Libros que nos llevan a otros libros

Noticias, curiosidades y recursos sobre la literatura y el mundo que gira a su alrededor.

Moderadores: fresa_charly, sergio88

Avatar de Usuario
magali
Foroadicto
Mensajes: 4219
Registrado: 04 Sep 2010 01:30
Ubicación: La beauté est une promesse de bonheur (Stendhal)

Re: Libros que nos llevan a otros libros

Mensaje por magali » 21 Sep 2018 22:14

Y con mucho énfasis y drama, alzando la voz:

–¿Me estás oyendo? Que no se te ocurra hacer nada contra ti. ¡Fuerza y coraje, querido! Les voy a leer un pedazo de esto.

Y alzando más la voz para que todos la oyeran, mostró un libro. Abrió al azar, o eso pareció, y leyó: «En fin, no es fácil hablar de la Maga que a esta hora anda seguramente por Belleville o Pantin, mirando aplicadamente el suelo hasta encontrar un pedazo de género rojo. Si no lo encuentra seguirá así toda la noche, revolverá en los tachos de basura, los ojos vidriosos, convencida de que algo horrible le va a ocurrir si no encuentra esa prenda de rescate, la señal del perdón o del aplazamiento. Sé lo que es eso porque también obedezco a esas señales, también hay veces en que me toca encontrar trapo rojo.»

Fragmento de Rayuela - Julio Cortázar en Fabián y el caos - Pedro Juan Gutiérrez

Imagen Imagen

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6218
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: En tránsito

Re: Libros que nos llevan a otros libros

Mensaje por Gretogarbo » 28 Sep 2018 12:34

... ella era tan elegante, briosa y brillante como un caballo de carreras. Por desgracia, ese carácter exótico aparece demasiado crudo e implacable en las fotografías - las pecas disimuladas con maquillaje, el pelo recogido en una coleta a la altura de la nuca como algún noble de La historia de Genji -, y no hay rastro de su calidez, de su naturaleza alegre e impredecible, que era lo que más me gustaba de ella.
El jilguero. Donna Tartt.

Avatar de Usuario
magali
Foroadicto
Mensajes: 4219
Registrado: 04 Sep 2010 01:30
Ubicación: La beauté est une promesse de bonheur (Stendhal)

Re: Libros que nos llevan a otros libros

Mensaje por magali » 12 Oct 2018 01:05

Tatiana rompió el papel con manos temblorosas. Dentro había tres libros: un volumen grueso de tapa dura que era una antología de Alexandr Pushkin titulada El jinete de bronce y otros poemas, y los otros dos más pequeños: uno titulado Sobre la libertad de un autor que nunca había oído mencionar, llamado John Stuart Mill. Estaba en inglés. El tercer libro era un diccionario inglés-ruso.

El jinete de bronce - Paullina Simons

ImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6218
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: En tránsito

Re: Libros que nos llevan a otros libros

Mensaje por Gretogarbo » 13 Oct 2018 14:11

Paseé la mirada por el salón hasta detenerla en el libro que estaba leyendo mi madre (Jane y Prudence, de Barbara Pym), boca abajo en el respaldo del sofá. Una de sus rebecas finas colgaba del brazo del sillón. Las tenía en todos los colores; esa era azul pálido.
El jilguero. Donna Tartt.

Imagen

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6218
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: En tránsito

Re: Libros que nos llevan a otros libros

Mensaje por Gretogarbo » 13 Oct 2018 14:26

Repasaba mentalmente todas las comidas de los días anteriores a su muerte: la última vez que fuimos al restaurante griego o al Shun Lee Palace, la última cena que ella cocinó para mí (espaguetis a la carbonara), y la anterior a esa (un plato llamado pollo Indienne, que había aprendido de su madre cuando vivía en Kansas). A veces, para parecer ocupado, hojeaba viejos volúmenes de El alquimista de acero o un ejemplar ilustrado de H. G. Wells que Andy tenía en su habitación, pero hasta eso era más de lo que yo podía asimilar.
El jilguero. Donna Tartt.

