Vicente Aleixandre

¿Qué es poesía? Dices mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul.
¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?
Poesía... ¡eres tú!

Moderadores: Tessia, sergio,

Avatar de Usuario
venize
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 564
Registrado: 21 Ene 2008 15:37
Ubicación: planeta Namek

Vicente Aleixandre

Mensaje por venize » 13 Jul 2008 13:53

Imagen

Vicente Pío Marcelino Cirilo Aleixandre y Merlo (Sevilla, 26 de abril de 1898 – Madrid, 13 de diciembre de 1984; aunque oficialmente figurase el día 14 como el de su muerte, en realidad falleció el día 13 a las 23:23 hora española). Poeta español de la llamada generación del 27. Elegido académico en sesión del día 30 de junio de 1949, ingresó en la Real Academia Española el 22 de enero de 1950. Ocupó el sillón de la letra O.

Premio Nacional de Literatura en 1933 por La destrucción o el amor, de 1935, y Premio de la Crítica en 1963 por En un vasto dominio, y en 1969, por Poemas de la consumación, y Premio Nobel de Literatura en 1977.




EL SUEÑO

Hay momentos de soledad en que el corazón reconoce, atónito, que no ama.
Acabamos de incorporarnos, cansados: el día oscuro.
Alguien duerme, inocente, todavía sobre ese lecho.
Pero quizá nosotros dormimos...
Ah, no: nos movemos.
Y estamos tristes, callados. La lluvia, allí insiste.
Mañana de bruma lenta, impiadosa. ¡Cuán solos!
Miramos por los cristales. Las ropas, caídas;
el aire, pesado; el agua, sonando. Y el cuarto,
helado en este duro invierno que, fuera, es distinto.

Así te quedas callado, tu rostro en tu palma.
Tu codo sobre la mesa. La silla, en silencio.
Y sólo suena el pausado respiro de alguien,
de aquella que allí, serena, bellísima, duerme
y sueña que no la quieres, y tú eres su sueño.

Avatar de Usuario
venize
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 564
Registrado: 21 Ene 2008 15:37
Ubicación: planeta Namek

Mensaje por venize » 13 Jul 2008 13:56

COMO LA MAR, LOS BESOS

No importan los emblemas
ni las vanas palabras que son un soplo sólo.
Importa el eco de lo que oí y escucho.
Tu voz, que muerta vive, como yo que al pasar
aquí aún te hablo.

Eras más consistente,
más duradera, no porque te besase,
ni porque en ti asiera firme a la existencia.
Sino porque como la mar
después que arena invade temerosa se ahonda.
En verdes o en espumas la mar, se aleja.
Como ella fue y volvió tú nunca vuelves.

Quizá porque, rodada
sobre playa sin fin, no pude hallarte.
La huella de tu espuma,
cuando el agua se va, queda en los bordes.

Sólo bordes encuentro. Sólo el filo de voz que
en mí quedara.
Como un alga tus besos.
Mágicos en la luz, pues muertos tornan.

Avatar de Usuario
venize
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 564
Registrado: 21 Ene 2008 15:37
Ubicación: planeta Namek

Mensaje por venize » 13 Jul 2008 13:58

NO TE CONOZCO

¿A quién amo, a quién beso, a quién no conozco ?
A veces creo que beso solo a tu sombra en la tierra,
a tu sombra para mis brazos humanos.
Y no es que yo niegue tu condición de mujer,
oh nunca diosa que en mi lecho gimes.
Pero yo nunca gimo de alegría cuando te estrecho.
Sobre la ebriedad del amor, cuando bajo mi pecho brillas
con el secreto brillo íntimo que sólo la piel de mi pecho
conoce,
yo sufro de soledad, oh siempre allí postreramente
desconocida.
Nunca: cuando la unidad del amor grita su victoria en la
ya única vida,
algo en mí no te conoce en la oscura sombra estremecida
que bajo el dulce peso del amor me sostiene
y me lleva en sus aguas iluminadamente arrastrado.
Yo brillando arrastrado sobre tus aguas vivas,
a veces oscuras, con mezcladas ondas de plata,
a veces deslumbrantes, con gruesas bandas de sombra.
Pero yo, sobre el hondo misterio, desconociéndolas.

Natación del amor sobre las aguas mortales,
sobre las que gemir flotando sobre el abismo,
hondas aguas espesas que nadie revela
y que llevan mi cuerpo sobre ausencias o sombras.

