No sólo de Ciencia Ficción vive el hombre...

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: kassiopea, Megan

Responder
Avatar de Usuario
Emisario
No tengo vida social
Mensajes: 1213
Registrado: 26 Oct 2010 18:30
Ubicación: Perdido en una nebulosa, en busca de un quásar, cualquiera en realidad...

No sólo de Ciencia Ficción vive el hombre...

Mensaje por Emisario » 09 Dic 2010 17:50

Las siguientes estrofas son un desvarío de hace un tiempo atrás. Es un texto que he retocado un poco para colgarlo aquí.

Espero lo disfruten;


<<¡Ding Dong... Ding Dong!>>


- ¡Clementina! Gracias por venir.
- Nada, nada que es tu cumpleaños y no me lo pierdo por nada... ¡Feliz Cumple Guillermo...!
- Gracias ¿Y éste... de dónde ha salido?
- Sí.. verás el pobre hombre estaba en la calle, sí, justo en la puerta del edificio, pedía dinero para alimentar a sus 3 hijos, 4 perros, a su mujer, a la suegra y a un allegado que está protegiendo desde hace unos días.
- ¿Pero, cómo te has enterado tú de todo esto?
- Lo dice aquí... ¿lo ves? Justo en este cartelito que cuelga de su cuello.
- Ahh... pues si lo dice allí ¿Ha de ser cierto no...? ¡Claro y como es mi fiesta de cumpleaños decidiste traerlo y alimentarlo un poquillo! –tras una breve pausa Guillermo inspiró profundo, frunció los labios y balbuceó:
- ¡Lo siento! Es una fiesta privada, no tengo nada para ofrecerte, buena suerte con tus allegados – el mendigo, sin chistar, dio media vuelta y comenzó a descender las escaleras hasta perderse de vista.

-¿Habrase visto? Semejante morro el del tipo ése, y tú... vaya, Clementina, ¿Que ingenuidad la tuya no?
- ¡Hey hey hey! ¿Qué es todo ese griterío...? ¡Que lo he escuchado desde la calle tío! –Vociferó Felipe quien en esos momentos venía saliendo del elevador.
- ¡Felipe, bienvenido!
- Guillermo, hombre, feliz cumpleaños!
- Gracias amigo –Abrazo ceñido a lo macho, con todo y palmaditas en la espalda.

- Pero pasad, por favor, no os quedéis aquí en la puerta, mira que un espabilado ya ha tratado de colarse.
-¿Ah sí...? ¡Es que hombre... tus fiestas son legendarias!
- A propósito de leyenda ¿Has invitado al tonto? –preguntó Felipe mientras terminaba de entrar al apartamento mirando hacia todos lados–.
- Pues yo pensaba que acababa de entrar...
- ¿Gracioso el abuelito ha? No, no, en serio, el tonto ¿Viene o no viene?
- Pues bien, no lo sé, le he enviado un mensaje por facebook, con una reseña de mi nueva dirección y todo, supongo que llegará.
- Ah... estamos sonados ¡No vendrá! De seguro terminará en la dirección equivocada y por insistir en entrar le darán otra golpiza... te lo digo, mejor desconecta tu móvil o acabaremos todos en la clínica viendo sus radiografías a contraluz, otra vez.

<<¡Ding Dong... Ding Dong!>>

- ¡Gema...! –Gritó de manera histérica y ensordecedora la Cleme al atender la puerta y ver quién venía llegando–
- Muac y doble muac por si hoy no nos toca Cleme.
- ¡Bruta... que genial eres! ¿Y éste, que hace aquí de nuevo? –mientras apuntaba al mendigo que le sonreía más con los agujeros de los entredientes que con otra cosa–.
- Pues dice que te conoce y que esta invitado al cumpleaños.
- ¿Pero, otra vez tú aquí? ¡Qué salgas... que no estas invitado tío!
- Tranquilo, Guillermo, tranquilo hombre –argumentaba Gema–: Que el pobrecillo viene llegando de Vietnam y necesita dinero para comprar su medicación para el dolor –se empinó un poco y ahora en susurros le confesó al oído–: Se nota que ha sufrido mucho en la guerra esa.
- Pero... Gema ¿Serás pava? La guerra de Vietnam ha terminado hace décadas mujer.
- No para mí Señor –argumentó por primera vez el mendigo– Yo sigo viviendo una y otra vez aquellos tensos momentos, cuando los Alemanes me capturaron.
-¿Alemanes? ¡Qué te larges! Alemanes Vietnamitas te voy a dar yo, ya lo verás –y cerró la puerta de un golpe ya sin paciencia alguna; realmente no sabía si premiarlo por la persistencia o llamar a la policía–.

