Jane Kenyon

¿Qué es poesía? Dices mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul.
¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?
Poesía... ¡eres tú!

Moderadores: madison, Tessia

Responder
Avatar de Usuario
Richar Elis
Lector ocasional
Mensajes: 55
Registrado: 28 Feb 2007 12:38
Ubicación: Madrid
Contactar:

Jane Kenyon

Mensaje por Richar Elis » 10 Jul 2007 10:47

Imagen

Hilario Barrero, poeta, dibujante, y buena persona, ha trasladado al castellano, en una excelente edición, la poesía de Jane Kenyon.

El también poeta Jaime Siles la reseña esta semana en ABCD, reseña en la que leemos: “Del mismo modo que algunos críticos han propuesto el nombre de poesía abstracta para aquélla que oscila entre la desnudez del arte pobre y la austeridad del arte minimal, podría hablarse también de una poesía concreta, tan diferente de la figurativa como de la visual, que renuncia a los alardes técnicos y que, más que al estilo planus, se aproxima al humilis en cuyo tono encuentra su casi único punto de ignición. Dentro de esta poesía concreta –que tiene, como ámbito propio, el territorio específico de lo cotidiano y, dentro de él, el de la más doméstica y familiar intimidad– hay que situar la interesantísima escritura de Jane Kenyon”

Ha sido comparada con Anna Ajmatova, Emily Dickinson y Elizabeht Bishop, tres poetas a las que Kenyon admiraba. Su figura ha despertado un paulatino interés de público y crítica tras su muerte en 1995, a los 47 años, después de luchar contra la leucemia.

En la revista virtual ‘Letralia’, Max Vergara nos cuenta lo decisivo que fue, cuando se casó con el poeta Donald Hall (él con 43 años y ella con 24) su mudanza a la granja en New Hampshire, granja en la que la pareja quiso pasar una especie de ‘año sabático’, y la misma en la que Kenyon morirá dos décadas después, será para la obra de Kenyon “el ojo de toda la fuerza de su inspiración”.

Enrique Gutiérrez Ordorika, en el nº 77 de la revista virtual Luke, opinaba que en lugar del inútil lamento por “los poemas que nunca se han escrito como por los años de vida que no se han vivido”, de Kenyon, fallecida tras más de un año de difícil lucha con una leucemia que la obligó a someterse a una agresiva quimioterapia que consumía todas sus fuerzas, se debía celebrar que Kenyon “es una extraordinaria autora de versos conmovedores, plasmados con una inigualable y sugerente sencillez. Versos que, a través de los materiales de lo cotidiano, nos sumergen, sin retóricas artificiosas, en ese inmenso universo en el que lo humano se enfrenta humildemente a esos eternos interrogantes de la existencia tras los que se esconden los indescifrables enigmas de lo trascendente”.

El mejor homenaje para nosotros es el que le ha hecho Hilario Barrero al traducirla, el que a los demás nos queda es leerla, y el que desde aquí podemos hacerle es darla a conocer…


FIESTA AL AIRE LIBRE EN SEPTIEMBRE

Nos sentamos con amigos a la mesa
Redonda de cristal. La conversación es inteligente;
Todo el mundo está a su altura. Las abejas
Se acercan a las mondas helicoidales de pera
En tu plato.
Desde mi regazo o desde tu mano
El sabor de nuestra privacidad matinal
Viene flotando. Un sol de otoño
Pasa a través del vino.

EL MURCIÉLAGO

Estaba leyendo sobre racionalismo,
el tipo de cosas que hacemos en el norte
al comienzo del invierno, cuando el sol
deja de trabajar a las cuatro y cuarto.

Quizás el mundo es inteligible
para las mentes racionales;
y quizás encendemos las lámparas al anochecer
para nada…

Entonces oí ruido de alas sobre mi cabeza.


EL PRETENDIENTE

Nos acostamos dándonos la espalda. Las cortinas
suben y bajan
como el pecho de alguien que duerme.
El viento mueve las hojas del viejo boj,
mostrando sus claros reversos
al dar la vuelta todas a la vez
como un banco de peces.
De pronto, comprendo que soy feliz.
Durante meses este sentimiento
se ha estado acercando, ha permanecido
en breves visitas como un tímido pretendiente.

Y se cierra, con su último poema ‘La esposa enferma’, que revisaba en su último día de vida, y el único que escribió al respecto de su enfermedad.

La esposa enferma permaneció en el coche
mientras él hacía la compra.
Sin tener aún cincuenta años
ha aprendido lo que es no poder
abotonar un botón.



Cuánto mejor es
echar leña al fuego
que lamentarse sobre la vida.
Cuánto mejor es
tirar la basura
en el estiércol o prender la sábana
limpia en la cuerda
con unas viejas pinzas de madera.


DE OTRA MANERA

Me levanté de la cama
Con dos piernas fuertes.
Podría haber sido
De otra manera. Comí
Cereal, leche
Dulce, un melocotón
Maduro, perfecto. Podría
Haber sido de otra manera.
Llevé el perro cuesta arriba
Al bosque de abedules.
Toda la mañana hice
El trabajo que me gusta.

Al mediodía me acosté
Con mi compañero. Podría
Haber sido de otra manera.
Cenamos juntos
En una mesa con candelabros
De plata. Podría
Haber sido de otra manera.
Dormí en una cama
En una alcoba con cuadros
En la pared
Y planeé otro día
Exactamente igual a éste.
Pero un día, lo sé,
Será de otra manera.

Avatar de Usuario
nolte
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 803
Registrado: 18 Nov 2006 12:04
Ubicación: Vigo

Mensaje por nolte » 10 Jul 2007 17:14

¿Edición bilingüe? Buen hilo y buena poesía: interesante, me la anoto, tal vez cuando acabe con Auden.

Responder