El hijo del lobo y otras historias del Gran Norte - J.London

Foro para comentar acerca de los últimos cuentos que hayas leído o hablar de leyendas y mitos.

Moderadores: Giada, Sue_Storm

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67094
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

El hijo del lobo y otras historias del Gran Norte - J.London

Mensaje por lucia » 12 Jul 2015 18:46

Imagen
The Son of the Wolf and Other Stories
Traducción de Óscar Palmer Yáñez
Colección: El Club Diógenes / CD-178
año: 2002
ISBN: 84-7702-389-1
págs: 240
precio: 8,40EUR
Valdemar escribió:El 25 de julio de 1897, Jack London, un joven de veintiún años de origen humilde que se ganaba la vida con la pesca clandestina de ostras en la bahía de San Francisco, decidió probar suerte y se embarcó en el vapor Umatilla rumbo al valle del Klondike, en la lejana Alaska, seducido por las noticias que traían algunos aventureros sobre la aparición de vetas de oro en tan inhóspito lugar. A la llegada del invierno, London y los dos amigos que lo acompañan acampan en una cabaña abandonada junto a la desembocadura del río Stewart. En estas tierras (paralelo 68, latitud norte) las condiciones de vida son terriblemente duras. El «silencio blanco» es impresionante, las temperaturas glaciales y la soledad total: «La naturaleza se sirve de muchos ardides para convencer al hombre de su insignificancia -el incesante flujo de los mareas, la furia de la tormenta, el temblor del terremoto, el largo redoblar de la artillería celestial-, pero el más terrible, el más increíble de todos, es la fase pasiva del Silencio Blanco... El viajero, única mota de vida que atraviesa los fantasmales páramos de un mundo muerto, tiembla ante su propia audacia y percibe que la suya es una vida de insecto, nada más» escribiría a su regreso a California un año después. El «hijo del lobo» (tal como llamaban los indios de Alaska al hombre blanco) no encontró oro. Pero el tesoro de las intensas experiencias vividas en el Gran Norte (la eterna lucha por la supervivencia de animales y hombres), inspirarían los primeros relatos de London, reunidos en este volumen (El hijo del lobo, 1900), e iniciarían una prolífica carrera literaria que le deparó mayor fama y riqueza que el descubrimiento de cualquier mina de oro.

Responder