Andanzas de un desalmado (fragmento actualizado)

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: kassiopea, Megan

Responder
Avatar de Usuario
kikke2
Lector voraz
Mensajes: 126
Registrado: 28 Dic 2010 21:05
Ubicación: Isla Tsalal

Andanzas de un desalmado (fragmento actualizado)

Mensaje por kikke2 » 30 Jul 2011 04:37

Imagen
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.


¡Aléjate ser grotesco sirviente de Belcebú, vuela lejos, no deseamos estar a tu lado, puesto que tu sola presencia es sinónimo de mugre, putrefacción y muerte!

Los suburbios, pobres, inmundos, al igual que los antiguos palacios y mansiones de edades remotas, son la cuna de todos los placeres y vicios más bajos, más instintivos, más bestiales, pero sin saber porque, esta noche aparentaba ser diferente.
Luego de unas horas, el silencio y el sosiego, como si fueran un manto sutil pero a al vez inmenso, cubrió la ciudad, la envolvió, en un letargo cercano al deceso.
Una pequeña luz se refracta entre la neblina, allá lejos, titilante, inquieta, se escabulle, casi alarmante.

¡Apártate, fuera, no molestes, mosca nauseabunda, vete ya, pero en tu huída no me delates, por favor! Ya suficiente sufrimiento, castigo insoportable, sempiterno incluso, recibiré el día de mi defunción impuesto por el Creador de todas las cosas, ya que aunque soy un gran pecador (¿y quién no lo es?), soy un fiel creyente y un día, en los profundidades de la Madre Tierra, acompañado por ti, mosca repugnante, el verdugo del más allá vendrá por mi persona, y tomando mi alma maldita con su lazo negro ardiente me llevará a un lugar donde sufriré por toda la eternidad.

Pero no me fui. Reí en cambio. Elevándome entre la bruma del cementerio vislumbré la escena completa.

Los seres perversos habitan este lugar desde el mismo comienzo de su creación, ¡pero por favor! Son los mismos hijos del padre de todos, obras del máximo escultor, su digna imagen retratada a la perfección. He visto enfermos, psicópatas, compulsivos, maniáticos y esquizofrénicos, quien les escribe es sin duda uno con la suma de todas sus facultades, pero inclusive así me sorprende ver a semejantes seres aparentemente carentes de alma como yo, en pleno acto de inmundicia (aunque estas bestias la tienen latente, muy ocultas debajo de kilos de grasa, pecados y odio).

¡Ay, si pudieras ver todo lo que mis cientos de ojos observan entre las sombras! Nunca me he jactado, y probablemente nunca lo haré, de no ser repugnante, debo admitirlo, pero el lúgubre escenario se presentaba ante su audiencia de una manera horrible, y el artífice era casi tan pecador como la mosca que se regocijaba ante el espectáculo.



Oh Gea, diosa de la Tierra y de la Naturaleza
Un cofre, de tus entrañas, ha sido hurtado
¿Acaso te has sentido corrompida en toda tu belleza?
¡De tus profundidades fue vilmente desenterrado!







Levemente se hace sentir el aroma a tierra fresca,
Pero tan pronto como se eleva, se desvanece
Un hedor, más nauseabundo, horrible, aparece
Una tenue sombra allá se distingue, aunque bastante grotesca



Como un lobo, feroz, atroz y hambriento
Y avivado por el bálsamo repugnante
Saquea sus ropajes, la despoja de un solo movimiento
La codicia, la gula y la lujuria se entrelazan, en un acto espeluznante.







Mientras mayor placer, mayor pecado ha de cometerse, porque acaso ¿no todos los pecados nos dan, de alguna u otra forma, cierta satisfacción? ¿O me dirás que nunca lo has sentido al decir una simple mentira? Hasta en ese acto tal vez de poca importancia logra dar cierto placer. Ahora sólo hace falta que te sumerjas en la personalidad del hindú Thug Behram, el mayor asesino de la historia; o en la mente de Gilles de Rais, violador y pedófilo frenético; o del mismísimo Judas Iscariote; o inclusive en el cuerpo de Antonino Pío, famoso por su gula voraz. Piensa en sus pecados, fueron grandes, oh si muy grandes, pero aún más grandes fueron los placeres obtenidos por ellos. Ellos sacrificaron gran parte de su alma por ese deleite. De cierta manera pareciera ser que el poder, (porque todos ellos fueron en cierta medida poderosos) conlleva, en mayor o menor medida, maldad, pero ¿acaso no será que la maldad otorga cierto vestigio efímero, frágil, traicionero de poder? Lo prohibido suele ser lo más placentero, pero no por el hecho de ser prohibido como mucha gente piensa, sino por su naturaleza, su naturaleza básica y casi animal.

El hedor inunda, tal como si fuera un cuarto pequeño, la absoluta fachada del cementerio. Bajo una pálida luz, se mueve, gime, se desenvuelve… en unos momentos su gula habrá acabado, aunque sólo por esta noche.

La dama yace estática con un color blanquecino, mórbido en sus labios. En silencio, quieta…

Los cientos de gusanos, larvas despreciables, al igual que el hedor que emana de las supuraciones de su cuerpo así como la extraña e imposible posición de su cuello no parecen molestar al pecador.
Su extrema frialdad; sus encías carcomidas; su obscenidad revelada por la ausencia de todas sus vestiduras; la rigidez total de sus partes; sus ojos ausentes de brillo alguno, que ahora sólo encierran oscuridad, densa, densa oscuridad…nada, absolutamente nada parecía molestar al artista.