Entonces, cerrado tu cuerpo bajo la zarpa ruda,
bajo la delicada garra que arranca toda la música de tu
carne ligera,
yo te escucho y me sobrecojo de la secreta melodía,
del irreal sonido que de tu vida me invade.

Oh, no te conozco: ¿ quién canta o quién gime?
¿Qué música me penetra por mis oídos absortos?
Oh, cuán dolorosamente no te conozco,
cuerpo amado que no hablas para mí que no escucho

Avatar de Usuario
artemisia
Vivo aquí
Mensajes: 8418
Registrado: 25 Ago 2006 13:36
Ubicación: En Cualquier lado...
Contactar:

Sombra del Paraiso de Vicente Aleixandre

Mensaje por artemisia » 16 Dic 2008 00:25

Mar 09 Sep 2008 4:10 pm

Resulta que el otro dia me encontré el librillo por casa y me fije que en esta sección del foro faltaba por hablar de este gran poeta...asi que cuelgo la biografia de la wiki:

Hijo de una familia de la burguesía española, su padre fue ingeniero de ferrocarriles. Nace en Sevilla en 1898 pero pasa su infancia en Málaga, donde comparte estudios con el futuro escritor Emilio Prados.

Se traslada a Madrid donde cursa estudios de Derecho y Comercio. En 1919 se licencia en Derecho y obtiene el título de intendente mercantil. Ejerce de profesor de Derecho Mercantil desde 1920 a 1922 en la Escuela de Comercio.

En 1917 conoce a Dámaso Alonso en Las Navas del Marqués, lugar donde veraneaba, y este contacto supone el descubrimiento de Rubén Darío, Antonio Machado y Juan Ramón Jiménez. Inicia de este modo una profunda pasión por la poesía.

Su salud empieza a quebrantarse en 1922. En 1925 se le declara una nefritis tuberculosa, que termina con la extirpación de un riñón, operación realizada en 1932. Publica sus primeros poemas en la Revista de Occidente en 1926. Establece contacto con Cernuda, Altolaguirre, Alberti y García Lorca. A lo largo de su vida ocultó su homosexualidad. En los años treinta el poeta conoce a Andrés Acero y ambos inician una intensa relación amorosa que será interrumpida por el exilio a México de Andrés tras la Guerra Civil. En palabras de Molina Foix, "Aleixandre era muy pudoroso de su condición homosexual por el daño que pudiera hacer a su familia, sobre todo a su hermana, pero a mí me dijo que cuando muriese no le importaba que se supiera la verdad; consideraba que no era ningún desdoro".

Después de la Guerra Civil no se exilia, a pesar de sus ideas izquierdistas y no solo permanece en España, sino que es galardonado con el "Premio Francisco Franco" 1949[cita requerida] y se convierte en uno de los maestros de los jóvenes poetas.

Sombra del Pariso pertenece a su faceta de `poesia surrealista, de ahi que cuando lo leyera comprendiera poca cosa, la verdad...

Poesía superrealista. En los años siguientes, entre 1928 y 1932, se produce un cambio radical en su concepción poética. Inspirado por los precursores del surrealismo (en especial por Arthur Rimbaud y Lautréamont) y por Freud, adopta como forma de expresión el poema en prosa (Pasión de la Tierra, de 1935) y el verso libre (Espadas como labios, de 1932; La destrucción o el amor, de 1935, Sombra del Paraíso, de 1944). La estética de estos poemarios es irracionalista, y la expresión se acerca a la escritura automática, aunque sin aceptar la misma como dogma de fe. El poeta celebra el amor como fuerza natural ingobernable, que destruye todas las limitaciones del ser humano, y critica los convencionalismos con que la sociedad intenta apresarlo.

Lo de poesia automatica es cierto, recuerdo algunos parrafos incomprensibles para mi peuqeña mente, pero si que eran bellos. Y sobre todo aquellos que hablaban del amor incontrolable.

Bueno este autor tiene mucha mas poesia, que seguro vosotros los expertos de este subforo conoceréis, asi que os dejo el hilo para que lo disfrutéis.

montealbar
Lector voraz
Mensajes: 209
Registrado: 19 Feb 2009 17:51

Vicente Aleixandre

Mensaje por montealbar » 06 Mar 2009 16:05

No sé qué hacer para que aparezca Vicente Aleixandre. Deseo que leáis Historia del Corazón. Un libro memorable, sencillo con una sensibilidad a flor de piel, comenzad por mano entregada y... después "el último amor". no podréis vivir sin esos poemas.

