La niebla - Fénix (II relatos)

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Responder
Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67298
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

La niebla - Fénix (II relatos)

Mensaje por lucia » 01 Abr 2007 15:26

Surgió de la niebla, dijo el joven lector mientras el profesor caminaba entre las hileras de pupitres; su pensamiento andaba por esos vericuetos que conforman la mente de un aburrido maestro harto de aguantar lo inimaginable. Surgió de la niebla, repitió Don Anselmo, aunque en la actualidad ya no era conocido como tal sino simplemente por Anselmo e incluso por oye tú.
Surgió de la niebla, volvió a repetir interrumpiendo el relato de un jovenzuelo con cresta que, con cuatro o cinco aretes en la oreja derecha, desgranaba a trompicones un relato con la misma desgana con la que Don Anselmo lo escuchaba.
-Odio esa expresión –comentó como distraído aproximándose a la ventana-, ¿no hay niebla de donde pueda surgir y arrebataros vuestra estupidez?
Abrió la ventana, trepó con dificultad al alfeizar y se lanzó al vacío; los niños, o lo que aquella pandilla de bípedos de calzones anchos y caídos pudiese ser denominada, corrieron a ver el suicidio de su profesor sin recordar que el aula se encontraba en el bajo de aquel IES, lo cual, una vez cerciorada su ubicación llevó a los alumnos a sentirse defraudados.
Don Anselmo se levantó del suelo con dignidad, un chicle pegado a la rodilla hizo de tela de araña por unos instantes mientras se incorporaba; se sacudió las cáscaras de pipas adheridas a su raída chaqueta, y cruzando hasta la mitad del patio se volvió para mirar por última vez a aquellos productos del subdesarrollo intelectual.
Una niebla espesa había comenzado a trepar por la valla del instituto, espesa y blanca, opaca de pura espesa; una vez alcanzada la parte superior de la valla, cayó al patio como cae la leche desde un tetrabrick, sin salpicar claro estaba, pero llenando el espacio de una blancura radiante. Don Anselmo percibía la humedad de aquella nube que se aproximaba inexorablemente y él, generoso, hizo por ella; caminó entusiasmado hacia la masa blanca, su redentora masa blanca, la que posiblemente lo trasladara a otro momento, a otro lugar, a alguna otra circunstancia que le devolviese la esperanza en el futuro de la humanidad y de la enseñanza, por supuesto.
-¿Qué estará haciendo el que descubra la vacuna del SIDA? –se preguntó recordando un anuncio de la radio- desde luego si está estudiando, no será de aquí.
Aceleró el paso para sumergirse en aquella espuma húmeda; sintió la espesura de la nube, no recordaba esa textura en nieblas anteriores, ergo era una señal. Aquel argumento silogístico le reconfortó en su ceguera, ¿cuál debería ser el siguiente paso? La niebla lo ocupaba todo en su expansión, saltaron los botones de su camisa, la chaqueta no cedía y le apretaban las costuras hasta hacerle daño, el cinturón y la corbata lo estrangulaban; rápidamente aflojó el nudo y se soltó los pantalones, se quitó la chaqueta y lanzó lejos sus zapatos mocasines. Sonrió cuando reventaron los calcetines, no los vio, sólo una sensación de cosquilleo en los pies le indicó lo ocurrido. Una palmada en las nalgas le dejaban en cueros vivo cuando los expandidos calzoncillos -braslip los llamaba el viejo profesor, sacado de una antigua marca y que le resultaba más digna denominación que aquel diminutivo castellano que tapaba sus vergüenzas.
La lechada lo había dejado desnudo, debía ser una nueva señal, renacer desnudo a una nueva realidad –distinta-, confiaba; no sentía vergüenza por su desnudez ya que ni tan siquiera podía verse la mano a escasos centímetros de sus ojos.
No se había dado cuenta, pendiente como estaba de su expandible streattease, que tragaba y respiraba aquella masa blanca sin que en su interior notase malestar o dolor o lo que sientan las personas al reventarle los pulmones. Un leve recuerdo de la película Alien lo frenó en su errático deambular por el interior de la masa. Se escuchó, se palpó, se auscultó, nada presuponía que aquella masa pudiese abrirlo en canal, luego eran señales que le indicaban que aquella locura era posible, tan así como que comenzaba a sentir la transformación.
Sintió que la masa no entendía de intimidades y que también penetraba por su esfínter; aquello no le gustó demasiado, aunque resultara refrescante. No había nada de machotismo irredento –palabra inventada por él y de la que se sentía muy orgulloso-, en absoluto, lo único que no quería eran expansiones en semejante lugar, su talón de Aquiles durante años, debido a su pertinaz estreñimiento y las consiguientes hemorroides que acumulara.
Su mente ahora era mucho más clara, notaba el fresco aroma a tierra mojada a pesar de creer pisar cáscaras de pipas por doquier, cáscaras sobre hormigón –no tenían educación y así dejaban el patio después de cada recreo-; olía sí, y la luz que antes no traspasaba la masa redentora, ahora se hacía más notable reduciendo la textura de la nube. Ahí debe estar mi renovación, ahí el resurgir de mi hastío, mis nuevos alumnos entregados al aprendizaje, ahí mi verdadera vocación de docente.
Corrió hacia ellos, sus alumnos nuevos, quería conocerlos antes de su primera clase.
Surgió de la niebla, Don Anselmo acababa de surgir de la niebla, sus alumnos, los alumnos de todo el instituto esperaban en silencio la llegada del viejo profesor, antiguas caras renovadas por la masa redentora se abrían respetuosamente a su paso. Un grupo de colegas, que digo un grupo, pensó el renovado maestro, el claustro en su totalidad sale para arroparme en mi llegada, y marchó jubiloso al encuentro.
Las sirenas de la ambulancia iniciaron su canto al traspasar la verja corredera del patio del recreo; Don Anselmo en el interior de aquella sonora limusina descansaba antes de su clase magistral, yacía renovado en una camilla, tapada su desnudez con una de esas mantas doradas a la que el cansado profesor confundió con una toga de la que no encontraba el correspondiente birrete.
Última edición por lucia el 24 Abr 2007 16:39, editado 1 vez en total.

