El Clan de Fades

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: kassiopea, Megan

Avatar de Usuario
Felicity
Comité de bienvenida
Mensajes: 48782
Registrado: 28 Jul 2006 11:52
Ubicación: La cala más perdida de Eivissa.
Contactar:

El Clan de Fades

Mensaje por Felicity » 20 May 2007 19:11

Esto es un intento de hacer una novela o un relato dónde se mezclarían, la realidad la fantasía y el amor... bueno pongo el capítulo uno y los voy subiendo si os gusta ahora ando escribiendo el tres. tened en cuenta que las palabras me salen a bocajarro y que de momento no corrigo estilo ni nada.

beno me someteré a vuestro ojo crítico :D


1. La Tormenta



El océanos se levantó aquella noche, las altas olas coronadas por una espuma furiosa se elevaban intentando lamer la luna y al no conseguirlo, se lanzaban sin piedad a morder la playa. Era el 30 de Julio de 1982, la isla nunca había visto nada igual, los lugareños pensaban que aquel día el mar se engulliría aquel pedazo de tierra en el que habitaban y todos perecerían. La semana de antes muchos de ellos la habían abandonado en el barco que los llevaba a la península, a salvo, tierra adentro. Solo unos pocos, lo que no habían podido o los que no le temían a la tormenta, se quedaron dónde estaban.

En medio de aquella tormenta había una figura desafiante, que miraba el mar embravecido.

- ¡no te tengo miedo! - gritó la figura a viva voz. El viento la respondió con una bofeta en plena cara. Los cabellos blancos de la mujer azotaron como látigos sus mejillas. De repente un rayo surgió del cielo y fue a caer solo a dos metros de la mujer - ¡Buen intento! ¡Puedes hacerlo mejor!

Una niebla que venía del mar empezó a rodear a la mujer y poco a poco la niebla fue dejando paso a una figura, una figura alta, esbelta, de rostro anguloso y manos enguantadas con niebla y ojos que parecían dos zafiros relucientes su voz era como el susurro de un viento huracanado. Y su sonrisa tan estridente como el roce de las ramas en los cristales de las ventanas.

-has conseguido que me persone – rugió la voz – será grato matar a la última bruja del Clan de Fades – dicho eso levantó la mano y con ella el cuerpo de la mujer se elevó al cielo

- no estés tan seguro de ello – dijo la mujer, el giró la muñeca y la mujer empezó a notar la estrangulación en su cuello

-ya no eres tan fuerte ¿eh? - dijo la voz torciendo otra vez la muñeca lo que produjo una contracción de dolor por parte de la mujer – acabaré contigo como acabé con tus hermanas y el Clan de Fades será historia, y algún día dentro de unos años, seré el rey, ahora vieja, dame el Talisman.

-¡nunca! - casi no podía respirar, sabía que le quedaba poco tiempo.

-Lo cogeré yo mismo vieja – y dicho eso cerró la muñeca, la mujer notaba que se le nublaba la vista y dejó de luchar. La figura abrió la mano y la mujer cayó desplomada, aún así tuvo un poco de resuello y sacó del pecho un medallón. Y empezó a recitar una canción, la figura horrorizada retrocedió

- ¡NO! - la figura empezó a disolverse - ¡NO, NO! - la mujer seguía cantando - ¡volveré a por él! - dijo el hombre que empezaba a ser niebla.

Y dicho eso se evaporó de la manera que había aparecido, y con él la niebla y la tormenta, mientras la mujer se debatía con la idea de que había sido herida y de que sólo quedaba la muerte, estaba contagiada, aunque antes de morir aún podía llevar a cabo una última misión.
Recuento 2019
Hay un momento en la vida, en el que tienes que dejar de vivir y empezar a sobrevivir...

