Un perro amarillo - Walter Mosley (Rawlins 5)

Elemental, querido Watson.
Y acción, espionaje e intriga, exploraciones...

Moderador: Runita

Avatar de Usuario
MICKASTRUP
Vivo aquí
Mensajes: 5225
Registrado: 04 Sep 2010 13:31
Ubicación: China (Quinqogo)

Un perro amarillo - Walter Mosley (Rawlins 5)

Mensaje por MICKASTRUP » 16 Nov 2011 13:50

Imagen

Editorial: Anagrama
Colección: Panorama de Narrativas
ISBN: 84- 339-0869-3
Edición: Barcelona 1998 / 1
Encuadernación: Rústica con solapa
Epoca: Años 60
Idioma del libro: Castellano
Resumen:
Los Ángeles, 1963. Han pasado algunos años desde el asesinato de Mariposa Blanca, y la vida de Easy Rawlins ha sufrido una serie de altibajos, con más bajos que altos, como corresponde a un negro de los barrios negros de un país gobernado por blancos.
Han fracasado los negocios inmobiliarios que tan brillante porvenir parecían augurarle, y ahora vive de su trabajo como conserje en un instituto de enseñanza secundaria, en casta soledad y dedicado al cuidado de sus dos hijos adoptivos. Ya no fuma ni bebe, y está definitivamente en el lado correcto de la ley. Y ha colocado a su viejo amigo Mouse que también aspira a regenerarse en el equipo de limpieza y mantenimiento del instituto. Pero como el hombre propone y el destino dispone, una mañana en que Easy va muy temprano a su trabajo a organizar las tareas del día, se encuentra con la perturbadora Idabelle Turner, la profesora más guapa del colegio, y su insufrible perro amarillo.
Según Idabelle, se ha refugiado allí porque su marido se ha vuelto loco y amenaza con matar al perro. Y como una cosa lleva a la otra, acabarán haciendo el amor sobre una mesa. Easy, enternecido, acepta llevarse al perro para salvarlo del marido iracundo. Pero los problemas de Idabelle no acaban allí, y muy pronto lo que Easy encontrará a su paso no serán animalitos caprichosos sino cadáveres. Y para la policía, un negro con el pasado de Easy jamás está en el lado correcto de la ley y es siempre el principal sospechoso…
Nos quedamos porque nos enamoramos. Nos vamos porque nos desencantamos. Regresamos porque nos sentimos solos. Morimos porque es inevitable

Responder