takeo
GANADOR del III Concurso de relatos
Mensajes: 5072
Registrado: 05 Mar 2006 12:19
Ubicación: Al noreste de Madrid

Re: La niebla

Mensaje por takeo » 06 Abr 2007 12:07

Está muy bien

Avatar de Usuario
Page
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 708
Registrado: 17 Oct 2005 18:22

Mensaje por Page » 11 Abr 2007 12:41

Pardiez, qué imaginación o qué cabeza llena de ideas o qué se yo... :shock:
Imagen

takeo
GANADOR del III Concurso de relatos
Mensajes: 5072
Registrado: 05 Mar 2006 12:19
Ubicación: Al noreste de Madrid

Mensaje por takeo » 15 Abr 2007 20:47

vamos a darle otra vuelta a esto

Avatar de Usuario
Protos
Foroadicto
Mensajes: 4790
Registrado: 27 Sep 2006 17:09
Ubicación: Hic et nunc

Mensaje por Protos » 22 Abr 2007 22:54

Los métodos evasivos de la mente frente al alumnado de hoy en día convierten la docencia en asunto peligroso. Me ha gustado, sobre todo el estilo narrativo.
"Cuando la mente puede, el cuerpo le sigue."

Avatar de Usuario
Fenix
No tengo vida social
Mensajes: 2249
Registrado: 25 Abr 2006 21:33
Ubicación: En mi casa, dónde si no

Mensaje por Fenix » 24 Abr 2007 11:25

Este es el mío, reflejo de la frustración permanente de mi hermano, profesor de instituto en San Fernando, Cádiz, que no ve el día en que pueda jubilarse: el día de su liberación.

takeo
GANADOR del III Concurso de relatos
Mensajes: 5072
Registrado: 05 Mar 2006 12:19
Ubicación: Al noreste de Madrid

Mensaje por takeo » 24 Abr 2007 18:27

¡Qué recuerdos tengo del Insti de San Fdo! pero claro, en aquella época antediluviana era distinto. Allí estudié tres cursos y medio de bachillerato.

Avatar de Usuario
Escorpion
No tengo vida social
Mensajes: 2163
Registrado: 13 Mar 2006 12:49

Mensaje por Escorpion » 26 Abr 2007 16:33

Es un buen relato y sí, imagino que hoy para ser profesor de Instituto habra que pasar pruebas parecidas a las de la Legion. Vaya tela. Un saludo Fénix, que vd. lo tapone bien...
:wink:

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12729
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona, la más bonita del mundo.

Re: La niebla - Fénix (II relatos)

Mensaje por Berlín » 22 Nov 2009 11:57

Lo subo Fenix, que me parece muy bueno, y creo que tu estás aún mas loco que yo jajaja.
Realmente el tema de la falta de educación y respeto hacia el profesorado es muy preocupante y el número de docentes abocados a la depresión debe andar por las nubes. Siempre he pensado que la educación y las formas las debemos fomentar los padres, que somos el pilar de los hijos y su modelo, y que los centros educativos han de continuar esa tarea, en complicidad con los padres, pero algo está fallando. Estamos viendo crecer a unos pequeños tiranos, no todos afortunadamente.
Un abrazo Fenix.

Para arriba. :cunao:
Última edición por Berlín el 22 Nov 2009 12:07, editado 2 veces en total.
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"
http://siguiendolospasosdebarro.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12729
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona, la más bonita del mundo.

Re: La niebla - Fénix (II relatos)

Mensaje por Berlín » 22 Nov 2009 12:00

UP. :cunao:
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"
http://siguiendolospasosdebarro.blogspot.com/

Responder