Avatar de Usuario
JANGEL
Vivo aquí
Mensajes: 11373
Registrado: 16 Mar 2005 19:19
Ubicación: Sevilla y olé
Contactar:

Mensaje por JANGEL » 21 May 2007 17:45

Bien, la escena inicial es intensa, empieza con fuerza y crea expectación. Pero, a mi juicio, le faltarían unas líneas más de descripción, para crear más ambiente, que sirva de introducción y sitúe al lector inmediatamente en la época, el entorno, etc.
Leyendo:
Fin, de David Monteagudo

http://www.joseangelmuriel.com
http://www.elautor.com

Avatar de Usuario
Felicity
Comité de bienvenida
Mensajes: 48782
Registrado: 28 Jul 2006 11:52
Ubicación: La cala más perdida de Eivissa.
Contactar:

Mensaje por Felicity » 21 May 2007 22:30

es que esto lo veo más como un Flashback casi casi difuminado :) pero se tienen en cuenta y mas viniendo de ti :D
Recuento 2019
Hay un momento en la vida, en el que tienes que dejar de vivir y empezar a sobrevivir...

Avatar de Usuario
Felicity
Comité de bienvenida
Mensajes: 48782
Registrado: 28 Jul 2006 11:52
Ubicación: La cala más perdida de Eivissa.
Contactar:

Mensaje por Felicity » 03 Jun 2007 21:03

segundo capítulo, sin pulir

2. La Herencia

Barcelona, Abril 2007


Gabrielle había perdido a sus padres en apenas 4 meses, aunque de distinta forma: su padre, francés de nacimiento, se había vuelto a casar y se había ido a vivir a París con su mujer y un hijo que tenían en común. No es que hubieran perdido la relación, sino que simplemente las distancias eran muy largas. La madre de Gabrielle, había muerto hacía tan solo 2 días de Cáncer. Gisela, que así se llamaba, había vivido los últimos 5 años en la isla de Ibiza, de dónde era natural y en dónde nació Gabrielle hacía ya casi 25 años. Pero con solo 5 meses se fue a la península a vivir, su abuela, había muerto unos poco antes durante una tormenta que se desató en la isla, y a la cual pilló recogiendo flores para sus infusiones, que eran curativas.

Gisela, su madre había vuelto a Ibiza dónde se encontraba mejor e incluso montó un negocio de flores, en dónde también hacía infusiones curativas, cosa que había heredado de su madre. Gabrielle también había heredado ese don de la pasión por las flores y la curación, así que empezó a estudiar la carrera de médico, pero no le llenó como ella esperaba y al final acabó haciendo psicología, cosa que empezó a gustarle más. Con 24 años acabó la carrera y desde entonces se dedicaba a estudiar y a investigar mientras trabajaba en un herbolario en el centro de la ciudad condal.

Por eso cuando su madre murió fue un duro golpe para ella, hacía casi un año que no la veía y verla ahí tan fría pero tan llena de vida en la caja, rompió a llorar.

Nunca había pensado que su regreso a la isla sería así. Su madre vivía en la parte de atrás de la floristería, situada al norte de la isla. Cerca de una cueva milenaría y muy cerca de una cala que contaba con dos islas. En ese cala se alzaba una casa cerrada que parecía abandonada, con los postigos cerrados y le jardín descuidado. Desde siempre, Gabrielle pensaba que pertenecería alguna familia rica, herdada por algún inepto que la había cerrado para siempre. Gabrielle de pequeña soñaba mucho con aquella casa, en la que una vez se había coloado en los jardines y había huido porque una fuerza extraña le hacía cosquillas en las manos y los pies.

Ahora la contemplaba desde la lejanía de la playa con aire misterioso. Faltaban solo 2 horas para que se abriera el testamento de su madre en el gabinete de abogados “Zanya” de Sta Eularia. Gabrielle miró el fraco dónde residían aún las cenizas de su madre, y mirando al mar. Abrió la tapa y las lanzó al viento. El viento inexistente hasta el momento, surgió con toda su dureza y se las llevó mar adentro, parecía que el cielo lloraba y se lamentaba de la muerte de Gisela. Tras derramar alguna lágrima, Gabriell cerró la tapa de la urna y miró al horizonte dónde el viento y las cenizas de su madre se fundían con el horizonte. Esa había sido su voluntad, las demás aún tendrían que esperar otra hora.