Avatar de Usuario
julia
La mamma
Mensajes: 44736
Registrado: 13 Abr 2006 09:54
Ubicación: Zaragoza
Contactar:

Re: Sombra del Paraiso de Vicente Aleixandre

Mensaje por julia » 06 Mar 2009 16:49

Subo para organizar
Lo que la inteligencia nos devuelve con el nombre del pasado no es el pasado (Marcel Proust)

montealbar
Lector voraz
Mensajes: 209
Registrado: 19 Feb 2009 17:51

Re: Vicente Aleixandre

Mensaje por montealbar » 06 Mar 2009 17:32

Me encantan los poemas colgados, si puedes cuelga mano entregada y el último amor. Veremos deslizarse maravillosas imágenes como si una cámara enfocara cada movimiento, cada sentimiento...Acabamos sumidos en una paz acolchada de maravillosas sensaciones y leemos y reelemos para que cualquier acercamiento amoroso sea más pleno.

Avatar de Usuario
julia
La mamma
Mensajes: 44736
Registrado: 13 Abr 2006 09:54
Ubicación: Zaragoza
Contactar:

Re: Vicente Aleixandre

Mensaje por julia » 06 Mar 2009 18:03

Mano entregada
Pero otro día toco tu mano. Mano tibia.
Tu delicada mano silente. A veces cierro
mis ojos y toco leve tu mano, leve toque
que comprueba su forma, que tienta
su estructura, sintiendo bajo la piel alada el duro hueso
insobornable, el triste hueso adonde no llega nunca
el amor. Oh carne dulce, que sí se empapa del amor hermoso.

Es por la piel secreta, secretamente abierta, invisiblemente entreabierta,
por donde el calor tibio propaga su voz, su afán dulce;
por donde mi voz penetra hasta tus venas tibias,
para rodar por ellas en tu escondida sangre,
como otra sangre que sonara oscura, que dulcemente oscura te besara
por dentro, recorriendo despacio como sonido puro
ese cuerpo, que ahora resuena mío, mío poblado de mis voces profundas,
oh resonado cuerpo de mi amor, oh poseído cuerpo, oh cuerpo sólo sonido de mi voz poseyéndole.

Por eso, cuando acaricio tu mano, sé que sólo el hueso rehúsa
mi amor -el nunca incandescente hueso del hombre-.
Y que una zona triste de tu ser se rehúsa,
mientras tu carne entera llega un instante lúcido
en que total flamea, por virtud de ese lento contacto de tu mano,
de tu porosa mano suavísima que gime,
tu delicada mano silente, por donde entro
despacio, despacísimo, secretamente en tu vida,
hasta tus venas hondas totales donde bogo,
donde te pueblo y canto completo entre tu carne.

EL ÚLTIMO AMOR

I
Amor mío, amor mío.
Y la palabra suena en el vacío. Y se está solo.
Y acaba de irse aquella que nos quería. Acaba de salir. Acabamos de oír cerrarse la puerta.
Todavía nuestros brazos están tendidos. Y la voz se queja en la garganta.
Amor mío...
Cállate. Vuelve sobre tus pasos. Cierra despacio la puerta, si es que
no quedó bien cerrada.
Regrésate.
Siéntate ahí, y descansa.
No, no oigas el ruido de la calle. No vuelve. No puede volver.
Se ha marchado, y estás solo.
No levantes los ojos para mirarlo todo, como si en todo aún estuviera.
Se está haciendo de noche.
Ponte así: tu rostro en tu mano.
Apóyate. Descansa.
Te envuelve dulcemente la oscuridad, y lentamente te borra.
Todavía respiras. Duerme.
Duerme si puedes. Duerme poquito a poco, deshaciéndote, desliéndote
en la noche que poco a poco te anega.
¿No oyes? No, ya no oyes. El puro
silencio eres tú, oh dormido, oh abandonado,
oh solitario.
¡Oh, si yo pudiera hacer que nunca más despertases!

