Bruno Amadio (Bragolín) y la maldición de los niños llorones

Un lugar donde podamos dar rienda suelta a la creatividad en todos sus aspectos: fotografía, pintura, escultura, arquitectura...

Moderadores: natura, fresa_charly

LOSTintheFOG
Foroadicto
Mensajes: 2732
Registrado: 24 Abr 2007 12:22

Bruno Amadio (Bragolín) y la maldición de los niños llorones

Mensaje por LOSTintheFOG » 10 Jul 2007 17:33

Programas de televisión, reportajes en periódicos y revistas, de repente todo el mundo tiene en la boca la obra de este pintor sevillano, del que según el boca a boca firmó un pacto con el mismísimo diablo, que pinta retratos de niños llorando perseguidos por una misteriosa leyenda negra que empuja a sus dueños a quemarlos.
Giovanni Bragolin alias Bruno Amadio o Bragolin fue un pintor que murió hace algunos años. Es conocido basicamente por una peculiar pintura conocida como “El Niño Llorón”.
Cuenta la leyenda que en él retrató a un niño de un orfanato. Años mas tarde el orfanato se incendió y el espiritu del niño quedo atrapado en la pintura. Desde entonces, se dice que quienes poseen el cuadro sufren desgracias y muertes, ya que el cuadro esta maldito.
En la decada de los 50’s se dieron muchos casos de casas incendiadas donde todo se encontraba destrozado y quemado, cadáveres carbonizados y lo curioso de todo esto es que el cuadro permanecía colgado en la pared sin un solo rasguño. Se dice que al ver el cuadro, uno siente como el niño de ojos llorosos y mirada tierna te sigue con la mirada, y te pone los pelos de punta.
Se dice que este cuadro atrae desgracias a quienes lo posean. No obstante, ha sido el cuadro de mayor difusión de este artista, siendo muy solicitadas sus reproducciones en países como España, Inglaterra y Chile, ya que algunos le interpretan una función de protección a los niños pequeños.
En la noche se escuchan lamentos lejanos, el niño sale del cuadro sube a tu habitación y te mata, si es que no mueres antes de la impresión al ver su rostro endemoniado. Luego incendia la casa con todos adentro borrando así la evidencia de su crimen.

ImagenImagenImagen
ImagenImagenImagen
ImagenImagen
I'm a Mother F***ing Legend.

Responder