* * *

- Bienvenida señorita Chantelle – Oscar Zanya, era el abogado de Gisela, y Gabrielle tenía la ligera sospecha de que además tenía una relación con su madre.

- Buenos días Oscar, ¿Cómo estas? - dijo acercándose cuándo se sentó a su derecha

- Habrá que sobrellevarlo – hizo una mueca que denotaba tristeza, pero enseguida se recompuso cuando llegó el notario. - Bien, procedamos.

Oscar Zanya abrió el sobre y cayó de él un par de papeles y un sobre más pequeño.

- Bueno, esto será rápido – y empezó a leer – Yo Gisela Lull y Fades, lego a mi hija Gabrielle Chantelle y Lull todo cuanto poseo...- empezó a enumerar, la tienda el dinero... - ... también hay una carta que tienes que leer en privado – le tendió el sobre pequeño a Gabrielle que estaba intacto y el cuál ésta cogió con suavidad.

- Gracias – murmuró, y suponiendo que ya había acabado todo se levantó

- Espera – dijo Oscar- aparte del testamento de tu madre, hay uno de tu abuela que te dejó y que específicamente tenías que dar cuenta de ello, el mismo día que se hiciera público el de tu madre. - Gabrielle se quedó sorprendida ¿ su abuela?, apenas la había conocido. ¿ y porqué a ella y no a su madre?, volvió a sentarse un poco confusa.

Oscar, sacó un sobre, amarillento, dónde había muchos papeles, una llave y un colgante.

- Estas cartas son privadas – Anunció oscar – y el amuleto debe ser muy valioso, tu abuela en persona me lo confió, lo he guardado en la caja fuerte todos estos años –

Gabrielle cogió el amuleto y empezó a sentir un calor extraño que subía por la mano. Lo dejó encima de la mesa y se quedó mirando la llave. Una llave muy antigua y parecía pesada.
- ¿ y la llave? - dijo ella.

Ah, si, esa es la llave de una casa que hay en cala De Jonc – Gabrielle abrió la boca pero de su boca no salió ningún sonido. Era LA CASA.

- ¿ Y que tiene que ver esa casa conmigo? - el sonrió

- Era la casa de tu abuela y tus antepasados durante mucho tiempo, tu madre renunció a ella y tu abuela te la dejó diréctamente a tí – Gabrielle estaba empezando a agobiarse, siempre le pasaba lo miso cuando pasaban cosas incomprensibles e impactantes en su vida.

- ¿ Esa, Esa casa es mía? - tragó saliva con dificultad. - Oscar Sonrió
Por supuesto, y creo que ya es hora de que se le quiten las telarañas es preciosa – y dicho eso zanjó la sesión.

Cuando Gabrielle salió del gabinete, llevaba todas las cartas y papeles de ambos testamentos, y el amuleto y la llave que estaban en su bolso. Aún se sentía un poco aturdida cuando se sentó en el coche.
Recuento 2019
Hay un momento en la vida, en el que tienes que dejar de vivir y empezar a sobrevivir...

Avatar de Usuario
JANGEL
Vivo aquí
Mensajes: 11373
Registrado: 16 Mar 2005 19:19
Ubicación: Sevilla y olé
Contactar:

Mensaje por JANGEL » 04 Jun 2007 09:45

Bien, se introduce el tema de la casa y hay cierto atisbo de intriga. A ver qué pasa... :roll:
Leyendo:
Fin, de David Monteagudo

http://www.joseangelmuriel.com
http://www.elautor.com

Avatar de Usuario
Felicity
Comité de bienvenida
Mensajes: 48782
Registrado: 28 Jul 2006 11:52
Ubicación: La cala más perdida de Eivissa.
Contactar:

Mensaje por Felicity » 10 Jun 2007 14:30

3. La Casa.

Desde el todoterreno que su madre le había dejado, miró la casa a través de la valla que ahora estaba llena de flores rosas y rojas, aparte de la maleza. Aún no se creía que fuera suya, se quedó ahí contemplándola sin atreverse a hacer nada más. El cielo empezó a oscurecerse, era Abril por lo que el tiempo era revuelto. Gabrielle bajó del coche y el viento hizo ondear su pelo pelirojo, se acercó a la valla y olió el perfume de las flores que con la caida de la tarde se hacia más intenso. El verano iba a adelantarse, los almendros y las flores estaban como si fuera pleno mayo no principios de Abril. Gabrielle tenía una sensación muy rara volvía a notar un cosquilleo en las manos y los pies, cómo cuando era pequeña

- ¡Que tontería!¡Sólo es una casa! ¡ y tu eres psicóloga! - se dijo en voz alta y resuelta sacó la llave y abrió la valla.

