Enrique Jardiel Poncela

Pues eso, para hablar de un autor en general.

Moderador: natura

Katia
Vivo aquí
Mensajes: 6474
Registrado: 14 Dic 2007 21:20

Enrique Jardiel Poncela

Mensaje por Katia » 01 Jul 2008 01:45

Enrique Jardiel Poncela
(Madrid, 15 de octubre de 1901 – ibídem, 18 de febrero de 1952)
Imagen

Su obra, relacionada con el teatro del absurdo, se alejó del humor tradicional acercándose a otro más intelectual, inverosímil e ilógico, rompiendo así con el naturalismo tradicional imperante en el teatro español de la época. Esto le supuso ser atacado por una gran parte de la crítica de su tiempo, ya que su humor hería los sentimientos más sensibles y abría un abanico de posibilidades cómicas que no siempre eran bien entendidas. A esto hay que sumar sus posteriores problemas con la censura franquista. Sin embargo, el paso de los años no ha hecho sino acrecentar su figura y sus obras siguen representándose en la actualidad, habiéndose rodado además numerosas películas basadas en ellas. Murió de cáncer, arruinado y en gran medida olvidado, a los 50 años.

Wikipedia

Obra
Novela
Amor se escribe sin hache (1928)
Espérame en Siberia, vida mía (1929)
Pero... ¿hubo alguna vez once mil vírgenes? (1931)
La "tournée" de Dios (1932)

Ensayo
Tres comedias con un solo ensayo, 1933
Cuarenta y nueve personajes que encontraron su autor, 1936
Dos farsas y una opereta, 1939
Una letra protestada y dos letras a la vista, 1942
Tres proyectiles del 42, 1944
«Agua, aceite y gasolina» y otras dos mezclas explosivas, 1946
De «Blanca» al «Gato» pasando por el «Bulevar», 1946
La mujer como elemento indispensable para la respiración (1977)
El teatro visto con mis propias gafas. Poética teatral, 2016
Estrenos y batallas campales, 2016

Teatro
El príncipe Raudhick, 1919
La banda de Saboya, 1922
Mi prima Dolly, 1923
¡Te he guiñado un ojo!, 1925
La hoguera, 1925
La noche del Metro, 1925
¡Achanta que te conviene!, 1925
El truco de Wenceslao, 1926
¡Qué Colón!, 1926
¡Vamos al Romea!, 1926
Se alquila un cuarto, 1925
Fernando el Santo, 1926
No se culpe a nadie de mi muerte, 1926
Una noche de primavera sin sueño (1927)
El cadáver del Sr. García (1930)
Margarita, Armando y su padre (1931)
Usted tiene ojos de mujer fatal (1932)
Angelina o el honor de un brigadier (retitulada Angelina o un drama en 1880, 1934)
Un adulterio decente (1935)
Las cinco advertencias de Satanás (1935)
Intimidades de Hollywood, 1935
La mujer y el automóvil, 1935
Morirse es un error (retitulada Cuatro corazones con freno y marcha atrás, 1935)
Cuatro corazones con freno y marcha atrás (1936)
Carlo Monte en Monte Carlo (opereta con música de Jacinto Guerrero, 1939)
Un marido de ida y vuelta (1939)
Eloísa está debajo de un almendro (1940)
Los ladrones somos gente honrada (1941)
El amor sólo dura 2.000 metros (1941)
Madre, el drama padre (1941)
Es peligroso asomarse al exterior (1942)
Los habitantes de la casa deshabitada (1942)
Blanca por fuera y Rosa por dentro (1943)
Las siete vidas del gato (1943)
A las seis en la esquina del bulevar (1943)
Es peligroso asomarse al exterior (1945)
Tú y yo somos tres (1945)
El pañuelo de la dama errante (1945)
El amor del gato y el perro (1945)
Agua, aceite y gasolina (1946)
El sexo débil ha hecho gimnasia (1946)
Como mejor están las rubias es con patatas6 (1947)
Los tigres escondidos en la alcoba (1949)
Teatro irrepresentable