- ¡Música Maestro que esto ha comenzao! –gritaba Felipe mientras comenzaba a bailar al son de “Corazón partío”
- ¡Huy Felipe...! que alocado estas hoy...
-No tanto como lo estaré si me besas mi, Gema perdida.
- ¡Ha...! Que te crees ¿Que soy la Puca esa?
- Por ti nena...sería Garu.

<<¡Ding Dong... Ding Dong!>>

- ¡Un Euro a que es el Tonto! –declaró Felipe, espontáneo y risueño–.
- ¿Un Euro...? ¿y pretendías que te besara?
- Hay nena, nena... el amor no tiene precio... –mientras le cogía de un codo y le estiraba los labios desde lejos–.
- ¡Suelta...! que con ese presupuesto no te suelto ni el codo.

-¡Cómo sea el mendigo aquel, juro que...! –barbullaba Guillermo mientras se dirigía a la puerta, luego, extrañamente, pensó antes de actuar y usó la mirilla. Nada, no se veía nada, abrió entonces la puerta muy despacio y...
-¡Sorpresa... Guille! –eran Carla, Francisco, Eugenio, Azucena y Rodrigo... todos le saludaron al unísono mientras se terminaban de levantar del suelo donde se habían escondido–.
- Hola Chicos... ¡Bienvenidos! Pasad, por favor – Y mientras terminaba de recibir abrazos y furtivos besos cerró suavemente la puerta mirando a diestra y siniestra en busca del intrépido mendigo que, curiosamente, no se veía por ninguna parte–.

-¿Y... quién es el encargado del licor? -preguntó Eugenio para luego agregar-: mira que traigo una sed peor que la del Tutancamon ese.
- Shh... calla y coge este brebaje, te dejará a tonto en un dos por tres -le respondió Felipe.

–La fiesta cogió velocidad y bailaron y bebieron por horas... la Cleme y la Gema protagonizaron un stip trease en el balcón mientras los que aún quedaban en pie aplaudían furiosos desde el estar.
El tonto finalmente llegó, venía abrazado del mendigo y con una botella de licor barato a medio terminar bajo el brazo. Le había contado que su gato se había caído desde el piso superior, desde el balcón de su apartamento y que necesitaba recuperarlo... fue separado por Felipe y sólo el tonto ingresó tras los gritos y la euforia general de los concurrentes.
Todos rieron y continuaron bebiendo hasta terminar desmayados por doquier, algunos en el sillón, otros en la tina del baño, mesón de la cocina, bajo el comedor...

La mañana siguiente les alcanzó avanzada. Los rayos del sol se colaban impertinentes por el gran ventanal que daba al mediterráneo. Su primera víctima fue Guillermo, quien casi se desintegró al recibir la luz en los ojos. Se incorporó como pudo y abandonó su habitación cogiéndose la cabeza a dos manos –el dolor le habría matado si no lo hacía, o al menos eso pensó en aquel momento–. Se dirigió a la cocina... soñaba con un café bien cargado y caliente. Al llegar al recodo del pasillo, el espectáculo era Dantesco...

Cruzada en el suelo boca arriba se encontraba Gema, en topless y abrazada a una lámpara cuya pantalla aplastada tenía escrito en lápiz labial rojo:
“Te odio Matías” y un poco más abajo complementaba: “Te adoro Matías de mis amores”.