El jardín se extendía hasta el acantilado y estaba lleno de maleza, aunque también de flores y hierbas aromáticas que creían con libertad. También había un sauce llorón y varios árboles. Dos antiguos porches de madera le daban la bienvenida y una puerta blanca se alzaba imponente como la puerta de un castillo. Pese a sus miedos, cuando atravesó el jardín se encontraba con una paz interior casi irreal, se sentia ligera y extrañamente en casa.

Subió las escaleras del porche y estas crujieron bajo su peso. Miró el jardín, el mar y la playa desde su situación privilegiada e incluso se atrevió a pensar que no había visto nada más hermoso. Luego se volvió y metió la llave en la cerradura.

Se la había imaginado de muchas maneras, pero nunca como la encontró. Pese a que llevaría cerrada muchos años, todo estaba limpio como recién recogido. No había ninguna mota de polvo y los sillones y los muebles lucian lustrosos. Paseó de una estancia a otra y en todas reinaba ese orden y esa limpieza de la entraba. “Qué raro” pensó. Subió a la segunda planta y desde allí salió al balcón donde se veía el mar en su extensión y la otra parte del jardín, tenía hasta un pequeño estanque y una pérgola un poco oxidada. También un paseo con árboles frondoso y bancos y hasta lo que parecía un pequeño santuario, o ermita.

Gabrielle nunca había imaginado tal cosa y no entendía porqué su madre había renunciado a ello y nunca le había contado nada, en ese momento se enfandó un poco con Gisela. Volvió a entrar en la casa y bajó por la escalera. Llegó a la cocina y cogió un vaso de una alacena e igual de inmaculado que el resto de la casa. Abrió el grifo, un agua cristalina invadió el fregadero hecho de mármol. Había agua. Se llenó el vaso y se lo bebió de un trago.

De pronto sintió un frio en la pierna,

- Por favor que no sea una rata – se dijo a si misma, y miró para abajo, pero en vez de una rata encontró junto a sus piernas a un gato negro que la miraba con sus ojos amarillos – ¡Pero bueno! ¿ Qué haces tu aquí? ¿ por dónde has entrado?- se agachó y lo acarició, se le veía bien cuidado pero no tenía collar . El gato se quedó quieto ronroneando. Estaba anocheciendo y aunque en la casa había luz prefirió irse al hotel donde se hospedaba, tenía mucho que pensar.

El gato la siguió hasta la puerta, pero por más que ella intentó que saliera, este se resistió, así que Gabrielle lo dejó ahí dentro.

- Bueno, si has entrado, sabrás salir, así que te dejo que te quedes, pero no desordenes nada ¿eh? - y dicho eso cerró la puerta ante la mirada penetrante del gato, le dió un escalofrío, parecía que la estuviera observando, parecía que la estuviera analizando, pero eso era imposible.
Recuento 2019
Hay un momento en la vida, en el que tienes que dejar de vivir y empezar a sobrevivir...

Avatar de Usuario
Rosa Estrada Díaz
Lector voraz
Mensajes: 114
Registrado: 12 Abr 2007 20:04
Contactar:

la tormenta

Mensaje por Rosa Estrada Díaz » 20 Jun 2007 12:04

[Esto no se hace. ¿Nos vas a dejar así? :-) Me encantó tu historia, como describes, como narras. Supongo que el personaje que aparece al principio es la abuela de la protagonista. ¿No es así?. Tu historia tiene un aire místico encantador con las brujas, el gato y la casa y también un halo de romanticismo (la tormenta, el sombrío personaje que emerge del mar en mitad de la noche, supongo..). Es una bonita historia, me ha cautivado.
Espero que aunque ya no pongas más aquí dejándonos con los dientes largos :-) la sigas tú por tu cuenta y que pienses en publicarla porque es BUENA y la idea de centarla en Ibiza es interesante.
Un saludo.