Novela corta
La victoria de Samotracia, 1919
La dama rubia, 1920
El caso de sir Horacio Wilkins, 1922
El plano astral, 1922
Aventuras de Torthas y Pan Pin Tao, 1922
El misterio del Triángulo Negro, 1922
La voz muerta, 1922
El espantoso secreto de Máximo Marville, 1922
Dos manos blancas, 1922
El hombre de hielo, 1922
Una aventura extraña, 1922
La sonrisa de Vadi, 1922
El aviso telefónico, 1922
El silencio, 1922
Las huellas, 1922
El hombre a quien amó Alejandra, 1924
La muchacha de las alucinaciones, 1924
El infierno, 1924
Una ligereza, 1925
Las defensas del cerebro, 1925
La sencillez fragante, 1925
Lucrecia y Mesalina, 1925
La puerta franqueada, 1926
Ocho meses de amor, 1926.
Jack, el destripador, 1926
La Olimpiada de Bellas Vistas, 1926
Los 38 asesinatos y medio del castillo de Hull, 1936
El naufragio del «Mistinguette», 1938
Diez minutos antes de la medianoche (1939)

Narrativa breve
Los vecinos del principal derecha (1920)
Pirulís de La Habana (Lecturas para analfabetos), 1927
Ventanilla de cuentos corrientes (1930)
Máximas mínimas, 1937
El libro del convaleciente, 1938
Novísimas aventuras de Sherlock Holmes, 1939
Exceso de equipaje (1943) :arrow: 5 kilos de cosas, 1956
¡Por Dios que no se entere nadie!. Mis mejores cuentos de humor, 2014
¿Por qué no se suicida usted? y otros escritos de juventud, 2015
Los escritos del conde Enrico di Borsalino, 2016
El plano astral y otras novelas cortas, 2016
El amor es un microbio, 2016
Mis viajes por los países a los que no he ido nunca, 2017

Poesía
Poesía completa

-------------------------------
Enlaces recomendados
http://jardielponcela.blogspot.com.es/
http://cvc.cervantes.es/literatura/escritores/jardiel/
Enrique Jardiel Poncela: mi padre (Evangelina Jardiel Poncela)
Revista Ínsula: La literatura inverosímil de Enrique Jardiel Poncela

—————
Actualizado (01/04/2013)
(Dic/2017)

Avatar de Usuario
fresa_charly
Vivo aquí
Mensajes: 11435
Registrado: 14 Ago 2007 19:44
Ubicación: Sentada ante el ordenador

Mensaje por fresa_charly » 01 Jul 2008 10:35

Enrique Jardiel Poncela

buscabiografías escribió:Nació el 15 de octubre de 1901 en Madrid. Se trasladó a Estados Unidos para trabajar como guionista en Hollywood, aunque regresó a su ciudad natal, donde permaneció hasta su fallecimiento. Su primera obra estrenada fue Una noche de primavera sin sueño (1927), a la que siguieron Usted tiene ojos de mujer fatal (1933), Angelina o el honor de un brigadier (1934), Cuatro corazones con freno y marcha atrás (1936), Eloísa está debajo de un almendro (1940) y Los ladrones somos gente honrada (1941), entre otras muchas que alcanzaron gran éxito. Oponente al antiguo humorismo español, practicaba un humor inverosímil. Sus Obras completas se publicaron en 1977. Entre sus novelas más destacadas figuran Amor se escribe sin hache (1929), ¡Espérame en Siberia, vida mía! (1930) y La "tournée" de Dios (1932).
Únete a nuestro Miniclub bimestral sobre FEMINISMO

Mi blog: Un país, un libro Voy a leer un libro de cada país del mundo

Avatar de Usuario
fresa_charly
Vivo aquí
Mensajes: 11435
Registrado: 14 Ago 2007 19:44
Ubicación: Sentada ante el ordenador

Mensaje por fresa_charly » 01 Jul 2008 10:38

Tiene un humor absurdo y, a veces, excesivamente cínico, pero en general sus obras son muy divertidas...

También es treméndamente misógino y las mujeres rara vez quedan bien paradas en sus obras :? , pero la mayoría de los hombres tampoco :roll:

Después de leer su primera novela seguí leyendo las demás y el teatro... pero creo que empecé con la mejor con diferencia (también la menos humorística) y ya todas las demás me parecieron algo pobres: La tournee de Dios

En teatro, me gustó especilamente Eloísa está debajo de un almendro
Únete a nuestro Miniclub bimestral sobre FEMINISMO

Mi blog: Un país, un libro Voy a leer un libro de cada país del mundo

Avatar de Usuario
Ferdydurke
Lector voraz
Mensajes: 180
Registrado: 04 Jul 2007 14:20
Ubicación: Buenos Aires

Mensaje por Ferdydurke » 01 Jul 2008 16:24

Czesc Katia..