Un poco más allá entre el charco de sangría y el cenicero volcado se encontraba Eugenio, sus manos se encontraban atadas con lo que parecía ser un trozo del brasier de Gema y algo más que no logró reconocer, le pasó por encima sin poder entender y enfiló hacia la cocina.
-Un café... necesito ese café a la vena –le hablaba al vacío, sin soltar sus sienes–, un par de metros más allá tuvo que caminar marcha atrás algunos pasos, pues por el rabillo del ojo, al cruzar la entrada que conducía a la sala, le pareció ver a alguien afuera, en el balcón.
Volvió a mirar y sí... allí estaba; era el tonto, con auriculares a todo volumen bailando en bolas al ritmo de La Macarena. Hacía la conocida coreografía bastante bien, vestido tan sólo con un calzoncillo en la cabeza un par de pelos en el pecho. Mientras se movía al son de la música, levantaba una mano de tanto en tanto en lo que parecía ser un saludo hacia el vacío frente al piso quince. Guillermo no quiso saber, pero, mal que mal, era su piso y sería bueno saber con quién disculparse más tarde. Se acercó un poco y pudo ver a los vecinos gay del edificio del frente. Bailaban la misma coreografía y habían comenzado a desvestirse, uno ya tenía su ropa interior en la cabeza mientras otro fotografiaba y un tercero no dejaba de aplaudir.

Decidió preparar aquel café sin más demora, un trago y podría pensar con más claridad, sólo uno, quizás dos, antes de perder el juicio. Reanudó entonces su travesía hacia la cocina la cual finalmente alcanzó y, ante su exhausto asombro... sobre el mesón para cocinar se encontraba el mendigo tirado de espaldas, desnudo y fumándose lo que parecía ser la última pieza de su cosecha personal.

<<¡Ding Dong... Ding Dong!>>

- ¡No, esto no puede estar ocurriendo! ¿Y, ahora quién será? Al menos no será el mendigo... –pensó con desesperada ironía mientras se dirigía a la puerta apretándose las sienes para atenuar la fulminante jaqueca que le atacaba.

- ¿Si...? Buenos días ¿En que puedo ayudarle oficial?
- Buenos días. Bien... verá usted, en la central hemos recibido reportes de incendio, inundación, robo a mano armada, violencia intrafamiliar, secuestro y muchas otras...
- Bien, si... me lo imagino, siendo ustedes policías... y, disculpe mi atrevimiento, pero ¿Qué tiene eso que ver conmigo?
- Señor.... disculpe ¿Cuál es su nombre?
- Guillermo, Guillermo Murcill, a sus órdenes oficial.
- Señor Murcill ¿Puedo pasar?
- ¡Oh.. no! Lo siento es que...
-¿Si...?
- Es que tengo a mi mujer enferma y está durmiendo, ya sabe... no deseo despertarla... pero, aún no me ha dicho en qué puedo serle útil, oficial.
- Mi motivo, Señor Murcill, es simple, ¿Recuerda las llamadas que he mencionado hace unos momentos?
- Sí, ¿qué hay con ellas?
- Pues han provenido desde el número de teléfono de éste apartamento.
- ¿Todas ellas?
- ¡Todas! Además, según se me informa, en el fondo se escuchaban espeluznantes gritos, gritos que parecían provenir de una persona atada...
- ¿Atada? Pero... ¿Cómo puede usted afirmarlo?
- Bien he de reconocer que esa parte del informe es algo confusa, la operadora no pudo aclarar si el supuesto secuestrado solicitaba ser desatado o... atado, como le mencionaba, es algo confuso.
- ¡Mi tío! ¡Sí...! Pobrecillo, lo siento oficial ahora entiendo todo -echando mano a lo primero que cruzó por su mente, bendito mendigo, pensó mientras armaba la historia-; ha de haber sido mi tío, verá usted, él es veterano de Vietnam.
- ¿Vietnam?
- Sí... si, Vietnam. Tiene 89 años y además de su stress post guerra le ha cogido la demencia senil. Cada vez que intento alimentarle me salta encima y me insiste que nunca le capturaré... y que no comerá aunque le ate ¿Ya ve usted lo que tengo que soportar? Y encima le ha hecho perder a usted su tiempo, haciéndole venir hasta aquí.
- Mire usted, Felipe...
- Guillermo –le corrigió tembloroso, con un hilo de voz.
- Sí, si...Guillermo, su historia concuerda con lo que me imaginaba. ¿No creerá usted que me he tragado lo de las llamadas no? Ha ha... sólo quería darle un susto al bromista pero si se trata de un excombatiente y con demencia senil... la reprimenda recae en usted... no debiera dejar teléfonos a su alcance...

