Compañeros de viaje - Henry James

Grandes clásicos de la literatura mundial.

Moderadores: LizzyDarcy, Lía

Responder
Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67731
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Compañeros de viaje - Henry James

Mensaje por lucia » 11 Feb 2010 19:46

Imagen
colección: Breves Reencuentros
traductor: Pilar Lafuente
prólogo: Jorge Ordaz
nº páginas: 112
formato: 16,50 x 12 cm
encuadernación: rústica cosida, con solapas y reserva de UVI
pvp con IVA: 7,50
isbn: 978-84-92840-07-6

El narrador y protagonista de esta historia es Mr. Brooke, un estadounidense en viaje de turismo por Italia. En Milán se encuentra con un compatriota, Mark Evans, que viaja acompañado de su hija Charlotte, una joven de gran encanto. Enseguida Brooke se siente atraído por ella. A lo largo del tour los dos tienen ocasión de contemplar algunas obras maestras de los artistas italianos y de reflexionar acerca del arte y de la vida. En Venecia, Brooke decide desvelar sus sentimientos hacia ella, mientras Charlotte prefiere reservarse los suyos. El viaje prosigue, pero un embarazoso incidente durante una excursión dará un giro inesperado a la historia, cuya conclusión no tendrá lugar hasta llegar a Roma. Esta obra nos muestra un James primerizo, con una sorprendente destreza para combinar el romance, la crónica de viaje y la introspección psicológica.

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67731
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Re: Compañeros de viaje - Henry James

Mensaje por lucia » 27 Feb 2010 18:12

Como la sinopsis ya cuenta bastante de la historia, completaré un poco diciendo que el libro es una cucada y se lee en un suspiro.

En cuanto a la trama, refleja bastante bien ese periodo de fascinación de los americanos por Europa (que todavía continúa) y a la vez de su sentimiento de superioridad, que sale a la superficie cada vez que compara a Charlotte con las europeas. También nos muestra la época del romanticismo, en que uno sentía que se enamoraba para toda la vida en 10 días, pero tenía que andarse con pasos de plomo para no ser visto como un desvergonzado o un aprovechado.

Y a ratos daba la sensación de que por momentos iban a caer los dos tortolitos en un síndrome de Stendhal, de tantos monumentos y cuadros como querían ver :cunao:

Responder