Me encanta Enrique Jardiel Poncela en especial la La "tournée" de Dios. Siempre que puedo recomiendo este libro.

Saludos.....

Ferdydurke :)
Y las flores del estío, que suenan bellas al viento.
Ya anochece sobre la frente del hombre pensativo.

G. Trakl

Katia
Vivo aquí
Mensajes: 6474
Registrado: 14 Dic 2007 21:20

Mensaje por Katia » 02 Jul 2008 13:46

Ferdydurke escribió:Czesc Katia..


Me encanta Enrique Jardiel Poncela en especial la La "tournée" de Dios. Siempre que puedo recomiendo este libro.

Saludos.....

Ferdydurke :)


Ay, no sabía que Czesc significaba hola en polaco. Czesc Ferdydurke

Saludos

Estoy de acuerdo con lo que decís sobre la tourné de Dios... Hasta tal punto es así, que es uno de esos libros que presté y ante su no devolución opté directamente por regalarlo. Es una gran obra: casi filosófica, diría yo.

La tournée de Dios, de Jardiel Poncela

"No existe un solo ser que no atraviese por instantes de debilidad; no hay un solo hombre que se baste a sí mismo; el individuo más encopetado se ve obligado un día a esconderse debajo de un diván; el emperador más poderoso, el apóstol más puro, el genio más universal, sufre alguna vez un cólico que le obliga a pasarse toda una noche gimiendo y revolcándose en sudor frío. El hombre es una pobre criatura inerme y, sin embargo, cada vez es más soberbio y está más orgulloso de sí y prescinde más de todo apoyo y se siente más autónomo."


Y estas líneas me parecen soberbias:

La tournée de Dios, de Jardiel Poncela

Ya no hay un hombre que no proteste de algo: de que los políticos lo hacen mal, de que el camarero eche el café fuera del vaso, de que haya que circular por la derecha, de que la tinta de los periódicos manche, de que el camisero le pase una factura a últimos de mes, de que el sastre le mande la suya el día primero, de que los novios se besen, de la organización general del Estado, de la trata de blancas, del Ayuntamiento, del clima, de las leonas de Laplace.
Todo molesta, todo fastidia, todo crispa.
Se es brusco.
A derecha e izquierda encuentra uno gentes que están a disgusto con su destino, que desdeñan lo que han logrado, que desean lo que no tienen y que, en el fondo, querrían que nadie tuviese nada.


Se respira descontento, se vive en plena desadaptación. Todos los nervios están a flor de piel. Se ha arrumbado la amabilidad. Hablar es discutir. Discutir es pegarse. Se opina con el bastón y se razona con la browning.
La palabra derecho sale de todas las bocas.
"Yo tengo derecho".—"¿Con qué derecho?". "Defiendo mis derechos”'.—"¡No hay derecho!".—"Estoy en mi derecho".
(...)
«Para ser moral basta proponérselo; para ser inmoral hay que poseer condiciones especiales».


"Amor se escribe sin hache", de Enrique Jardiel Poncela

Una gran obra de humor.

Fragmentos:
Ruego al lector

Lector, lectora: algunos autores te ruegan que no prestes sus libros a nadie, porque, prestándolos, pones a tus amigos en condiciones de que no necesiten comprarlos, con lo cual el escritor sale perjudicado en sus intereses.

Yo, que tengo los mismos intereses que los demás autores, te ruego todo lo contrario, esto es: que prestes en cuanto lo leas el presente libro.

Como la persona a quien se lo dejes no te lo devolverá, tú te apresurarás a comprar otro ejemplar inmediatamente.

También ese segundo ejemplar debes prestarlo y adquirir un tercero y prestarlo; y adquirir otro más y prestarlo también...

Con tal sistema, a pocos amigos que tengas a quienes acostumbres a prestar libros, yo haré un buen negocio y te quedaré agradecidísimo.
:lol:
Finalmente, el 16 de marzo, comenzó un idilio que no debía acabar sino cinco semanas después. Al ponerme de pie en el suelo, tuve que agarrarme al flexible de la luz eléctrica para no caerme. Por cierto que, a consecuencia de aquello, arranqué en su totalidad la instalación.