Avatar de Usuario
Felicity
Comité de bienvenida
Mensajes: 48782
Registrado: 28 Jul 2006 11:52
Ubicación: La cala más perdida de Eivissa.
Contactar:

Mensaje por Felicity » 23 Jun 2007 12:19

uy no había visto esto. muchas gracias rosa, a ver que sale xq la voy escribiendo sobre la marcha aquí va otro capítulo:

4. Las Cartas

Después de una ducha una se sentía mejor y se podía pensar con más claridad, eso Gabrielle no lo había aprendido en la carrera, lo había descubierto por sí misma. Cubierta con un albornoz se sentó en la cama y cogió el fajo de cartas de su bolso dónde habían permanecido desde que se las diera Oscar.

Cogió la de su madre, pese que las que más le intrigaban eran las de su abuela. Rasgó la carta de su madre. Y desplegó la hoja, parecía que la había escrito ayer, o hacía tan solo una hora, la tinta estaba todavía lustrosa e incluso daba la impresión de estar todavía húmeda.


“ Eivissa, 12 de Abril de 2007
Querida Gabrielle :
Sé que me queda muy poco de vida, y siento dejarte tan pronto, pero el ciclo de la vida es así. Pronto cumplirás los 25 y ese día debería de haber estado a tu lado y contarte tantas cosas... pero espero que ahora entiendas algunas cosas, otras las irás descubriendo poco a poco.
En primer lugar Gabrielle, habrás visitado “la casa” , y te preguntarás porqué nunca te he hablado de ella. Gabrielle hay cosas inexplicables, esa casa no me pertenece, te pertenece a tí por herencia y no quise profanarla. Tu abuela te la dejó y quería que estuviera como cuándo ella estaba, tu abuela era una mujer asombrosa, espero que lo vayas descubriendo poco a poco. Tu has heredado lo que la hacía tan especial, la casa tiene la explicación cariño y las respuestas debes encontrarlas tú. En teoría la casa era tu regalo de cumpleaños, de cuándo hagas los 25 dentro de poco más de un mes. Ese día será especial, estate atenta.... también te preguntarás cómo es que la casa está tan ordenada, eso es obra de Marcela, una mujer extraordinaria, que se encarga de limpiarla cada semana pese a que no hay nadie. La conoces porque también es la mujer que me ayudaba en la tienda. Si tienes algúna pregunta para la que no tienes contestación deberías de preguntarle a ella. Es la hermana pequeña de tu abuela, osea mi tía. Se que te cuesta asimilar tanta información pero has estudiado Psicología así que analízala con calma y no te agobies.

Por cierto el gato negro de la casa no es de nadie, bueno sí es tuyo, es el bisnieto de Luna, la gata negra que tenía tu abuela, Marcela lo llama cariñosamente: Raig. Cuídalo bien, es como de la familia.

Dos cosas más, ten cuidado con cierta familia los O'Ryan, no son malas personas, pero tuvimos unos ligeros problemas con el abuelo, a partir de ahora vas a tener que estar con los ojos abiertos.

La última cosa y la más díficil e importante. Tienes que quedarte en la isla. Tienes que llevar la tienda y quedarte, tienes que seguir el legado de la familia. Es lo único que te pido, dale vida a la casa y a tu corazón, empieza una nueva vida y sobre todo estate con los ojos bien abiertos y sé receptiva. Algunas cosas solo tienen explicación si lo estás. Y sobre todo ten en cuenta que todo puede pasar.

Y lo más más importante.... se Feliz

Te quiere, Mamá

PD: volveremos a vernos, pronto, tal vez en sueños.”