-¡Tiene usted... toda la razón! Escuche, le invitaría un café o algo, pero de verdad es un mal momento.
- Lo entiendo, lo entiendo, no se diga más... que tenga usted un buen día.
- Igualmente, oficial, gracias por acudir y de verdad lamento mucho el malentendido –cerró la puerta lentamente mientras se deshacía en muecas faciales de cortesía.
El “click” de la cerradura le pareció una campana celestial, se apoyó y deslizó la espalda hasta quedar sentado en el suelo, cerró los ojos un segundo mientras maldecía:

–La p_t_ que me... ¡Eso sí estuvo cerca...! – fue interrumpido por un suave e insistente golpecito en el hombro que le obligó a abrir los ojos. Ciertamente y debido a los últimos acontecimientos, no se sorprendió del todo con el panorama. Sí... allí estaba... huesudo, maloliente y en traje de Adan... ¡El mendigo!

- ¡Hombre...! ¿Que quería la Poli? Que si tienes problemas ¡Pa eso toy yo aquí! Jaime amigo mío...
- Es ¡Guillermo! Y te me largas de una... ¡No...! ¿Sabes qué? No importa... quédate.
- Eso mismo, sí... eso, eso es lo que más me gusta de tí, que tienes razón -bamboleando mientras se rascaba una nalga-, en realidad nada importa socio ¡Feliz Cumpleaños Socio! Que me la he pasado genial... oye, que la próxima va por mi cuenta... ahora, ahora he de marcharme, negocios, tú sabes. En cuanto el tío ese del balcón... el que se las trae de Travolta.
- Sí, sé a quien te refieres... –ya resignado por completo.
- En cuanto me devuelva mis calzoncillos me marcho ¡Gracias Marcelo! Ah, se me olvidaba... ¡Feliz Cumpleaños...!

Emisario
Última edición por Emisario el 20 Feb 2012 02:25, editado 2 veces en total.

Avatar de Usuario
Tiqui
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 407
Registrado: 20 Jun 2010 21:22

Re: No sólo de Ciencia Ficción vive el hombre...

Mensaje por Tiqui » 09 Dic 2010 22:50

Pues este hombre Guillermo.... Felipe... o como acabe llamandose, no sé yo si al final sabría cual erá su realidad, con semejante bacanal y con el mendigo de guinda en el pastel de cumpleaños.

Socio que gratificante es leer de vez en cuando algo como esto, y sonreir

Un abrazo, y cuidado que viene el meendigo :D
Prefiero los errores del entusiasmo a la indiferencia de la sabiduria

Leyendo " El Nilo blanco" de Alan Moorehead

Avatar de Usuario
Emisario
No tengo vida social
Mensajes: 1213
Registrado: 26 Oct 2010 18:30
Ubicación: Perdido en una nebulosa, en busca de un quásar, cualquiera en realidad...

Re: No sólo de Ciencia Ficción vive el hombre...

Mensaje por Emisario » 09 Dic 2010 23:08

Gracias Tiqui por tu comentario, es prosa liviana, sólo para alivianarme de tanto dato técnico y tramas complejas hehe

Un abrazo

Avatar de Usuario
Eleanis
No tengo vida social
Mensajes: 2173
Registrado: 05 Abr 2010 04:38
Ubicación: entre los arbustos y la hojarasca...

Re: No sólo de Ciencia Ficción vive el hombre...

Mensaje por Eleanis » 10 Dic 2010 22:27

¡Qué bueno, amigo Emisario! ¡Menuda fiesta de cumpleaños! :D Me has hecho reír con tu relato tan ameno. Se te da muy bien este género, y creo que, sin olvidar la ciencia ficción, de vez en cuando sería bueno que nos regalaras más de estas ficciones costumbristas.
Me ha encantado, mis felicitaciones.
Un abrazo :60:
El tiempo es arte

Avatar de Usuario
Emisario
No tengo vida social
Mensajes: 1213
Registrado: 26 Oct 2010 18:30
Ubicación: Perdido en una nebulosa, en busca de un quásar, cualquiera en realidad...

