien otro libro del mismo autor, El verano mágico en Cape Cod, le mencioné la lectura de este conjunto de relatos y me di cuenta de que no recordaba apenas nada de ellos (nada extraño, tiro a pez en estos menesteres). En contra de mis costumbres, decidí releer estos cuentos para descubrir lo poco que los supe apreciar en su día, apreciándolos no obstante, y lo mucho que me gusta este autor (va a tener razón ese alguien cuando comentó que es un autor que se aprecia más y mejor desde cierta provecta edad).

Russo es uno de esos escritores, Yates sería otro ejemplo, que consigue encontrar oro de muchos quilates (y aplicarle el tratamiento más adecuado) en la vida de esas personas que carecen de un atractivo especial o de una historia especial. Es ese tipo de literatura preocupada por las corrientes interiores de esa gente normal en sus vidas normales; gente corriente que en algún momento descubre lo fuerte que era el torrente de la vida que les empujó al puerto en el que se encuentran y al que nunca posiblemente habrían pensado dirigirse y al que quizás era inevitable que se dirigieran. “Posiblemente”, “quizás”, sí, porque estamos ante unos relatos, unos trocitos de vida, con personajes a los que no acabamos de abarcar del todo, abiertos, que no difusos; relatos que nos muestran, a su vez, como también en la vida, y en palabras de uno de los protagonistas de estas historias, es del todo punto absurdo pretender conocer la vida de cualquier persona, a lo que yo añado: incluida la de nosotros mismos.

Todos los personajes que protagonizan los siete fantásticos cuentos que componen el libro… bueno, fantásticos 6, o 5 si se me apura un poco, descubren alguna verdad importante sobre sus vidas o sobre la vida de alguien cercano a ellos y, de paso, también sobre ellos mismos. Desde esa monja del primero de los relatos que desentierra en un taller de escritura lo que se había negado a revelarse a sí misma y que condicionó su vida entera, pasando por el viudo que redescubre a su mujer en los ojos de aquel que fue el amante de ella durante años, o de ese niño que, muchos años después, confronta con su madre versiones muy distintas de lo que fue aquella escapada que hicieron juntos, o aquel que vuelve con su mujer a aquella isla después de que por ambas pasara un huracán, o hasta ese otro niño, a punto de dejar de serlo, que se enfrenta a la sospecha de que el mundo sigue girando, de que la vida de los demás continúa, aun cuando él no esté presente.

Y en todos los cuentos nos quedamos con enormes ganas de saber qué pasa después, como continúa esa nueva vida o esa que seguirá siendo sin remedio una vida antigua. No se puede decir nada mejor acerca de un cuento, creo yo.

Responder