Decisión

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: kassiopea, Megan

Avatar de Usuario
dualidad101217
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 440
Registrado: 12 Mar 2006 19:30
Ubicación: Bolivia
Contactar:

Decisión

Mensaje por dualidad101217 » 09 Jul 2006 21:21

La buena voluntad se atraviesa a sí misma
sin lágrimas, con la esperanza sostenida por un deseo
tratando de ignorar y al tiempo de aprender ese mar
que es duda, y pudiera ser lamento, incertidumbre... humanidad.

Ese atrevimiento de torcer, o de mantener firme cierto pulso
huyendo de la vanidad, buscando la humildad más alta
esquivando ese orgullo que se arropa de palabras sin fin
y que quizás sólo quisiera un regazo en el cual descansar.

Qué otra desesperación le cabe a un alma que se expande
y que sintiendo el peligro de no ser suficiente ante tanto oleaje
todavía se expone, ofreciendo en castidad la daga que porta
con la habilidad de un oso, pero con la fuerza de un desierto?

Entre sus sueños, una creatura aprende a estar sola
mientras en su vigilia, otra, apenas puede contenerse
y el que lo ve, que quizá no sea yo, casi se arrepiente
a no ser por esa pesadumbre que le sostiene por poder no serla.

En el último intento, que salvo en letras nunca es el último
la mirada, algo furiosa, aguarda el final que será el principio
y se de o no, intentará que el amanecer se de igual intensidad
con esa alegría del cariño, y ese abrigo de lo oculto, develado sin querer.

No habrá de quedar lo que no corresponda
entre las fibras del sentir humano toda cadena de sentimientos
para que en medio del puente, ahí donde se comprende sin entender
se abra paso la razón, el sentido de una razón mascullada con las manos al pecho.

El presente corazón late por su proximidad a la extinción
quiere dejar aunque sea las barandas por donde se asirá el ciego
y pocos quieren, y los que quieren parecen no estar
y uno llora por la posibilidad de que lo hecho no alcance.

La vida perdida, o postergada, por otra que apenas empieza
con los brazos en red, que no habrán de alcanzar, o que elevarán
la base del alguien que durmiendo comienza a tejerse a sí
para ir más lejos incluso que el impulso que lo arroja.

Escalera, o alfombra que la cubre
pasos que la cubren, o calzado que lo impide
dualidad de la soledad
la energía que intenta ser sincera.

Responder