Re: No sólo de Ciencia Ficción vive el hombre...

Mensaje por Emisario » 11 Dic 2010 04:48

Eleanis escribió:¡Qué bueno, amigo Emisario! ¡Menuda fiesta de cumpleaños! :D Me has hecho reír con tu relato tan ameno. Se te da muy bien este género, y creo que, sin olvidar la ciencia ficción, de vez en cuando sería bueno que nos regalaras más de estas ficciones costumbristas.
Me ha encantado, mis felicitaciones.
Un abrazo :60:


Gracias, si te has reído... misión cumplida.

Un gran abrazo a lo macho, con palmaditas en la espalda y todo.

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12729
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona, la más bonita del mundo.

Re: No sólo de Ciencia Ficción vive el hombre...

Mensaje por Berlín » 11 Dic 2010 11:55

colega, este relato ya lo había leído, pero me he vuelto a reír y lo he disfrutado.

un abrazo.
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"
http://siguiendolospasosdebarro.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Emisario
No tengo vida social
Mensajes: 1213
Registrado: 26 Oct 2010 18:30
Ubicación: Perdido en una nebulosa, en busca de un quásar, cualquiera en realidad...

Re: No sólo de Ciencia Ficción vive el hombre...

Mensaje por Emisario » 11 Dic 2010 13:01

Berlín escribió:colega, este relato ya lo había leído, pero me he vuelto a reír y lo he disfrutado.

un abrazo.

Gracias Berlin, ya lo sabía, esta algo modificado pero en esencia es similar. Gracias igualmete amiga por pasarte por aqui.

karen mendoza prada
Foroadicto
Mensajes: 3973
Registrado: 25 Ago 2010 20:59

Re: No sólo de Ciencia Ficción vive el hombre...

Mensaje por karen mendoza prada » 11 Dic 2010 17:28

:? mañana te leo y te paso mi opinion, si puedo antes, estoy con el tiempo hecha un lio :cry:

karen mendoza prada
Foroadicto
Mensajes: 3973
Registrado: 25 Ago 2010 20:59

Re: No sólo de Ciencia Ficción vive el hombre...

Mensaje por karen mendoza prada » 11 Dic 2010 20:18

:D sin duda la historia a estado interesante, pero no he terminado de entender en si cual era el papel del mendigo y del protagonista que al parecer no sabia como se llamaba :shock: . Me he quedado perdida :roll: Lo siento :cry:

Avatar de Usuario
Emisario
No tengo vida social
Mensajes: 1213
Registrado: 26 Oct 2010 18:30
Ubicación: Perdido en una nebulosa, en busca de un quásar, cualquiera en realidad...

Re: No sólo de Ciencia Ficción vive el hombre...

Mensaje por Emisario » 11 Dic 2010 22:53

Karen, gracias por pasarte por aquí, es una simple comedia de situaciones sin mucho sentido. El mendigo estaba fumándose un porro en la cocina, me extrañaría que supiese su propio nombre. :lol:

Saludos

karen mendoza prada
Foroadicto
Mensajes: 3973
Registrado: 25 Ago 2010 20:59

Re: No sólo de Ciencia Ficción vive el hombre...

Mensaje por karen mendoza prada » 12 Dic 2010 00:33

:D ahya bueno, es que por un momento pensé que el mendigo iba a tener un punto importante en la historia, por eso al final me confundi :o

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67344
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Re: No sólo de Ciencia Ficción vive el hombre...

Mensaje por lucia » 12 Dic 2010 15:03

Vaya paranoia mas emparanoiante, pobre Guillermo :lol: :lol: :lol:

Avatar de Usuario
Emisario
No tengo vida social
Mensajes: 1213
Registrado: 26 Oct 2010 18:30
Ubicación: Perdido en una nebulosa, en busca de un quásar, cualquiera en realidad...

Re: No sólo de Ciencia Ficción vive el hombre...

Mensaje por Emisario » 12 Dic 2010 15:16

Sí, estuve a punto de colgarlo en "Desvaríos" sn embargo la trama Juliana-Godofredo esta que arde.

Saludos, gracias por comentar

Responder