A Gabrielle le temblaba la mano, tenía muchos pensamientos en su mente, y no podía asimilarlos todos, tenía la boca seca. ¿ se había vuelto loca su madre? ¿ sería la enfermedad? ¿Porqué tanto misterio? ¿Que es eso que le iba a pasar el día de su 25 cumpleaños? ¿ porqué no sabía que tenía una tía? ¿ Qué era lo que tenía que descubrir? Gisela había sido una mujer muy racional, entonces ¿ por qué esa carta? ¿ las de su abuela serían así?

Gabrielle salió al bacón, ni se había dado cuenta de que llevaba el albornoz sin nada debajo. ¿ cómo pretendía su madre que lo dejara todo en Barcelona y se fuera a vivir enmedio del mar?. Vale que Ibiza era una isla preciosa pero, ¿ que se le había perdido allí? Y ¿ por qué era se suma importancia. Desde abajo le lanzaron un silbido de aprobación, ella se dió cuenta de que no llevaba nada debajo del albornoz y volvió a entrar en la habitación con la cara roja de vergüenza. Se volvió a sentar en la cama. Tendría que haber una razón lógica para todo ello, pero de momento no la encontraba, tenía que estar receptiva pero lo que estaba era aflijida y muy perdida. Decidió que lo mejor sería ir a cenar alguna cosa antes de abrir las cartas de su abuela.

La tormenta había parado y el frescor marino del mar era tan agradable que había mucha gente paseando por el paseo marítimo. Fue a un chino cercano y se pidió tallarines y ensalada y se quedó pensando en que, ahora que lo pensaba, había habido momentos en su vida en los que había sentido o pasado algo que no tenían explicación lógica. Cómo aquel verano en Ibiza en el que soñaba con su abuela y una cueva y la casa. La casa era el centro de todo, o al menos eso había dicho su madre en la carta. También soñaba con una tormenta, y había veces que estando en la facultad había curado a dos amigas de distintas dolencias solo con unas cuantas palabras o poniéndoles la mano en la frente. O esa melodia, una melodia que le venía una y otra vez a la cabeza y que a veces tarareaba sin darse cuenta. Tenía que saber que era lo que estaba pasando, y bueno investigar la mente y el interior de las personas se le daba bien, ¿porqué no se le tendría que dar igual de bien descubrir el interior de una casa? Pagó y se fue al hotel con mejor humor.

Una vez allí se enfrentó al otro sobre, el de su abuela, si la carta de su madre había sido rara, la de su abuela lo era más todavía.

Aileen se llamaba, y venía de un nombre Irlandés sus antepasados eran irlandeses, pero hacía muchas generaciones que vivían en la isla de Ibiza. Tal vez por eso Gabrielle era peliroja y con los ojos entre azules y verdes. Sin embargo su madre era castaña y con los ojos verdes. Gisela muchas veces le decía que era una Fades.

La carta de Aileen era mucho más corta pero mas concisa:


31 Julio 1982
Querida Nieta:

Si estás leyendo esto es que:
Has cumplido 25 años y tu madre te ha explicado tu herencia
tu madre a muerto antes de que cumplas 25 años y he de ser yo quien te explique tu herencia
Si esta es la primera opción te digo que no te preocupes que confies en ti,y todo irá bien, esto no es una lacra, es un don precioso
si es la segunda opción lo siento mucho por ella, con lo que me tocará contarte quien eres y a qué estás predestinada.
Hoy 31 de julio he sido herida de muerte, sé que me queda poco tiempo y necesito decirte esto: me duele no poder instruite para que sigas la generación, el clan. Yo Aileen De Fades, soy una bruja, pero no una bruja mala, es más no me gusta llamarme bruja, soy más una persona normal con algunos poderes, esta isla ha visto la magia, esta isla tiene magia y si se sabe usar puede ser bueno, yo creo que lo hice lo mejor que pude, pero siempre hay un contrario y este me ha destronado, por el momento. Tu mi nieta, Gabrielle, eres bruja también, si, es cierto. Y tienes que estar preparada para ello, para asumir tu poder llegado el momento. Las respuestas de tus preguntas están en la casa y en ese medallón que seguro llevas en el bolsillo, protégelo con tu vida, es la llave. El mal volverá y siempre vuelve así que estate preparada. Dos cosas no confies en nadie, solo en Marcela y en Luna o alguno de sus descencientes, ellos te guiarán también. Se que esto parece inverosímil pero las hadas y las brujas existen, y tu eres una de ellas.

