Giovanni Quessep

¿Qué es poesía? Dices mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul.
¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?
Poesía... ¡eres tú!

Moderadores: madison, Tessia

Responder
Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40513
Registrado: 15 May 2005 21:51

Giovanni Quessep

Mensaje por madison » 27 Oct 2010 22:23

Imagen
Poeta y ensayista colombiano nacido en San Onofre, Sucre, en 1939.
Estudió Filosofía y letras en la Universidad Javeriana de Bogotá, y en Italia se especializó en poesía del Renacimiento
y Lectura Dantis.
Desde 1992, es Doctor Honoris Causa en Filosofía y letras de la Universidad del Cauca, de la cual es profesor de Literatura.
Ha sido colaborador de prestigiosas revistas y es considerado como uno de los poetas capitales de la segunda mitad
del siglo en Colombia.
De su amplia obra poética merecen destacarse las siguientes publicaciones: «Después del paraíso» en 1961, «El ser no es
una fábula» en 1968, «Duración y leyenda» en 1972, «Canto del extranjero» en 1976, «Madrigales de vida y muerte»
en 1978, «Muerte de Merlín» en 1985 y «Antología poética» en 1993. «Brasa lunar» su libro más maduro, obtuvo el
Premio Nacional de Poesía José Asunción Silva 2004.

Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40513
Registrado: 15 May 2005 21:51

Re: Giovanni Quessep

Mensaje por madison » 27 Oct 2010 22:27

Medianoche

Medianoche, no encuentro
los caminos que dan al patio,
ni al pozo de agua viva
donde bajan las nubes y el pasado.
Digo canciones a una sombra
para volver siquiera soñando,
pues sólo en sueños la muerte
nos deja entrar en su barco
sin dar al polvo lo que es del polvo
ni a la mar los remos blancos.
Pierdo la casa (prodigios
de encantadores) y no me hallo
sino en el patio que daba al cielo
y en el agua del pozo y el naranjo.

Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40513
Registrado: 15 May 2005 21:51

Re: Giovanni Quessep

Mensaje por madison » 27 Oct 2010 22:29

Vigilia

Pasos en el jardín. El vigilante
golpea la corteza del manzano
y hay pájaros que huyen, quedan otros
enjaulados en tiempo y luz de plata.
Fábulas no me encanten; velar quiero
mis armas esta noche o adentrarme
por el jardín y oír bajo mis pasos
los tréboles que guardan en el polvo
las maravillas de la blanca torre.
Debajo del manzano ya mi lado
una mujer hojea un viejo libro:
Demonios hay en torno y una fuente
refleja un ciervo, un tigre de Bengala.
Los pasos van y vienen y no saben
quién es el vigilante, el vigilado.

Responder