Cartas de Venecia - Frederick Rolfe (Barón Corvo)

Aquellas maravillosas cartas.

Moderadores: madison, natura

Avatar de Usuario
Arden
Vivo aquí
Mensajes: 14058
Registrado: 28 Oct 2008 08:59

Cartas de Venecia - Frederick Rolfe (Barón Corvo)

Mensaje por Arden » 04 Mar 2018 00:28

Imagen

Cartas de Venecia
por Frederick Rolfe, Barón Corvo

Título original: The Venice Letters (primera edición completa en 1974, Londres)
Editorial: Amistades Particulares
ISBN: 978-84-946575-5-9
Fecha de la edición: 2018
Encuadernación: Revista
Dimensiones: 15 cm x 30 cm
Nº Pág.: 130
Amistades particulares dice:

Este extraordinario conjunto de cartas fueron escritas en 1909 y 1910 por Frederick Rolfe, el Barón Corvo, y dirigidas al acaudalado hombre de negocios Charles M. Fox. Intentando excitar su pasión, y de paso su generosidad, en ellas va describiendo el submundo homosexual de la Venecia de la época y detallándole todo un catálogo de jóvenes disponibles a su espera. Fueron escritas con el convencimiento de que serían quemadas tras su lectura, pero la segura excitación que provocaron en el receptor, evitaron la destrucción. Gracias a la convicción de que estas cartas no sobrevivirían, se convierten en un relato crudo, con pasajes de sexo explícito, de lo que era el turismo homosexual en una época en la que ricos caballeros del norte europeo buscaban consuelo en el sur, donde la relajada moral y la miseria, ponían a su disposición a empobrecidos muchachos de piel bronceada. A pesar de que Rolfe lo que buscaba era excitar la libido de su corresponsal, y de paso conseguir algo de dinero, uno de los aspectos en los que muestra honestidad es que no finge desconocer que lo que llevaba a aquellos chicos a venderse, no era ni el hedonismo ni la sensualidad exacerbada, sino la necesidad. Muchos otros que por aquellos años viajaron al sur con idéntico propósito, simularon desconocer la razón que se escondía tras la disponibilidad sexual de los muchachos; por los cuales Rolfe, como demuestra en las cartas, no solo se sentía atraído sexualmente sino que experimentaba una verdadera simpatía solidaria. Estas cartas circularon de mano en mano, en copias mecanografiadas, entre grupos reducidos de homosexuales ingleses y americanos, hasta que en 1974 fueron publicadas en Gran Bretaña. Posteriormente han sido traducidas a las principales lenguas europeas, pero nunca hasta ahora al castellano.
El fin del Homo sovieticus de Svetlana Alexievich. Sukkwan Island de David Vann. La octava vida de Nino Haratischwili

Responder