Hasta Pronto....

Aileen

Gabrielle dejó que la carta resbalara por sus dedos, estaba temblando, su madre y su abuela se habían vuelto locas por completo antes de morir. Se recostó en la cama. Estaba cansada. Se detuvo a pensar que podía hacer ella. Podría irse a Barcelona y olvidarse de todo, pero no podía dejar de complacer a su madre su última voluntad, ni tampoco a su abuela. Y aún sin haber tomado una decisión se durmió. Y soñó. Soñó con la casa, con la cueva, con su madre y su abuela, con aquelarres y con un castillo.
Recuento 2019
Hay un momento en la vida, en el que tienes que dejar de vivir y empezar a sobrevivir...

Avatar de Usuario
Rosa Estrada Díaz
Lector voraz
Mensajes: 114
Registrado: 12 Abr 2007 20:04
Contactar:

la cueva

Mensaje por Rosa Estrada Díaz » 24 Jun 2007 09:59

estoy enganchada a la historia. Me gustaría que la casa fuese una casona vieja y la cueva estuviese cerca del mar... :-)

El gato craig puede dar mucho juego...

Avatar de Usuario
Felicity
Comité de bienvenida
Mensajes: 48782
Registrado: 28 Jul 2006 11:52
Ubicación: La cala más perdida de Eivissa.
Contactar:

Mensaje por Felicity » 24 Jun 2007 11:19

gracias rosa :oops: el gato en efecto jugará un papel fundamental.
la casa es muy antigua y la cueva he cogido como referencia una real que esta en ibiza llamada cova des culleram además ahora ya estoy de vacaciones y me voy un mes a la isla así que espero que salga algo bueno estando allí en el ambiente :D ya iré subiendo
Recuento 2019
Hay un momento en la vida, en el que tienes que dejar de vivir y empezar a sobrevivir...

Avatar de Usuario
Rosa Estrada Díaz
Lector voraz
Mensajes: 114
Registrado: 12 Abr 2007 20:04
Contactar:

el clan de fades

Mensaje por Rosa Estrada Díaz » 24 Jun 2007 19:15

[Cuando sigas escribiendo, describe la casona y envuélvela en un halo de mucho misterio sus habitaciones llenas de polvo, sus muebles probablemente cubiertos con sábanas, etc,... tal vez podría tener una habitación secreta, describe también la cueva, la tienda de flores y los personajes, como son físicamente,como se mueven, como hablan...

Ahora que te vas a Ibiza para inspirarte te va a quedar bordado. Me gusta mucho tu novela. Espero seguir leyéndola a la vuelta de tus vacaciones.

¡Pásalo bien!

Avatar de Usuario
Felicity
Comité de bienvenida
Mensajes: 48782
Registrado: 28 Jul 2006 11:52
Ubicación: La cala más perdida de Eivissa.
Contactar:

Mensaje por Felicity » 24 Jun 2007 19:42

gracias :60:
Recuento 2019
Hay un momento en la vida, en el que tienes que dejar de vivir y empezar a sobrevivir...

Avatar de Usuario
Felicity
Comité de bienvenida
Mensajes: 48782
Registrado: 28 Jul 2006 11:52
Ubicación: La cala más perdida de Eivissa.
Contactar:

Mensaje por Felicity » 26 Jun 2007 10:42

5. O'Ryan

Ibiza, Junio 2007

Sheridan veía la pista de aterrizaje desde su asiento de ventana. Faltaban sólo unos minutos para aterrizar, luego, estaría en casa.

Habían pasado casi dos meses desde que partió a Irlanda, dónde vivían gran parte de la familia. Y aquel año era la reunión. Además su hermana aprovechó para casarse, puesto que estaba n todos allí.

Allí también se había enterado de que Gisela había muerto. Lo sentía por ella, no se habían llevado mal, al contrario, incluso a veces colaboraban. Para desesperación de su estirpe.

