Te quiero, bestia - Álvaro de Laiglesia

Foro para comentar acerca de los últimos cuentos que hayas leído o hablar de leyendas y mitos.

Moderadores: Giada, Sue_Storm

Responder
Avatar de Usuario
salvatraca
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 499
Registrado: 21 Feb 2018 17:47
Ubicación: Galicia

Te quiero, bestia - Álvaro de Laiglesia

Mensaje por salvatraca » 23 Feb 2018 15:43

Imagen

Editorial: PLANETA 1ª Edición Agosto 1960
Portada: Herreros
Nº de Cuentos: 13 (y Epílogo)
Páginas: 132
Colección de relatos cortos humorísticos, con los animalitos como protagonistas —o como excusa argumental.
Fragmento del tercer cuento: Dos pájaros en el balcón
...
El canario tenía frío, y saltaba sin parar de un palitroque a otro de su jaula para entrar en calor. Tenía cuatro palitroques colocados a diferentes alturas, lo cual le permitía hacer muchas combinaciones para dar variedad a sus saltos. De vez en cuando lanzaba un trino corto y monótono, porque ya se sabe que todos los canarios cantan, pero sólo unos pocos lo hacen bien y pueden asistir a los concursos.
El pájaro continuó haciendo sus ejercicios gimnásticos sin parar, consumiendo en saltitos y aleteos la energía que no podía gastar en un largo vuelo.
El segundo «pájaro» apareció poco después en el balcón contiguo, que pertenecía al piso de al lado. Era un muchacho de veintipocos años, con cara simpática, y su salida al exterior fue bastante precipitada. Tanto que iba en mangas de camisa, con la americana al brazo y la corbata sin anudar colgando del cuello desabrochado.
Cuando estuvo fuera, una mano femenina se apresuró a cerrar de nuevo las puertas encristaladas. Y el joven se arrimó a un costado del balcón, para impedir que le vieran desde el interior del cuarto.
Una vez allí, procurando no salirse del rincón, se puso la americana. Tuvo que hacer algunas contorsiones con los brazos, bastante grotescas y complicadas, porque no disponía de mucho espacio. Pero al fin consiguió entrar en la prenda, con lo cual estuvo en condiciones de resistir más cómodamente el fresquete matinal. Después, siempre en los límites de la zona que le servía de escondite, procedió a hacerse el nudo de la corbata.
En el balcón inmediato, el canario seguía trinando y brincando en sus palitroques.
El joven echó un vistazo a su alrededor y comprobó satisfecho que no había nadie en los balcones de la casa de enfrente. Es desagradable esconderse en un balcón y observar que los vecinos se asoman a contemplarnos con extrañeza.
«Dentro de la gravedad, ha habido suertecilla», pensó el muchacho terminando de anudarse la corbata.
Y pegándose al rincón cuanto pudo, se dispuso a esperar pacientemente todo lo que fuera necesario.
Pero no tardó en producirse un pequeño acontecimiento que distrajo su atención.
Alguien acababa de abrir el balcón del canario, inmediato al que él ocupaba. Oyó claramente el ruido metálico de la falleba y el temblor de los cristales al abrirse los batientes. Tras estos ruidos anunciadores, entró en el balcón una mujer.
Era tan joven por lo menos como el muchacho, o quizás un poco más. Tenía los ojos…
Pero pensándolo mejor decido suprimir la descripción de tan encantadora criatura, dejando a los lectores que se la imaginen a su gusto. ¿No es una impertinencia bastante notable que el escritor se empeñe en describir minuciosamente a todos los personajes, como si el lector fuese un tontaina incapaz de imaginárselos? Creo firmemente que el público no se chupa el dedo y que entiende de chicas estupendas lo mismo que yo. Le dejo, por lo tanto, que él ponga ojos a la muchacha del balcón, y labios, y etcéteras… Todos los accesorios, en fin, que constituyen la estupendez de una señorita.
La intención de la muchacha era cuidarse del canario; porque los pájaros, a pesar de lo chiquitajos que son, dan muchísimo que hacer: que si comen, que si beben, que si ensucian… Pero al volverse hacia la jaula, vio al joven en su escondite. Ella no pudo reprimir un gesto de sorpresa ni él otro de admiración. Los balcones, separados por un metro de fachada, les permitían verse con todo detalle. Esta misma proximidad hacía imposible simular que no se habían visto.
Y a él le pareció mejor decir algo, pues comprendía que su situación era violenta y su postura bastante desairada.
—Buenos días —fue la única vulgaridad que se le ocurrió; y la dijo adornándola con una sonrisa.
La chica le miró con cierta curiosidad; pero al comprobar que no le conocía, empezó a cuidarse del pájaro sin molestarse en contestarle. No obstante, al sacar el bebedero de la jaula, le dirigió una mirada con el rabillo del ojo.
—Hace una mañana espléndida, ¿verdad? —insistió él.
Ella, fingiendo no haber oído, entró en la casa con el pequeño recipiente de porcelana. El joven aprovechó esta pausa para mejorar en lo posible la incomodidad de su postura, maldiciendo en su fuero interno al arquitecto que había diseñado unos balcones tan estrechos.
La chica volvió a asomarse después de renovar el agua del minúsculo abrevadero, y lo colocó en la jaula. Pero sus ojos, curiosos, se escaparon hacia el refugiado en el balcón vecino. Y esta ojeada la aprovechó él para añadir:
—Tiene usted un pájaro precioso. ¿De qué marca es?
A ella le dio risa la pregunta. Y como en el fondo deseaba entablar conversación para saber qué diablos hacía allí aquel desconocido, contestó:
—Los pájaros no tienen marca, sino raza.
—Perdóneme —se excusó el joven—. Como siempre he vivido en la ciudad, no entiendo nada de bichos campestres. ¿A qué raza pertenece su pajarito?
—¿A qué raza puede pertenecer siendo tan pequeño y amarillo? —preguntó ella a su vez, metiendo la mano en la jaula para sacar el cacharrito del alpiste—. No irá usted a decirme que nunca ha visto un canario.
—Tan bonito como el suyo, no —dijo él mirándola intensamente, para que captara la indirecta que contenía el piropo—. ¿Le gustan los animales?
—Sólo los muy pequeños, que pueden meterse en jaulas para que no molesten — replicó ella, devolviéndole la mirada y la indirecta.
—Pues yo tengo una tía —continuó él sin darse por aludido— a la que también le gustan mucho los pájaros. Pero fritos. Y se los come.
—No creo que haya ninguna mujer capaz de hacer esa barbaridad.
—Es que mi tía es una bruja. En vez de un canario en el balcón, tiene una lechuza.
—¡Qué gracioso! —dijo la muchacha sin reírse. Y abriendo un paquetito que llevaba en la mano, llenó con su contenido el comedero del pájaro mientras decía:
— ¿Usted gusta?
—Depende de lo que sea.
—Es alpiste.
—Gracias, ya me he desayunado.
—¿Y qué hace usted ahí? —preguntó ella sin poder contenerse.
...
Imagen Imagen

