Idealistas bajo las balas - Paul Preston

Incluye ensayos, divulgación, pensamiento, crítica...

Moderador: Pseudoabulafia

Responder
Avatar de Usuario
Merridew
Vivo aquí
Mensajes: 6980
Registrado: 05 Sep 2006 20:44

Idealistas bajo las balas - Paul Preston

Mensaje por Merridew » 24 Ago 2007 00:20

La Guerra Civil española es de vital importancia en el mundo del periodismo, se puede decir que es el comienzo de la información bélica contemporánea, tras los tientos dados en Cuba o en Abisinia, por ejemplo, y será la puesta a punto de las tecnologías informativas que se emplearán en la II Guerra Mundial. A España se trasladaron los mejores corresponsales (o, cuando estos se negaban debido a lo peligroso del tema, a algún ingenio y aventurero joven), todos los medios querían tener a alguien. Por eso me parece tan interesante que Paul Preston haya dedicado un libro a la labor de los corresponsales extranjeros en la Guerra Civil. Ayer empecé a leerlo y pese al romanticismo en que se mueve Preston por momentos no deja de estar excelentemente documentado, como es natural en él.

La Guerra Civil española supuso la consagración de la figura del corresponsal de guerra. Durante casi tres años los ojos del mundo se fijaron en España, y lo más granado de la prensa internacional acudió a dar fe de lo que ocurría y a redactar lo que en muchas ocasiones sería el primer borrador de la historia. Ernest Hemingway, Martha Gellhorn, John Dos Passos, Mijaíl Koltsov, W.H. Auden, Arthur Koestler, Cyril Connolly, George Orwell, Kim Philby y muchos otros pasaron por España y escribieron lo que vieron, a al menos lo que pudieron. En condiciones precarias, afrontando graves riesgos e inmersos en el frenesí del combate, a todos ellos les transformó la guerra.


Ya nunca volveré a ver la Gran Vía y Callao de la misma manera.
Lo que eres me distrae de lo que dices

Avatar de Usuario
Merridew
Vivo aquí
Mensajes: 6980
Registrado: 05 Sep 2006 20:44

Mensaje por Merridew » 14 Sep 2007 16:20

Terminado. Me ha parecido más interesante (incluso) de lo que en un principio podía ser, porque a través de las figuras de los corresponsales da una visión muy amplia del conflicto, sobre todo de su dimensión internacional. Además, leyendo las historias de esta gente también se profundiza en las profundas divisiones que había en el seno del bando leal, más que cuando se habla de políticos "profesionales". Después de todo, fue gente que vino a un país en guerra y no se limitaba a estar en el hotel, sino que intentaban siempre que podían ir hasta el frente, a veces con trágicas consecuencias.

El punto de vista de Preston está claro, no lo oculta, así como tampoco oculta sus simpatías o antipatías más o menos personales (por ejemplo, admira a Negrín pero detesta a Largo Caballero), pero eso no le impide elaborar un trabajo serio pero ameno, muy bien narrado.

Os pongo el comienzo del capítulo dedicado a Mijaíl Koltsov, corresponsal del diario Pravda, quizá el capítulo que más me ha impactado, porque profundiza en la huella soviética en la España republicana, huyendo de prejuicios (o juicios previos):

En el verano de 1938, Mijaíl Koltsov, uno de los escritores y periodistas más célebres de Rusia, fue nombrado miembro del Soviet Supremo de la República Federal Socialista Soviética Rusa. Este galardón suponía el reconocimiento a una distinguida trayectoria profesional en la que había desempeñado, entre otras cosas, un papel activo y sin duda audaz durante la Guerra Civil española. El público ruso devoró con avidez sus crónicas de España, publicadas a diario en Pravda desde el 9 de agosto de 1936 hasta el 6 de noviembre de 1937. Durante la primavera y el verano de 1938 se publicó por entregas, y con gran éxito, el apasionante diario de sus proezas en España. Koltsov estaba en el punto álgido de su fama. Ese mismo otoño, mientras pasaba una velada en el Bolshoi, Stalin le invitó a su palco y le dijo lo mucho que le gustaba su diario de la guerra de España. El dictador le invitó a continuación a dar una conferencia para presentar Historia del Partido Bolchevique, libro que él mismo había dirigido. Era una muestra considerable de favoritismo oficial. Dos días antes de la conferencia, Koltsov recibió una nueva distinción al ser nombrado miembro de la Academia de Ciencias. El 12 de diciembre, a última hora de la tarde, un Koltsov radiante cumplió con su promesa a Stalin y presentó el libro en la Unión de Escritores. La charla fue recibida calurosamente. Esa misma noche, poco después de haber llegado a su despacho de Pravda, se presentaron unos agentes del NKVD (Comisariado Popular de Asuntos Internos) y se lo llevaron con ellos. Tras un periodo de casi catorce meses sometido a interrogatorios y torturas, Koltsov fue fusilado. El motivo exacto de la caída en desgracia de semejante celebridad sigue siendo un misterio.
Lo que eres me distrae de lo que dices

Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40345
Registrado: 15 May 2005 21:51

Mensaje por madison » 14 Sep 2007 16:40

Me encanta como escribe Paul Preston y como habla todavía más :wink:

Responder