Las piedras de Venecia, de John Ruskin

Incluye ensayos, divulgación, pensamiento, crítica...

Moderador: Pseudoabulafia

Avatar de Usuario
Tasso
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 318
Registrado: 19 Abr 2009 02:36
Ubicación: Madrid

Las piedras de Venecia, de John Ruskin

Mensaje por Tasso » 01 Mar 2010 00:51

Imagen

Imagen

El 20 de enero de 1900 moría John Ruskin en su casa de Coniston a la edad de 81 años. Unos días después Marcel Proust, entusiasta seguidor del ideario de Ruskin, escribía en su memoria una nota para la Gazette des Beaux-Arts, en la que venía a decir: "hace apenas unos días temíamos por la vida de Tolstoi, pero el temor no se ha cumplido. Sin embargo el mundo sufre hoy una pérdida todavía mayor: Ruskin ha muerto. Níetzsche está loco, Tolstoi e lbsen parecen caminar hacia el final de su carrera. Europa pierde uno tras otro a sus grandes "directores de conciencia". Director de conciencia de su tiempo ciertamente Ruskin lo fue, pero fue también su profesor de gusto, su iniciador en un concepto de belleza que Tolstoi reprobaba en nombre de la moral, pero que Ruskin supo poetizar".
Pocas veces, como en este comentario proustiano, la perspectiva que la obra de Ruskin inaugura ha sido mejor entendida. Una obra que recorre por igual historia del arte y filosofía, arquitectura y política, teoría del gusto y de la, cultura, todo ello inscrito en un contexto de ideas y problemas como los que caracterizaron la segunda mitad del siglo XIX, una época que Ruskin interpretó como decisiva a la hora de establecer los referentes de un mundo moderno del que se sentía intelectual y moralmente distante. Una obra, por otra parte, prolija, hecha de grandes recorridos y no menos amplios excursus, en los que convergían los ríos varios de la tradición y la historia en sus profundas creaciones y aquellas otras que marcaban para él el inicio de tiempos de los que intentó protegerse.


Publicado por un improbable Colegio de Arquitectos Técnicos y Aparejadores de Murcia, esa edición portentosa recupera uno de los grandes tratados básicos en la historia del arte. Uno de esos libros "importantes", fundamentales, que casi nadie ha leído pero que esconde grandes sorpresas. Es un placer leer libros así. (Y un castigo para el bolsillo...)

Responder