Y como realmente seguir al lado de Ramona era tan perjudicial para mi salud como un espumoso de vitriolo, me fui para siempre.

Antes la dejé una carta sobre la mesita de noche. La carta era esta:

El 5 de copas

Imagen
:lol: :lol: :lol:
La amabilidad sólo puede esperarse de los fuertes, son los débiles los que son crueles (Leo Rosten)

Lee mi novela El colisionador de hadrones

Blog: Oceanica

Emilio Tejera
Lector ocasional
Mensajes: 28
Registrado: 25 Jun 2008 12:45

Mensaje por Emilio Tejera » 03 Jul 2008 10:32

A mí me encanta este autor, es lo que decís, tiene un sentido del humor atrevidísimo y absurdo, aunque alguna vez me ha sorprendido porque en medio de obras muy cómicas es capaz de sorprenderte con cuestiones muy profundas (cuando no hace andanadas contra la línea de flotación de toda la sociedad).

Lo que casi cabría preguntarme sobre este autor es si es mejor leerse las obras, o verlas en teatro... Yo he probado las dos cosas con algunas de sus obras, y la verdad, no me decido...

Avatar de Usuario
De Librum Tremens
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 825
Registrado: 18 Abr 2006 18:19

Mensaje por De Librum Tremens » 03 Jul 2008 12:42

Jardiel Poncela es un crack. Yo desde que leí "Amor se escribe sin Hache", "Espérame en Siberia vida mía", "La torneee de Dios" y "¿Pero hubo alguna vez once mil vírgenes?", le rindo pleitesía plena y admiración infinita.
Me parece un autor genial, fino, irónico, capaz de reírse de su sombra...
Un crack, como digo, que no está valorado como realmente merece.
http://www.delibrumtremens.com
último publicado: "Deus Vult". En la actualidad, dándole a la tecla
http://www.albertopertejo.com

Katia
Vivo aquí
Mensajes: 6474
Registrado: 14 Dic 2007 21:20

Mensaje por Katia » 03 Jul 2008 14:16

¿Habéis leído "Lecturas para analfabetos"? Es divertidísimo :lol:

Y escribió en 1951 este poema:

LA VIDA

Por lo breve es... el tiempo de un respiro;
un relámpago; el cruce de una estrella;
un parpadeo; un goce; una centella;
una germinación; un beso; un tiro;
un do de pecho; un brindis; un suspiro;
una flor en un búcaro; una huella;
una amistad; lo bello de una bella;
una promesa; un éxito; un ¡te admiro!
un convertirse en público un secreto;
un pasar de cadáver a esqueleto;
un naufragio; una rúbrica; una bruma;
un rubor; un crepúsculo; un asueto
un eclipse; una boda; un sí; una espuma;
un amor; una dicha... y un soneto.

Enrique Jardiel Poncela, 1951.

Citas y frases célebres de Jardiel Poncela


Por severo que sea un padre juzgando a su hijo, nunca es tan severo como un hijo juzgando a su padre.


Intentar definir el humorismo es como pretender pinchar una mariposa con un palo de telégrafos.


Lo peor de la humanidad son los hombres y las mujeres.


En la vida humana sólo unos pocos sueños se cumplen,la gran mayoría se roncan.


La medicina es el arte de acompañar al sepulcro con palabras griegas.


Suicidarse es subirse en marcha a un coche fúnebre.


Historia es, desde luego, exactamente lo que se escribió, pero ignoramos si es exactamente lo que sucedió.


Los muertos son dóciles, pero muy estirados.


La vida es tan amarga que abre a diario las ganas de comer.


Todo el mundo hace caso a los barómetros, menos el tiempo.


Realmente, sólo los padres dominan el arte de educar mal a los hijos.


El humor, como toda planta ligera, tiene raíces profundas.


Hay dos maneras de conseguir la felicidad: una hacerse el idiota; otra, serlo.


El secreto del alma de las mujeres consiste en carecer de ella en absoluto.


La historia verdadera está en los periódicos y no en los libros.


No hay nadie que viva tan preocupado por el dinero como los ricos, si se exceptúa a los pobres.


