Desorden y dolor precoz / Novela de niños - Thomas Mann

Novela internacional de nuestros tiempos.

Moderadores: Ashling, caramela, magali

Responder
Avatar de Usuario
Maider
La Barrikera
Mensajes: 11607
Registrado: 19 May 2006 00:22

Desorden y dolor precoz / Novela de niños - Thomas Mann

Mensaje por Maider » 29 Ago 2008 13:32

Imagen
Desorden y dolor precoz / Novela de niños
Mann, Klaus · Mann, Thomas


Thomas Mann estaba en la cumbre de su fama cuando en 1925 salió a imprenta Desorden y dolor precoz un relato que se convertiría en uno de los favoritos del autor. Sin embargo, sería el más detestado por sus hijos. La respuesta literaria a la clara alusión a Klaus Mann por parte de su padre es Novela de niños, publicada en 1926 por Klaus Mann.
The Show Must Go On
Imagen

Avatar de Usuario
Maider
La Barrikera
Mensajes: 11607
Registrado: 19 May 2006 00:22

Mensaje por Maider » 29 Ago 2008 13:32

:P
The Show Must Go On
Imagen

Avatar de Usuario
Andromeda
Vivo aquí
Mensajes: 7673
Registrado: 18 Oct 2007 20:56
Ubicación: Al otro lado del mar
Contactar:

Mensaje por Andromeda » 29 Ago 2008 20:32

Maider escribió::P


:P :P :P :P

:babear:
Imagen

Avatar de Usuario
Eyre
Vivo aquí
Mensajes: 53372
Registrado: 25 Nov 2007 22:34

Re: Desorden y dolor precoz / Novela de niños - Thomas Mann

Mensaje por Eyre » 22 Jun 2011 15:17

En septiembre sale una reedición de Desorden y dolor precoz en Alba Brevis:

Imagen

Alba Editorial escribió:“Thomas Mann quiso que esta pequeña obra maestra fuera entendida sobre todo en su contexto histórico y social (…). Por encima de todo es un relato del desorden (…) de los dorados años veinte, consecuencia cultural de la Primera Guerra Mundial”. Rosa Sala Rose, en la introducción de la obra.

El profesor Abel Cornelius –alter ego de Thomas Mann– observa el transcurso de una jornada familiar, con la incipiente celebración de una fiesta organizada por sus hijos mayores, la encantadora Ingrid y el carente de talento Bert. Por su mirada se pasean también los hijos pequeños: Lorchen, la hijita predilecta que le tiene robado el corazón, y el díscolo y feo Beisser.
Todo ello en el marco de una Alemania sumida en una posguerra triste, pobre y con nuevos valores.

Responder