El vengador - Thomas de Quincey

Grandes clásicos de la literatura mundial.

Moderadores: LizzyDarcy, Lía

Responder
Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67628
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

El vengador - Thomas de Quincey

Mensaje por lucia » 04 Dic 2011 20:06

Imagen
The Avenger
Precio: 11,95 €
ISBN: 978-84-92491-37-7
Nº Páginas: 100
Dimensiones: 13 x 21
Eneida escribió:Aquella serie de terroríficos acontecimientos que estremecieron a nuestra tranquila ciudad universitaria situada en el nordeste de Alemania, durante el año de 1816, posee en sí misma algo demasiado memorable para ser relegado al olvido sin su correspondiente crónica. (...)


Así comienza El vengador, novela inédita en España del genial y heterodoxo Thomas de Quincey, cuyo espíritu transgresor queda reflejado en las siguientes irónicas palabras:Si un hombre se deja tentar por un asesinato, poco después piensa que el robo no tiene importancia, y del robo pasa a la bebida y a no respetar los sábados, y de esto pasa a la negligencia de los modales y al abandono de sus deberes

Erudito, original, transgresor, imaginativo, laberíntico y crítico, no sólo literario sino de la sociedad de su tiempo, constituye una referencia fundamental para la estética del Decadentismo.

Su biblioteca, integrada por más de 5.000 volúmenes, contenía obras de Homero, Sófocles, Píndaro, Horacio, Tito Livio, John Milton, Robert Burton, John Donne, Francis Bacon, Jonathan Swift, Francois Rabelais, Laurence Sterne...

De ella dijo: Los libros son los únicos artículos de propiedad en los que soy más rico que mis vecinos.

En inglés lo tenéis en http://www.www.world-english.org/Quincey.doc

Novel
Foroadicto
Mensajes: 4723
Registrado: 09 Nov 2011 21:28

Re: El vengador - Thomas de Quincey

Mensaje por Novel » 06 Dic 2011 10:49

Gracias por la información. Parece muy interesante. Lo anoto :user:.
Me marcho cansado del sectarismo con que actúa parte de la moderación del foro. Dicen defender la libertad de expresión de todos cuando, en realidad, no soportan que nadie denuncie sus arbitrariedades

Responder