El avión tomó tierra con un golpe seco y un frenazo, incluso hubo varios aplausos. El viaje no había sido del todo apacible, la tormenta se desató poco después de entrar en Francia. Percibió el olor familiar de la sal y hierbas aromáticas. El verano se había adelantado y mucho, eso era bueno para él y su negocio. Sheridan tenía un chiringuito en la Cala Sant Vicent ; y aparte era masajista terapéutico. Era su Don. Sanar a traves de las manos.

Recogió la maleta y salió fuera, nadie le esperaba, tenía buena relación con la gente pero ningún amigo íntimo. Tan solo, unos cuantos conocidos con los que salía de vez en cuando y sus dos colaboradores en el chiringuito: Thomas y Sheila. Un inglés y una ibicenca. Se dirigió al aparcamiento de larga estancia dónde tenía su todoterreno.

Empezaba a haber gente por la cala. Los hoteles estaban con bastante reserva y en la playa se veían sombrillas y hamacas ya ocupadas. Tenía su casa en lo alto de la roca que domina San Vicent. Y desde la que se veía desde Forat d'en Rieró a Ses Formigues. Subió la cuesta y se detuvo en la entrada. Era una construcción cuadrada con algún arco, toda era blanca y el tejado era una gran terraza con arcos. Era fresca en verano y abrigada en invierno.

Sheridan hacía 7 años que vivía en la isla. Antes, había pasado veranos con su familia. Su abuelo antes de morir hacía ya 10 años le había dicho que su lugar era Ibiza y que tenía que cuidar de la fuerza de la isla, y evitar que algún miembro del Clan de Fades retomara el poder de esta. Su abuelo le dijo que había matado a la última bruja del clan, pero que aunque Gisela no tuviera el poder necesario, era preciso vigilarla de cerca. Sheridan al principio no quería ir a Ibiza pero ahora ese era su hogar. Tampoco es que le preocupara el poder, las cosas estaban cambiando. En el mundo de la tecnología ya nadie creía en la magia, y él no estaba dispuesto a aferrarse a ella. Veía su don como algo distintivo pero siempre creía que para sobrevivir en el siglo XXI no era algo imprescindible. Además no le gustaba usarlo, y solo lo empleaba para sanar. Sabía muy bien que su abuelo estaría furioso de que no mostrara su poder, que no lo empleara para sus fines y anhelos. Sheridan no tenía el espíritu de los O' Ryan. El espíritu conquistador y atemorizador de la familia. Es más, los dos meses con su familia habían sido un infierno, quitándo la boda y algún evento más en el que la magia quedaba a un lado. Lo tacharon de cobarde y de ser el causante de el descenso de los O' Ryan. Su padre incluso pretendía desheredarlo pero le necesitaban, él tenía más poder que todos ellos juntos. Su madre y su hermana Catriona eran sus únicas aliadas.

Estaba harto de la magia, y como tal intentaba dejarla a un lado y emplearla lo menos posible.

Lo primero que hizo fue subir a la terraza y mirar al horizonte, el mar. Inspiró hondamente y una sonrisa atravesó sus labios. Hacía mucho que no sonreía.
Recuento 2019
Hay un momento en la vida, en el que tienes que dejar de vivir y empezar a sobrevivir...

Avatar de Usuario
Rosa Estrada Díaz
Lector voraz
Mensajes: 114
Registrado: 12 Abr 2007 20:04
Contactar:

o, ryan

Mensaje por Rosa Estrada Díaz » 26 Jun 2007 11:29

supongo que el abuelo de o´ryan debe ser la presencia que emerge del mar en el prólogo que se enfrenta con la abuela de Giselle. ¿Se avecina un romance tórrido entre ambos nietos? :oops:

Avatar de Usuario
Felicity
Comité de bienvenida
Mensajes: 48782
Registrado: 28 Jul 2006 11:52
Ubicación: La cala más perdida de Eivissa.
Contactar:

Mensaje por Felicity » 26 Jun 2007 15:18

y clave rosa :wink:
Recuento 2019
Hay un momento en la vida, en el que tienes que dejar de vivir y empezar a sobrevivir...

Responder