Una ella

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: kassiopea, Megan

Avatar de Usuario
dualidad101217
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 440
Registrado: 12 Mar 2006 19:30
Ubicación: Bolivia
Contactar:

Una ella

Mensaje por dualidad101217 » 04 Abr 2006 02:35

Ella se despojó de casi todo, sin cerrar los ojos
Y aunque así amplío la posibilidad de su historia
Lo que perseguía era el evento de su saciedad
Quimera por fin aceptada a puertas cerradas.

Buscó la altura, hacerse de tal modo
Que su sombra se proyectase tan lejos
Que alcanzase a tocar los pies de alguien
Que creía seguro se volvería a contemplarla.

Y casi dio resultado, pero la realidad, esta vez
Pudo más, como una tormenta que finalmente cae
Y cuando se volvieron, lo hicieron sinceramente
Y lo que vieron despertó lástima, si no compasión.

No creyó que iba ser tan duro, subestimó al niño
Olvidó que es la alegría la que mueve el corazón
De los más fuertes, de esos que han vencido el temor
Y no arrastran sus vidas buscando la opresión de un regazo.

No entendió, se convenció de no entender
Pero comprendió que al final era un juego
O un drama, o una comedia, o una definición
Y le faltó todo, y solo entonces se tuvo.

Tarde, tarde entonces, para tantas y tantas cosas
Pero aunque todo parecía si no pasado, despedida
También amanecía, de algún modo amanecía
Y un nuevo reconocido aroma la tomaba, la hacía.

Las mismas señales fueron otras
La queja que el muelle le exponía al mar
El grito sordo que de la calle saltaba a la cornisa
Las cajitas musicales que sabía, alguien no pudo comprar.

Lloró, por fin lloró, con ausencia de pena
Sin dolor, sin alegría, lloró de la nada misma
Atrapada y libre merced a su propio aliento entrecortado
Y pudiéndose aferrarse, extendió los brazos y no creyó volar.

Asumió el asfalto y la azotea, sin expectativas
Y con la memoria fija en el centro del olvido
Le hizo un guiño a su cariño, y a sus afectos
Y sin mirarse, se vio, dispuesta a compartir.

Desde entonces no hay velas ni cartas de puño y letra
Y solo alguien la conoce, solo alguien
Y ella se deja conocer, y a su modo, conoce
Y comparten el lecho, la noche y la espera

Responder