Caperucita Roja Revival - Ejercicio de estilo

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: kassiopea, Megan

Avatar de Usuario
Ivanovich
No tengo vida social
Mensajes: 2269
Registrado: 18 Oct 2007 12:21

Caperucita Roja Revival - Ejercicio de estilo

Mensaje por Ivanovich » 13 Nov 2007 11:34

Bueno, ahí va una colaboración. Está escrita en tono burlón y no es más que un ejercicio de estilo (dejará sin respiración a más de uno, no por bueno, sino por la puntuación).

CAPERUCITA ROJA REVIVAL, EJERCICIO DE ESTILO

Mi muy apreciado y querido Serrano –me dijo el señor Director-, créame que lamento enormemente tener que comunicarle que la empresa ha tomado la dolorosa decisión de prescindir de sus servicios con efectos a contar desde el día de mañana; en Administración le darán la carta de agradecimiento por todos estos años de lealtad inquebrantable y fidelidad a la compañía, a la que tan lealmente ha servido, así como la liquidación de sus haberes y permítame transmitirle el hondo pesar de todo el equipo de dirección de esta casa por tan sentida decisión que, naturalmente, ha sido detenidamente sopesada y no responde sino a la difícil situación por la que atraviesa el mercado, rogándole, encarecidamente, que retire de su mesa todos sus efectos personales y, naturalmente, que salude efusivamente a su esposa a cuyos pies me inclino.

Más o menos esto fue lo que me dijo el señor Director ayer por la mañana y confieso que salí de su despacho algo aturdido y con la extraña sensación de que todo aquello me resultaba familiar, como si lo hubiera vivido antes en otro momento, en otro lugar, quizá de estudiante o en mi niñez o tal vez siempre.

El caso, por relatarlo de otra forma, es que el susodicho día Matilde, la secretaria del señor Director, me hizo llamar a eso de las 10 de la mañana, que su jefe quería hablar conmigo, que llevaba días intentando hacerlo pero que su ocupadísima agenda no se lo había permitido antes, pero que en todo caso lo hacía ahora y que tuviera la amabilidad de subir a su despacho, lo cual hice inmediatamente levantándome de la silla y subiendo por las escaleras a la planta segunda donde estaba el despacho del señor Director y también la mesa de la señorita Matilde, a quien saludé personalmente después de haberlo hecho momentos antes por teléfono, devolviéndome ella cortésmente el saludo con una sonrisa que yo diría indefinida e indicándome que tuviera la amabilidad de pasar a ver al señor Director que me estaba esperando, pero que, por ser de su costumbre tener la puerta del despacho cerrada, tuviera la cortesía de llamar antes no fuera a importunar al señor Director, cosa que hice (llamar antes, no importunarle) y no entré sino cuando el señor Director en persona me abrió la puerta y con un amable gesto me invitó a pasar a su despacho y sentarme, si bien ya en ese momento le noté una voz un tanto ronca pero a la vez atiplada que achaque a una leve afonía propia del cambio de tiempo de finales de septiembre y con la que me familiaricé enseguida desde el mismo momento en que me ofreció asiento y me tendió la mano derecha, la cual, junto con la izquierda, debo reconocer que me sorprendieron, ligeramente más toscas y velludas de lo que tal vez yo recordaba, acaso por la afición del señor Director al deporte, aunque más me extrañó su mirada, no sabría explicarlo, o quizá fueran sus ojos, no sabría con certeza decirlo, que noté más abiertos de lo habitual, mas grandes diría si no fuera porque es absurdo pensar en la posibilidad de que a un adulto le crezcan los ojos, no sé como explicarlo, unas órbitas algo más grandes, más oscuras y a la vez más profundas, sin duda una inexacta apreciación mía debida a la luz y tal vez a la pigmentación algo más morena de su cara, probablemente por el veranillo de San Miguel y el gusto del señor Director por los espacios abiertos, razón por la cual abundan en su despacho cuadros con bellos paisajes, detalle éste que yo alabé enseguida, aunque tuve que repetirlo dos veces porque la primera vez no pareció haberme prestado atención, y cuando me acerqué a su oído, para evitar hablar a voz en grito, me fijé en sus orejas, que juraría se habían estirado y, con el debido respeto, me parecieron algo grotescas, sobre todo cuando advertí que la parte superior estaba cubierta de un vello oscuro e hirsuto que enlazaba con las patillas más crecidas y peludas de lo habitual, circunstancia ésta que por un momento me distrajo del amable discurso del señor Director, que en ese momento me estaba diciendo que lamentaba enormemente tener que comunicarme que la empresa había tomado la dolorosa decisión de prescindir de mis servicios con efectos a contar desde el día de mañana, y mientras esto me decía observé que sus labios, en exceso carnosos, se movían con cierta sinuosidad, voluptuosamente diría, que hasta parecían belfos más que labios y al pronunciar las vocales abiertas dejaban entrever unos dientes de un tamaño acaso exagerado que nunca antes había yo advertido en el señor Director y a punto estuve de hacerle una observación, si no fuera porque, en ese preciso momento, me estaba transmitiendo, en un tono más elevado y solemne, el hondo pesar de todo el equipo de dirección de la casa por tan sentida decisión que, según me dijo, había sido detenidamente sopesada y no respondía sino a la difícil situación por la que atravesaba el mercado.