Cuando tiene que decidir el corazón es mejor que decida la cabeza.


El amor es una comedia en un acto: el sexual.


El amor es como la salsa mayonesa: cuando se corta, hay que tirarlo y empezar otro nuevo.


La historia es la mentira encuadernada.


El 'etcétera' es el descanso de los sabios y la excusa de los ignorantes.


Todos los hombres que no tienen nada importante que decir, hablan a gritos.


Definir el humor es como pretender pinchar una mariposa con el palo de un telégrafo.


La muerte tiene una sola cosa agradable: las viudas.


La juventud es un defecto que se corrige con el tiempo.


Ser libre es dejar de depender de alguien para depender de todos.


Cuando el trabajo no constituye una diversión, hay que trabajar lo indecible para divertirse


Sólo cuando se está en posesión de la verdad se da uno cuenta de lo deliciosa y preferible que era la mentira

Imagen
La amabilidad sólo puede esperarse de los fuertes, son los débiles los que son crueles (Leo Rosten)

Lee mi novela El colisionador de hadrones

Blog: Oceanica

Avatar de Usuario
neboeiro
Lector ocasional
Mensajes: 46
Registrado: 14 Jul 2008 22:22
Ubicación: España

Mensaje por neboeiro » 07 Ago 2008 18:37

Jardiel ha pasado a la Historia como el gran renovador del teatro español, pero yo creo que es incluso más que eso.

Jardiel es un enorme escritor, que rebosa cultura e inteligencia por todos sus poros. Sus cuatro novelas largas son excepcionales, y tal vez la mejor para cada uno sea simplemente la primera que lee, porque es la que supone una absoluta novedad.
En mi caso fue "Amor se escribe sin hache", pero reconozco que el prólogo de "La tourneé de Dios" es una obra de arte en si mismo, un tratado de filosofía condensado en unas pocas páginas.

A Jardiel se le acusa con frecuencia de misógino y cínico y creo que ambas acusaciones son injustas. No es misógino porque no odia a las mujeres; al revés, las adora, y tal vez por eso espera demasiado de ellas. Y no es un cínico, sino un idealista al que la realidad decepciona y reacciona riéndose a carcajadas.

Varias veces he regalado novelas de Jardiel, y el resultado siempre es el mismo: asombro al conocer a un autor excepcional, y compra de sucesivas obras por el nuevo seguidor.

Katia
Vivo aquí
Mensajes: 6474
Registrado: 14 Dic 2007 21:20

Mensaje por Katia » 08 Ago 2008 16:21

100% de acuerdo, neboeiro. Jardiel no entendía que se le calificara de misógino,él decía que los hombres eran aun peores que las mujeres... Incluso en tono hilarante aseveró: "No es justo que me llamen misógino, deberían llamarme también misántropo, porque si tengo en mal concepto a las mujeres, les aseguro que en peor tengo a los hombres" (parafraseo, no es exactamente así, pero vamos, casi casi :P )¡Todo un filósofo! :eusa_clap:
La amabilidad sólo puede esperarse de los fuertes, son los débiles los que son crueles (Leo Rosten)

Lee mi novela El colisionador de hadrones

Blog: Oceanica

Avatar de Usuario
RAOUL
Foroadicto
Mensajes: 4547
Registrado: 28 Dic 2008 05:58

Re: Enrique Jardiel Poncela

Mensaje por RAOUL » 20 Ago 2009 00:05

Gustavo Pérez Puig conoció y trató en su juventud a este genio. Y con ocasión del centenario del nacimiento de Jardiel escribió el siguiente artículo:

JARDIEL, ESE AUTOR INOLVIDABLE
Por Gustavo Pérez Puig


Yo tuve la suerte de conocer a Enrique Jardiel Poncela. Para mí siempre fue y será don Enrique. Una tarde de 1951 en el Café Castilla de la calle Infantas me acerqué tímidamente a la mesa en que tomaba un café con leche y le dije: «Quería hacerle una entrevista, para una publicación de la Universidad»; ante mi asombro, aceptó encantado. Cuando terminó la entrevista y me disponía a irme me comentó: «Oye, tú sabes mucho de mi obra». «Naturalmente, don Enrique, es usted mi autor preferido, y además antes de venir me he preparado releyendo todo lo que he podido de sus comedias y novelas». «Estoy muy solo, ¿por qué no vienes algún día por aquí y charlamos?».
No sé que se siente cuando la lotería te sorprende con el premio gordo, pero estoy seguro de que a mí, si eso ocurre, no me hará más impresión que aquellas palabras; casi nada, ¡mi escritor predilecto, mi ídolo, el hombre a quien más admiraba me pedía que fuera a hacerle compañía!... Al día siguiente, y al otro, y al otro, a las siete de la tarde aparecía yo por el Café Castilla y Jardiel comenzaba a hablar y no paraba hasta las dos de la madrugada que cerraban el café, entonces subíamos a su casa y seguía hasta las tantas. Durante seis meses escuché las palabras incesantes que Jardiel derramaba y que lo mismo eran sobre Napoleón, del que decía que sabía más que el propio Napoleón (y debía de ser verdad), que sobre Filatelia, Filosofía de la Historia, ciudades del mundo, novela, pintura, cine o teatro...
Su cultura enciclopédica, su modo de analizar las cosas y su claridad para explicarla con un humor y una brillantez deslumbrante hacían que las horas desaparecieran huyendo velozmente ante aquel talento irrepetible. De teatro me explicó y me enseñó todo lo que sé y más, y estoy seguro de que en aquellos seis meses que tuve la suerte de convivir con Jardiel aprendí más de la vida y de todo, que en los ocho años en el colegio de Areneros y los cinco de la Facultad de Derecho. Mi vocación y mi carrera de director de escena a él se la debo, que me adiestró con sus consejos en cómo se puede conseguir la magia en el Teatro y hoy a los cien años de su nacimiento quiero desde aquí decirle sencillamente: «Muchas gracias don Enrique por haber sido tan generoso conmigo y descubrirme rincones de la vida y del mundo del espectáculo que sin su ayuda jamás hubiera conocido».

Avatar de Usuario
Chubbchubb
Vivo aquí
Mensajes: 15725
Registrado: 19 Ago 2010 02:32
Ubicación: Barcelona

Re: Enrique Jardiel Poncela

Mensaje por Chubbchubb » 04 Ene 2011 12:53

¡Pobre Jardiel! Tenemos abandonado su hilo de autor, y ahora que nos ha dado por releerle, valdría la pena rescatarlo un poco, ¿no creéis? :D
Os dejo un enlace a una web muy interesante que gestionan sus nietos :D Tiene un apartado muy curioso sobre aforismos del autor que no tienen desperdicio :mrgreen:

:arrow: http://jardielponcela.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Eyre
Vivo aquí
Mensajes: 53372
Registrado: 25 Nov 2007 22:34

Re: Enrique Jardiel Poncela

Mensaje por Eyre » 04 Ene 2011 13:06

¡Vuelve Jardiel! 8)

Chubb, ese weblog es completísimo, cuenta con material inédito (se nota que son descendientes del autor), etc :D

Avatar de Usuario
Chubbchubb
Vivo aquí
Mensajes: 15725
Registrado: 19 Ago 2010 02:32
Ubicación: Barcelona

Re: Enrique Jardiel Poncela

Mensaje por Chubbchubb » 04 Ene 2011 13:13

Sí, yo lo descubrí el año pasado (me refiero al 2009, no al 2010 :lol:) y la verdad es que tiene cosas de lo más interesantes y curiosas sobre el autor :D

Y aquí el logo de la operación que está llevando a cabo Blackie Books :boese040:, que, por cierto, ha reeditado ya La torunée de Dios, y es chulísima :mrgreen:

Imagen

Avatar de Usuario
Eyre
Vivo aquí
Mensajes: 53372
Registrado: 25 Nov 2007 22:34

Re: Enrique Jardiel Poncela

Mensaje por Eyre » 04 Ene 2011 13:24

Chubbchubb escribió:Y aquí el logo de la operación que está llevando a cabo Blackie Books :boese040:, que, por cierto, ha reeditado ya La torunée de Dios, y es chulísima :mrgreen:

Imagen
Las ediciones que está sacando Blackie son un estuche... digo, unas joyitas :lol: Aunque también son caritas... pero no importa tanto cuando el libro merece la pena, estoy la mar de contenta con mi ejemplar de Amor se escribe sin hache :D

Responder