Oh pobre doncella, aún después de que las inexorables y oxidadas tijeras de las Parcas cortaran su hilo de existencia, un hilo tan joven y tan débil ¡aún después sigues sufriendo! ¿Pero que sucede? ¿Podría ser posible que esto que siento sea compasión? No, no lo creo viable, todos esos sentimientos que se jactan de poseer las buenas personas (aunque de humildad poco queda en ellos), se fueron con mi alma, con la traición, con el robo. Pero no culpo al comprador, tampoco me culpo a mi mismo, sino a ¡Dios! Porque él, sólo él impuso un sentimiento tan poderoso en mi espíritu, capaz de manipular el raciocinio y el sentido común. Una idea, tan simple como querer a un semejante, puede alcanzar, con el tiempo y atravesando el amplio espectro de valores, los más altos niveles de obsesión. Si Dios, tú Dios, no hubiese impuesto ese estremecimiento, esa emoción, ese concepto en mi corazón, ahora no estaría como estoy. Hay personas que dicen (inclusive tú, lector) que la vida no vale la pena vivirla sin amor, pero yo digo: Al igual que en las tragedias griegas, el amor significó para mi, un castigo peor que la muerte.

La bondad, la amistad, la misericordia, la humildad, la gracia, el amor…todos esos dones se han convertido en vicios, asquerosamente acrecentados; lujuria, odio, gula, desprecio, ira, enojo, rencor, maldad. Pero aún así, curiosamente, pareciera que la compasión no reside en el espíritu, ¡sino en el corazón! Ay pero Belcebú, señor de las moscas, corrígeme si me equivoco, pero en este momento ¡ningún corazón late en mi pecho!

Oh ser vil, compañero, te compadezco al igual que a mi amiga desalmada, por tener que recurrir a tales rituales para satisfacerte. Siento pena por ti ¿Pero este acto totalmente impuro, lo haces por una necesidad de tu esencia o es por un deseo enfermizo de lo más profundo de tu conciencia? No hay que confundir la necesidad con el capricho, y en esa pequeña pero obvia diferencia recae si mi compasión, se convierte en aborrecimiento y en repulsión.

Joselyn Steward; 1821-1843 figuraba en la lápida detrás del sarcófago descubierto.

La gula por poseer el cuerpo de un cadáver en putrefacción quedó satisfecha, su placer (como te lo imaginarás) fue gigantesco, al igual que la parte del alma roída por el pecado.

Y allí, la dama quedó inmóvil, conservando la misma posición, hasta el amanecer… Pero imagínense cual fue mi sorpresa al escuchar, cuando la bruma se disipó, al cadáver de la mujer dirigiendo sus sombrías voces hacia mí…

Ay mosca insignificante, tú que presenciaste todo el acto de trasgresión hacia mi persona, no te vayas, por favor quédate, te lo suplico, eres mi única compañía…

Continuará...

Bueno chicos. Mañana publico la continuación del fragmento para terminar la idea. Espero que les guste y comenten por favor que eso me ayuda muchisismo a escribir!.

Saludos
Última edición por kikke2 el 31 Jul 2011 16:45, editado 10 veces en total.
Leyendo:

Crimen de Agustín Espinosa

Rayuela de Julio Cortázar

Avatar de Usuario
catalina
Lector voraz
Mensajes: 160
Registrado: 26 Jun 2011 16:08
Ubicación: Valencia pero me traslado a Amsterdam en enero

Re: Andanzas de un desalmado (fragmento)

Mensaje por catalina » 30 Jul 2011 11:28

Aunque el genero no es de mis preferidos, el fragmento me parece que tiene algo interesante, esperaré la segunda parte para dejarte mi opinión completa... :hola:
No soy española... perdonadme los errores (sobretodo los acentos)
Estoy leyendo: Fanny Hill de John Cleland
Sigo: http://www.facebook.com/estoyleyendo

Katia
Vivo aquí
Mensajes: 6474
Registrado: 14 Dic 2007 21:20

Re: Andanzas de un desalmado (fragmento)

Mensaje por Katia » 30 Jul 2011 12:22

Me pasa como a Catalina, que no es mi estilo, pero... tiene muy buen nivel léxico, buena sintaxis, y se lee con interés. Amén de tener una gran vehemencia y en definitiva estar muy bien escrito. Es bueno.

En cuanto al contenido, es verdad que el mal es "tentador", pero a la vez, frágil y mudable, tan fácil como inconsistente. Y si alberga algún placer, es por la capciosa y efímera sensación de "poder" que produce. Creo que le falta al texto filosofar más sobre esto, y no quedarse únicamente "en lo transgresor" :wink:
La amabilidad sólo puede esperarse de los fuertes, son los débiles los que son crueles (Leo Rosten)

Lee mi novela El colisionador de hadrones

Blog: Oceanica

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 68177
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Re: Andanzas de un desalmado (fragmento)

Mensaje por lucia » 30 Jul 2011 17:06

Bello, oscuro y fascinante :D

Avatar de Usuario
kikke2
Lector voraz
Mensajes: 126
Registrado: 28 Dic 2010 21:05
Ubicación: Isla Tsalal

Re: Andanzas de un desalmado (fragmento) (actualizado)

Mensaje por kikke2 » 30 Jul 2011 18:36

Ahí ya publiqué la segunda parte. Espero que les guste :oops:
Leyendo:

Crimen de Agustín Espinosa

Rayuela de Julio Cortázar

Responder