Me pareció advertir que el señor Director tenía húmeda la punta de la nariz.

Al salir del despacho del señor Director me acordé, no se por qué, de mi primer día de trabajo en la empresa, hará ya casi veinte años, cuando mi madre me preparó un bocadillo de mermelada, me alcanzó la bufanda roja y me dijo que me fuera corriendo-corriendo a la oficina que llegaba tarde y que por nada del mundo me distrajera por el camino mirando librerías, droguerías o cosas por el estilo y sobre todo que perseverara, sí, que perseverara en el trabajo y dejara de dispersarme escribiendo relatos absurdos e ingenuos, que el mundo estaba lleno de personas muy desaprensivas.

Avatar de Usuario
Fenix
No tengo vida social
Mensajes: 2249
Registrado: 25 Abr 2006 21:33
Ubicación: En mi casa, dónde si no

Mensaje por Fenix » 13 Nov 2007 15:47

A mí particularmente me ha gustado; el uso de frases larguísimas subordinadas, encadenadas unas a otras, considero que forman parte de relatos de humor, escritos para personas inteligentes. Yo las uso en mis relatos cortos y disfruto con ellas. Efectivamente, tú mismo lo comentas, la puntuación podía ser mejorada y, así evitar, los ahogos innecesarios en aquellos que lo lean de un tirón.
:wink:

Avatar de Usuario
Andromeda
Vivo aquí
Mensajes: 7673
Registrado: 18 Oct 2007 20:56
Ubicación: Al otro lado del mar
Contactar:

Mensaje por Andromeda » 14 Nov 2007 04:52

Me encantó tu relato Iván (Caperucito), muy ingenioso. Me dejó sin respiración (y no por la puntuación -de la que entiendo poco- eh!)
:marie_bow:
Supongo que Fenix se refiere (puntuación) a algunas comas que podrían colocarse -¿y otras eliminarse?- por ahí, ¿no? Ese ha sido siempre mi talón de Aquiles: en la universidad me decían que no había que poner tantas comas porque la narración se hacía muy entrecortada; y ahora, cuando las evito, no falta quien me diga que hacen falta. :?
Yo acepto sugerencias, Fenix. :D

Un abrazo Iván.
Imagen

Avatar de Usuario
Supermicio
Vivo aquí
Mensajes: 8652
Registrado: 12 Sep 2007 21:48

Mensaje por Supermicio » 14 Nov 2007 21:31

Me ha gustado. La exagerada dimensión de la frase queda bien, porque contribuye a reforzar al idea de que la arenga del jefe se le pasó al pobre diablo en un instante: el que empleó no en pensar ni en escuchar sino poner imagen a sus sentimientos.
Como no sabían que era imposible, lo hicieron.