II
Las palabras del abandono. Las de la amargura.
Yo mismo, sí, yo y no otro.
Yo las oí. Sonaban como las demás. Daban el mismo sonido.
Las decían los mismos labios, que hacían el mismo movimiento.
Pero no se las podía oír igual. Porque significan: las palabras
significan. Ay, si las palabras fuesen sólo un suave sonido,
y cerrando los ojos se las pudiese escuchar en el sueño...

Yo las oí. Y su sonido final fue como el de una llave que se cierra.
Como un portazo.
Las oí, y quedé mudo.
Y oí los pasos que se alejaron.
Volví, y me senté.
Silenciosamente cerré la puerta yo mismo.
Sin ruido. Y me senté. Sin sollozo.
Sereno, mientras la noche empezaba.
La noche larga. Y apoyé mi cabeza en mi mano.
Y dije...
Pero no dije nada. Moví mis labios. Suavemente, suavísimamente.
Y dibujé todavía
el último gesto, ese
que yo ya nunca repetiría.

III

Porque era el último amor. ¿No lo sabes?
Era el último. Duérmete. Calla.
Era el último amor...
Y es de noche
Lo que la inteligencia nos devuelve con el nombre del pasado no es el pasado (Marcel Proust)

montealbar
Lector voraz
Mensajes: 209
Registrado: 19 Feb 2009 17:51

Re: Vicente Aleixandre

Mensaje por montealbar » 07 Mar 2009 23:38

Me encanta la diligencia y premura con que hacéis las cosas. Gracias.Creo que es una manera de entrar en la poesía de Aleixandre maravillgraciasosa. Un pero... el poema el último amor tiene un III que habéis olvidado y que remata maravillosamente el poema. Son tres o cuatro versos solamente, pero cierra todo.

Avatar de Usuario
julia
La mamma
Mensajes: 44736
Registrado: 13 Abr 2006 09:54
Ubicación: Zaragoza
Contactar:

Re: Vicente Aleixandre

Mensaje por julia » 08 Mar 2009 07:23

Se me quedo corta la copia, pero ya esta.... :D
Lo que la inteligencia nos devuelve con el nombre del pasado no es el pasado (Marcel Proust)

montealbar
Lector voraz
Mensajes: 209
Registrado: 19 Feb 2009 17:51

Re: Vicente Aleixandre

Mensaje por montealbar » 08 Mar 2009 17:03

En el poema "El último amor" Aleixandre utiza las pausas, sobre todo los puntos con una sencillez... Como en el amor maduro, los silencios son tan importantes...

Lelia Doura
Mensajes: 15
Registrado: 27 Feb 2009 11:12

Re: Vicente Aleixandre

Mensaje por Lelia Doura » 12 Mar 2009 13:38

Lo mejor de Aleixandre es que nunca terminas de leerle. Vuelves a un poema ya concido y siempre encuentras una luz nueva que te descubre un rincón en el que no habías reparado o que hace brillar lo que ayer parecía mate o -como dice Montealbar- un silencio que taladra o remansa.
¿Colgaríais Nacimiento del amor?

Avatar de Usuario
julia
La mamma
Mensajes: 44736
Registrado: 13 Abr 2006 09:54
Ubicación: Zaragoza
Contactar:

Re: Vicente Aleixandre

Mensaje por julia » 12 Mar 2009 13:53

Poema Nacimiento Del Amor de Vicente Aleixandre

¿Cómo nació el amor? fue ya en otoño.
Maduro el mundo,
no te aguardaba ya. Llegaste alegre,
ligeramente rubia, resbalando en lo blando
del tiempo. Y te miré. ¡Qué hermosa
me pareciste aún, sonriente, vívida,
frente a la luna aún niña, prematura en la tarde,
sin luz, graciosa en aires dorados; como tú,
que llegabas sobre el azul, sin beso,
pero con dientes claros, con impaciente amor!

Te miré. La tristeza
se encogía a lo lejos, llena de paños largos,
como un poniente graso que sus ondas retira.
Casi una lluvia fina -¡el cielo azul!- mojaba
tu frente nueva. ¡Amante, amante era el destino
de la luz! Tan dorada te miré que los soles
apenas se atrevían a insistir, a encenderse
por ti, de ti, a darte siempre
su pasión luminosa, ronda tierna
de soles que giraban en torno a ti, astro dulce,
en torno a un cuerpo casi transparente, gozoso,
que empapa luces húmedas, finales, de la tarde
y vierte, todavía matinal, sus auroras.

