Finca vigía, casa museo de Ernest Hemingway, San Francisco

Moderadores: kassiopea, Megan

Responder
JLFRIAS
Lector ocasional
Mensajes: 57
Registrado: 17 Ene 2018 01:22

Finca vigía, casa museo de Ernest Hemingway, San Francisco

Mensaje por JLFRIAS » 19 Ene 2018 09:43

Finca Vigia, casa museo de Ernest Hemingway, San Francisco de Pau, Cuba

Asfixiado por palmeras
se abre paso el pálido blanco de la casa
Hay unos niños yankees de familia bien. Un mar de pecas con pajarita
perturbando el aire, jugando en el camino que conduce a la escalera
Al mirar atrás,
los taxistas en corro que sobrevuelan la Revolución
cuentan sus pesos de monopoly para extranjeros y
tras ellos
los coches brillan al sol como camaleones con pintura nueva
Hay un Ford Thunderbird de 1956
un Chevrolet Fleetline rojo vivo
un Cadillac Eldorado ofreciendo cometer pecados en el altar del asiento de atrás
y un Pontiac descapotable tan de satén rosa y voluptuoso
como una Marilyn en Los caballeros las prefieren rubias
Montan motores diésel de camión en lugar de los V8 originales y así
se mantienen en pie como rutilantes catedrales góticas en Europa


Como la entrada a la casa está ocupada por los padres de los niños yankees
giro a la izquierda
por un camino que serpentea cuesta abajo hasta una piscina vacía y
cuatro lápidas:
BLACK
NEGRITA
LINDA
NERON
rezan
Si Galdós tenía razón, es mucha soledad medida en perros a cuestas
Detrás
expatriado del mar
bajo una estructura de metal que desmerece el rojo en las escamas de madera y sin lápida
yace Pilar a lo extenso de su quilla
<<con buena verga bien se jode>> pensaría el viejo y el mar desde sus manos en llagas
al ver Santiago el Yate escorado desde su bote arrastrando a puerto al pez espada
Vuelvo de regreso a la casa donde negra dobla la única campana en la entrada
pero ya no hay Gary Coppers ni Robert Jordans
han vuelto a Idaho, siguiendo, desde Estados Unidos, el consejo de Sinclair Lewis
dejen de salvar a España y traten de salvarse a sí mismos


Daiquiris en el Floridita
Mojitos en La Bodeguita del Medio
Después de unos días en La Habana que se deshace en azucarillo al viento
apuntalada por corazones que ya no saben si luchan o mueren en el tiempo
sorprende el estado de la casa
Todo luce a modo de tela de araña geométrica, pulcra y cristalina
atrapando el tiempo que el papel amarillento de los periódicos sobre la cama y
la ruina de las cubiertas de los libros en las estanterías de madera gritan lejano
El cristal muerto de los ojos de búfalo ya no refleja la delicadeza de Jean Patchett
solo turistas en uniforme de explorador con guía alquilado
destellando en las pupilas el ritmo que marca el flash digital
Picasso, Miró, toros en San Sebastián y África en las paredes
Una navaja sobre el escritorio recuerda que para escribir hay que pelear con la vida


En el baño
el lagarto ahogado en formol, mira, con los ojos abiertos, recordando la certeza que a ti también te espera
Gertrude Stein
James Joyce y
Ezra Pound
París era una fiesta y el peso de los recuerdos en el tiempo hace temblar la letra
como epitafios en la tumba de los días en los que la aventura consistía en subirse y pesar la vejez en la báscula cara a la pared
y escribir en esta el diario del sobrepeso por el alcohol y la vida
Supongo que fue la última vez que no tembló el pulso
firme, en el justo y liberador instante que apretó el gatillo

13 de Mayo de 2017 Montado en la Catedral de Notre Dame, vuelvo al Malecón

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67343
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Re: Finca Vigia, casa museo de Ernest Hemingway, San Francis

Mensaje por lucia » 20 Ene 2018 20:30

Como poesía no lo veo. No le veo ritmo ni musicalidad ni lírica.

Como homenaje a Hemingway y su obra, repasando las mas importantes, sí que está bien, a pesar de que no te has molestado en puntuar los versos y hay que leer a nuestro buen entender.

Responder