@HelloMicio

Avatar de Usuario
Andromeda
Vivo aquí
Mensajes: 7673
Registrado: 18 Oct 2007 20:56
Ubicación: Al otro lado del mar
Contactar:

Mensaje por Andromeda » 15 Nov 2007 01:52

Supermicio escribió:
Me ha gustado. La exagerada dimensión de la frase queda bien, porque contribuye a reforzar al idea de que la arenga del jefe se le pasó al pobre diablo en un instante: el que empleó no en pensar ni en escuchar sino poner imagen a sus sentimientos.


Exactamente, y la manera en que el relato lleva de una cosa a la otra es prácticamente imperceptible.
Ahora quiero uno sobre Alicio en el país de los hongos alucinógenos (o algo por el estilo, que el humor sí que se te da, chico!)

Prometo leer en cuanto pueda a Manola, Super.


Saludos!
Imagen

Avatar de Usuario
Supermicio
Vivo aquí
Mensajes: 8652
Registrado: 12 Sep 2007 21:48

Mensaje por Supermicio » 15 Nov 2007 19:17

Pues a ver si lees Manola, y si te gusta ya pondré otras maravillas (ejem) a mi juicio mucho mejor escritas, y la que pienso terminar un año de estos y que lleva por título (de verdad de la buena que no miento) "los garbanzos en flor 8) "
Última edición por Supermicio el 17 Mar 2011 20:59, editado 1 vez en total.
Como no sabían que era imposible, lo hicieron.

@HelloMicio

Avatar de Usuario
Andromeda
Vivo aquí
Mensajes: 7673
Registrado: 18 Oct 2007 20:56
Ubicación: Al otro lado del mar
Contactar:

Mensaje por Andromeda » 16 Nov 2007 04:11

Ok, no pasa de este finde..
"La terrible historia de los vibradores asesinos" Ja!!
Esa no me la pierdo, seguro. :D :D

Saludos Super!
Imagen

Avatar de Usuario
Supermicio
Vivo aquí
Mensajes: 8652
Registrado: 12 Sep 2007 21:48

Mensaje por Supermicio » 16 Nov 2007 15:23

¡GUAU! ¡Una lectora! ¡Y yo con estos (tres) pelos!!!!!!
Como no sabían que era imposible, lo hicieron.

@HelloMicio

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67375
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Mensaje por lucia » 17 Nov 2007 23:19

Pensé que había contestado, pero veo que no :oops:
Los puntos y comas existen para los que no quieren utilizar los puntos seguidos y ayudan mucho.

Y un poco mas y veo que el director se le convierte en caballo allí mismo :lol:

Avatar de Usuario
JANGEL
Vivo aquí
Mensajes: 11373
Registrado: 16 Mar 2005 19:19
Ubicación: Sevilla y olé
Contactar:

Mensaje por JANGEL » 20 Nov 2007 08:08

Lo he leído tan cómodamente que no he percibido falta o necesidad de cambio de algún signo ortográfico. Me parece un relato espléndido, bien construido de principio a fin, con el tono adecuado para producir una sonrisa de melancolía. Buen desenlace; sin ser impactante, sorprenden las últimas palabras, sobre cómo empezó, lo que fue, lo que le vaticinaron...
Leyendo:
Fin, de David Monteagudo

http://www.joseangelmuriel.com
http://www.elautor.com

HERMANN
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 728
Registrado: 03 Jul 2005 01:22
Ubicación: MADRID

Mensaje por HERMANN » 20 Nov 2007 22:34

A mí también me ha gustado. Sin embargo soy más del gusto de las frases cortas. Eso quizá sea propio de personas poco inteligentes y sosas -si atendemos a lo que nos comenta Fenix-. :)
Yo creo más bien que es cosa de sensibilidades y costumbres. Desde siempre me he inclinado más hacia los escritores austeros, concisos. De frases simples e ideas profundas.