Eras tú, amor, destino, final amor luciente,
nacimiento penúltimo hacia la muerte acaso.
Pero no. Tú asomaste. ¿Eras ave, eras cuerpo,
alma solo? Ah, tu carne traslúcida
besaba como dos alas tibias,
como el aire que mueve un pecho respirando,
y sentí tus palabras, tu perfume,
y en el alma profunda, clarividente
diste fondo. Calado de ti hasta el tuétano de la luz,
sentí tristeza, tristeza del amor: amor es triste.
En mi alma nacía el día. Brillando
estaba de ti; tu alma en mí estaba.
Sentí dentro, en mi boca, el sabor a la aurora.
Mis ojos dieron su dorada verdad. sentí a los pájaros
en mi frente piar, ensordeciendo
mi corazón. Miré por dentro
los ramos, las cañadas luminosas, las alas variantes,
y un vuelo de plumajes de color, de encendidos
presentes me embriagó, mientras todo mi ser
a un mediodía,
raudo, loco, creciente se incendiaba
y mi sangre ruidosa se despeñaba en gozos
de amor, de luz, de plenitud, de espuma.
Lo que la inteligencia nos devuelve con el nombre del pasado no es el pasado (Marcel Proust)

Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40319
Registrado: 15 May 2005 21:51

Re: Vicente Aleixandre

Mensaje por madison » 12 Mar 2009 14:41

Qué maravilla de hombre :wink:

Avatar de Usuario
Ginazul
No tengo vida social
Mensajes: 1121
Registrado: 09 Oct 2008 22:34
Ubicación: en un mundo de colores intensos

Re: Vicente Aleixandre

Mensaje por Ginazul » 12 Mar 2009 19:37

Sí, son preciosos :D

Me gusta especialmente:
EL ÚLTIMO AMOR

I
Amor mío, amor mío.
Y la palabra suena en el vacío. Y se está solo.
Y acaba de irse aquella que nos quería. Acaba de salir. Acabamos de oír cerrarse la puerta.
Todavía nuestros brazos están tendidos. Y la voz se queja en la garganta.
Amor mío...
Cállate. Vuelve sobre tus pasos. Cierra despacio la puerta, si es que
no quedó bien cerrada.
Regrésate.
Siéntate ahí, y descansa.
No, no oigas el ruido de la calle. No vuelve. No puede volver.
Se ha marchado, y estás solo.
No levantes los ojos para mirarlo todo, como si en todo aún estuviera.
Se está haciendo de noche.
Ponte así: tu rostro en tu mano.
Apóyate. Descansa.
Te envuelve dulcemente la oscuridad, y lentamente te borra.
Todavía respiras. Duerme.
Duerme si puedes. Duerme poquito a poco, deshaciéndote, desliéndote
en la noche que poco a poco te anega.
¿No oyes? No, ya no oyes. El puro
silencio eres tú, oh dormido, oh abandonado,
oh solitario.
¡Oh, si yo pudiera hacer que nunca más despertases!

II
Las palabras del abandono. Las de la amargura.
Yo mismo, sí, yo y no otro.
Yo las oí. Sonaban como las demás. Daban el mismo sonido.
Las decían los mismos labios, que hacían el mismo movimiento.
Pero no se las podía oír igual. Porque significan: las palabras
significan. Ay, si las palabras fuesen sólo un suave sonido,
y cerrando los ojos se las pudiese escuchar en el sueño...

Yo las oí. Y su sonido final fue como el de una llave que se cierra.
Como un portazo.
Las oí, y quedé mudo.
Y oí los pasos que se alejaron.
Volví, y me senté.
Silenciosamente cerré la puerta yo mismo.
Sin ruido. Y me senté. Sin sollozo.
Sereno, mientras la noche empezaba.
La noche larga. Y apoyé mi cabeza en mi mano.
Y dije...
Pero no dije nada. Moví mis labios. Suavemente, suavísimamente.
Y dibujé todavía
el último gesto, ese
que yo ya nunca repetiría.

III

Porque era el último amor. ¿No lo sabes?
Era el último. Duérmete. Calla.
Era el último amor...
Y es de noche


Magnífico hilo :D
La Naturaleza es relativa en todas sus formas. Cada fenómeno forma parte de una red indescriptiblemente complicada de relaciones.

Whitman

Responder