La época de las catedrales - Georges Duby

Incluye ensayos, divulgación, pensamiento, crítica...

Moderador: Pseudoabulafia

Responder
Avatar de Usuario
pfanner
No tengo vida social
Mensajes: 1550
Registrado: 02 Ago 2008 23:39
Ubicación: Desván donde el polvo viejo congrega estatuas y musgos
Contactar:

La época de las catedrales - Georges Duby

Mensaje por pfanner » 08 Jul 2011 20:53

LA ÉPOCA DE LAS CATEDRALES: ARTE Y SOCIEDAD, 980-1420 de Georges Duby

Imagen

EDITORIAL: Cátedra
AÑO: 1993
PÁGINAS: 311
ISBN: 9788437611792
PRECIO: 23 euros

Quizás uno de los mejores libros de historia que se hayan escrito nunca. ¿Por qué? Quizás porque deja de lado la erudición extrema (algo difícil para un verdadero erudito como era Georges Duby) y se acerca a la gente, echado mano de la literatura. Porque son libros de Historia, pero escritos de otra forma. A todos estos historiadores de la llamada Nueva Historia siempre les criticaron estar demasiado cerca de la literatura. ¿Y qué? Nunca antes la Historia había estado tan cerca de la gente, sin perder rigurosidad.

Para muestra, el principio del libro, que aquí transcribo. ¿No es uno de los más impresionantes comienzos de un libro de Historia? Es la mejor descripción de la Edad Media que he leído nunca.

Muy pocos hombres —las soledades se extienden hacia el oeste, hacia el norte, hacia el este, inmensas, y terminan por invadirlo todo—, tierras yermas, ciénagas, ríos vagabundos y landas, bosquecillos, pastizales, todas las formas degradadas del bosque que subsisten después de los zarzales y de los quemadores de bosques —de tanto en tanto claros, un suelo conquistado esta vez, pero que sin embargo apenas ha sido dominado, surcos irrisorios que instrumentos de madera arrastrados por flacos bueyes han trazado sobre una tierra reacia; en este espacio nutridor del que aún están ausentes las grandes empresas, los campos que se dejan en barbecho uno, dos, tres años, diez a veces, para que se reconstituyan naturalmente los principios de su fertilidad (chozas de piedra, de barro o de ramas, reunidas en pequeñas aldeas, rodeadas por cercas de espinos y por huertos), a veces, en medio de las empalizadas que protegen la residencia de un jefe, una construcción en madera, graneros, los cobertizos de los esclavos y las cocinas, que se mantienen apartados—, de tarde en tarde, una ciudad, penetrada por la naturaleza rural, que no es más que el esqueleto rejuvenecido de una ciudad romana, barrios enteros de ruinas contorneados por los arados, una muralla tal vez reparada, edificios de piedra que datan del Imperio, convertidos en iglesias o en ciudadelas; no lejos de ellas algunas docenas de cabañas en las que viven viticultores, tejedores, herreros, aquellos artesanos domésticos que fabrican para la guarnición o para el señor obispo armas y ornamentos; por último, dos o tres familias de judíos que prestan un poco de dinero a interés; caminos, largas filas de hombres obligados al transporte de mercancías, flotillas de embarcaciones en todos los cursos de agua: así es el Occidente en el año 1000. Un mundo salvaje. Un mundo acechado por el hambre.

(...)

Sin embargo, desde hace cierto tiempo, movimientos imperceptibles empujan a esta humanidad miserable a emerger lentamente de la barbarie.
Imagen
"Tal vez se lo estaba imaginando, tal vez no, pero le pareció que un murmullo salía de los libros." J.K. Rowling

PELÍCULAS
LIBROS

bookhere
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 713
Registrado: 23 Sep 2009 23:03

Re: La época de las catedrales - Georges Duby

Mensaje por bookhere » 09 Jul 2011 12:41

No conocía nada de este libro, pero tiene muy buena pinta y el autor es estupendo.

Gracias por la recomendación.

Yo conozco a este autor porque tiene un Atlas histórico mundial estupendo.

Avatar de Usuario
Arden
Vivo aquí
Mensajes: 14106
Registrado: 28 Oct 2008 08:59

Re: La época de las catedrales - Georges Duby

Mensaje por Arden » 11 Jul 2011 22:39

Pfanner me acabas de convencer con ese principio, mañana lo pongo en la lista de libros para mi cumple que es en unos días :D :60:
El fin del Homo sovieticus de Svetlana Alexievich. No, mamá no de Verity Bargate. La octava vida de Nino Haratischwili

Responder