Un saludo.

AnaB
Mensajes: 4
Registrado: 03 Ene 2007 21:52

Mensaje por AnaB » 21 Nov 2007 19:32

Fenix escribió:Efectivamente, tú mismo lo comentas, la puntuación podía ser mejorada y, así evitar, los ahogos innecesarios en aquellos que lo lean de un tirón.
:wink:


Fénix, sólo una sugerencia en relación con la puntuación.Creo que esta frase tuya, según las reglas, sería algo así como:"[...]la puntuación podría ser mejorada, y así, evitar los ahogos innecesarios en aquellos que lo lean de un tirón[...]"
Perdona el atrevimiento de la corrección.He tenido durante años una cuñada correctora de textos y me ha dejado un pequeño trauma, que es corregir exhaustivamente a quienes corrigen, y así, provocar que ellos a su vez tiendan a corregirme vengativamente...Es una técnica perversa de perfeccionamiento encadenado
:twisted:

un saludo
Última edición por AnaB el 21 Nov 2007 22:25, editado 2 veces en total.

Avatar de Usuario
Ivanovich
No tengo vida social
Mensajes: 2269
Registrado: 18 Oct 2007 12:21

Mensaje por Ivanovich » 21 Nov 2007 22:04

Ya se lo de excusatio non petita, accusatio manifesta, pero no es el caso. Que conste que yo no tengo nada que ver con este último post de AnaB. Ni entro ni salgo, pero la verdad es que me ha incomodado. Fenix, ya te agradecí tu comentario por mp y te lo reitero!

Iván

AnaB
Mensajes: 4
Registrado: 03 Ene 2007 21:52

Mensaje por AnaB » 21 Nov 2007 22:22

Por supuesto que no tienes nada que ver, Iván. La única responsable de lo que escribo soy yo. La única responsable de mis reacciones, yo también. Podría haber hecho un comentario similar en otros post si hubiera sentido lo mismo, así que es algo completamente arbitrario que haya sido en el tuyo.Siento que te haya resultado incómodo mi post. Lo siento de veras. A veces no puedo callarme aunque la mayoría de las veces lo hago. Mi intención era sólo ironizar sobre la crítica en general.Creo que antes de la crítica siempre debe ir por delante la autocrítica, aún sabiendo lo paralizante que eso puede ser. Quizá hoy tengo un día especialmente rígido y lo he pagado con el pobre Fénix. Mejor no tomar demasiado en serio mis palabras ¿ok?Mis disculpas.

Un saludo
Última edición por AnaB el 21 Nov 2007 22:23, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Ceinwyn
No tengo vida social
Mensajes: 2347
Registrado: 04 Nov 2005 21:35
Ubicación: Donde da la vuelta el aire

Mensaje por Ceinwyn » 21 Nov 2007 22:22

Cuando he empezado a leer, he pensado: Debería separar párrafos, por que si no se va a hacer muy engorroso de leer.
Pero mientras continuaba, me he dado cuenta de que, para lo que creo que pretendes, tu estilo de escritura rápida y seguida es bastante importante.
Si he conseguido entenderlo, te felicito por que logras reproducir perfectamente lo que la mente es capaz de hacer mientras los minutos del reloj están pasando: trabajar.

Y la verdad es que este tipo de cosas a mi suelen fascinarme. Me da mucho juego, y me pone perfectamente en situación.

Personalmente, creo que los signos de puntuación están colocados perfectamente (yo no soy correctora, y tampoco puedo presumir de mi ortografía, así es que mi opinión en ese sentido no vale para nada).
Contra todo pronóstico, es bastante sencillo de leer.

Mi enhorabuena :wink:
Silba la calandria y nos sorprende en vela,
amuchados, con ganas de seguir.

Responder