Confidencias de un octogenario

Moderadores: kassiopea, Megan

Responder
Avatar de Usuario
jose manuel saiz
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 715
Registrado: 20 Sep 2013 17:53

Confidencias de un octogenario

Mensaje por jose manuel saiz » 24 Nov 2014 17:40

CONFIDENCIAS DE UN OCTOGENARIO
(me adelanto a mí mismo por si la vida no me diera opción
a escribirlo en su momento)



Ocurrió durante esa hora incierta de la tarde
en la que el cielo pasa de un azul intenso al amarillo (o dorado,
según la refracción de la luz del ocaso por un lejano Abril
allá por los setenta). Fue durante esas circunstancias digo,
cuando ella cruzó ante mí sobre una bicicleta negra (o gris,
según la sutileza de mi ojo en ese tiempo, más propenso
a escudriñar muchachas y organismos que a sopesar
matices inestables de un crepúsculo).

Cambian tanto las formas de interpretar el arte
del cortejo en cada época
que puede que esta historia no logre conmover a nadie.
Pero estarán de acuerdo que no es fácil,
común, ni suele darse (y menos en aquella generación
perdida en otro siglo) que una mujer responda
a un joven que la mira, sin esperanzas de obtener
nada a cambio.

Tan grande el mundo; tantos hombres
sobre la tierra; tantas las mujeres
que van de un lado a otro a sus asuntos, y aquel atardecer
una de ellas, al verme, se detuvo, me miró y dio la vuelta.
Y esta historia
que ahora empieza a ser interesante (ya que instintivamente
una cosa llevó a la otra) por cortés y caballero
no la cuento.
Pues a pesar del tiempo transcurrido y de haber perdido el rastro
de su huella en mi memoria, todavía hoy recuerdo
su bicicleta negra, su piel morena, y sobre todo
esa transpiración orgánica, que debido a su contexto,
la juzgué más sensual que deportiva.

A veces, en Abril, sobrellevando
mi humana ancianidad por este umbral
abierto al nuevo siglo, con el corazón ya cansado
y el alma resignada a no esperar del azar otro prodigio,
regreso con mi mente y mi espíritu a ese espacio al final
de los setenta. Y aunque todavía hay mujeres
que van de un lado a otro en bicicleta,
es tanto el tiempo, y tanto es el olvido,
que mis ojos se han acostumbrado a los matices
sensibles de la tarde y han perdido sutileza, digamos,
en las cosas que importan en la vida.

--oOo--
Última edición por jose manuel saiz el 25 Nov 2014 12:04, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67340
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Re: Confidencias de un octogenario

Mensaje por lucia » 24 Nov 2014 22:55

Y la tienes que fastidiar al final: "digamos
en las cosas que importan en la vida."

Mejor si tras el digamos pones una coma. Por cierto, esta confidencia sería mas suculenta teniendo el octogenario pareja en ese momento :boese040:

Avatar de Usuario
jose manuel saiz
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 715
Registrado: 20 Sep 2013 17:53

Re: Confidencias de un octogenario

Mensaje por jose manuel saiz » 25 Nov 2014 12:04

lucia escribió:Y la tienes que fastidiar al final: "digamos
en las cosas que importan en la vida."

Mejor si tras el digamos pones una coma. Por cierto, esta confidencia sería mas suculenta teniendo el octogenario pareja en ese momento :boese040:


Bueno, si la he fastidiado al final y solo es por una coma..., se pone; y deduzco que el resto te ha gustado.
De todas formas en poesía hay más licencias que en prosa. La pausa versal hace que a veces no sea necesaria la inserción de comas, pues el propio verso ya nos hace la pausa correspondiente. Hay muchos poetas que prescinden en muchos de sus poemas de las puntuaciones, Benedetti por ejemplo, fue uno de ellos.
Un abrazo y gracias por el apunte.
J. Manuel

Avatar de Usuario
Tolomew Dewhust
Foroadicto
Mensajes: 3894
Registrado: 16 Ago 2013 11:23

Re: Confidencias de un octogenario

Mensaje por Tolomew Dewhust » 26 Nov 2014 17:16

Mira tú por donde... ahora voy a empezar a disfrutar más, si cabe, de tus poemas. Y la culpa de todo la va a tener una dichosa coma, con lo que a mí me gustan.

El caso es que siempre me he preguntado cómo leías tú tus propios poemas, si hacías pausa al terminar el verso o únicamente en los signos de puntuación... Y ahora salgo de dudas gracias a Lucia y a esa coma que falta (o no) en ese verso.

Pues me toca releer tus creaciones para entenderlas como tú las has concebido.

Por cierto, este poema me gusta, pero aprovecho ya para decirte que me encantan las acotaciones/explicaciones que muchas veces nos ofreces entre paréntesis, como en este caso.
Tengo un castillo con ventanas a la mar y una puerta sin portal,
si te gusta, es tu castillo.

Responder