Fibonacci, el soñador de números - Joseph D'Agnese

Desde las aventuras de Kika Superbruja hasta los mundos de Stephenie Meyer.

Moderadores: Felicity, Ginebra

Responder
Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 68219
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Fibonacci, el soñador de números - Joseph D'Agnese

Mensaje por lucia » 17 Sep 2011 19:18

Imagen
lustrado por John O´Brien
A partir de 6 años.
ISBN: 978-84-261-3848-4
Colección Álbumes Ilustrados 1ª edición
Formato: 18 x 23 cm 40 páginas
Encuadernado en cartoné
Juventud escribió:En la Italia medieval, vivía un niño llamado Leonardo Fibonacci, que soñaba de día y de noche con los números. Él era un soñador y la gente no lo comprendía.
Cuando Leonardo creció y viajó por el mundo, descubrió que existían otras maneras de escribir los números y estudió todo lo que pudo sobre ellos. Fibonacci vio que muchas cosas en la naturaleza, desde el número de pétalos en una flor a la espiral de una concha, parecen seguir un patrón determinado. El niño del que todos se burlaban por pensar obsesivamente en los números había descubierto lo que llegó a ser conocido como la Secuencia de Fibonacci y fue uno de los mayores matemáticos de la Historia.

Imagen Imagen
Imagen
Mas información en http://www.editorialjuventud.es/3848.html

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 68219
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Re: Fibonacci, el soñador de números - Joseph D'Agnese

Mensaje por lucia » 23 Sep 2011 15:32

El texto es un maravilloso alegato a perseguir los sueños y disfrutar de los números, del valor de encontrar una persona que nos apoye cuando luchamos contra la ceguera de los que nos rodean y nos anime a descubrir el mundo por nosotros mismos en todo lo que hacemos. Y, por último, refleja la incomprensión de los paisanos de Fibonacci, al que no entendían, y la importancia de la secuencia de Fibonacci.

Las ilustraciones acompañan con diversos ejemplos de espirales y secuencias que aparecen en la naturaleza, para que no solo los peques lean sobre ella, sino que las vean :D

La combinación resulta perfectamente comprensible y los valores los transmite con naturalidad, sin que suene a moralina o moraleja.

Responder