Imagen
Última edición por Gretogarbo el 30 Ene 2019 11:43, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6218
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: En tránsito

Re: Libros que nos llevan a otros libros

Mensaje por Gretogarbo » 13 Oct 2018 16:08

La cara del anciano estaba tan desgarrada y destrozada que ni siquiera sabía decir con exactitud qué aspecto tenía, y sin embargo recordaba bien su sangre caliente en mis manos, sobre todo desde que, en cierto modo, la sangre seguía estando allí. Todavía podía olerla y paladearla en la boca, y me ayudaba a comprender por qué la gente hablaba de hermanos de sangre y de cómo la sangre unía a las personas. En otoño habíamos leído Macbeth en la clase de lengua y literatura, pero sólo ahora empezaba a entender por qué lady Mactbeth no había logrado limpiarse la sangre de las manos, por qué seguía allí después de que se las hubiera lavado.
El jilguero. Donna Tartt.

Imagen
Última edición por Gretogarbo el 13 Oct 2018 16:26, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6218
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: En tránsito

Re: Libros que nos llevan a otros libros

Mensaje por Gretogarbo » 13 Oct 2018 16:25

- Mi padre dice que Poe es un escritor mediocre - comenté -. Que es el Vincent Price de la literatura estadounidense. Pero creo que no es justo.
- No, no lo es - respondió Hobie muy serio, sirviéndose una taza de té -. Aunque no te guste, Poe inventó las historias de detectives y de ciencia ficción. En el fondo inventó una parte enorme del siglo veinte. Si te soy sincero no me interesa tanto como cuando era niño, pero no puedes descartarlo por cascarrabias por mucho que no te guste.
- Mi padre lo hacía. Le gustaba ir por ahí recitando Annabel Lee con una voz ridícula para irritarme. Porque sabía que me gustaba.
- Entonces tu padre es escritor.
- No. - No sabía de dónde se sacaba eso -. Es actor. O lo era.
El jilguero. Donna Tartt.

Imagen

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6218
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: En tránsito

Re: Libros que nos llevan a otros libros

Mensaje por Gretogarbo » 13 Oct 2018 16:59

- Tus vacaciones haciendo vela - dijo acercándose al estante donde había otros tarros de pigmentos ordenados en una hilera como las pociones de un boticario: tierras ocres, verdes venenosos, carbón en polvo y hueso calcinado -. Podría ser el momento decisivo. El mar a veces afecta así a la gente.
- Andy se marea. Tiene que ir a todas partes con una bolsa para vomitar.
- Bueno - cogió un tarro de negro hollín -, debo confesar que a mí nunca me afectó de ese modo. Cuando era niño... La rima del viejo marinero, con esas ilustraciones de Doré... No, el océano me da escalofríos, claro que nunca he vivido una aventura como la tuya.
El jilguero. Donna Tartt.

Imagen

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6218
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: En tránsito

Re: Libros que nos llevan a otros libros

Mensaje por Gretogarbo » 13 Oct 2018 17:19

En clase de literatura avanzada, unos estaban leyendo Grandes esperanzas mientras otros habíamos empezado Walden, y yo me oculté en la placidez y el silencio del libro, un refugio del resplandor metálico del desierto. Durante el recreo de la mañana (en el que nos hacían salir a un patio rodeado de una alambrada, cerca de las máquinas expendedoras) me quedé en el rincón más umbrío que encontré con el libro de bolsillo que había comprado en el mercado, y con un lápiz rojo subrayé muchas frases particularmente estimulantes: "La mayoría de los hombres llevan una vida de silenciosa desesperación". "Incluso tras los llamados juegos y diversiones propios del género humano se halla oculta una desesperación estereotipada pero inconsciente." ¿Qué habría pensado Thoreau de Las Vegas, las luces y el estruendo, los escombros y las fantasías, los salientes y las fachadas nuevas?
El jilguero. Donna Tartt.

Imagen Imagen

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6218
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: En tránsito

Re: Libros que nos llevan a otros libros

Mensaje por Gretogarbo » 13 Oct 2018 17:30

-... En Occidente todo el mundo conoce a Boris Yeltsin... - Ladeó la cabeza -. Y a Boris Becker...
- A Boris Badenov...
- ¿Cómo? - respondió volviéndose con brusquedad como si lo hubiera insultado.
- ¿Bullwinkle? ¿Boris y Natasha?
- Ah, sí. ¡El príncipe Boris! Guerra y paz. Me pusieron Boris por él. Pero el apellido del príncipe Boris es Drubetzkoi y no el que has dicho tú.
El jilguero. Donna Tartt.

