La vida en un minuto

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: kassiopea, Megan

Responder
Avatar de Usuario
kansado
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 601
Registrado: 18 Jun 2007 10:21
Ubicación: Al fondo a la derecha segun se viene

La vida en un minuto

Mensaje por kansado » 25 Jun 2007 13:52

Ayer me ocurrió algo extraordinario. Viví una vida entera en solo unos minutos.

Recuerdo que era una calle muy estrecha, una cuesta arriba que según la ascendía parecía que iba conformándose en 90 grados. Me dolían los músculos por la falta de costumbre de pasear con las extremidades naturales en lugar de las habituales ruedas de mi coche. A pesar de que el verano ya se había retirado el sudor perlaba mi frente, la camisa se me pegaba al cuerpo y mi respiración se entrecortaba por el esfuerzo. Creo que era ya mediodía cuando coroné aquella larguísima calle. El sol en pleno apogeo elegía mi cabeza como centro de su energía o al menos eso me parecía. Me encontré en una coqueta plazuela. En aquellos momentos estaba poco transitada, no había niños y solo algunas ancianas, la mayoría de negro, paseaban por ella. “Seguro que estas llevan aquí toda la vida” pensaba imaginando el esfuerzo que habrían de hacer si alguna vez se les ocurría bajar, es mas, estaba seguro de lo que me contestarían si les propusiera bajar.

-Joven, ¿que hay ahí abajo que no haya aquí? Hemos visto venir miles como usted buscando algo que aquí no hay, ni si quieran saben lo que buscan, cuando encuentre lo que es me avisa y con mucho gusto iré a verlo. Mientras eso no ocurra déjeme en mi plazuela.


Mientras pensaba en esto me dirigí a una pequeña terraza con varios veladores fuera. Creo que mis pasos se encaminaban solos hacia allí en busca del oasis después de la travesía que había vivido.

Esta historia hasta ahora sería una historia normal, quizás algo excéntrica debida a mi mentalidad urbanita que se encuentra fuera de juego en un pequeño pueblo de la sierra. Pero a partir de ahora van a suceder cosas extraordinarias, con una salvedad, que no han sido sucesos que saldrían en el periódico, tampoco se puede decir que cambiaran mi vida; al menos en apariencia.

Me senté en una mesa con alegría, descalcé mis pies al menos un poco para que algo de aire penetrara en mis zapatos. Miraba la mesa aviejada, era de madera, una madera carcomida, sin barniz, con patas que cojeaban. sentí que aquella mesa se parecía a alguna de aquellas personas de apariencia cansada y envejecida pero que seguían cumpliendo su función sin inmutarse, solo por que era lo que habían estado haciendo toda la vida. Tras meditar un rato concluí que tampoco era muy distinta de mi y ni del resto de los humanos

Mientras miraba las moscas posarse sobre ella algo en mi visión periférica me hizo levantar la vista. Era una muchacha joven, de cuerpo escuálido casi raquítico, su extremada delgadez contrastaba de forma ostensible con sus ojos. Eran unos ojos profundos, cargados de fuerza, si no fuera por ellos uno pensaría que está enferma, pero no, esos ojos hacen incluso la ilusión de que su cuerpo engorda y se vuelve mas rotundo. Ojos verdes como el mar pensé. Ya sabemos que el mar tiene el color de los ojos de las mujeres sea cual sea este. Son licencias que tomamos los aprendices de escritor.

Mi mirada pasaba de un lugar a otro descansando luego en sus ojos durante decimas de segundo y volvian a bailar a su alrededor en una danza nerviosa producto de la timidez. Allí solo estábamos ella y yo por lo que era imposible que no se percatara de mi presencia. De hecho sí se percataba y me miraba fijamente con curiosidad. Creo que le divertía la danza emprendida por mis ojos y disfrutaba viendo las piruetas que hacían. Poco a poco tome confianza y mis ojos ya no descansaban, ya se podría decir que se habían sentado a su lado y le cogían la mano. Ahora era ella la que bajaba su mirada y se tocaba coquetamente el pelo con las manos. Era su turno sus manos comenzaron una danza sin saber donde posarse. Eran unas manos finas que en mi desconcierto imaginaba echas para acariciar mi cuerpo. Esta es una licencia no de aprendiz de poeta si no de hombre enamorado.
Al cabo de unos segundo sus manos dejaron de bailar, se detuvieron entrelazadas la una con la otra, sus ojos quedaron fijos en mí. Los míos esta vez no rehuyeron la mirada. Estaban confiados, mi cuerpo se relajaba y un escalofrío placentero transitaba mi cuerpo. Una mezcla de orgullo y satisfacción que me hizo sonreír. Olvidada estaba ya la larga subida, el calor el sol, ahora el mundo se había detenido y nos enfocaba. Éramos el centro del universo.
En un momento dado mi mirada se desvió de ella buscando al camarero, al volver la vista ella ya no miraba, su mirada vagaba en el fondo de la plaza. Ya no me volvió a mirar al poco se levanto llevándose su mirada con ella. la perseguí desde mi asiento. Ya no me parecía tan rotunda, la magia de sus pupilas se malgastaba en esa posición, incluso me pareció fea. Al llegar a la esquina se giro. me miro de nuevo directamente, cerro los ojos un segundo, tornó a mirarme por ultima vez y se eclipsó. Creo que nunca he sentido tan apresurado el paso del tiempo. No puedo evitar pensar que había vivido toda una vida en unos exiguos minutos.
Cerveza que no has de beber entera dejala fresquita en la nevera.
Este es un mensaje del gobierno de españa.

Avatar de Usuario
Rosa Estrada Díaz
Lector voraz
Mensajes: 114
Registrado: 12 Abr 2007 20:04
Contactar:

Re: LA VIDA EN UN MINUTO

Mensaje por Rosa Estrada Díaz » 25 Jun 2007 14:49

Kansado, tú dijiste en tu relato una frase que me gustó:

" Ya sabemos que el mar tiene el color de los ojos de las mujeres sea cual sea este. Son licencias que tomamos los aprendices de escritor. "

:P Después de reírme con el desorbitado cuento de tu tío el de cuenca, tu cuñada y el extraterrestre- ¿por cierto como salió el niño?- aterrizo en la vida en un minuto.

Tu relato es curioso, muy curioso... De él se trasluce la poesía, la ternura pero también tienes un toque ácido y cómico que despierta la risa o la sonrisa.

:shock:
te sigo leyendo...

Avatar de Usuario
kansado
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 601
Registrado: 18 Jun 2007 10:21
Ubicación: Al fondo a la derecha segun se viene

Mensaje por kansado » 26 Jun 2007 12:12

estimada rosa muchas gracias por tus comentarios, el niño ademas de raro carecia de etica y moral, ahora es concejal de urbanismo de no se donde.

El relato tal como dices tiene un cierto puntillo de acidez pero sobre todo queria resaltar esos momentos en la vida que parece que el mundo se detiene y cuando vuielves a la realidad te parece que solo son esos ratos en los que de verdad vives.

Por cierto leí tus poesias y la del angel me encantó por su sencillez.
gracias y sigue escribiendo
Cerveza que no has de beber entera dejala fresquita en la nevera.
Este es un mensaje del gobierno de españa.

Responder