Avatar de Usuario
salvatraca
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 499
Registrado: 21 Feb 2018 17:47
Ubicación: Galicia

Re: Te quiero, bestia - Álvaro de Laiglesia

Mensaje por salvatraca » 23 Feb 2018 17:19

Me ha gustado mucho este libro de cuentos de Álvaro de Laiglesia, según dicen el mejor discípulo de Miguel Mihura, que llevaba 25 años dirigiendo La Codorniz cuando se publicó.
Su humor es muy parecido al de su maestro, quizás menos negro y más absurdo, más asequible y mucho más espontaneo; pero sobre todo desternillante y genial por momentos.

En esta obra hay trece cuentos, todos cómicos, que dividiría en tres categorías:

Geniales:

Un mono llamado Adán. Cuento de ciencia-ficción en el que el protagonista es un mono al que eligen voluntario para una peligrosa misión. Una maravilla de principio a fin, gracioso y triste al mismo tiempo.

Cola de caballo. La protagonista es una ''cola de caballo''; sí, me refiero al pelo de una chica recogido de esa forma. Nos cuenta en primera persona como ha sido su vida hasta ese momento viviendo en la nuca de Lolín. Y lo que parece que será una completa idiotez resulta ser el mejor cuento, con el mejor final.

Buenos/Muy Buenos:

El más fuerte. Una fábula alegórica en el que el elefante más gordo de la selva es un dictador que debera enfrentarse a...

Dos pájaros en el balcón. Bueno, os he puesto un trocito de este cuento en la ficha, así que vosotros mismos podéis ver de que va. Muy gracioso.

Una casita en el campo. Este se parece un poco al anterior en su sentido del humor, aunque aquí nos habla de la família de los 60's, en su 600, con la parienta, que quiere irse a vivir al campo ¿conseguirá convencer a su apocado marido?

El perro errante. Principalmente es triste, nos toca la fibra sensible (se nota que a de Laiglesia realmente le gustaban los animales).

El pavo de López. El enfrentamiento entre dos matrimonios del mismo nivel social, medio-bajo, a los que les encanta aparentar y que se enfrentan por un pavo de seis quilos.

Susana y los cerdos.Un matrimonio que medra gracias a la enorme piara que les dejan en herencia y como mientras la mujer se mata por codearse con la aristocracia, el marido se siente cada vez más a gusto con ''las bestias''.

Mediocres/Malos:

El bacilo del aburrimiento. Una disertación sobre lo malo que es el aburrimiento: Me aburrió.

No todos los borricos son «Platero». Se burla de un libro que me encanta, Platero y yo, y de Juan Ramón Jiménez.

Canapés con bicho: Chistes malos. Aquí una muestra: ¡Triste destino el nuestro! —dijo el caracol a su novia—. Aunque nos casemos, cada cual tendrá que seguir viviendo en su propia casa.

Veterinario de cabecera. Un médico que añora los viejos tiempos, cuando las medicinas se preparaban en morteros y no venían con prospectos.

La muela del Juicio Final. La tierra está viva y le duele una muela, que es una cordillera de montañas. El único que no acabé de leer.

El libro termina con un buen epílogo del autor.
Imagen Imagen

Avatar de Usuario
Sue_Storm
Vivo aquí
Mensajes: 10725
Registrado: 22 Jun 2009 12:57
Ubicación: En la ciudad del Paraíso

Re: Te quiero, bestia - Álvaro de Laiglesia

Mensaje por Sue_Storm » 24 Feb 2018 10:03

Lástima que Álvaro de Laiglesia esté tan olvidado. No se lo merece. Claro que hay altibajos en su producción, como les sucede a todos los autores muy prolíficos, pero no se le puede negar que escribía de maravilla, que era brillante e ingenioso y que sigue arrancando hoy las mismas carcajadas que ayer. Precisamente sus relatos cortos son, en mi opinión, de lo mejorcito.
Imagen

Responder