Imagen

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6218
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: En tránsito

Re: Libros que nos llevan a otros libros

Mensaje por Gretogarbo » 13 Oct 2018 17:44

Esta carta había llegado junto con una vieja edición de tapa dura de Tierra de hombres, de Saint-Exupéry, que leí una y otra vez. Guardaba la carta dentro del libro, donde acabó arrugada y sucia de tanto leerla y releerla.
El jilguero. Donna Tartt.

Imagen

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6218
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: En tránsito

Re: Libros que nos llevan a otros libros

Mensaje por Gretogarbo » 13 Oct 2018 17:58

Por mucho afecto que mi padre le hubiera tomado a Boris, yo siempre intentaba desviar su atención del hecho de que se había instalado a vivir con nosotros, lo que no resultaba muy difícil, ya que entre el juego y las drogas mi padre estaba tan distraído que no se habría dado cuenta si yo hubiera metido un lince en mi dormitorio. Me costó un poco más negociar con Xandra, que era más propensa a quejarse del gasto, pese al suministro de comida robada que Boris aportaba. Cuando ella estaba en casa, él se quedaba en el piso de arriba, fuera de su vista, leyendo El idiota en ruso con el ceño fruncido y escuchando música por mis altavoces portátiles. Yo le subía cervezas y comida, y aprendí a preparara té como a él le gustaba: hirviendo y con tres cucharadas de azúcar.
El jilguero. Donna Tartt.

Imagen

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6218
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: En tránsito

Re: Libros que nos llevan a otros libros

Mensaje por Gretogarbo » 13 Oct 2018 18:12

Boris gustaba a otras muchas chicas que eran mejor que Kotku, en particular a Saffi Caspersen, una danesa que hablaba inglés con un acento británico afectado; había interpretado un pequeño papel en un espectáculo del Cirque du Soleil, y era con diferencia la chica más guapa de nuestro curso. Saffi estaba con nosotros en la clase de literatura avanzada (donde había hecho interesantes comentarios sobre El corazón es un cazador solitario) y aunque tenía fama de ser distante, se veía a la legua que le gustaba Boris. Se reía cuando él hacía el tonto o bromeaba en su grupo de estudio, y yo la había visto hablar con él entusiasmada en el pasillo, y a él contestarle con el mismo entusiasmo, a su manera gesticuladora tan rusa. Sin embargo, curiosamente, ella no parecía atraerlo en absoluto.
El jilguero. Donna Tartt.

Imagen

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6218
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: En tránsito

Re: Libros que nos llevan a otros libros

Mensaje por Gretogarbo » 13 Oct 2018 18:29

Yo me decía que no echaba de menos a Boris, pero era mentira. Ahora me colocaba yo solo y me quedaba viendo programas de pago para adultos y el canal de Playboy; leía Las uvas de la ira y La casa de los siete tejados, que parecían rivalizar entre sí como los libros más aburridos jamás escritos, y durante lo que parecieron miles de horas - el tiempo suficiente para dominar el danés o aprender a tocar la guitarra, si lo hubiera intentado - hice el tonto por la calle con un monopatín estropeado que Boris y yo habíamos encontrado en una de las casas embargadas de la manzana.
El jilguero. Donna Tartt.

Imagen Imagen

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6218
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: En tránsito

Re: Libros que nos llevan a otros libros

Mensaje por Gretogarbo » 13 Oct 2018 18:45

Lo gracioso era que me había preocupado, si acaso, que Boris fuera quizá demasiado afectuoso, si esa era la aplabra más adecuada. La primera vez que se dio la vuelta en la cama y me rodeó la cintura con un brazo, yo no supe qué hacer, y, medio dormido, me quedé mirando fijamente mis viejos calcetines en el suelo, los envases de cerveza vacíos, mi ejemplar en edición de bolsillo de La roja insignia del valor. Al final, sintiéndome incómodo, fingí bostezar e intenté volverme para apartarme, pero él suspiró y, con un movimiento soñoliento, se acurrucó aún más contra mí.
El jilguero. Donna Tartt.

Imagen

Responder